#Género

Los sueños y la labor (una de ellas) de ser madre

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Hace unos días venía pensando acerca de las cosas alcanzadas por las mujeres a lo largo de los siglos. Logros emblemáticos que, sin duda, nos han aproximado más a un mundo hecho por y para hombres. Y si bien han existido mujeres destacadas y luchadoras, también han tenido costos y han tenido que elegir (o renunciar) a distintas cosas.


No sólo somos madres, también debemos trabajar, cumplir labores de la casa, ser esposa, amante, hija, múltiples roles que debemos cumplir y además, hacerlos todos bien.

Y es que existe un hecho que es biológicamente privativo de la mujer: ser madre. En Chile, existe preocupación por el envejecimiento de la población y se ve con alarma cómo la tasa de natalidad ha disminuido, así como la formación de familias del tipo tradicional, surgiendo diversas opciones de familia. Se han creado algunos instrumentos e incentivos a la madre que tiene uno o más hijos, como por ejemplo, el “bono por hijo” que va directamente a la cuenta de capitalización de las queridas AFPs.

Pero creo que más que un bono, más que el resaltar la familia como pilar fundamental de la sociedad, hay muchos factores que se deben considerar a la hora de que una mujer decida o no tener un hijo, sea dentro o fuera del matrimonio, sola o acompañada, etc.

Resulta que por muchas conquistas que hayamos logrado seguimos siendo, al menos en nuestro país, mujeres tal y como se han concebido desde años y siglos atrás. No sólo somos madres, también debemos trabajar, cumplir labores de la casa, ser esposa, amante, hija, múltiples roles que debemos cumplir y además, hacerlos todos bien.

A la hora de criticar el que una mujer decida no tener hijos, ya sea para cumplir algún sueño como estudiar en el extranjero, realizarse profesionalmente, lograr tener una casa, etc, se han evidenciado fuertes carencias en los argumentos que suscitan esa crítica: no hay como el amor de madre, dicen; la mujer se siente realmente realizada al tener hijos; el padre puede aportar en la crianza y en la casa, pero es la mujer la que debe llevar mayoritariamente el quehacer del hogar. Y se cruza un sentimiento de culpa hacia las que, por opción o, queriendo o no, tenemos hijos.

Debemos ser eficientes y eficaces en el trabajo, donde aún el sueldo sigue en desventaja con el hombre haciendo la misma tarea; pagando el costo de una “buena crianza” de los niños, porque es la mujer la que debe estar ahí cuando los niños se enferman, cuando tienen que hacer tareas, cuando enfrentan problemas. El rol del padre en estas labores que eran exclusivas de las mujeres ha ido creciendo hacia una crianza compartida.

Pero aún existen muchos prejuicios y tapujos que sufrimos las mujeres que tenemos que ser multifuncionales. Y quisiera detenerme en este punto, dando un ejemplo: en el embarazo adolescente, muchas veces la joven debe dejar de estudiar, es calificada por muchas personas como “irresponsable” por no haberse cuidado, y su vida da un giro por completo. Mientras el padre adolescente, asumiendo o no su incipiente paternidad, puede seguir su vida tal y como era antes de procrear a un hijo.

El peso que cargamos las mujeres es, sin duda, mucho mayor que el del hombre en este caso, teniendo que renunciar muchas veces a los sueños que teníamos. Y ha pasado que, a medida de que los hijos crecen, esas madres, en forma intencionada o sin querer, proyectan sus frustraciones y deseos propios en sus hijos e hijas, intentando que ellos vivan los que ella no pudo; sin lograr entender que, el tener hijos es una enorme responsabilidad, pero a la vez tiene esa cuota de entrega que es tener la capacidad de dejarlos crecer y decidir sobre sus propias vidas. Chile aún tiene un largo camino que recorrer si pretende tener una mayor tasa de natalidad e incentivos para que las mujeres decidan ser madres.

TAGS: #Maternidad Mujeres

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Chile debe aceptar el desafió de ir por sus ventajas comparativas y tomar como propio el ser considerado como el país con más proyección en Energías Renovables (Solar, Eólica, GeoTérmica, Mareomotriz ...
+VER MÁS
#Desarrollo Regional

La leña, el cambio climático y la industria forestal

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Porqué no votar?

Mirar los acontecimientos con perspectiva histórica y elucubrar una posible respuesta resulta del todo ejemplar para evitar los juicios y decisiones apuradas, de manera que en la vieja reyerta sobre si apr ...
+VER MÁS
#Política

Kohl o Merkel: la disyuntiva DC después de las elecciones

Popular

Para nosotros los psicólogos, cuando la química (no racional) te impide dar tu 100% con un paciente estás obligado a derivarlo a otro, luego, si eres responsable, tienes que analizar porque no toleraste ...
+VER MÁS
#Política

Cero tolerancia al Rincón que mata en mala

El trabajador, aparte de no leer ni siquiera Condorito en su somnolencia transantiaguina, constata como día a día su patrón ingresa desde paltas del supermercado a autos 0kms.
+VER MÁS
#Política

Saber hacerla

Ahora bien, en estas elecciones no da lo mismo quien gobierne los próximos años, lo que está en juego es decidir el país que soñamos.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Porque no da lo mismo quien gobierne

No podemos dejar de recordar el caos que se viví­a no hace mucho tiempo en las calles de Santiago, permanentemente en pugna y con olor a bomba lacrimógena, no bien se hubo disipado el polvo el terremoto.
+VER MÁS
#Política

Cómo ganarle a Piñera