#Género

Lesbianismo, homofobia y adopción

9 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Solamente queda recordar lo que dijo en 1975 The American Psychological Association cuando llamó a los psícologos y psíquiatras a eliminar el estigma de que la gente homosexual sufre de alguna enfermedad: la realidad es que no es más anormal ser homosexual que ser zurdo. Es solamente que un porcentaje más pequeño de la población lo es. Nada asegura que ser heterosexual o diestro sea necesariamente más sano.

El mundo avanza en materias de derechos de las minorías sexuales y hoy somos testigos de cómo distintos países se atreven a legislar sobre matrimonio igualitario y adopción por personas del mismo sexo. Sin embargo, en la región aún tenemos muchos temas pendientes cuando hablamos de igualdad.

La homofobia sigue siendo un tema preocupante en el mundo. Mientras en Chile vivimos el caso de Daniel Zamudio y de Martina Infante, una mujer transexual que fue baleada en Providencia, en el resto de los países latinoamericanos existen casos igual de preocupantes y que por distintos motivos no han recibido la cobertura necesaria. En este sentido, tal vez lo más alarmante sean las agresiones culturales, sexuales e institucionales contra las mujeres lesbianas.

Casos de tortura, tratos vejatorios y abuso sexual por parte de policías y civiles, son ejemplos comunes del trato discriminatorio que reciben miles de mujeres sudamericanas por el solo hecho de expresar una identidad diferente. Como se remarcó en la última audiencia pública sobre derechos humanos de las lesbianas en América Latina frente a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos: “El uso de la ‘violencia correctiva’ no pretende eliminarlas en general. Pretende realmente recordarles el lugar que ocupan en la sociedad y pretende recordar como ellas han controvertido las normas de la sexualidad y de género. El uso de los distintos tipos de violencia pretender dominarlas, controlarlas, disciplinarlas por haberse salido de las normas de género”.

Las mujeres lesbianas hasta el día son internadas contra su voluntad en clínicas de rehabilitación. En estas clínicas se pretende curar la homosexualidad y ellas son sometidas a shocks eléctricos, baldazos de agua fría en la noche, gritos, acoso sexual, golpes y amenazas de violación por parte de los funcionarios de estas instituciones. En algunos casos son obligadas a mantener relaciones sexuales con hombres para ayudar con su “tratamiento”. Todo esto sucede bajo la supervisión y el silencio de los estados.

Dentro de todas las formas de violencia contra la mujer hay una que resulta particularmente preocupante y Chile no ha sido la excepción en este caso. Me refiero por supuesto a la amenaza por parte del Estado a revocar la custodia que las mujeres lesbianas tienen sobre sus hijos. El caso de la jueza Karen Atala es significativo en esta materia. Aquí el Estado chileno, que había decidido que la jueza en su condición de mujer homosexual no era apta para criar a sus hijos, finalmente tuvo que realizar un acto de reparación luego de que la Corte Interamericana de Derechos Humanos fallara a favor de Atala.

Los partidos y organizaciones en contra de la adopción por parte de parejas homosexuales ponen en especial cuestionamiento la moralidad y la maternidad de las lesbianas. Como una sociedad culturalmente educada en la sumisión, la mayoría de la gente acepta la imposibilidad de estas mujeres para ser madres. En la conciencia general o se es madre o se es lesbiana. Ambas son mutuamente excluyentes. Las madres lesbianas deben demostrar a priori que son buenas madres, mientras esto se asume automáticamente en las heterosexuales.

Lo importante acá es que no existe ninguna prueba que respalde dicha afirmación. Es más, un estudio realizado en 2010 por el Williams Institute de UCLA demostró que: “Las hijas e hijos de madres lesbianas consiguieron puntuaciones significativamente superiores en habilidades sociales, resultados académicos y competencia en general, y significativamente inferiores en problemas sociales, quebrantamiento de reglas, agresividad y problemas de comportamiento en relación a la muestra normativa de la juventud norteamericana”. El estudio concluyó además que las madres lesbianas “nunca” abusan de sus hijos.

A las discriminaciones a las que son sometidas las mujeres, se les suma el estigma que significa ser parte de una minoría sexual. Ellas ya no solo deben enfrentarse al machismo sino que ahora deben luchar contra la heteronormatividad social que conspira contra los derechos fundamentales de libertad de expresión y asociación.

Las lesbianas se enfrentan hoy a dos conceptos principales, la “anormalidad” y la “inmoralidad”. Ahora deben luchar contra un heterosexismo que las descalifica, reprime y condiciona. Es precisamente este heterosexismo el que crea el clima para la homofobia en la cual se asume que las mujeres lesbianas no son capaces de formar una familia y de hacerlo, los niños corren riesgo de sufrir perturbaciones o ser sometidos a una imagen de impureza que podría tener resultados apocalípticos.

Es al menos esperanzador ver como en Chile las cifras de apoyo en temas de igual suben año a año. En la última encuesta realizada por el Instituto de Investigación en Ciencias Sociales (ICSO) de la Universidad Diego Portales se señala que “en el 2012 el 42% de los encuestados se muestra partidario del matrimonio entre homosexuales, 8 puntos más que lo señalado hace sólo dos años atrás”. La cifra baja a 36% de apoyo cuando el tema es la crianza de niños por parte de mujeres lesbianas. Aun así, en el 2010 Chile era el sexto país en el continente con mayor apoyo al matrimonio igualitario. Solo nos superaba Estados Unidos, Uruguay, Brasil, Canadá y Argentina. Estos dos últimos aprobaron el matrimonio igualitario a nivel nacional en 2006 y 2010 respectivamente.

No cabe duda que quedan muchos desafíos en el camino. Las mujeres lesbianas seguirán siendo atacadas y reprimidas hasta que como sociedad decidamos que no hay ciudadanos de segunda clase y que tus derechos son los míos. Solamente queda recordar lo que dijo en 1975 The American Psychological Association cuando llamó a los psicólogos y psiquiatras a eliminar el estigma de que la gente homosexual sufre de alguna enfermedad: la realidad es que no es más anormal ser homosexual que ser zurdo. Es solamente que un porcentaje más pequeño de la población lo es. Nada asegura que ser heterosexual o diestro sea necesariamente más sano.

————-

Fuente de la imagen.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
jaime ansoleaga

31 de marzo

“la realidad es que no es más anormal ser homosexual que ser zurdo”…………ser zurdo no afecta ninguna, vida ser homosexual si,,,,,,la comparación está super mal hecha,,,,,,,,

31 de marzo

Estimado,
Habrá que dirigir las críticas a la American Psychological Association por sus falsas analogías. Claramente estaban en un error cuando, hace casi cuarenta años, se dieron cuenta que la homosexualidad no era un trastorno y no afecta negativamente la vida de alguien.

Ironía. Nada que hacer acá.

Saludos cordiales.

31 de marzo

Por eso la gente bisexual mejor se guarda su nombre y deja en el closet su vida personal. No tod@s tenemos la plata de Simonetti para financiar una diversidad chic.

Ricardo Dodds

31 de marzo

Muy bueno tu articulo Tom. Me gustaría que investigaras mas la fundamentacion medica del tema.

Javiera Ortiz

01 de abril

No me parece que la adopción de padres homosexuales sea una lucha de género. Tener la capacidad o no de poder adoptar no es un derecho para los padres y/o madres, sino que para los niños. Falta avanzar un montón para lograr que la sociedad chilena acepte e interiorice que da igual la condición sexual de cada persona, que todos tenemos los mismos derechos y deberes con una sociedad.
Sin embargo, poner a la adopción como una bandera de lucha para la igualdad de género no me parece “responsable” por parte de quienes estamos conscientes de la situación. Primero, debemos aceptar que un gay o una lesbiana no es una persona diferente a una heterosexual, que las instituciones dejen de ejercer la violencia desmedida, que los padres dejen de transmitir,desde el lenguaje, los tratos indignos hacia ellos y ellas. Luego, si como sociedad podemos lograr eso, recién será posible que niños y niñas puedan ser criados por padres y madres homosexuales. O pretendemos, a caso, solucionar un problema desde las consecuencias y no desde las causas? No es justo que los niños y niñas sean el conejillo de indias de la estrechez de mente de adultos, y en eso, somos responsables las actuales y pasadas generaciones. La discusión no va en cuanto sean aptos o no los homosexuales para poder asumir maternidad o paternidad (está claro que no hay diferencias), sino que los argumentos deben ir referidos a cómo la sociedad acepta, desde su cultura, que esto pueda ser posible, y avanzar en ello.

04 de abril

Javiera, gracias por tu comentario.
Sin embargo debo discrepar. Yo creo que la adopción por parte de parejas homosexuales es una lucha de género en la medida que es una búsqueda por la igualdad social, en derechos y deberes. Ahora bien, sobre el segundo punto, el debate está entre si esperamos que la sociedad acepte a los homosexuales como figuras paternas y maternas antes de legislar sobre adopción. Acá tengo que ocupar el caso de Estados Unidos, por ser este país uno de los que contribuye con las mayores cifras y datos sobre el tema. Basta decir que siendo un país donde la mayoría de los estados todavía no aceptan matrimonio igualitario, las cifras parecen indicar que los hijos de parejas homosexuales crecen con relativa o total normalidad y libres de cualquier tipo de problemas de identidad. Ahora, si la preocupación es que aún así los hijos sean discriminados por sus compañeros de colegio, por ejemplo, habrá que sumar a este saco a todos los niños que perteneces a minorías sociales y culturales en el país y que hoy sufren de distintos grados de bullying o acoso escolar. A mí parecer, la ignorancia no puede impedirte formar y ser parte de una familia o de recibir las gratificaciones que conlleva.

Espero haber podido contestar alguna de tus preguntas. De todas maneras tu comentario me motiva para escribir una segunda columna, ahora con los niños y la adopción como tema central.

Saludos cordiales.

01 de abril

Creo que el gran problema es ver la paternidad/maternidad como el derecho de una persona a ser padre/madre, y no el de un niño o niña a tener una familia y alguien que se preocupe por el o ella.

Esta discusion sobre si los homosexuales deben tener derecho a adoptar me suena igual de mal que cuando escucho a mujeres que tienen que tener hijos porque sino se le pasa la hora con el reloj biologico o cuando leo que el objetivo del matrimonio es tener hijos. Creo que mas que avanzar en materia de aceptacion de los homosexuales, tenemos un problema con respecto a qué diablos son los niños en nuestra sociedad, si son personas que merecen un trato como personas o son objetos a usar en reivindicaciones o para conseguir bonos.

04 de abril

Marcela, gracias por tu comentario.

Me gustaría que leyeras la respuesta al comentario anterior. Me parece que ahí contesto básicamente a las mismas preguntas.
Me pondré a trabajar en una nueva columna y podremos discutir sobre eso.

Saludos cordiales.

Yuuko

15 de abril

¿Por que siento que los comentarios se refieren a la “adopción” cuando en realidad la columna habla de madres naturales??
Si no me equivoco los hijos de Carmen son naturales y nisiquiera son producto de una inseminación artificial.
Las lesbianas siempre podrán tener hijos naturalmente. El tema de esta columna no es la adopción… Aunque creo que al final se traduce en lo mismo, encuentro mucho mas terrible quitarle un hijo a una madre lesbiana, que negarle un hijo a alguien que espera adoptar.
Ser mujer y que te gusten los hombres no te convierte automáticamente en apta para criar niños… Ser hombre y sentir deseo sexual por las mujeres no te hace apto automáticamente para formar niños sanos.
El día que la gente entienda eso… Será mucho mas fácil hablar estos temas.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Hagan lo que hagan los seguiré respetando, esto es política y todo puede cambiar en dos segundos, pero si queremos dejar de lado las políticas del terror, pensar que no hay ningún punto de acuerdo entre ...
+VER MÁS
#Política

Pacto RD-RN-Evopoli

Ética, Consecuencia, Compromiso y Dignidad, ideas que no se pueden perder en la vida que seguramente en este escenario reivindicarían nuestros colegas, pues, los dolores que nos queda son los compañeros ...
+VER MÁS
#Sociedad

Trabajo Social: Pasados Inquietos

Ahora Piñera contará con el 100%% de los votos de Kast y hará laboriosos esfuerzos, utilizando el vocablo humanistas cristianos, para que los escasos votantes de Goic se plieguen a su candidatura.
+VER MÁS
#Política

Guillier versus Piñera : ¿quién será presidente?

Mi apreciación es que estas propuestas caminan hacia una democracia basada en la razón, más que en las mayorías. Caminan hacia un desarrollo territorial de orden mayormente integral, y le conceden a la ...
+VER MÁS
#Política

Mi propuesta pública a Alejandro Guiller

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

El capitalismo es una buena herramienta, siempre y cuando y por una avaricia desmedida genere abuso, se destruya el medio ambiente y deshumanice las relaciones entre las personas.
+VER MÁS
#Sociedad

El Burro, la Zanahoria y la utopía del crecimiento económico eterno