#Género

Las mujeres que “se buscan” ser acosadas

48 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Cuando usted, madre, padre, adolescente o señora usa esta clasificación moralista, lo hace desde el prejuicio y desde lo cosmético, usando una fórmula casi matemática: si usa escote, anda provocando; si usa shorts en la noche, “se buscó” la violación.

Una opinión que he oído tanto a mujeres como a hombres, es esa que clasifica a las mujeres en dos tipos: las que “se buscan” ser acosadas porque “exhiben” su cuerpo en la calle, y las que “no merecen” el acoso porque “se tapan” y “se cuidan”. ¿Usted piensa así? A usted quiero hablarle.

Cuando usted, madre, padre, adolescente o señora usa esta clasificación moralista, lo hace desde el prejuicio y desde lo cosmético, usando una fórmula casi matemática: si usa escote, anda provocando; si usa shorts en la noche, “se buscó” la violación. Esto critica a las mujeres por la forma en que se despliegan en el espacio público, es decir, sólo evaluándolas como cuerpo, como objetos; no se las juzga por su contenido, como personas, como sujetos, por cómo piensan, por su fondo.

Este pensamiento establece el acoso callejero y el abuso sexual en una lógica de castigo y orden, una reprimenda “justa” que nos dan algunos hombres y mujeres machistas a las mujeres que nos “perdernos” del sendero “sumiso y casto” que nos corresponde.

Sin embargo, la realidad del acoso desmitifica esta clasificación. Consideren sólo tres cosas.

Uno: tanto las mujeres que “se exhiben” como las que “se tapan” son violentadas en el espacio público. El 72% de las mujeres ha sufrido acoso en la calle, independientemente de su aspecto físico, ropa o edad. No importa si sale vestida de astronauta o pasea en traje de baño por el centro de Santiago, el “piropo” o acoso verbal siempre llega. A todas nos acosan y ninguna se lo merece.

Dos: separar a las mujeres entre las que “se buscan” el “agarrón” o “piropo” y las que “se cuidan” le achaca al agredido la responsabilidad del abuso. Piense en esto: las mujeres chilenas comienzan a sufrir acoso callejero a los nueve años. Repito, nueve años. ¿De verdad cree usted que esa niña a la que todavía no le crecen ni los pechos es la responsable de “provocar” a un hombre que luego le grita obscenidades en la calle? Evidentemente, el problema no surge en ella, sino en él. Y esto es válido para cualquier mujer, de cualquier raza y de cualquier edad.

Tres: el derecho a caminar segura por la calle no depende de mis características físicas, sino de compromisos sociales cuando se vive en democracia. Yo, mujer que uso escote o mujer que “me tapo”, soy una ciudadana, igual que las señoras moralistas o los hombres que abusan de sus privilegios de macho. Todos “merecemos” y “nos ganamos” el derecho a caminar con tranquilidad y seguridad por la calle, a cualquier hora del día y en cualquier condición. Tal derecho no depende ni se suspende por la forma en que me visto. La igualdad de las personas no depende de factores cosméticos.

La educación del miedo y la desconfianza sólo atrinchera más a hombres y mujeres. Por eso, hay que dejar de criarlas a ellas como vírgenes culposas, responsables de su acoso y abuso sexual y como ovejas perdidas cuando no siguen las normas; y dejar de educarlos a ellos como cancheros hipersexualizados, que sólo son “hombres” cuando dominan sexualmente a una mujer en el espacio público y en el privado.

Pregúnteselo de nuevo, ¿en serio opina que hay mujeres que sí merecen ser violentadas sexualmente sólo por cómo se visten y que hay hombres que no tienen responsabilidad alguna en esa violencia? Espero que, por ahora, al menos se lo cuestione.

*Columna escrita por Arelis Uribe

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

30 de junio

Este artículo va a llegar derechito a la bandeja de entrada de mi papá.

jose-luis-silva

02 de julio

Que esperas que te diga tu papá? Que entonces puedes andar en pelota y siempre te tratarán como princesa?

Si quieres que no entren a robar a tu casa entonces ponle mas dificultades para entrar que las otras y demuestra menos lo que tienes adentro, sobre todo si es valioso.

Obviamente el califa va con quien mas lo estimula, además asi asume quien se resistirá menos a sus intenciones, y eso no será en una que se vista como monjita, por ir al otro extremo.

Saludos

Melmac

02 de julio

El comentario de José Luis es una falacia, y lamentablemente, muy extendida.
EL VESTUARIO NO CONDICIONA EL ACOSO SEXUAL. Pruebas: ocurre en invierno y verano, ocurre a mujeres de más de 50 años (que no andan son shortcito y peto), ocurre en medio oriente a mujeres con burka, ocurre en la India a mujeres con túnicas.

Si usted, señor José Luis, no ha vivido nunca acoso sexual en las calles, no afirme algo con tal seguridad sin haberse antes informado.

jose-luis-silva

02 de julio

Oiga no se haga la lesa o el leso, sabemos perfectamente en que situaciones un hombre se siente sexualmente estimulado y por lo tanto es fácil inducir en que situación es mas probable que actúe el que no se controla.

Además no tiene mucho que ver si nunca he sido acosado. quizá un hombre mayor puede aportar mucho mas en el tema que alguna mocosa que se sintió acosada alguna vez.

Saludos

Lucía

02 de julio

A José Luis, no sé si eres capaz de notar que aquí nadie habla de andar desnudx por la calle, lo wue tú dices es una falacia y una exageración gigante. Por otro lado, no se trata de ser tratadas como “princesitas”, sino de respeto e igualdad ni mucho menos de que nosotras, las “mocosas”(infiero que así tú te crees un hombre muy adulto y superior) nos “””sintamos””” acosadas. Desde luego que me sentiré así cuando un viejo que podría ser mi abuelo me mire con cara de caliente y me sonría jurando que a mí me gusta, o que al pasar por un grupo de hombres todos guarden repentinamente silencio y me observen con el líbido a flor de piel. Y aclaro, yo nunca uso shorts o poleras ajustadas, sino suelo usar jeans y polerones holgados. ¿Soy una monja?, ¿soy una provocadora?, ¿depende entonces de cómo ande vestida? Y más importante ¿por qué demonios tengo yo la culpa de la incapacidad de contener el líbido y de respetar que presenta la mayoría de los hombres?. Te invito a analizar, abrir la mente y a evolucionar.

jose-luis-silva

02 de julio

Nadie la culpa por no contener el líbido de los hombres que la rodean, nada que ver lo que dice, Ud. solo intenta distraer con discuciones sobre lo literal para evitar reflecciones de fondo: Sabe perfectamente que yo me refiero a que la conducta de la mujer, asi como las circunstancias, sí facilitan o dificultan una acción enfermiza como el acoso.

04 de julio

Oye, José Luis, ¿los judíos provocaban a los nazis para que los quemaran en los hornos, por su cara de judíos? ¿Los negros se merecían el apartheid por tener la piel más oscura? Córtenla con ese argumento de echarle la culpa al abusado. Vivimos en sociedad y uno de los contratos sociales es controlar la “naturaleza”. No es mi culpa, como mujer, el abuso que sufro todos los días. Me parece una falta de respeto horrorosa que relativices el problema insinuando que somos “mocosas” que “se sienten” acosadas. El problema es real, que a ti no te suceda no significa que no exista. Eres el típico machito que se escuda hablando en tercera persona para no asumir sus propios deseos degenerados. ¿Por qué mejor no nos confiesas que te calientan las minas con shorts? Lo otro, lee la columna. Ahí está claro: queremos respeto porque somos iguales. ¿De verdad piensas que hay un grupo de ciudadanos o ciudadanas que se merece ver sus derechos suspendidos por cómo se viste? ¿No crees que los derechos humanos son inherentes y no importa la forma? ¿De verdad crees que me he ganado que me manoseen en la micro? ¿Sabías que la primera vez que me corrieron mano yo tenía 10 años e iba con jumper? ¿Creís tú que una niñita anda provocando al líbido masculino? Te pasaste.

Gabriela Quintana

04 de julio

José Luis,

Voy a tratar de explicarle con manzanitas lo que claramente su condición de Australopithecus no le deja comprender.
Nosotras tenemos claro el sistema machista en el que vivimos. Más allá de los índices de violación en nuestro país y las condiciones en las que ocurre dicho fenómeno (que efectivamente indican que la relación menos ropa-víctima de violación es completamente espuria), existen constructos sociales que lamentablemente moldean la concepción de lo que es la mujer, la sexualidad, las relaciones, etc. de mujeres y hombres desde muy pequeños (seguramente a su madre y/o padre son responsables de que Ud. piense así). Estos constructos corresponden a, por ejemplo, mujer con poca ropa=zorra, mujer exitosa=solterona, mujer que invita a salir a un hombre=quiere sexo y podría seguir con esta clase de absurdos. Dado que la estructura donde se contruyen estas concepciones y estereotipos es tan rígida, cuesta mucho disolverla, solo siendo útiles hoy por hoy la lectura y la empatía.
Esta estructura contiene la violencia contra la mujer en más o menos grado, la cual se ejerce de manera sistemática y justificada, pareciendo casi natural, cuando no lo es. Los piropos en la calle son una manifestación más de esa violencia.
Hay que ser weón para no entenderlo.

Con mucho gusto y lamentando la situación de su señora e hijas, se despide antentamente,

Gabriela

04 de julio

José Luis, ¿a que carajos se refiere cuando hablamos de que depende de la conducta de la mujer o de las circunstancias? , ¿acaso nosotras andamos caminando por la calle incitando a los hombres para que nos digan tonterías o nos agredan? que argumento mas retrograda, señor por favor, a mis cortos 8 años (ahora con 23) empecé a escuchar esas asquerosidades de los hombres, ¿podría explicarme usted como una niña de 8 años puede incitar o provocar a un hombre mayor? la verdad es que no puedo entender su pensamiento tan retorcido, ¿que tanto puede provocar una, que va caminando camino a casa, con la única intención de llegar rápido para descansar? ¿acaso mi necesidad de llegar sin novedades provoca que quieran joderme? ¿o que provoque en otro tipo decirme “mijita rica te meto hasta los cocos”?.

Como le mencione anteriormente, desde los 8 años empecé a escuchar toda esa sarta de asquerosidades que puede decir un hombre, y he comprobado personalmente que no importa que hagas, que vistas o que digas, un hombre te va a decir la asquerosidad que se le ocurra GRATIS, sin necesidad de provocación, sin siquiera mirarlo, nada… le comento que yo exactamente para poder evitar que hombres viejos me dijeran cosas, desde los 8 años hasta los 18, me bestia con puros buzos sueltos, poleras ultra holgadas y polerones, casi que me bestia como hombre, pero eso jamás, entienda, JAMÁS, aminoro los “piropos”, para mi fue todo un tema poder quitarme ese miedo de salir a la calle vestida con jeans y poleras un poco mas ajustadas, porque sentía que así seria peor, y grande a sido mi sorpresa al darme cuenta que con buzo o con ropa mas ajustada, la cosa es exactamente igual, y sigue igual hasta el día de hoy.

Por favor, ahorrese sus comentarios que no tienen ni una razón de ser, ni lógica, ni fundamento, quede con su postura machista y deje que las mujeres de su familia sufran el acoso de hombres como usted, porque “ellas se lo buscan”, pero no moleste a las demás.

04 de julio

Lo único que deja en claro don Jose Silva es que cree que los hombres son unos animales que no se pueden contener ni pensar sus actos antes de hacerlo. Incluso si anduviera una mujer en bikini en la calle, como ocurre en brasil por ejemplo, no te da derecho de hacer NADA al respecto. Si te gusta, si te gustaría conocerla, acércate respetuosamente, dale un cumplido, mírala discretamente (como lo hacemos nosotras). Lamentablemente por experiencia puedo decir que lo hombres no hacen eso, no son respetuosos, no son halagadores, simplemente te hacen sentir incómoda, se te tiran encima con una cara de califa asqueroso, te dicen cosas asquerosas, te hacen querer salir corriendo, y para tu información TODO esto me ha pasado estando completamente tapada, en invierno, vistiéndome con ropa suelta, etc. Ud don José Silva, si ve un fajo de billetes en el bolsillo de alguien , lo toma? si pasa por una mesa donde hay comida a la vista, se la come sin permiso?, bueno, una persona es mucho más que dinero o comida y aún así no hay respeto. Y para jugar con la misma exageración que usted: NO, incluso si una mujer estuviera desnuda en la calle, usted NO tendría derecho de molestarla, tocarla, violarla, etc. Imbécil.

Liliana

04 de julio

Lamentablemente, José Luis, vivimos en una sociedad en la que desconfiamos y nos tenemos que andar protegiendo, poniendo barrotes en las casas, activando alarmas, las mujeres con spray de pimientas en sus bolsillos, los hombres listos a aforrar puñete, etc. Como lo venimos haciendo por tanto tiempo, lo vemos como normal. Pero, eso es una realidad agotadora, y por ende, horrible. Que podemos minimizar ataques, asaltos, acoso, etc. con algunos resguardos, sí, se puede, pero eso es sólo una cara de la cuestión, es como un Kit de Supervivencia y en hacer eso estaremos usando el sentido común, ya que sabemos que anda gente enferma de la cabeza en las calles. SIN EMBARGO, no deberíamos quedarnos sólo en eso y este movimiento anti-acoso callejero tiene como meta cambiar esa realidad de vulnerabilidad que enfrentan las mujeres y que se hace INSOPORTABLE. En un futuro, nadie debería sentirse intimidado al caminar por las calles de nuestro país. NADIE: ni mujeres, ni hombres, ni niños, ni homosexuales. NADIE.

jose-luis-silva

05 de julio

A ver supongo que hablo con gente adulta, no descarguen conmigo todo este cuento barato de hembras contra machos, pongamos altura y visión al tema: Las especies sexuadas como los humanos buscan ser atraidos y atrayentes al sexo opuesto como condición natural y que se manifiesta permanentemente o al menos frecuentemente. Lo que no es siempre y ni siquiera frecuente y queda exclusivamente al libre albedrío de cada uno es que a partir de ese rol viene otro: de la elección o aceptación de una pareja sexual. Ambos roles (atracción general y selección particular) jugamos todos, hay normas implícitas y explícitas que lo asumen y como todos los roles sociales tambien están subordinados a una cultura cambiante donde se van acomodando. ¿Estamos? OK.

Entonces un acosador no es simplemente un caliente, ese no es el problema, de hecho generalmente nos gusta que nuestra pareja sexual sea caliente en determinadas circunstancias por cierto muy íntimas. El tema no es la calentura, el tema es que se debe manifestar siempre cuando se está bajo el rol privado de elegir y aceptar alguien para algo tan íntimo. El acosador no respeta o no diferencia esos roles por distintas razones que son temas para un especialista. Lo que cabe a nosotros es como disminuir la posibilidad de toparse de cerca en el problema y mi postura es tomar una actitud que dé señales claras para estos “confundidos” del rol que tiene una mujer que transita por la calle, eso se lo digo a mi hija: se confundirá con otra pero no contigo. ¿Se entiende?

Saludos

Liliana

05 de julio

Yo, como madre, José Luis, entiendo esa protección que quieres darle a tu hija a través de ese consejo. Y lo veo como una manera de tratar de sobrevivir en el ambiente, ya que no hay otro. No podemos tapar el sol con un dedo, afuera es bien hóstil. También creo, que ya que alguien habla de hipersexualización del cuerpo más abajo, las chicas a veces salen vestidas de una manera hipersexualisada que es lo que la publicidad les vende, producto de lo que todos sabemos, la cosificación de la mujer y su cuerpo. Una persona vestida así, va a atraer más “miradas” que una que viste más “normal” y una que va desnuda por la calle, muchas más (acuérdense del experimento de la casa de vidrio, la baby camp, etc.) EN LAS CALLES DE NUESTRO PAIS (énfasis) Ya sabemos que hay países, sociedades, etc. en que hay más respeto y te dejan ser.

Ahora, decimos que la vestimenta no condiciona el acoso, porque también es verdad que aún vistiendo ropa “suelta” hay mujeres que son acosadas en las calles. A veces no son piropos, son tocaciones, agarrones, cosas rápidas a las que no alcanzas ni a reaccionar.

En resúmen, creo que en el estado en que está el ambiente AHORA en la calle (ustedes saben que hay varios peligros y los lanzas es otro), no nos queda otra que andar con una actitud de resguardo, y eso es para hombres y mujeres. Es horrible, lo sé, pero es lo que tenemos. Y por mientras, debemos seguir concientizando sobre el tema, sobre todo a nuestros hijos varones para que respeten tanto verbal como físicamente a las mujeres y cambien su discurso de desvalorización hacia la mujer. Ahora, si queremos cambios más inmediatos, tal vez necesitaremos un par de leyes, para “reprimir” las conductas acosadoras.

jose-luis-silva

05 de julio

Agradesco la comprension Liliana. Como no esta en mi hacer esas leyes y mientras espero que quienes les corresponde las haga disminuyo la posibilidad de pasar esos malos ratos con una actitud menos sexualizada. Tu comentario no resta nada a mi postura, al contrario.

Saludos

Liliana

05 de julio

Está bien, José Luis, tienes derecho a tu opinión, la mía es más flexible. Yo ya no vivo en Chile hace tiempo, camino libremente por las calles, se me respeta como persona y puedo dejar abierta mi casa sin llave sin temer que me roben. Ojalá Chile pudiera llegar un día a eso, aunque lo veo difícil… por ahora. Con este tema, pienso mucho en mi hermana, sobrinas, amigas y otras mujeres de mi familia que siguen viviendo allá.

Liliana

30 de junio

Ninguna persona merece ser violentada o acosada en ningún espacio ni público ni privado. No hay nada que lo justifique. El “tú te lo buscaste” sólo deja las cosas como están; se acepta lo dañino como normal. Sin embargo, es importante usar el sentido común y estar consciente de qué situaciones me exponen al peligro. Y eso pasa por varias acciones como pueden ser el caminar por una calle solitaria y oscura o el no estar muy consciente de tu entorno debido a la droga o el alcohol. Hay que seguir concientizando sobre el acoso y la violación y tener el afán de cambiar esta realidad, pero no está de más tomar tus propios resguardos y considerar que por las calles también pululan seres con mentes enfermas.

Patricia echeverri

09 de abril

José Luis que te parece cuando violan a las niñas de 3 y 7 años en que momento de dujieron a ese hombre y que te parece si yo con 60 años te veo y ami se me paren los senos y salga a violarte y a inrespetarte por que eres divino y vas muy sexi ahí te dejo pa que pienses

EmperadorMemo

01 de julio

Primero quiero dejar en claro que estoy de acuerdo con el fondo de lo que se plantea. El acoso callejero es asqueroso y mi polola sufre por él, y en consecuencia, yo también (por ella).

Sin embargo, estoy en desacuerdo con el razonamiento y/o argumentación de tus puntos “uno” y “dos”.

Uno: si bien es verdad que a todas las pueden acosar, es mucho más PROBABLE que la que anda “provocativa” sufra más, así que no da lo mismo si anda de astronauta o en minifalda. Es algo obvio que no debiste haber escrito.

Dos: también es verdad que el problema surge “en él” (los hombres), pero aún así hay mujeres (puede que sean pocas) que, sabiendo cómo son los hombres, se visten “provocativas”, por ende no creo que sea muy descabellado clasificarlas (tampoco quiero justificar a los acosadores). Y admitámoslo: de aquí a que haya un cambio cultural en los hombres (chilenos), vamos a estar todos nosotros y nuestros hijos y nietos muertos, lamentablemente (muuuucho tiempo).

Tres: estamos de acuerdo. Sólo recalcar que en la sociedad en que estamos es mejor no arriesgarse, no “provocar”. Es realmente lamentable.

En general, estoy de acuerdo con lo que se plantea (no tanto así con “cómo” se plantea o se defiende), y me pareció violento tu texto (agresivo), pero es entendible pues se escribe con rabia. También me da rabia el tema.

Saludos. Tengo sueño.

01 de julio

Puede que sea más probable o menos probable que le digan cosas dependiendo de cómo va una mujer vestida, pero eso no debería ser una razón para que se ande tapando si con la ropa que tiene se siente bien. En especial en verano, se ponga uno lo que se ponga gritan cosas, pues todo es “provocativo”… mentira, uno anda con la piel al aire porque tiene calor, así que aún que yo sepa que me van a mirar más en la calle y es más probable que los pelotudos me digan cosas, tampoco puedo llegar al punto en que para sentirme segura tenga que andar con manga larga en verano. Eso de “se visten provocativas aun cuando saben como son los hombre” es un argumento súper malo, es como decirle a alguien que le han robado la bicicleta que para qué sale en bicicleta si sabe que se la pueden robar.

Creo que estás perdiendo el centro del argumento, el punto es que debería dar lo mismo como estamos vestidas para sentirnos seguras en la calle, no saber mejor como “cuidarnos” de los acosadores. Si bien uno cuando está en la calle se expone a la mirada de todos conscientemente, no lo hace con la intención de provocar a nadie. Si una mujer se viste para verse atractiva, eso no le da derecho a todo . hombre a gritarle cosas. Piensa por ejemplo en una mujer que trabaje en oficina, que tiene que salir arreglada de su casa. Puede que tenga muy claro “como son los hombres” pero igual por su trabajo se tiene que vestir “provocativa”.

Me frustra cómo la mayoría de la gente no capta el punto esencial de la cosa.

Pamela J

01 de julio

Acaso tú cuando te vistes lo haces pensando en si será provocativo para los otros?

Que se les pare el pico a los pobres weones que no son capaces de exteriorizar sus impulsos sexuales dentro de una relación no es algo de lo que nos tengamos que hacer cargo nosotras, machismo disfrazado es lo que tienes en tu cabeza, es tanto o más triste que el que se asume.
y si se expresa con rabia es porque nisiquiera te puedes llegar a imaginar la rabia e impotencia que da cuando un hombre, a quien no conoces, se cree con el derecho de decirte lo que se le pare la raja o tocarte, te sientes impotente, insignificante y con miedo… trabaja para que cuando tengas una hija ella no tenga que caminar con miedo por la calle, si el cambio demora es responsabilidad de cada uno, podrías comenzar tu mismo ahora… sin demorarte años.

Gavo

01 de julio

El problema es que son todos y todas muy mojigatos, y le dan mucho color, tanto hombres como mujeres, a que una mujer ande provocativa (¡a todas las mujeres les gusta verse lindas y sentirse atractivas!) y a que un hombre mire y se caliente (¡a todos los hombres les gusta mirar mujeres lindas!).
No estoy de acuerdo en que un hombre le corra mano a una mujer en el metro, pero tampoco estoy de acuerdo en que esa mujer se quede callada…
Mojigatos.

Paz

04 de julio

El problema es que no puedes equiparar la experiencia de un hombre siendo piropeado a una mujer siendo piropeada. Hay un “texto” que es el piropo, que es lo explícito, sin embargo el piropo se da dentro de un contexto, y dependiendo de este se comprende lo implícito en el acto de piropear a una mujer o a un hombre. Nota aparte, las mujeres no somos seres carentes de deseo sexual y también nos excitamos viendo cuerpos en las calles (masculinos o femeninos según gustos personales).

El espacio público, en nuestra cultura, le pertenece a los varones; el cuerpo femenino en un espacio público es despersonalizado, se vuelve objeto de uso y abuso por quienes dominan el contexto (la calle en este caso). No hace falta aclarar los muchos ejemplos que hacen entender que en nuestra cultura la mujer es menospreciada, y que está quizá varios peldaños más abajo que el sitial del hombre (en el primer peldaño: hombre, heterosexual, macho recio…).

La tarea de los varones yo creo es cuestionarse la serie de privilegios que tienen en su vida cotidiana, sólo así podrán comenzar a empatizar con lo que viven las mujeres. Si no, lo veo muy difícil.

Saludos cordiales

Liliana

05 de julio

Creo, Paz, que tu comentario es súper acertado, apunta al origen del problema. Ojalá se pueda algún día cambiar…

01 de julio

Es lamentable el acoso callejero, sobre todo cuando se acercan a decirte estupideces al oído. Muchos culpan a la victima (mujer),por como se viste, por como camina o simplemente por ser mujer,¿no es más lógico enseñarles a los hombres a no acosar?.

Freddy Arenas

08 de agosto

Las mujer puede usar Shorts corto si es su gusto, debemos sentir respeto hacia las personas que le gusta. La critica siempre es buena,siempre que se haga positiva. En una sociedad donde predomine e machismo puede ser conceptual-izada negativa por los prejuicios sociales. A todos nos gusta ver, sin tocar,ni decir grosería o catalogando de prostituta a la persona que lo usa. Es una falta leve o grave dependiendo del abuso. Así ,como a un fisiculturista expone sus músculos logrado con entrenamiento sistemático, sin ser acosado o faltare el respeto por desarrollar sus habilidades corpórea, una mujer tiene derecho a hacerla también. El acosador, abusador,falta de respeto, cometer delito leves o graves, no es el hombre o la mujer que se expone, es la persona que se entromete con su vida privada, llegando a utilizar la fuerza para conseguir su objetivo, cometiendo un delito. Debemos tener tolerancia y saber convivir con el entorno que nos rodeas. Los delincuentes, locos, esquizofrenias cometen delito se tapen o no se tapen. ¿Donde te ubica?.

L

01 de julio

Uno de los principales problemas es la libidinización del cuerpo. Tanto para hombres como para mujeres es necesario dejar de sexualizarlo todo. Son senos, glúteos, piernas. ¿Acaso mirarían una rodilla para exitarse? (Probablemente alguno sí) Si dejamos de sexualizar al cuerpo no habría necesidad de combatir este tipo de violencia de género, porque no existiría. Sin embargo, si en todas partes, hasta en las propagandas de comida o limpieza, usan el erotismo como principal medio de manipulación comercial, ¿cómo podemos esperar que no se piense que el cuerpo existe, casi en primer lugar, para satisfacer necesidases sexuales?

Es necesario cambiar el paradigma macho-centralista mundial y entender que no por ser mujer una queda expuesta a todo. Enseñen a los hombres , y también a algunas mujeres, a respetar a los demás, a respetar el espacio personal y el cuerpo. Y no importa si no son cambios que veamos de inmediato, es necesario partir por UNO.

01 de julio

Muy cierto. Estoy muy de acuerdo con todo eso, en especial lo de cambiar la mirada macho-centralista que sexualiza el cuerpo femenino ante cualquier otra cosa. Y claro que lo ideal sería cambiar todo eso para que no les sigan metiendo en la cabeza a la gente que el cuerpo femenino no es un producto comercial, y estoy de acuerdo en que eso reduciría mucho este tipo de violencia de género.
Sin embargo, yo siendo una feminista empedernida, llegué a la conclusión de que atacar esos paradigmas comerciales y cambiarlos es extremadamente difícil si no se cuenta primero con una base sólida. Lo único que conseguiríamos es que nos traten de histéricas feministas. Por eso pienso que lo más inmediato, cercano, atacable y cuestionable es el asunto del acoso callejero. Una vez que este tema esté bien puesto en la mesa y mentalizado como algo negativo, podremos tener un pie más firme para empezar a cuestionar y cambiar las otras cosas más grandes que dependen más de paradigmas que de personas individuales a las que les puedes pedir una explicación directa por su comportamiento.

Mary

04 de julio

Tienes tanta razón! Es tal como tu dices, es casi como si los acosadores sólo vieran genitales por la calle, no cuerpos, no personas.

Liliana

01 de julio

Bueno, por aportar con algo más práctico se me ocurren algunas SUGERENCIAS:

1. Cuando alguien diga “esa niña se lo buscó”, le respondemos “No, no es que se lo haya buscado. Vivimos en una sociedad en la que el cuerpo femenino es visto como una provocación y el hombre se cree provocado.” Así vamos cambiando los discursos. No importa que se muestren incrédulos, déjenle ese pensamiento a la persona como tarea. Si ven que es muy cerrado/a no le discutan más. Díganle “piénsalo, ya lo entenderás”. A los que sí se muestren más abiertos, con ellos expláyense ya que se abre una puerta a la concientización.

2. Si enfrento un día enfermo de caluroso y voy a un lugar como Estación Central, me pongo shorts, pero no hotpants, me pongo polera, pero no un peto escotado. Esto es para no llamar la atención de los voyeristas y otros enfermos.

3. Si me dicen algo en la calle y creo que puedo responder sin que eso me enfrente a un peligro, uso mi mejor voz, una voz fuerte, no voz de pito y grito algo como “DEPRAVADO” o “ASQUEROSO”. Olvídense de la cuestión de que hay que ser “damita” o que voy a parecer histérica blablabla o eso de no querer verse amachotada, ya que al final con ese pensamiento avalan el machismo. Aprendan a usar su VOZARRON. Todos lo tenemos.

4. Sean conscientes del lenguaje corporal. Si voy a pasar frente a un grupo de hombres que se nota que me van a molestar, reprimo mi meneo de caderas y me desplazo con seguridad, firmeza y con cierta rigidez, como un hombre. No está de mas tampoco poner cara seria. A lo más me dirán que por qué voy tan “enojadita”. A mí me ha resultado 🙂

5. Lo del punto 2 es como cuando se sugiere no andar con joyas de oro en la calle para inhibir el hurto. No hay que verlo como que estoy perdiendo libertades. Es más bien sentido común y tanto hombres como mujeres lo necesitan.

Esto se me ocurre por ahora y tengo la esperanza de que algún día será menos necesario andar a la defensiva. Sin embargo, no podemos negar el mundo en el que vivimos hoy.

Angélica

02 de julio

Tu punto 4 no lo comparto Liliana. Frente a mi casa tengo una construccion que por la altura permite ver las casas y patios de todos y cuando salgo a colgar ropa (si, que acto más erótico y provocador) gritan de todo tipo de imbecilidades. No creo que pase por el lenguaje corporal, sino porq hay hombres que se pasan rollos con todo.

Chemo

04 de julio

Liliana, el punto 4 es decirle básicamente a una mujer que deje de ser mujer frente a los hombres, porque “provoca” los piropos que le puedan lanzar. Las mujeres tienen caderas grandes (en general) y al caminar es inevitable que se meneen, por la separación de sus piernas, es estúpido decir que una mujer que menea las caderas al caminar está “causando” las ordinarieces que le dicen, y por el contrario, una mujer que no “menea” las caderas es alguien mas segura y firme. Estás masculinizando a la mujer, darle atributos masculinos a una mujer es decir que la feminidad es mala, y ese comportamiento es el que causa los problemas que tienen hoy, lo femenino está mal y ser así las hace culpables de todo lo que venga.
Y por el otro lado que indicas, que te digan que andas “enojadita”, es también acoso. Las mujeres no son un adorno en el paisaje ni una cara bonita para andar mostrando y agradando gente, nadie sabe la historia personal de cada uno de los que caminan en la calle para juzgarlos. Osea, si un hombre anda serio y triste en la calle, unos piensan “debe tener problemas, a lo mejor le paso algo, debe estar triste”, y si pasa una mujer seria, “CAMBIE LA CARA MIJITA QUE SE VE FEITA”.
Y todo cae a lo mismo: las mujeres a la vista de la sociedad no pueden ser ellas mismas, no pueden dejar que se les muevan los cachetes al caminar porque eso es un “lenguaje corporal que invita”, no puede vestirse cómoda porque “se viste como maraca”, no puede andar seria o enojada porque “tiene que cambiar la carita”.
Date cuenta que el problema es la sociedad y sus prejuicios, no las mujeres.
A mi me encanta que las mujeres muevan sus caderas al caminar y se vistan bonito, y nunca pensaría en decirle algo que le moleste a una mujer ni mucho menos actuar como depravado frente a ellas. Incluso en el metro en hora punta trato de mantener las manos en el pecho para no andarlas metiendo sin querer en los traseros de nadie. Y es pura empatía, me pongo en su lugar y no me gustaría que nada de eso me pasara.

Liliana

04 de julio

Oye, Chemo, lo que dices sobre el que la mujer no puede SER PERSONA en la calle lo tengo más que claro. Lo de la dimensiones de las caderas y los movimientos blablabla es cuestionable. Anda a países europeos y verás que mujeres con caderas de diversos tamaños no se menean tanto ¿Por qué? Porque no les enseñaron que debían caminar de esa manera delicada, señorita, femenina, etc. que al final también es un discurso machista. Ellas SÓLO caminan, se desplazan y punto. Lo que sugerí yo es casi un experimento, no una bandera de lucha y expliqué CLARAMENTE que las razones eran más que nada una necesidad de control de una situación de frustración ¿Te cuesta EMPATIZAR conmigo? Si me dicen que “va enojadita”, me suena, más que nada, ridículo y me das la idea que decirle a alguien RIDICULO de vuelta por un comentario así, no sería mala opción. Y ya que lo tienes tan claro te pregunto ¿QUE ES SER MUJER? (mayúscula por énfasis, no te estoy gritando) ¿Es caminar de cierta manera, es tener cierto tipo de ademanes, es vestir bonito, es tener caderas grandes? ¿Por qué no empezamos a hablar de lo que es ser PERSONAS mejor? Además, que existen muchos más géneros que el de hombre y mujer, pero ese ya es otro plano. Insisto, no me leíste bien o te agarraste del pedacito que no te gustó. Sí, concuerdo desde mi primer comentario que hay un problema como sociedad, pero ojo creo que la mujer no debiera victimizarse porque necesita esas energías para su lucha de SER PERSONA en la calle, más que mujer.

Liliana

04 de julio

Chemo, más abajo puedes leer mis razones personales para mi punto 4. Eso te dará más contexto.

23 de julio

Liliana, comparto 100% el comentario de Chemo. A mí también me violenta, y mucho, que un tipito que no conozco se tome la atribución de acercárseme en la calle a decirme “¿por qué anda tan enojadita, mijita?”, “Cambie la carita, que se va a ver más linda”. ¿Qué mierda? Mi misión en la vida no es ser objeto decorativo ni hacerle el pasaje más lindo a estos hueones.

Y lo del meneo de caderas, ni hablar. ¿Por qué una mujer habría de cambiar su forma habitual de caminar? Lo encuentro último de machista: “mijita, no se mueva ni camine como acostumbre hacerlo, porque está provocando”. POR FAVOR.

Nosotras NO tenemos la culpa de lo que pasa por la cabeza de estos huevones. ¿Tanto cuesta entenderlo?

Liliana

02 de julio

No, Angélica, no funciona para todos los casos, si así fuera estaríamos libre de acoso. No nos pongamos tan es “blanco o es negro”. La idea es probar algunas cuestiones, usar la inteligencia social y emocional. A mí el tono de voz y un poco de “actuación” me ha salvado hasta de que me asalten. Hasta que esta cuestión no se solucione, aparte de hacer concientización, hay que tratar de manejarse en el día a día.

Angélica

03 de julio

Ojo, a lo que yo voy es que controlar el lenguaje corporal no es control o solución acoso callejero. Como bien dices, podemos mitigar esta “mala costumbre” (en realidad reacción) ajena, pero el problema no está en el mensaje que se desprende de la cinética del cuerpo, sino de la formación que el individuo pasado a rollos que te observa. Al menos yo creo que por un lado, nosotras mujeres debemos cuidarnos y hacernos respetar, y por otro, educar al hombre del mañana porque con el de hoy nada que hacer.

Liliana

04 de julio

Hola Angélica, estoy plenamente de acuerdo contigo en que el lenguaje corporal no es el causante del acoso callejero sino que como dices tú es un problema de formación. Mi sugerencia iba a algo más modesto, a como puedo en alguna ocasión puntual romperle el esquema a un “acosador” en el día a día, ya que no tenemos solución inmediata. Te voy a contar una anécdota personal. Un día fuera de mi lugar de trabajo había un grupo de maestros constructores que molestaban a todas las mujeres que salían de nuestra oficina. Día lunes, pleno verano caluroso, yo con mi falda, taquitos, etc. y van ellos con lo típico “mijiiita” y blablabla. A mí me fascina la psicología y entender el comportamiento humano, y me carga sentirme vulnerable e indefensa, entonces día siguiente pruebo esto. Paso por donde ellos estaban, pero alterando totalmente mi caminar, caminando como lo haría un hombre y con cara seria, aún con tacos y falda ceñida ¿Qué crees tú que hicieron? NADA. Ni pío. A lo más un pequeño silbido. Y ahí hay algo interesante, estos se creen que uno es débil e indefensa… delicada, vulnerable y a veces con nuestro caminar incómodo, en nuestro vestuario femenino, con nuestros ademanes les damos esa idea. Es cansador andar haciendo esta gracia todo el tiempo, pero a veces uno se harta y quiere tener al menos algo de control en estas situaciones de acoso. Como tú y muchas también quiero que esto cambie. Lo quiero por mi hija también y las tuyas.

Liliana

02 de julio

Lo otro que puedes hacer, Angélica, es ir a la obra a quejarte al capataz. Otras mujeres lo han hecho y han tenido resultados positivos. Es una manera de actuar, y actuar significa no aceptar.

02 de julio

Me parece excelente que este tema social se trate, como muchas mujeres somos acosadas en la calle, aunque seas gorda y fea como algunos seres limitrofes te pueden clasificar, nunca faltara el hombre que crea que puede decirte cualquier tonteria solo por que pasaste al lado de él.

04 de julio

Vivo en el Norte, que es un caso a aparte pero igual da para comentarlo por si alguien no tuviera la más mínima idea de lo que acá acontece. El clima da para que la gente en general utilice en forma transversal, shorts y peto o polera y chalas, más nada. Pero hasta aquí, no hay drama. Empieza a ser cuando ves pasar a una que va bamboléandose con actitud de sígueme que tengo premio… de los vehículos se escucha de todo, y a mayor cantidad de ese todo, mayor meneo… No sé si tenga que ver con el artículo, o quizás será el anverso de la medalla…mmm… eso debe ser, no es de connacionales que hablo tampoco, porsi… es degradante igual porque obliga a andar más tiesa, en vez de caminar relajada, por esos bellos paisajes de mar y cerros pelados

Liliana

04 de julio

Mmm, interesantísimo lo que cuentas. Santiago no es Chile. Y además, tiene algo que ver con mi experimento (más arriba, punto 4 tan polémico que explico más abajo). El lenguaje corporal de una mujer comunica, de acuerdo a una conceptualización del macho, una invitación a un encuentro sexual, etc. Y sé a lo que te refieres con eso de que uno empieza a andar más tiesa, porque lo he experimentado. La mujer que es más consciente de esa lectura de su movimiento, puede querer usarlo para comunicarle al hombre que quiere algo o tal vez vea su ego agrandado. Es un tema bien complejo esto de los constructos sociales y las expectativas de comportamiento que generan de acuerdo a si se es hombre o mujer. Se dice mucho que los europeos (no hablo de italianos o hispanos, más bien de caucásicos) tanto hombres como mujeres se ven asexuados y lo he comprobado. A veces vas por la calle y no sabes quién es hombre y quién es mujer. Me pregunto, ¿habrán tenido que llegar a esa “renuncia” de las cualidades tradicionales que definen los géneros, para poder gozar de la libertad de sentirse personas respetadas dentro de su metro cuadrado?

Oscar Reyes

08 de julio

El problema pasa por varias aristas, vale la pregunta ¿porqué el acosador es tal?. Esa es su “naturaleza”? , o porque ella lo provoca?. Miren ustedes, desde mi punto de vista nuestras sociedades en la actualidad se ven sumergidas en una vorágine de anuncios sexistas que son recepcionados por la audiencia, algunos hombres lo recepcionan de una forma y otros de otra forma. Hay hombres que viven con problemas emocionales muy serios y los efectos de los mensajes que me refería lineas arriba son una especie de caldo de cultivo para su conducta indeseada. Los acosadores así serían enfermos emocionales que debería recibir tratamiento calificado.

Chinos cochinos y viejas puestas | Amauta

29 de septiembre

[…] Fotografia principal tomada del sitio: www.elquintopoder.cl […]

Paloma

02 de junio

Hola tengo 16 años y en el acuerdo de convivencia de la escuela está escrito que tenemos que ir lo mas tapadas posibles a educación fisica porque sino despues nos quejamos de lo que nos gritan y en el kiosco está pegada la fotocopia de “ni una menos”. Estoy muy de acuerdo con esto que escribiste ojalá todos los ignorantes entendieran

Euge

03 de marzo

Ojalá que alguien pueda responder a esta duda que vengo pensando hace varias semanas, así generar una discusión interesante. Siempre me ha llamado mucho la atención que ciertos hombres se muestran fascinados en ver, por ejemplo en la televisión mujeres con poca ropa. Si les muestran fotos del último concurso miss reef quedan anonadados y maravillados, y si alguien cuestiona que esos concursos o esos programas de tv hacen ver a la mujer como objeto, te tildan casi que de feminazi, pero ahhh si una mujer se queja de que unos hombres la miraron con cara lasciva es porque la “facilona” se lo busco, como se le ocurre andar con short, y lo dicen en un tono súper despectivo. Por favor, analicen esa doble moral, probablemente intuimos la respuesta a la pregunta a que se debe esto. Pero lamentablemente no se conversa y la discusión queda en: las mujeres son vistas como objetos sexuales por los medios de comunicación, o la mujer debe ser libre de vestirse como se le da la gana.

jose

04 de mayo

para mi uno debe respetar el vestir de cada quien
cada quien debe usar lo que le guste
nadie debe ser acosado
no importa lo que use o que no use nada-debe ser respetado

Karla r

23 de mayo

El problema es que hay que darse a respetar cuando tu abuela o tu mamá te dice estas mostrando mucho es porque te quiere cuidar y no quiere que ningún hombre te manosee ni te diga cosas que a ninguna mujer nos gusta hay mamase que viste a sus nenas con faldas muy cortas es obvio que no faltará un viejo verde que te manosee o te grite cosas desagradables eso es lo que no entiendo a la mujer le gusta vestir con escotes y después reclaman que son acosadas si ellas mismas están mostrando. En verano todas usamos petos faldas etc… pero a lo que me refiero es que hay algunas que exageran no se si lo hacen para llamar la atención o no en fin tampoco estoy de acuerdo que estas cosas sucedan porque a la mujer se respeta! Pero nosotras somos las que nos damos a respetar y tenemos que tener cuidado con lo que usemos. Saludos!

David Grekin

25 de mayo

Desde mi punto de vista, la moralidad o la inmoralidad, el ser cartucha o desenfrenada sexualmente, no tiene que ver con como se viste una mujer, sino en su comportamiento, en sus actos, y en su intimidad propia.
Una mujer que se maquilla, que tiene buen gusto y se viste bien, puede escoger ponerse algo mas provocativo, acentuar su figura mostrando pierna, pechugas, pero el vestirse así tiene una intensión que es mas que solo verse bien, sino, ser mas provocativa y llamar la atención sexualmente a hombres o a mujeres, eso no tiene que ver con como es como ser humano, pero si tiene que ver con como quiere ser percibida por los demás. Hay formas de vestirse dependiendo del lugar, la situación y existe un estándar cultural que de no ser tomado en cuenta puede llevar a malos entendidos. Si una mujer decide vestirse con una malla ajustada traslucida que se mete entre las nalgas, un escote que apenas cubre sus pezones, usando tacones y maquillaje llamativo, y decide ir así a caminar por el paseo ahumada o meterse al metro en horario punta, a sabiendas que hay gente que no controla sus impulsos, si se molesta que le agarren el trasero o recibir un piropo, definitivamente hay algún problema en su cerebro. Pero las leyes no están hechas para proteger a los con trastornos de personalidad, para ello existen psiquiatras. Por ello, creo que si importan las circunstancias, y el contexto para diferenciar un acoso sexual , de un fenómeno cultural o psiquiátrico. No se debe generalizar.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Si el debate electoral pasado se había centrado en el cuestionamiento al modelo económico y político, en éste no apareció como principal temática durante la campaña. Sin embargo, con la votación con ...
+VER MÁS
#Política

Elecciones 2017: de vuelta a la política

Las izquierdas, en general, debieran poner todo el peso de su voluntad para escapar de la permanente exaltación de los elementos contradictorios y abocarse, a la vez, a la formulación de la síntesis que ...
+VER MÁS
#Política

Atomización de la política (o como naufragar eternamente)

Movilizarse hoy en este paro de advertencia, será preferentemente una acción que llevará agua a los molinos de la campaña de engaños y argumentos oportunistas de una derecha neoliberal que lucha por to ...
+VER MÁS
#Política

El paro del sector público y el sentido común

El capitalismo es una buena herramienta, siempre y cuando y por una avaricia desmedida genere abuso, se destruya el medio ambiente y deshumanice las relaciones entre las personas.
+VER MÁS
#Sociedad

El Burro, la Zanahoria y la utopía del crecimiento económico eterno

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

El capitalismo es una buena herramienta, siempre y cuando y por una avaricia desmedida genere abuso, se destruya el medio ambiente y deshumanice las relaciones entre las personas.
+VER MÁS
#Sociedad

El Burro, la Zanahoria y la utopía del crecimiento económico eterno