#Género

La ley antidiscriminación: hito político para la diversidad sexual

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP
No obstante sus deficiencias, el proyecto de ley que establece medidas contra la discriminación —conocido como “ley antidiscriminación”—, aprobado este martes 8 de noviembre en la sala del Senado, constituye un hito político de gran trascendencia para Chile.
 
Las deficiencias del proyecto han sido reiteradas por varias entidades de derechos humanos y organizaciones de diversidad sexual, pero principalmente se refieren a que el Estado se retrae (al menos, en el marco de esta normativa) de cumplir un rol activo, especialmente de carácter preventivo, en la lucha contra la discriminación. Esto debe mejorarse a posteriori, sea mediante un perfeccionamiento de la misma ley aprobada, sea a través de políticas públicas decretadas desde la propia administración estatal.  
 
Por otra parte, y como bien se sabe, la polémica ha estado centrada en las categorías referidas a la diversidad sexual: orientación sexual e identidad de género.
 
Orientación sexual
 
La orientación sexual —que, en términos simples, es la atracción afectiva hacia personas de distinto o del mismo sexo— formó parte del proyecto original. Sin embargo, a lo largo de su  tramitación, diversos grupos conservadores intentaron eliminarla, aduciendo que se trataría de un término ambiguo y que podría dar pie para legitimar conductas sexualmente ilícitas como el incesto o la pedofilia.
 
La supuesta ambigüedad de este concepto —que, incluso, el mismo día de la votación reiteraron los senadores Jaime Orpis (UDI) y Carlos Larraín (RN)— no es efectiva, ya que sobre su significado existe un amplísimo consenso científico y jurídico.
 
En términos científicos, los manuales institucionales de psiquiatría utilizan el término orientación sexual, aunque sea para aclarar que ella “en sí misma no se considera un trastorno” (Organización Mundial de la Salud [OMS], CIE 10 Trastornos mentales y del comportamiento. Descripciones clínicas y pautas para el diagnóstico, Meditor, Madrid, 1992, p. 273).
 
Lo mismo, y en una mucha mayor medida, puede decirse en el plano jurídico. En efecto, son diversos los instrumentos internacionales, suscritos formalmente por el Estado de Chile, que utilizan el concepto de orientación sexual, así como el de identidad de género. Los Principios de Yogyakarta (2007) —que Chile se comprometió a aplicar en el Examen Periódico Universal de 2009 del Consejo de Derechos Humanos de la ONU— definen la orientación sexual como “la capacidad de cada persona de sentir una profunda atracción emocional, afectiva y sexual por personas de un género diferente al suyo, de su mismo género o de más de un género, así como a la capacidad de mantener relaciones íntimas y sexuales con estas personas” (p. 6).
 
Identidad de género
 
La identidad de género también es una expresión universalmente aceptada a nivel científico y jurídico. Sandra Bern, entre otros muchos autores, la define como “la seguridad en la percepción del propio sexo como masculino o femenino” (Citada por Katchadourian, Herant. A., “La terminología del género y del sexo”, en La sexualidad humana. Un estudio comparativo de su evolución, Fondo de Cultura Económica, México, 1997, p. 27).
 
Y, en términos jurídicos, los citados Principios de Yogyakarta la entienden como “la vivencia interna o individual del género tal como cada persona la siente profundamente, y que puede corresponder o no con el sexo asignado al momento del nacimiento, incluyendo la vivencia personal del cuerpo (que podría involucrar la modificación de la apariencia o la función corporal a través de medios médicos, quirúrgicos o de otra índole, siempre que sea libremente escogida) y otras expresiones de género, incluyendo la vestimenta, el modo de hablar y los modales” (p. 6).
 
La identidad de género —que es la categoría referida a las personas trans (transexuales, transgéneros e intersex)— había sido excluida del proyecto por la Comisión de Constitución, Legislación y Justicia del Senado. Sin embargo, a partir de un fuerte trabajo de incidencia política de algunas organizaciones (OTD e Iguales, especialmente) se logró ingresar una indicación que la incorporara, siendo finalmente aprobada en la sala del Senado. En esto resultó ser clave el apoyo de Lily Pérez, Ximena Rincón e Isabel Allende, entre otros varios senadores.  
 
Fundación =Iguales, entidad de la que formo parte desde hace tres meses, y con el liderazgo y fuerte compromiso de Pablo Simonetti, entregó argumentos de fondo a los senadores para la inclusión de la categoría identidad de género. El primero de ellos es que la diversidad sexual no abarca solo la orientación sexual (referida a la comunidad homosexual), sino también la identidad de género (aplicable a las personas trans). En segundo término, se difundieron los compromisos que Chile ha suscrito en la línea de incluir ambas categorías en sus leyes antidiscriminación. Tercero, se puso el acento en algo evidente: que las personas trans forman parte de una de las comunidades más discriminadas en Chile y que resultaría irónico no incluirlas en una ley contra la discriminación. Para este último argumento, se citaron los diversos informes de derechos humanos que muestran la cadena de discriminaciones que sufren las personas trans.
 
Finalmente, la mayoría de los senadores comprendió que el proyecto, así como estaba redactado (incluyendo solo la categoría orientación sexual), resultaba insuficiente, puesto que no estaba protegiendo a toda la diversidad sexual, dejando fuera a la comunidad trans.
 
Me siento orgullosa, aunque esto no es obra de nadie en particular (de ninguna persona ni tampoco de ninguna organización), de haber participado estos últimos meses en esta lucha. Sé, como persona transexual que soy, que la ley antidiscriminación no va a terminar —por arte de magia— con las exclusiones que sufre mi comunidad. Pero que legalmente se diga que las personas no pueden ser discriminadas por su orientación sexual y por su identidad de género es un primer paso en la línea de que Chile respete y valore su diversidad; y de que, en concreto, otorgue los mismos derechos a las personas trans que son de las más discriminadas en este país. 
 
————
TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

13 de noviembre

que tremenda columna que se dio en este espacio, para mostrar al nuevo ícono homosexual, el educado, el que tiene licenciatura y que puede escribir casi una tesis sobre cualquier tema, bueno, ha caido en el mismo juego, ahora se hace un engolamiento discursivo sobre =Iguales, que no es nada más ni nada menos que el brazo cola de la derecha. con autoreferencias y con marcación. ese punto y que incongruente me suena esta frase”Me siento orgullosa, aunque esto no es obra de nadie en particular (de ninguna persona ni tampoco de ninguna organización), de haber participado estos últimos meses en esta lucha” dado que da pábulo a que se entienda que es por gracia de las organizaciones mencionadas el logro obtenido. bueno, que sigan las luchas de egos tirando plumas, tacos y pestañas, ahora uniendose bigotes, guantes y bastón.

13 de noviembre

Antonio:

Tu argumento no analiza mi columna en sí misma, sino que se centra en atacar la organización a la que pertenezco.Además, lo haces a través de falacias, ya que es falso que =Iguales sea de derecha, sino que es políticamente transversal.

Luego, en ninguna parte yo digo que la ley sea un logro exclusivo de OTD e =Iguales, sino la indicación aprobada sobre identidad de género, cuyas firmas de senadores fueron personalmente conseguidas por dirigentes de estas organizaciones como Andrés Rivera (OTD) y Pablo Simonetti (=Iguales).

Por otra parte, la argumentación de varios senadores a favor de las categorías de diversidad sexual se basó en documentación entregada por =Iguales, como la que yo adjunto en esta columna.

Cariños.

Valentina

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El Banco Mundial (WB), entidad monetaria que junto a organismos como el Banco de Desarrollo Interamericano (BID) o el Fondo Monetario Internacional (FMI) constituían las “iglesias” de este culto global ...
+VER MÁS
#Política

La dictadura de los números y su falsa profecía

Se podría pensar que el nuevo gobierno de Piñera apuntará a una restauración mercantilista y conservadora. Así como sería lógico que toda la Nueva Mayoría coincidiera con el Frente Amplio en una age ...
+VER MÁS
#Política

Chile ¿Qué está en riesgo?

La Iglesia Católica carece de líderes de peso, no han sido capaces de encauzar la voz del pueblo, y se han cerrado a dialogar respecto a las agendas valóricas, provocando una desafección de las nuevas g ...
+VER MÁS
#Sociedad

Papa, amigo. ¿El pueblo está contigo?

El resultado de las negociaciones no será un simple acuerdo administrativo como algunos han planteado, sino que dará indicios de cómo se configurarían las relaciones de partidos y bloques en el Congreso ...
+VER MÁS
#Política

Episodio Zaldívar: la señal de alerta para la centro-izquierda

Popular

Los establecimientos educativos existen para entregar herramientas que le permitan a los estudiantes poder desarrollarse en el mundo que les tocó vivir para poder mejorar sus oportunidades de tener la mejo ...
+VER MÁS
#Educación

Celulares en colegios y el sillón de Don Otto

Para tener una mirada comprensiva del establecimiento del modelo neoliberal de nuestro país, tenemos que remontarnos a una época previa a las guerras mundiales
+VER MÁS
#Política

Hijos del Capitalismo ¿Por qué somos así?

Es posible que alguien que no tenga un conocimiento adecuado de la PSU realice rankings de las escuelas basados en sus puntajes y realice inferencias respecto de su calidad
+VER MÁS
#Educación

La responsabilidad de #DataChile

La ciudad debe ser planificada según un flujo circular al igual que la naturaleza: tomar, hacer, usar, retomar, rehacer, reponer.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Por una ciudad inteligente con ciudadanos inteligentes