Columna en Género
2
Difunde: Whatsapp

Femicidio, un delito aun no resuelto

Ya es sabido el hecho que las mujeres somos víctimas a diario de la violencia que los hombres de una u otra forma, ejercen sobre nosotras. Pero más allá de esto, yo quiero hablar de justicia cuando por causa de esta, una mujer termina muerta. 


Con el objetivo de silenciar por un tiempo las voces que pedían el reconocimiento legal de este tipo de delitos, es que el legislador, muy astuto, introdujo una modificación que al fin de cuentas no modifica el hecho, sino solo el nombre que se le da al delito y al del quien lo realiza.

Al pasar el tiempo, hemos sido parte de varias luchas con la bandera feminista, como lo fueron el “No quiero tu piropo, quiero tu respeto” o como hace unos años se consiguió que se legislara el delito llamado “femicidio” y que no fue hasta el 2010 que este se tipificó como tal en nuestro Código Penal. Sin embargo, y es precisamente el foco de mi atención, el último hecho en  particular el que me parece curioso y por cierto, muy indigno.

Como he mencionado, el delito de femicidio hasta hace unos años no existía. Si el marido o la ex pareja venía y daba muerte a una mujer, éste adquiría el nombre de parricida, nombre tal que se le da a cualquiera que mate a alguien que sea su padre, madre o hijo o cualquiera de sus ascendientes o descendientes (artículo 390). ¿Dónde está mi indignación al respecto? Es simple. El tipo que ahora mata a una mujer, si bien ahora es un “femicida” sigue teniendo exactamente el mismo grado de penalidad que la que se establece para el parricida, ¿cuál es la transformación de la norma entonces? Ninguna. Con el objetivo de silenciar por un tiempo las voces que pedían el reconocimiento legal de este tipo de delitos, es que el legislador, muy astuto, introdujo una modificación que al fin de cuentas no modifica el hecho, sino solo el nombre que se le da al delito y al del quien lo realiza.

Hoy en día, me cuestiono dos hechos muy concretos al respecto.

En primer lugar, quiero recalcar el que la norma existente para la tipificación del delito en cuestión no está siendo los suficientemente justa. Aún no comprende el legislador que las mujeres de por sí tienen menos fuerza, menos resistencia y menos capacidad para repeler un ataque, no porque seamos “el sexo débil” sino porque físicamente tenemos más impedimentos de hacerlo que los que tiene un hombre, cuestión no menor, ya que está comprobado que psicológicamente el hombre es más agresivo cuando recibe la contestación de una agresión que él provoca, no siendo posible entonces la equiparación de la norma penal entre “la mujer que mata al hombre” que “el hombre que mata a una mujer”.

En segundo lugar, me parece absurda la ubicación que tiene este delito. Creo que la introducción de este inciso que lo describe, luego del parricidio, provoca que solo exista en los casos en los que es el ex o la actual, pareja o cónyuge, dejando fuera de ser culpado como tal a quienes tienen otra calidad respecto de la víctima. Si mi compañero de la universidad un día me matara, probablemente sería culpado de un homicidio o por un homicidio calificado, lo que se traduce en una punidad aún más baja que la que se te puede asignar en el delito de parricidio, por ende mi pregunta es ¿Es necesario que el autor del hecho ha sido o sea mi pareja? a mi parecer es uno de los puntos que más me causa indignación, puesto que no es posible que la norma sea tan estricta y acotada, hay muchas más muertes por fuera de ella y que deben y merecen mejor reflexión por parte de quienes hacen las leyes.

En resumidas cuentas, lo que quiero proponer a este movimiento que lucha en contra de la violencia hacia las mujeres, es que seamos capaces también de exigir que la rigurosidad que se aplica al momento de hacer “justicia” cuando muere una mujer sea aún más que la actual, a ver si es que de una vez por todas nuestros parlamentarios son capaces de legislar de acuerdo a la realidad y no solo se conforman con introducir palabras dejando de lado la reflexión; nos lo merecemos por quienes murieron, por ti, por mi y por todas. 

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores. Somos una  comunidad de expresión ciudadana que estimula el diálogo sobre la base del respeto. Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
El Burrito

23 de octubre

Con todo el respeto que me merece su persona Por favor, lea mucho mas, ejercite su comprension o cambie la carrera que estudia, Chile no necesita aun mas abogados incompetentes

El Femicidio es una figura legal inventada por los medios para darle mas notoriedad a una problematica social, aunque a los poderosos les conviene hacer creer que es de genero para segmentar al pueblo

Le cito la constitucion chilena capitulo 3 articulo 19 parrafo 2 “La igualdad ante la ley. En Chile no hay persona ni grupos privilegiados. En Chile no hay esclavos y el que pise su territorio queda libre. Hombres y mujeres son iguales ante la ley. Ni la ley ni autoridad alguna podrán establecer diferencias arbitrarias.”

Ante esa maxima de la carta de derecho suprema por excelencia de la republica de la cual tod@s somos habitantes, de verdad espera una estupidez como una pena superior por el mismo delito solo porque el genero de la victima difiere?

aun si fuesemos personas resentidas que quisieramos cobrar una deuda historica a los hombres del presente por delitos de aquellos del pasado, no le parece incongruente?

debemos apuntar por educar a las futuras generaciones, por ayudar y escuchar a las victimas de esos flagelos porque el tipo que hoy golpea y asesina ayer fue un niño maltratado que crecio sin ser escuchado y creyendo que golpear era normal. Porque a la niña que hoy sus compañeras le dicen que no vale nada, mañana lo acaba por creer y acepta ser maltratada

16 de noviembre

No estoy en absoluto de acuerdo. Explícame algo, por qué a los hombres, según este criterio, deberían darles penas más prolongadas siendo que por muchos de los crímenes las mujeres tienen penas más reducidas?. Y segundo, pones el foco de atención en el aspecto punitivo y no en la formación de la persona, en otras palabras, la Cárcel como institución, -que tiene una trayectoria longeva,- no ha terminado con delitos, si crees que las personas serán reformadas con encierros más largos, estamos mal.