Columna en Género
1
Difunde: Whatsapp

Encausando el movimiento feminista

5750646008_71e7f9a8fd_b

imagen

En base a recientes informaciones y noticias que circulan en medios de comunicación y redes sociales, sobre acusaciones de acoso sexual de académicos universitarios, y los argumentos defensivos que han manifestado figuras importantes dentro de las ciencias sociales, considero oportuno recordar ciertas apreciaciones que se deben de tener en cuenta a la hora de construir la lucha feminista aboliendo culturas machistas y patriarcales.


En estos momentos, el movimiento feminista debe encausarse firmemente en construir puentes que permitan abolir las estructuras violentas que han perjudicado la comunicación entre las personas, y no generar un discurso aun más violento todavía.

La lucha no ha sido fácil, porque no basta con apuntar con el dedo a cada hombre que mira de pies a cabeza a una mujer, no basta con recordar cuan violentos son nuestros hombres con quienes convivimos en el día a día. Son nuestros propios padres, hermanos, madres, amigos quienes emiten frases o discursos, directos e indirectos, construidos desde el machismo. De modo que no basta con que las mujeres alcemos la voz para reprochar los abusos y violencias de género.

El problema es más de fondo aun. Hemos nacido en una sociedad en la que impera cada vez más la violencia de todo tipo. Aprendemos en nuestra infancia, diferentes técnicas para abusar de un otro (u otros), que en nuestra ignorancia, aparentemente es más débil.

Desde el colegio, todos o al menos la mayoría de los adultos nos enseñan constantemente a defendernos de otros, de aquel compañero o compañera que nos moleste en la sala de clases por ejemplo, y precisamente a través de que nos defendemos? muchas veces a través de una contra respuesta, nuevamente violenta, de diverso tipo o nivel, al fin y al cabo violencia igual.

Desde un comienzo crecemos en un escenario viciado, en medio de costumbres e ideologías reproducidas por nuestros propios padres. Recordemos que en nuestra infancia a nuestros hermanos les enseñan a darle besitos a las chicas y por supuesto, no golpearlas (implícitamente la idea de vulnerabilidad al tratar delicadamente), y nosotros a cuidarnos de ellos (implícita la idea de posible violencia de parte de otros).

Quizás tener el privilegio de compartir con pares ya sea hombre o mujer libremente y más allá de la separación de género es algo escaso hasta el día de hoy. Y justamente es en aquella interrelación en donde nos conocemos, nos aprehendemos a conocer, y al mismo tiempo a construir relaciones sociales, desde la infancia en adelante. Por lo tanto una nueva mirada para reeducar desde nuestros hogares y especialmente las nuevas generaciones que se avecinan.

En estos momentos, el movimiento feminista debe encausarse firmemente en construir puentes que permitan abolir las estructuras violentas que han perjudicado la comunicación entre las personas, y no generar un discurso aun más violento todavía.

Para enseñar, el respeto por el otro es primordial. Si por defender un género se violenta el otro, entonces seguimos reproduciendo una misma categoría.

El discurso en estos momentos es esencial, ya que cada palabra conlleva una acción, por lo tanto, el uso de discursos que operen a través de la victimización de un ser humano, es grave porque lo deja en estado de debilidad, lo construye de ese modo, y tal individuo no podrá verse de un modo distinto. O también, operar desde posiciones extremas para manifestar el repudio contra el machismo, por muy importantes y relevantes que se aprecien, puede perjudicar el movimiento feminista más que ayudarlo a su pleno desarrollo.

Sobrevalorar dichos, opiniones, argumentos construidos desde la ignorancia y que atentan contra la lucha del movimiento feminista, y en nombre de ello responder a través de planteamientos arrebatados carentes de argumentos sólidos y de sabiduría, solo logrará que quienes ignoran aun lo esencial de esta lucha, den un paso al lado, quedando fuera del proyecto, mientras se profundiza aun más el desconocimiento de la problemática, dando espacio a nuevas brechas entre mujeres y hombres. Nuevamente la desunión total.

Más allá de llenar las calles con afiches con mujeres golpeadas, abusadas, necesitamos muestra de mujeres empoderadas, quienes construyen su propia historia y su propia identidad, mostrando un ejemplo a seguir.

Más allá de hombres acusados por acoso sexual y violencia de género (sin quitarle jamás responsabilidad alguna por sus delitos), necesitamos construir proyectos que logren la plena comunión entre hombres y mujeres desde los primeros años de vida.

Más que separación, se necesita trabajar juntos, proponiendo la inclusión, y así evitar dar espacio a que instancias como los medios de comunicación y las redes sociales en su afán de noticiar morbosamente situaciones de violencia de género, se apoderen de las segmentaciones sociales, y nos terminen confrontando y separando aún más para su propio beneficio. Porque es una imprudencia que ahora entre los spot publicitarios se nos presenten a mujeres empoderadas a través del consumo de bienes y servicios. Más manipulaciones no.

Lo que más se necesita es reeducar nuevamente a nuestros niños y niñas, sin jerarquías, enseñando a amar la diferenciación, y el abuso de ella. Construyendo discursos responsables y honestos que propongan un escenario más amable para todos. Y no un discurso poco reflexivo, superficial que conlleve a confundir el movimiento feminista y las luchas contra las injusticias de género.

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores. Somos una  comunidad de expresión ciudadana que estimula el diálogo sobre la base del respeto. Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
El Burrito

05 de enero

Dios mio…. jamas pense leer un discurso tan elocuente en esta pagina, de verdad me ha dejado boquiabierto

Es primera vez que veo a una feminista realizar una autocritica de manera constructiva sin ponerse a la defensiva de forma instransigente y comenzar a descalificar a los demas (una de las principales razones por las cuales ya no comulgo con dicho movimiento a pesar que su ideal de raiz me parece loable, en la actualidad se ha vuelto un mov de censura y odio)

Tiene ud toda la razon, desde hace tiempo el movimiento se ha degenerado, hemos dejado de respetar al ser humano por su calidad humana, y nos hemos enfocado unicamente en su genero, en ocasiones esto era necesario, mas no excluyente. Lo peor de todo es que se paso de ser una lucha constructiva y habilitadora a ser una lucha completamente destructiva e inhibidora, en algun momento pasamos de hablar de “las necesidades de las mujeres” a “los privilegios de los hombres”; en algun momento se dejo de luchar por ideales de igualdad y se comenzo a exigir beneficios judiciales, cuotas de genero y arbitrariedades varias nuevamente con la unica excusa del genero

y asi como yo, hay miles sino millones que desean vivir en armonia con su entorno con TODXS y vemos como dia a dia un movimiento otrora positivo ahora toxico avanza y adquiere poder politico y si, tal cual ud indica, el movimiento feminista esta llevando a la sociedad que se supone debia unir a una division aun mas marcada que la que el propio machismo causa