Columna en Género
14
Difunde: Whatsapp

Cuestión de chicas

imagen

Estos días tuvimos una nueva marcha de #Niunamenos. Polémicas más, polémicas menos, el hecho más relevante es que, además, la Presidenta Michelle Bachelet anunció el envío de un proyecto de ley que amplía el delito de femicidio. Para ello uso una expresión: “Debemos terminar con los hombres maltratadores, que tanto dolor le causan a las mujeres (…). No queremos que sea natural tratar a las mujeres como ciudadanos de segunda categoría”


¿Qué clase de igualdad es la que buscan personas que consideran que una víctima de violencia, solo por ser mujer y por haber sido agredida por un hombre, merece más atención y preocupación que otras víctimas de violencia?

Yo nunca me he sentido como ciudadana de segunda categoría. Y ningún hombre me ha hecho sentir así. Lo curioso es que sí he sentido de varias mujeres que para ellas soy una ciudadana de segunda categoría porque no soy como ellas quieren que sea. No son los hombres los que me han juzgado y condenado por como hablo, como me visto, por lo que hago. Las peores agresiones que he tenido en mi vida las he sufrido de parte de mujeres.

Eso es lo que me llama la atención en todo este boom de feminismo que sale a la calle: lo invisible que es el hecho que las mujeres somos las peores y más frecuentes agresoras de nuestras compañeras de género. Se destaca y es noticia cuando un hombre agrede a una mujer o cuando un hombre mata a una mujer, y es noticia durante días. Pero cuando se alza una voz diciendo un hecho real, que es que las mujeres son las reinas del bullying, se silencia.

¿Por qué es tan irrelevante el hecho que una persona ejerza violencia, en pro de destacar solo un tipo, la “machista”? De hecho, es curioso como en Chile se está dando excesiva importancia a ese tipo de violencia al grado que es preocupación presidencial, mientras que en países como España, Brasil, Uruguay y México están dándose cuenta que ojalá todo hubiera sido “patriarcado” y “machismo”, viendo lo que está pasando en las escuelas. Cada vez que se hacen encuestas sobre bullying, las niñas son la mayoría de las víctimas… pero no de sus compañeros varones, sino de otras niñas. De hecho, es un fuerte motivo de debate en esos países la conveniencia de los colegios mixtos, porque las niñas, compitiendo por la atención de los chicos, no dudan en destrozar a quien se le ponga por delante. En uno de los últimos estudios sobre el tema del año 2016, “Las violencias en los entornos escolares”, de la Universidad de Guadalajara (México) los resultados son lapidarios: las niñas en los colegios controlan a los hombres no sólo ejerciendo violencia psicológica, sino también física (como golpes y jaloneos), suelen hacer insultos velados y pueden llegar a utilizar al otro como herramienta para satisfacer una necesidad; mientras que con sus compañeras utilizan mecanismos como el rumor y la descalificación y practican, con mayor frecuencia, la violencia psicológica, seguida por la verbal. Ni que decir los casos en que profesores son víctimas de sus alumnas, en donde el envenenamiento ya no está siendo raro. ¿Por qué en Chile no hablamos de eso de una vez en vez de seguir ocultándolo, aunque hasta en youtube hay videos de esas agresiones?

Ni que decir que seguramente en la marcha hubo mujeres lesbianas. Durante años el solo asociarlas con violencia de pareja era imposible. Pero ya no debería serlo, no puede seguir siéndolo porque el número de mujeres que denuncian a sus parejas mujeres por agresiones, o que incluso han sido asesinadas por ellas está aumentando a medida que dejan de se visibilizan. En España, hay un fuerte debate al respecto debido a que el colectivo LGTTBI se negó durante años a que el tema se tratara, y ahora las víctimas de violencia exigen un cambio de postura. Según plantean diversas organizaciones, entre 3 y 4 de cada 10 lesbianas viven o han vivido una relación de maltrato con otra mujer. Pero ese dato está siendo cuestionado porque estaba basado en estadísticas norteamericanas de hace 20 años, que además se basaban en la violencia entre parejas heteros, aunque no se quiere dar excesiva publicidad al estudio de la Asociación Aldarte del año 2010, que advirtió que en una de cada dos parejas de lesbianas eran habituales los golpes, las vejaciones o los insultos.

Las campañas homosexuales han estado tan enfocadas en criticar a ciertos sectores heteros que se han olvidado por completo de mirar sus problemas internos, y ahora, en muchos países, las víctimas homosexuales de violencia pagan las consecuencias: una mujer lesbiana agredida por su pareja no tiene la misma importancia que una mujer hetero agredida por su pareja. No la tiene porque las mismas lesbianas se preocuparon durante años de incentivar el concepto de violencia machista y el ideal de si no hay hombre no puede haber dominación o violencia. ¡Mentiras!. Las lesbianas maltratan a sus compañeras porque la violencia, sea física o psicológica, constituye un método efectivo para obtener control y poder sobre las personas cercanas. Punto. No porque sus padres las maltrataban y repiten ese patrón (de hecho, las peores maltratadoras no fueron víctimas, sino personas excesivamente mimadas en su infancia), sino porque la violencia es inherente al ser humano. Un estudio famoso fue el  “Violence in Lesbian and Gay Relationships: Theory, Prevalence, and Correlational Factors” publicado en la Clinical Psychology Review (1999) señaló que el 28% de las parejas homosexuales de ambos sexos registraron violencia física, pero de ese porcentaje, el 48% era violencia entre lesbianas. En otros estudios posteriores, se ha ido dando una tendencia aterradora: más del 80% de las lesbianas ha sufrido maltrato sicológico de su pareja, y más de 30% agresión física. ¿Por qué no marchar por esas mujeres?

¿Por qué solo debemos sentir pena por una mujer cuando es agredida por un hombre, e ignorar cuando otra mujer la maltrata? ¿Por qué un hombre víctima de una mujer vale menos para la ley y para el Estado, que a nadie le importa sancionar a la agresora? En España, según datos del  Instituto Nacional de Estadística, solo  en el año 2012 se suicidaron un total de 12.765 españoles: el 70 % de ellos hombres en periodo de separación, según la Asociación Catalana de Padres Separados (ACAPASE). ¿Qué pasa con esa violencia?

Cualquier ley que ignore estas situaciones no solucionará nada. Porque se concentra en el sexo del victimario, no en la víctima, no en el hecho. Hay que revisar el discurso, no dejarse llevar solo por la portada noticiosa. O personas víctimas pagan las consecuencias de esa ceguera. ¿Qué clase de igualdad es la que buscan personas que consideran que una víctima de violencia, solo por ser mujer y por haber sido agredida por un hombre, merece más atención y preocupación que otras víctimas de violencia?

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores. Somos una  comunidad de expresión ciudadana que estimula el diálogo sobre la base del respeto. Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

30 de Noviembre

Concuerdo perfectamente con todo lo dicho, sin embargo lo que más me me llama la atención es precisamente la falta de comentarios a las tremendas verdades del artículo.

Debo hacer el mea culpa, también lo leí antes y no comenté, razones/excusas hay muchas, pero se transforma en la violencia/venganza femenina preferida, ignorar al otro, no lo leí, no lo escuché, no es mi problema, no existe.

La falta de comentario es porque, finalmente, Marcela nos obliga a mirarnos al ombligo, dejar de vernos como víctimas y aceptar que también agredimos, de muchas y variadas formas, también agredo, insulto y a veces hasta me lo justifico y he llegado a jactarme, pero sigue siendo penca.

Lo que no se habla es el origen de la violencia, ella llega cuando ya no hay diálogo, cuando dos personas no son capaces de llegar a un punto común para solucionar un conflicto o cuando no se quiere reconocer la debilidad, el miedo o la rabia.

Y como no se habla, se intenta reprimir la violencia, convirtiendo en tabú su origen.

01 de Diciembre

Te felicito por tu columna, concuerdo mucho en lo que planteas. Creo que es una reflexión constructiva hacia el feminismo, del cual me siento parte, y de un intento de ir más allá de slogans y posturas “progresistas” que muchas veces están sin fundamentos y solo como una consigna que “todo el mundo repite” porque está ad hoc a la coyuntura del momento.

La violencia es violencia, provenga de donde provenga. Falta más perspectiva a veces y llevar el debate a otros puntos para enriquecerlo.

Saludos!

Mirya

02 de Diciembre

La violencia de género no es que un hombre que agreda a una mujer, tipo de violencia física o psicológica ejercida contra una persona sobre la base de su sexo o género.

Joce

03 de Diciembre

Me temo que están comprendiendo de forma reduccionista la problemática, se trata de agresión física y psicológica, pero el patriarcado implica una problemática sistémica que también se evidencia en menos sueldo para las mujeres, menores posibilidades a acceder a cargos de jefatura, su arraigo al espacio doméstico -tan evidente en la publicidad- la naturalización de ciertas carsterísticas psicológicas diferenciadoras, la instrumentalización de su cuerpo desde la infancia, etc, etc, etc…Todo ello y más constituyen violencia de género y claro no es infringida solo por hombres, las mujeres hemos internalizado también estas visiones, produciéndolas y reproduciéndolas

JuniorGustabo

07 de Diciembre

El patriarco, según lo interpretan las neo-feministas, es una fantasia paranoica.

Los patrones que influyen en el número de casos de violencia doméstica o intrafamiliar, incluyendo la violencia de pareja, en un periodo dado son complejos y cada caso tiene sus propias particularidades. La violencia doméstica poco o nada tiene que ver con las quejas de las neo-feministas. No hace falta mencionar que es absurdo cómo buscan atribuir todos los problemas del mundo al “patriarcado” negandose a ver más allá de sus ideas preconcebidas. Son las neo-feministas quienes miran de forma reduccionista las problemáticas de nuestra sociedad.

De paso sea dicho, la definición oficial de “violencia de género” no reconoce la existencia de un sistema hetero-patriarcal invisible global sin nada mejor que hacer que oprimir a las mujeres. La violencia de género se trata de la agresión y dominación constante de una persona hacia su pareja o expareja, la única mención sobre el género es para señarlar arbitrariamente que las victimas son mujeres y los agresores son hombres.

fefdsfsd

05 de Diciembre

La Presidenta confunde mujeres asesinadas, con ciudadanos de segunda categoría. El tema es de humanidad y no política.

El tema central que provoca la alarma, el Proyecto de Ley, la mediatización del maltrato, es la muerte de la mujer. No el bulling, ni el maltrato. No habría espacio suficiente para describir todos los bullings que recibe la especie humana. Sin embargo, la muerte si es noticia y no es que supere la muerte de una mujer por maltrato, a otras clases de muertes, sino que es cuánto impacta: “el humanoide mató a su mujer, a su compañera, a su esposa”.

Para el caso de mujeres maltratadas por sus compañeras mujeres, no sé cuántas muertes habrá provocadas por su pareja femenina, o de hombres que matan a su compañero hombre. Tal es así, porque no aparece en las noticias y es poco atractivo buscar o incluso publicar semejante estadística y la columna no lo menciona.

Entonces, si se quiere comparar muertes provocadas por hombres sobre mujeres, con muertes que mujeres han provocado sobre mujeres, habría que tener la estadística del caso.

Lo que sí está claro es que la mujer manipula todo lo que puede por su debilidad, temor, falta de seguridad y por su previsión de estado futuro. Por su habitual falta de conocimiento. De niña descubre que sangra y eso la llena de inseguridad, presumo…

En cuánto a los suicidios en España en proceso de separación, tal vez haya más decepción que bulling. Mas adulterio que maltrato personal directo.

Cristhián Ramos

05 de Diciembre

Muy buen articulo!, en tema es NADIE MÁS!, NO MÁS VIOLENCIA!, respeto y consideración entre todos por igual, hombres y mujeres. Cuantos hombres han callado y soportan el ser maltratados psicológica y físicamente por sus parejas mujeres sólo por el prejuicio social, por vergüenza a la posible burla. Este tipo de circunstancias no se deben callar, lo que debe primar en toda relación es total confianza y respeto.

El Burrito

05 de Diciembre

Gran columna, no esperaba menos de ud

Siempre he pensado que toda esta basura sin sentido del nuevo feminismo no es mas que un distractor, una herramienta politica usada por los poderosos para tener al pueblo ocupado en asuntos especificos e irrelevantes y no prestar atencion a lo realmente importante, hace unos dias saque los calculos, la masacre machista patriarcal es causante del 0,04% de las muertes en chile, dicho de otro modo al año mueren 40 mujeres a manos de sus parejas, de las 100800 muertes aprox al año 40 son femicidios…mientras ignoramos por completo que mueren al menos 20 veces mas personas por RESFRIO COMUN en pasillos de hospitales o consultorios sin recibir atencion medica

creo que es una falla educacional, muy arraigada en nuestra cultura, especialmente en los barrios bajos, donde la integridad de la mujer se sobrevalora pero se infravalora su aporte y sacrificio, vemos como desde niñas se les permite actuar inpunemente y se les conciente mucho, crecen con eso, creyendo ser princesas, pero luego de adultas se les cuestiona todo lo que hacen y si, quienes las cuestionan son las otras princesas…

y es gracioso, lo experimentas a diario, he tenido novias que me han querido restringir mis salidas con amigos, me han exigido (sin exito) ver mis conversaciones privadas han intentado manipularme con sentimentalismos me han celado y luego me han tratado de machista por no perdonarles una infidelidad etc… y no, no hay derecho a quejas siendo hombre 🙂

Esta es la polémica columna que revela la otra cara de la violencia de género | El Dínamo

07 de Diciembre

[…] “No son los hombres los que me han juzgado y condenado por como hablo, como me visto, por lo que hago. Las peores agresiones que he tenido en mi vida las he sufrido de parte de mujeres”, escribió Marcela Castro en una columna de El Quinto Poder.  […]

07 de Diciembre

La falta de solidaridad de género siempre.la he reclamado y trato de no juzgar a mujeres. Las mujeres en nuestra sociedad son atacadas constantemente por los medios, por los empleadores, por los familiares, por lo cual se relacionan así, atacando como sea, a quien venga por lo que sea. La mujer vive bajo la constante amenaza de perder algo u alguien. Está sobrepasada, sobrecargada, sobreexigida lo que lleva a una frustración permanente que causa ansiedad. Sí, nuestras mujeres están enfermas, postergadas, con dolor, y reaccionan agresivamente. Hay que preocuparse por ELLAS que son padre y madre, son nana y supermodelo, son trabajadoras y educadoras, etc. ELLAS necesitan atención, tiempo libre, respeto, valoración, …

Esta es la polémica columna que revela la otra cara de la violencia de género | LeoyOpino

07 de Diciembre

[…] “No son los hombres los que me han juzgado y condenado por como hablo, como me visto, por lo que hago. Las peores agresiones que he tenido en mi vida las he sufrido de parte de mujeres”, escribió Marcela Castro en una columna de El Quinto Poder.  […]

Googleman

07 de Diciembre

Un punto importante es que muchas veces la violencia de pareja es bidireccional y simetrica. Probablemente entre el 30% y el 60% de la violencia de pareja es simetrica, es dificil de saber con exactitud.

“No porque sus padres las maltrataban y repiten ese patrón (de hecho, las peores maltratadoras no fueron víctimas, sino personas excesivamente mimadas en su infancia)”

Vale la pena aclarar que la negligencia y la sobreprotección tambien son formas de violencia. Ademas, la mayor parte del tiempo la violencia domestica y el bullying son un ciclo por lo que las victimas deben recibir la ayuda necesaria para evitar que la historia se repita.

Anónimo

07 de Diciembre

[…] […]

12 de Marzo

también he estado tratando de buscar un angulo equilibrado sobre la relación hombre y mujer y por eso dejo esta referencia reciente, para que la lean si es de tu interés.

Políticas sexuales, balance entre hembrismo y machismo