Especial en Sociedad

Teletón: ¿Y si dejara de ser puro corazón?

Comparte éste especial Whatsapp

Que es una obra colectiva que remite a la solidaridad de los ciudadanos de a pie en nuestro país, no está en duda. Que muchos niños y niñas se benefician de lo que ha logrado construir la Fundación Teletón, tampoco. Que es mejor que nada, es consenso. Pero, ¿hasta cuándo una obra de caridad colectiva, por convocante y bella que sea, seguirá evadiendo que desde el Estado se asuma el tema no como beneficencia, sino como garantías frente a los derechos de nuestros compatriotas?

Hay algo de perverso en que enormes negociados que consisten en aumentar las ventas, vender más, dar una parte de estas ganancias extra y descontar impuestos por ello sea visto como “responsabilidad social”. Hay al menos un par de preguntas respecto de la idoneidad de quienes componen sus directorios, gerentes también de empresas que recurrentemente han sido puestas en entredicho por sus prácticas abusivas. Hay algo de terrible en que la Teletón sea “puro corazón”, en lugar de pertenecer a un sistema de protección social que tiene su domicilio en el Estado y en la responsabilidad social frente a sus ciudadanos y ciudadanas.

Quienes escriben en este especial creen que es hora de ir más allá de la caridad.

Foto: Fundación Teletón