Especial en Educación

Educación y discriminación

Comparte éste especial Whatsapp

Desde el semáforo que da un color a cada establecimiento y separa a los niños en buenos, más o menos y malos, hasta el episodio del programa de Reportajes Contacto en el que se le dice a una asesora del hogar que no busque matrícula en un colegio top, porque “es otro mundo”, hay un largo camino de segregación y discriminación, comenzado hace décadas.

Niños que deben convivir en un mismo establecimiento, separados por una malla de kiwi: a un lado los de excelencia y al otro, los no elegidos. Notas de prensa que cuentan de una chica que era la mejor estudiante en su colegio rural y no alcanzó a los 500 puntos en la PSU. Ejemplos abundan para retratar un modelo que separa a los estudiantes y donde, salvo “excelentes” excepciones, las condiciones de base determinan la educación a la que se accede y, por tanto, el futuro que se puede o no construir.

Acá, algunos de los muchos motivos por los que los estudiantes continúan movilizados.

Foto encabezado: Rodrigo Dizzleccico / Licencia CC