Especial en Política

Araucanía: ¿Cuál es el conflicto y cómo lo abordamos?

Desde el llamado a que los “valientes” se defiendan a la necesidad de devolver al pueblo las tierras que les corresponden. Las reacciones recorren un amplio espectro de posibilidades, pasando por la discusión de si corresponde o no la aplicación de la ley antiterrorista tras la muerte del matrimonio Luchsinger-Mackay, si hay igualdad de trato para los ciudadanos y ciudadanas de Chile, si todos los chilenos tenemos el mismo derecho a manifestarnos que han exhibido los camioneros o si podemos quedarnos de brazos cruzados mientras todo esto sucede en La Araucanía.

De esta marea de declaraciones, no todas constructivas, la claridad de que la militarización de la zona no es la respuesta, como tampoco la exhortación de la violencia, emerge con fuerza.

En condiciones como las actuales, el respeto a los derechos humanos de todas las personase es el primer imperativo. En este sentido, la preocupación de organismos internacionales frente a tratos arbitrarios, violentos y discriminatorios por parte del Estado chileno a las personas mapuches, merecen especial atención. Sólo un verdadero proceso de diálogo, conducido por un Estado que otorgue garantías a todas las partes y dispuesto a hacerse cargo de un tema histórico, puede llevar el tema a buen puerto.

Foto: No van solos – Felipe Durán

Fotos