#Energía

El desafío de la Energía en Chile

13 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

“Todo lo sólido se desvanece en el aire”. Este inquietante dicho de Karl Marx refleja con propiedad la estupefacción del presente. Por este motivo, la sabiduría en el mundo de hoy no reside en la aseveración rotunda ni en la razón concluyente. Está más bien en el terreno de las preguntas, en su despliegue sin trabas y la concatenación de dudas que se hilvanan hasta una verdad posible.


No deja de sorprenderme que tantos de nuestros líderes sociales, de nuestros parlamentarios, de nuestros trabajadores y pobladores, de nuestros alcaldes y concejales, de nuestros líderes de opinión, de nuestros maestros y estudiantes, de nuestros comentaristas y columnistas económicos y sociales no sean parte de un esfuerzo de cara al público, potente y sostenido, para echar a andar la máquina, ponerse la camiseta y promover la energía desde sus nichos y rincones construyendo una masa crítica pro energía,

En este terreno tan esquivo a ratos, con tantas interrogantes por resolver, podemos constatar que el mundo chileno de la energía gira al menos en torno a tres grandes temas.

En primer lugar, destaca la ciudadanía y la energía, donde hoy resulta muy notorio el empoderamiento de la gente, la necesidad de participación ampliada, la judicialización de proyectos de inversión emblemáticos y también la discusión en cuanto al nivel de  legitimidad social con que opera nuestro sector.

En segundo lugar, está el tema de las grandes reformas del área energética, que apuntan al fortalecimiento y perfeccionamiento de los mercados para hacerlos más competitivos y así enfrentar el desafío de bajar los precios de la energía.

Y, en tercer lugar, tenemos el tema de considerar las dificultades en materia de nuestra industrialización y descentralización. Es necesario frenar el proceso de desindustrialización e impulsar el desarrollo industrial para crear mejores trabajos, mayores exportaciones y reducir la desigualdad.

Las políticas públicas insuficientes o inadecuadas de energía amplifican la desigualdad.

No es aceptable que en las comunas de nuestro país donde están instaladas las grandes centrales eléctricas se pague el doble que en Santiago por el mismo consumo.

Tampoco es justo que, al no existir un ordenamiento territorial para la convivencia de las actividades económicas con las comunidades, el levantamiento de las centrales dependa exclusivamente de la decisión comercial de los privados.

No puede ser que, en pleno siglo XXI, las empresas muchas veces reduzcan su gestión social a soluciones locales y puntuales sin jugársela por una relación de largo plazo, que integre sus proyectos de inversión de manera sustentable con el desarrollo local y sean así estas inversiones verdaderamente beneficiosas para la gente que acoge un proyecto energético.

¡Es la hora de transformar la energía en un ecualizador de la igualdad!

Un gran problema es que la concepción que tenemos los chilenos de la energía sufre de un desabrido encanto económico. Es un fenómeno que puede homologarse a la escasa vinculación que sentimos, como país, con la minería, siendo Chile un país minero de tomo y lomo.

Hoy la energía destaca sólo por su valor de uso, como si no tuviera valor de cambio alguno. En una región tan vital en Chile en materia energética como es la V Región, donde se encuentra el gran puerto de Valparaíso y que además es la segunda región del país más grande en generación de energía eléctrica, no genera este hecho una identidad y orgullo sobre esta valiosa contribución y el recurso.

Una excepción distinta y destacable a nivel nacional es la comuna de Mejillones en el norte, cuyas centrales hacen que la gente se refiera a esta ciudad como la capital nacional de la energía.

Esta carencia de piso y sustento hace que las voces que por razones diversas se oponen al desarrollo energético tengan gran resonancia, haciendo que el país sufra las consecuencias de una energía cara, escasa y no siempre bienvenida. Este es un sector que debe y puede avanzar en construir su merecida legitimidad social.

Sin energía no habrá crecimiento. Sin energía se desindustrializa el país. Baja la producción y las exportaciones pierden competitividad. Sin energía a precios razonables, no lograremos los aumentos de productividad que necesitamos. La calidad de los empleos se estanca. Los salarios no suben. Las cuentas de la luz en los hogares son más altas.  Definitivamente, sin energía, la desigualdad se expande.

Es por eso que no deja de sorprenderme que tantos de nuestros líderes sociales, de nuestros parlamentarios, de nuestros trabajadores y pobladores, de nuestros alcaldes y concejales, de nuestros líderes de opinión, de nuestros maestros y estudiantes, de nuestros comentaristas y columnistas económicos y sociales no sean parte de un esfuerzo de cara al público, potente y sostenido, para echar a andar la máquina, ponerse la camiseta y promover la energía desde sus nichos y rincones construyendo una masa crítica pro energía, escribiendo artículos pro energía, marchando por las calles en favor de la energía, hablando en los medios de los beneficios que trae la energía para el desarrollo social y económico y para contener de una vez por todas esta desigualdad que tanto daña el corazón y el desarrollo sustentable de Chile.

Estos desafíos son tanto públicos como privados, porque la motivación para salir en defensa de los beneficios que acarrea la energía requiere la participación libre, abierta, generosa y crítica de la ciudadanía desde los hogares y desde las empresas y también desde el Estado.

TAGS: Agenda Energética Energías Renovables No Convencionales Política Energética

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

21 de enero

Señor Ministro después de haber dado una dura batalla en Aysén por largos años, en contra de proyectos energéticos como HidroAysén y Central Río Cuervo aun tenemos grandes dudas del futuro de estos proyectos a pesar que su gobierno ha declarado por medio del consejo de Ministros, que HidroAysén no se construiría, pero la Central Cuervo de Energía Austral esta muy vigente apesar de los grandes reparos y que estaría emplazada en caso de construirse en una falla geológica de grandes proporciones.
A decir verdad cuando leo su articulo, lo que más me sorprende no es lo que esta escrito, si no lo que leo en el entre lineas, que a buen entendedor le develan cual es el verdadero objetivo de su cartera, que es predicar que la energía lo es todo y que no debemos oponernos a que se energice Chile como un todo y eso es muy preocupante. Sobre todo a sabiendas que desde su ministerio están proponiendo la ley de asociatividad, que permitiría que las transnacionales extranjeras se asociaran con las comunidades para repartir supuestas ganancias, para poder desarrollar proyectos; lo que es en si mismo una aberración, ya que eso daría pie para que los municipios omitieran las faltas cometidas al medio ambiente y al desarrollo de las comunidades, solo por recibir compensaciones y eso es lo mismo que pagar por contaminar, dejando de lado bajo esa lógica lo importante que son los objetivos de los Estudio de Impacto Ambientales (EIA).
El tema minero ha dado pie para justificar lo injustificable y la lógica dice, que la única forma de resolver el tema energético de la gran minería, es obligando a las transnacionales a generar su propia energía en donde están emplazados sus propios proyectos. Entendiéndose que la energía domiciliaria no es problema y que actualmente cuenta con buena salud.
Atte Andrés Gillmore

21 de enero

Es un extraño placer saber que gracias al Quinto Poder, mis palabras podrían ser leídas por un Ministro de Estado, así que trataré elegir cada con sensatez.

Mucho de lo que dice es cierto, se requiere una política de Estado que se preocupe de las necesidades energéticas del país, sin embargo, esa decisión de establecer una compensación de las empresas con los pequeños poblados donde establecerán sus plantas es realmente peligroso.

Todos sabemos que el mercado, en Chile, no se regula bajo estándares de conciencia social, es decir, la rentabilidad es mucho mas importante que las consecuencias que van y podrían tener, en el entorno.

No me considero un activista ecológico, tampoco soy alguien de derecha que considera que todo lo que no viene de mi sector es malo, tampoco me referiré a críticas referentes a periodos donde proliferaron las termoeléctricas, solo diré que una buena medida paliativa a ese “Daño colateral” de la producción de energía, sería inversión real en los siguientes rubros.

1- Fondos de Investigación y Desarrollo de Energías Limpias a escala urbana.
2- Inversión en plantas de desalinización de agua, de modo que si un pescador observa como se contamina su lugar de trabajo, pueda dedicarse a la agricultura (sol y agua–> Israel –> fuente laboral)
3- Firma de un contrato de indemnización de la comunidad frente a accidentes medioambientales, es decir, que se pongan la soga al cuello antes, previniendo los eternos posteriores a problema; algo así como un seguro.

Señor Ministro, si llega a leer esto y si desea argumentar en contra o a favor, permítame pedirle que no use como argumentos que no sería legal, que sería muy caro o que ningún empresario estaría dispuesto a esto, porque esas tres respuestas demostrarían, que pensar en las personas, no esta en la ecuación de rentabilidad del proyecto.

Y de antemano, gracias por hacerse presente en este espacio ciudadano.

Andres Gonzalez

22 de enero

Estimados Sr. Ministro esta es una carta abierta que hice en mi Facebook y se la hago extensiva a UD después de haber leído su articulo.

Estimado amigos quizás algunos ya han visto algunos post que he hecho sobre el proyecto “EIA Plan de Expansión Chile LT 2×500 kV Cardones -Polpaico” y que cruza el Valle de Elqui. Yo soy habitante del valle y esto me afecta, no solo porque pase a cierta distancia de mi casa las líneas o las torres (que serán de 70 mts de altura), sino porque además cruza zonas pobladas que no fueron consultadas y el diseño del trazado de este proyecto se hizo con información desactualizada. Desde hace un tiempo, quizás en la época del conflicto de HidroAysen vengo escuchando el argumento que “el país necesita de estos proyectos porque la energía va ser deficiente en pocos años mas”. Yo estoy de acuerdo que el país lo necesite porque la demanda va aumentar a lo largo de los años, pero nose y no he visto ninguna información por parte del Estado sobre, si la matriz energética es deficiente?, si lo es, cuan deficiente es?, si la cuantificación de la insuficiencia energética depende del aumento de la población o de los megaproyectos industriales o mineros?. Y si el país lo necesita, y me inclino a que lo necesita, porque por el bien común del país, algunos debemos sufrir las consecuencias de un proyecto mal diseñado y con un estudio de impacto medioambiental deficiente, debe ser siempre así?. En un estudio de impacto medioambiental como evalúas el daño en una determinada área, es porque ahí vive menos gente, que en la ciudad, y como es menos gente aunque sea una persona, el daño es menor….entonces esas personas o esa persona es menos importante (segunda categoría) respecto del universo total del país y “porque el país lo necesita”….debe ser así?.
Durante la primera semana de Enero se celebro la cena anual del consejo minero, presidida por Joaquín Villarino y a la cual asistió la Presidenta Bachelet. En su discurso Villarino sostuvo en el marco de proyectos mineros y energéticos, (cito textual, fuente radio cooperativa) “el problema radica en que de manera sistemática y casi como un patrón común, aquellos proyectos que suelen involucrar grandes inversiones o que ya han generado, ya han sido objetos de grandes inversiones, cuando son sometidos a la Justicia ordinaria terminan obstaculizados o paralizados por la Corte Suprema.
No es razonable, a nuestro juicio, en esos casos sostener que siempre las empresas han hecho mal los estudios de impacto ambiental”. Entonces es un capricho de la justicia paralizar estos proyectos por el clamor popular?. Porque no hacerlo bien, concensuado, conversado, no solamente cumpliendo el mínimo de lo que exige la ley.

Tengo un ideal en materia energética y tiene relación con la cantidad de proyectos de energías renovables que se están haciendo en el Norte, eólicos, solares, termosolares. Que pasaría si el Estado pudiese subvencionar la instalación de paneles solares en los hogares (quizás definiendo tramos de ingreso familiar para la subvención) y que todos aportáramos al sistema interconectado….podría ser posible?

Sr. Ministro si la energia puede ser un ecualizador de la igualdad…..podría ser posible…escuchar por lo menos la opinión de quienes se pueden ver afectados.

atte.
Andrés González

saludos

Juan Pedro

22 de enero

Oiga joven. Y toda esa electricidad tan bonita producida en el norte, cómo la quiere hacer llegar al sur?? No estará pensando en torres de alta tensión, cierto??

Carola Flores

22 de enero

Señor Ministro
Usted dice que se sorprende de que líderes sociales, parlamentarios, trabajadores y pobladores, alcaldes y concejales, líderes de opinión, maestros y estudiantes, comentaristas y columnistas no promuevan el desarrollo energético. Cree realmente usted que todas estas personas estamos equivocadas? No será que algo están haciendo mal ustedes: el gobierno y las empresas? El desarrollo energético no es el problema. El problema es la forma en que se evalúa la real necesidad energética del país (para quién y para qué), la forma en que se pretenden ejecutar los proyectos pensando sólo en abaratar costos, hacerlo rápido para cortar cintas y sin considerar en ningún momento a la gente directamente afectadas, casi siempre la gente de regiones o zonas rurales. Lo invito a ver más allá y pensar en el desarrollo energético incluyendo y respetando la dignidad de la gente… de toda la gente… no sólo la de Santiago, si no incluso la que vive en la punta del cerro de una región o una zona rural.

23 de enero

El cierre de la columna es preocupante. Es evidente que toda actividad económica, en la medida que crece, trae consigo “desarrollo”, bajo el paradigma actual del sistema economico. La pregunta que debemos hacernos es si es racional seguir con un paradigma que nos invita a quemar combustibles fósiles en forma creciente, un sistema que a base de recursos económicos pasa por sobre las personas y sus formas de vida. Por ejemplo, en el caso de una energía relativamente limpia como la hidroelectricidad, hay oposición no por la energía en sí misma, sino en la forma en que las empresas se quedaron con los derechos de agua, en como los estudios de impacto funcionan al límite de la información requerida, en la complicidad de la autoridad con los privados, apuntando al desarrollo económico como el elemento principal de desarrollo humano.

La desregulación en Chile es tremenda y las personas lo han enfrentado organizándose, “judicializando” los proyectos. Esto parece ser un problema y es por eso que recién se toman medidas. Yo esperaría del Estado que se adelantara a los conflictos, que estableciera formas de resolverlos, pero el problema no es que las personas se opongan a los proyectos, el problema o duda a resolver es por qué se oponen.

En un sistema tan injusto como el chileno, la oposición a proyectos que ingresen al EIA debiera ser creciente. Y si la regulación territorial se hace a espaldas de las personas, el problema persistirá.

23 de enero

Un desafío sin políticas concretas y que vayan al fondo del asunto no pasa más allá de ser una tibia carta de intenciones difusas con perfume a marketing elaborada por un publicista y no por un estadista. Para nada se refiere a un sistema que ha entregado el desarrollo del sector energético y la aplicación de las tarifas a poderosos consorcios financieros que conforman un sector altamente concentrado e integrado verticalmente, donde no es por mera casualidad que tengamos las tarifas de gas y electricidad más altas de continente y entre las mayores del mundo. No es posible promover la inversión meramente por la vía de asegurarles a los inversionistas tarifas abusivas, sino que francamente depredadoras.
2. Si bien es cierto que la desindustrialización es incentivada por los altos precios de la energía, no es menos cierto que la industria nacional ha sido progresivamente destruida al permitir que los monopolios que dominan nuestra sociedad de mercado puedan opera sin cortapisas impulsando sus proyectos extractivistas, rentistas y comerciales, prefiriendo la importación de bienes de consumo y de capital, y la exportación de materias primas, sobre el impulso de la industria productiva interna.
3. No basta con la buena onda; también hay que aplicar incentivos reales a quienes quieran optar por el uso de fuentes de energía más ecológicas , a veces hasta más económicas, y la eficiencia energética. Hoy en día los incentivos son perversos, puesto que sólo buscan que las empresas generadoras, transmisoras y distribuidoras aumenten sus utilidades gracias a las mayores ventas que producirá un mayor consumo, sin tampoco exigirles el pago de las externalidades negativas que producirá la expansión de la oferta.

25 de enero

Esperé lo suficiente…..

Típico de Político a la Antigua, lanza un mensaje y no responde preguntas….

Una lata.

26 de enero

Cuando un Ministro escribe una columna de opinión y no se toma el tiempo de contestar, esta diciendo que el no la escribió y le interesa un pito la opinión de la gente; si la escribió que esta profundamente arrepentido. Todo lo que diga sera usado en su contra y esta columna representa eso.

solopol

27 de enero

Para un ministro no debe ser tan facil escribir una columna de opinion. Pienso que mas que criticar por que no responde, hay que valorar que escriba, porque probablemente con esta actitud ningun otro ministro vuelva a escribir. Como sociedad somos muy buenos para exigir el máximo de perfeccion posible, somos perfeccionistas y nos frustramos cuando las cosas no salen 100% bien. Se aprende sobre la marcha, y si correteamos a los politicos de estos primeros intentos de comunicarse, no lo haran mas. Valorable intentar algo distinto, con un tema interesante y actual.

29 de enero

Amigazo

Partí felicitándolo, después, esperé para cuestionar su capacidad de dialogo con la ciudadanía.

Y como todos nosotros… si le falta tiempo, sera porque no va al baño? jajajaja

edu

28 de enero

No es aceptable tampoco; que donde existen carboneras toxicas, las comunidades sufran silenciosamente y diariamente el impacto negativo, de respirar aire sucio,ademas, impactar negativamente recursos economicos y calidad de vida de pescadores. Mejillones tiende a una calidad de aire, parecido a Beijing, todo es cuestion de tiempo.

30 de enero

Que Endesa detenga sus proyectos de Punta Alcalde e Hidroaysén es un claro triunfo de la movilización popular, de los ambientalistas y en general de todos los que aspiramos a una mejor calidad de vida, en equilibrio con nuestro ecosistema, sabiendo a su vez que esta es una batalla por el bienestar de la mayoría. Es decir, cuando defendemos nuestro acceso al agua, cuando le decimos “no” a un modelo de “desarrollo” extractivista, basado exclusivamente en la explotación de las materias primas y neoliberal hasta el tuétano, lo que hacemos es reivindicar la vida, la nuestra y la de las futuras generaciones.

En ese contexto, el combate en favor del medioambiente hay que llevarlo hasta las últimas consecuencias; es la única manera en que los trabajadores recuperemos la dignidad y el valor de nuestro esfuerzo. En una oportunidad lo dijo más o menos de esta manera el propio Marx: hay que ir al fondo de los problemas y la raíz de los mismos es el hombre. En el caso del medioambiente significa que si éste es violentado, que si desaparecen especies, que si se secan los ríos y que si se destruye la tierra la causa primera es el modo capitalista de producir y de distribuir las mercancías. De ahí que no tengo problema en participar en una marcha mundial por la paz, siempre que se entienda que si existe la guerra es porque detrás de ella hay un imperio con sus datélites que necesita recursos y que por ello invade países, coloniza otros, etc.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La industria 4.0 se apoya esencialmente en el análisis de grandes volúmenes de datos, la computación en la nube, la ciberseguridad, la robótica y la integración de los procesos. Se aspira a que toda em ...
+VER MÁS
#Tecnología

Hacia una empresa inteligente

Con la escasa información y poca congruencia que aún se tiene de los programas de los candidato(a) s a la presidencia y de cara a los resultados a obtener a marzo del 2022 así: ¿No sería lo mismo el ca ...
+VER MÁS
#Política

¡Atención electores de Chile!

Esto no se trata de quién gana y quién pierde, se trata de devolver la vida al boxeo, en general como historiador escribo columnas sobre la época dorada del boxeo entre 1930-1960 cuando el boxeo llevaba ...
+VER MÁS
#Deporte

La vuelta del público al boxeo

Entonces les enseñamos a los niños que si quieren ganar un partido deben dar directo al hueso para dejar deshabilitado al contrincante. Ese directo al hueso se refleja en las famosas planchas, (cuando ent ...
+VER MÁS
#Internacional

En el fútbol, como en la vida misma

Popular

Sólo nos quedará ver que pasa en la segunda vuelta, con los mismos actores que conocemos desde la vuelta de la democracia, que aunque las reglas han cambiado y nuevos actores han entrado, siguen siendo lo ...
+VER MÁS
#Política

Segunda Vuelta: La antesala de una crónica anunciada

El Chile de todos no merece un gobierno de derecha que signifique retroceder en los cambios de largo aliento, sino más bien uno que se atreva a generar políticas responsables que no dinamiten el camino t ...
+VER MÁS
#Política

El eterno retorno: Desafíos de la centro-izquierda chilena

Para algunos, en lugar de la resignación, la única alternativa podría ser la violencia, lo que supondría un retroceso en el desarrollo de la humanidad y un nuevo golpe contra la paz mundial.
+VER MÁS
#Internacional

España, capital Bagdad

Esperaríamos que este y futuros gobiernos anuncien con la misma fuerza que anuncian una operación policial claramente discriminatoria, un programa social destinado a enfrentar definitivamente la condició ...
+VER MÁS
#Política

Huracán y las vacaciones de Aleuy