Columna en Energía
0
Difunde: Whatsapp

2016: el año cargado a la Biomasa

IMG_0257

El 2016 debe ser recordado por quienes estamos vinculados al sector de la leña y biomasa, como un año cargado de buenas noticias. Hitos como la promulgación de la Política de Uso de la Leña y sus derivados en calefacción realizada en abril en la ciudad de La Unión; la creación del Comité Interministerial de Leña, en el que por primera vez se institucionaliza el trabajo integrado para abordar el tema por parte de los Ministerios de Energía, Agricultura, Medioambiente, sumando a CONAF y CORFO; el lanzamiento de la Política Forestal 2015-2035 en mayo; y la presentación a la comunidad de la Estrategia Nacional de Cambio Climático y Recursos Vegetacionales (ENCCRV) en noviembre, constituyen definiciones concretas de políticas públicas que influyen en forma gravitante sobre el mejoramiento del sector productor de leña y, de paso, relevan la importancia del uso sostenible de la biomasa forestal para fines de producción energética en calefacción.


Es muy importante destacar el esfuerzo realizado por el Ministerio de Energía y de CONAF con su Estrategia Nacional de Dendroenergía al relevar la importancia de la leña en la matriz energética nacional. Sin embargo, es imperioso concretar durante el año 2017 la inclusión del Proyecto de Ley en la agenda legislativa del Gobierno antes que termine su período.


Para el Sistema Nacional de Certificación de Leña (SNCL), el 2016 fue un año de grandes aprendizajes, los que sumados a un arduo trabajo, han permitido avanzar de manera exitosa en los frentes de asistencia, apoyo, monitoreo de comerciantes y productores de leña certificada, así como también en el cumplimiento del programa de actividades establecido para atender las obligaciones que emanan de las consultorías que se desarrollan actualmente para CONAF, en el contexto de la fase de implementación de le ENCCRV.
El poner a prueba las metodologías y experiencia acumulada por el SNCL, bajo los conceptos y marco de acción de la ENCCRV, ha permitido corroborar la validez del modelo de intervención, la solidez de conceptos, visión, proyección y aplicaciones prácticas que ha promovido nuestra iniciativa desde el año 2003. En consecuencia, estamos conformes y contentos con lo obrado como entidad, gracias al compromiso de los equipos técnicos, administrativos, del área comunicaciones y directivos, desplegados en el territorio nacional entre las regiones de O’Higgins a Aysén.
No obstante, el 2016 también nos dejó ciertos espacios de preocupación, fundamentalmente relacionados con algunos compromisos gubernamentales aún pendientes. Tal es el caso del envío a tramitación de un Proyecto de Ley que reconozca a la leña su condición de combustible, que inicialmente había sido comprometido para consideración del Parlamento durante el segundo semestre de este año, lo que finalmente no se concretó por parte del Ministerio de Energía, que sí logró avanzar, mediante la conformación de un Comité de Académicos, en el desarrollo de una propuesta de estándar para la leña. Esto último, será un insumo muy relevante a la hora de la discusión del mentado Proyecto de Ley. A este respecto, estamos convencidos que concretar una reglamentación estatal en torno a la leña, constituirá una avance fundamental en el ordenamiento del mercado y de la actividad productiva de leña.
Es muy importante destacar el esfuerzo realizado por el Ministerio de Energía y de CONAF con su Estrategia Nacional de Dendroenergía al relevar la importancia de la leña en la matriz energética nacional. Sin embargo, es imperioso concretar durante el año 2017 la inclusión del Proyecto de Ley en la agenda legislativa del Gobierno antes que termine su período.
Por otra parte, y no menos relevante, es la creación de la primera Asociación Chilena de Biomasa (AChBIOM), a la cual el SNCL fue invitado en vista de su amplia experiencia y vínculo con el sector. Esta instancia de carácter gremial, viene a cumplir un importante rol de fomentar el posicionamiento del sector productor y de servicios asociado al uso de biomasa para uso energético, mediante una labor de articulación entre actores públicos y privados, apuntando a desarrollar el sector y mejorar su posicionamiento competitivo frente a los combustibles fósiles.

Otro hito importante del año pasado, lo constituyó la séptima versión de la Feria Internacional de la Dendroenergía de la Araucanía, FIDA Expo 2016, de la cual el SNCL formó parte una vez más en calidad de miembro de la comisión organizadora, liderada por la Asociación de Consumidores del Sur (CDS) y conformada además por la SEREMI de Energía, SEREMI de Medioambiente, Municipalidad de Temuco y CONAF, y que en esta oportunidad contó con el apoyo de CORFO a través de su instrumento de fomento integrado IFI-Dendronergía, por considerarse como una instancia clave para el desarrollo del sector y aportar al posicionamiento de la Política de Uso de Leña impulsada por el Comité interministerial. Tal fue el caso que en la oportunidad se produjo el segundo encuentro Leña Calor del Sur, que contó con la presencia del Ministro de Energía, del Subsecretario de Medioambiente y el Director Ejecutivo de CONAF.
Para concluir este balance, sólo queda mirar con mucho optimismo el 2017, esperando que en el ámbito externo se concreten iniciativas tales como la creación del Servicio Nacional Forestal, se ingrese al Congreso Nacional el PL que declara la leña combustible, se ratifique por parte del Senado el acuerdo de Paris y en lo interno sigamos contribuyendo a CONAF y al país, tanto en la implementación de la medidas de acción de la ENCCRV como en el fortalecimiento de la Estrategia Nacional de Dendroenergía.

Columna de opinión del Secretario Nacional del Sistema Nacional de Certificación de Leña (SNCL), Jaime López.

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores. Somos una  comunidad de expresión ciudadana que estimula el diálogo sobre la base del respeto. Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.