#Educación

¿Vemos cómo quieren en Chile al amigo cuando es forastero?

38 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Se hace difícil pensar que los versos adjudicados a Chito Faró los percibamos hoy como palabras de una canción inocente y cargada de chilenidad. En plena dictadura, recuerdo, Si vas para Chile era blandido con pinzas porque, aunque permanentemente se cantaba en todo y cualquier escenario como “el segundo himno nacional”, el enemigo, según palabras del propio Pinochet, venía de fuera, “El demonio es manejado por Moscú”, afirmaba.


Nuestra escasa visión de humanidad y el arribismo colectivo de creernos “los mejores de Suramérica”, ha hecho que demonicemos al inmigrante, que despreciemos al indio, al negro, al discapacitado, al feo, al petiso, al pobre, a los gordos, a los y las homosexuales y a cualquiera que se salga de los cánones de la sociedad estereotipada que pretenden imponernos

En una verdadera copia (in) feliz, lo mismo sucedía con otras dictaduras latinoamericanas, donde los extranjeros, ¡todos!, eran sospechosos y como ningún dictador quería ser menos ni sentirse débil frente a sus pares, Jorge Rafael Videla se les adelantó e impuso en Argentina la Ley N° 22.439/81, declarando que “todo extranjero es un eventual enemigo de la Patria”.

Ah, pero Chile, en una mentira colectiva, hacía gala de su hospitalidad y cariño por los de afuera, en el Festival de Viña, símbolo nacional de la estulticia, se le cantaba a los hermanos del mundo, se atropellaban las estrellas para entonar los versos almibarados de Faró, “si vas para Chile, te ruego, viajero…Y verás cómo quieren en Chile, al amigo cuando es forastero”.

Nada ha cambiado desde que, en 1942, Faró mostrara el famoso vals, somos farsantes, pues ideológicamente somos segregadores y prejuiciosos, nos avergonzamos del indio que llevamos dentro y tratamos de borrarlo, medimos a los otros con la vara diferenciadora. O sea, aún hoy, cuando mis compatriotas se oxigenan el pelo para verse más claritos y que nadie los confunda con zambo, el término extranjero sigue siendo acomodaticio, depende de quién sea y su proveniencia , si vienen de Europa, son lindos y blanquitos, son aceptados con la cara llena de risa, se les coquetea y los/las malinches aparecen a puñados; pero si los mismos foráneos proceden de tierras indígenas, tienen pómulo alzado y piel oscura, ¡cuidado, no vaya a ser que…!

Trato de mirar un poco hacia el pasado y advierto que estos versos siempre han serpenteado en el doble discurso; por un lado, mis compatriotas entonan la canción como una mera forma de repetir palabras al viento, un chauvinismo barato, que jamás nos ha retratado como sociedad abierta a la diversidad, porque los inmigrantes latinoamericanos son mirados con recelo, ¡ojo con el morenito!, no vaya a ser cosa de que el Kolla ése posea alguna enfermedad rara, ¿viste que la indiecita tiene otro olor? ¡Y que querís, poh!, si es peruana! ¿Y no viste las negras patas cortas? ¿Te imaginai que la hija de esa ilegal se le sentara en el mismo banco a la María Francisca Javiera? ¡Y el dedo admonitorio señala amenazador al forastero!

Hoy los extranjeros se han transformado en el centro de todos los males que nos afectan, ¡que nos vienen a quitar lo nuestro!, ¡que nos ocupan los hospitales!, ¡nos roban el trabajo! Y, lo último, lo más terrible, ¡nos están ocupando las escuelas!, quieren aprender a leer y a escribir, igual que la gente decente, quieren educarse acá estos nuevos rotos patipelados, ¡ninguna de estas motudas va a querer más ser nana, qué desastre!, ¿Y ahora quién me va a cuidar a la Pochita?

Esta preocupación migratoria y de usurpación de espacios, está intranquilizando a la alcaldesa de Antofagasta Karen Rojo quien, mediante declaraciones xenófobas, dice: “Nosotros estamos abandonados. Como municipio, Antofagasta pierde [sic] cerca de 900 millones sólo para atender la educación de los niños extranjeros. Tengo más de 2.500 niños y el 96% de éstos no tiene RUT. Entonces, yo no recibo dinero por ellos, y con la misma plata de todos los chilenos debemos recibirlos por igual. En salud es algo parecido”.

Es inquietante la denuncia de la alcaldesa, sin embargo, educar a niños y niñas jamás debe ser considerado como pérdida o un gasto, sino como una inversión en políticas públicas, son inversiones a largo plazo. Declararlo como pérdida es una visión estrecha, mezquina, limitada y retrógrada, reduccionista respecto a que cada vez que se destinan recursos para temas sociales no hay un retorno lucrativo, como sí sucede con las privatizaciones, que bien sabemos todos cómo funcionan y se desarrollan en Chile, con su tajada particular, boletas voladoras, bono extra por aprobación y un puestito reservado “a lo amigo”, más otros tantos chanchullos particulares.

Como si los chilenos no fuéramos para nada discriminadores, prejuiciosos y xenófobos, racistas, los versos recordados hoy aquí, nos llevan también a pensar en el facho interno que al menor descuido se nos asoma, ¿qué sucede con nuestros propios connacionales de piel más oscura? El libro Abriendo las puertas del aula, del investigador nacional Jorge Manzi, nos revela que entre nosotros está presente esta diferenciación sórdida entre “negros” y “blancos” en las instituciones escolares, ¿se acuerdan del negro curiche?, pero también está “la yogurt de mora” y “el cochayuyo con ojos”, por recordar sólo algunos apodos, “para un alumno «moreno» se esperan menos años de estudio, menor competencia profesional, mayor desempleo, menores niveles de salario y menor nivel socio económico”, nos expresa Manzi.

Nuestra escasa visión de humanidad y el arribismo colectivo de creernos “los mejores de Suramérica”, ha hecho que demonicemos al inmigrante, que despreciemos al indio, al negro, al discapacitado, al feo, al petiso, al pobre, a los gordos, a los y las homosexuales y a cualquiera que se salga de los cánones de la sociedad estereotipada que pretenden imponernos, nos quieren bellos, mujeres siliconadas, teñidas e incultas; varones altos, tostados, musculosos, triunfadores, hermosos e ignorantes. Ni negros, ni judíos, ni árabes, ni maricones, ni cojos, ni pobres, ni… ¡Debemos educar para la diversidad!

TAGS: #Migrantes Educación Inmigrantes

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Juan Montero

23 de diciembre

La verdad es que ningún chileno o chilena lo va a decir públicamente: No queremos negros porque ensucian la ya depravada raza chilena, no queremos chinos porque nos revela lo que somos, descendientes de mapuches y su vez de los mongoles; queremos razas caucasicas, altos, blancos, ojos claros, pelo liso con tendencias rubias. Duela a quien le duela, esa es la verdad.

23 de diciembre

Hal Juan: casi con desenfado, UD. habla de “raza chilena”, no la conozco como tal, pero puedo asegurarle que somos un revoltijo más que una raza, conviniendo que los especialistas reconocen, únicamente, tres tipos: blanca, negra y amarilla y, como primitivo, la australiana; todo lo demás es mestizaje, no hay más. Nuestro pueblo se ha ido construyendo mediante cruza de sujetos, como los nativos (amerindios o indoamericanos) con los colonizadores y, luego, con todos los que vinieron o se detuvieron en esta larga y angosta faja de tierra: en el sur vascos, croatas (ex Yugoslavia), algunos alemanes escapados del 3er. Reich, en el norte ingleses y chinos, también debido a las guerras de Europa vinieron varias corrientes inmigratorias y/o refugiados, entre ellos Rusos, Españoles, Italianos, Austriacos, etc., más otros tantos pillos y asesinos que asolaron las costas americanas (léase piratas). Y como en Chile queremos tanto al amigo cuando es forastero, muchas de nuestras paisanas han tenido amores y amoríos, cuyo fruto es hoy este crisol de razas que estamos presenciando. Cuando yo era estudiante de Escuela Primaria, recuerdo que eran muy mal mirados y perseguidos los mapuches, denostados, ¡y eran criaturas!, mal tratados por los propios docentes, nos los ponían como “lo diferente”, tenían piojos, eran sucios, hablaban mal, (aunque no fuera así) y la niñita rubia era buena, linda, así fuera recontra porra. No hemos cambiado, está en nuestro ADN, somos arribistas y desclasados.

24 de diciembre

Otro interesante articulo de Daniel porque en el debate sobre inmigrantes va mas allá de la discusión si ellos suman o restan: Ahora es el turno de los inmigrantes para reflejar nuestro lado mas oscuro: al resaltar con prejuicios las diferencias en un mundo tan diverso construyes fácilmente una barrera contra… ¿contra que? ¿A que le tememos?. Sólo defendemos nuestra codicia, que debería ser mas temible que lo que discriminamos.

Impresionante “Pandillas de Nueva York”, muestra la guerra interminable de los inmigrantes irlandeses que estaban en la ciudad contra sus compatriotas que iban llegando. La gente que logra derrumbar barreras de entrada parece que sólo sirve para fortalecerlas una vez que entró. En mi visión esos círculos impenetrables de gente con plata o con apellido tienen los mismo valores del sindicalismo o el sueldo mínimo y leyes “proteccionistas”: Una vez contratado en una pega prefieres que los recursos sean para mejorar tu situación en lugar de facilitar que contraten mas gente. Dicen que el que tiene sin haber tenido nunca antes es el mejor constructor de prejuicios.

Es el turno de los inmigrantes.

Saludos cordiales

24 de diciembre

Hola, José Luis, gracias por comentar. Me parece de suma importancia que el tema sobre la inmigración sea tratado y discutido, con la seriedad que amerita, sobre todo hoy, en un mundo tan complejo y cambiante como el que nos toca atravesar como país, donde guerras étnicas (el caso de la ex Yugoslavia), otras religiosas (Medio Oriente) o algunas totalmente políticas, donde un Imperio intenta apoderarse de las riquezas de los países pobres, dejando a su paso guerras fratricidas; esto hará que cada vez haya más refugiados, desplazados, exiliados u otros en busca de mejores opciones de vida. En América tenemos los haitianos, país extremadamente pobre, dominicanas traídas al país por bandas criminales, bajo engaños y promesas y luego son sometidas a redes de prostitución, bolivianos que son ingresados clandestinamente, indocumentados, que vienen en período de cosecha, explotados por grandes chilenos terratenientes de nobles apellidos. Por mezquindades y chauvinismo barato, hemos banalizado un tema extremadamente sensible y, como bien dice UD., aparece nuestra codicia, egoísmo estúpido, que únicamente muestra nuestras miserias humanas. Si verdaderamente nos llenamos la boca diciendo que Chile es un país en vías de desarrollo, el desarrollo se logra con muchas manos y no sólo con las locales, sumar es lo que cuesta, el problema es cómo organizamos las necesidades con todos adentro, sin recortes, sin explotación, sin subempleo, aplicando justicia social, para todas y todos.

hfgjhdgfsdf

24 de diciembre

Estimado Magíster en Educación Artística:

Su exposición basada sobre la idea de la mala sociedad que somos, o bien de la intolerante sociedad que somos, o bien de la discriminatoria sociedad que somos, o bien de la sociedad que usted critica, que culmina con la recomendación ¡Debemos educar para la diversidad!, me hace pensar que debemos seguir cierto patrón de educación asociado a un esquema que nos haga ser una mejor sociedad, y ya que usted lo indica, me parece adecuado que sea usted la primera persona, aquí, en escribir en 1500 caracteres, una mini clase, magistral o no, sobre educación para la diversidad, que eduque para la diversidad y que tenga por objetivo que seamos una mejor sociedad.

Supongo que eso es lo que usted quiere. Ser el ejemplo educando para la diversidad, así es que pienso que sirvo a ese interés que cumplirá en parte su deseo de educar para la diversidad, pidiéndole la primera clase que eduque para la diversidad que pueda surgir en los comentarios de su columna. Tal vez usted no tenga esa clase preparada y no sé si tendrá el ánimo de improvisar, pero, como su artículo indica que es necesario que eduquemos para la diversidad, pensé que usted tendría mucho interés en hacer una clase para la diversidad.

Sin más que añadir por ahora, y si está de acuerdo con lo que esto pareciera ser en lo que debiera decantar su columna, concédame el proceder entonces con esa clase, sin que sea necesario preámbulo alguno…

24 de diciembre

¡Que discurso tan enrevesado, qué pobreza mental! Oiga, ¿por qué destila tanto encono hacia mi persona, hacia mis escritos e incluso hacia mi grado académico, le molesta? ¿me conoce, le he hecho algo? ¿Sabe?, mejor escriba su propia columna, plantee temas significativos para la sociedad y trate de poner ideas en confrontación, no ataques cargados malestar hacia otros que sí se interesan por exponer contenidos sociales y buscar soluciones. El piedrazo a mansalva no se resuelve nada, póngase a pensar, hay mucho para investigar, decir y buscar “soluciones creativas en conjunto”. Ya sé que a UD. el término lo inquieta, pero es así, “en conjunto”, como “sociedad organizada”. Señor, le insisto, póngase un nombre, su anonimato es patológico,yo busco la mirada, la cara de los otros, el pensamiento de, con y entre otros humanos, no me escondo detrás de unas letras. Ah, y me encantaría dar una clase magistral sobre “Educación en, para y con la diversidad”, en Chile, hoy más que nunca, hace falta, pues UD. mismo es un caso diverso, que deberíamos tratar y no esconder, exponerlo, porque existen sujetos así, que se ocultan detrás de un número, de unas letras, de un diminutivo, de una máscara virtual, entonces debemos buscar el porqué de esa conducta, dónde se halla el bloqueo que los hace taparse, qué les sucedió para que deban actuar desde ese lugar, del ocultamiento. Otra cosa, no se moleste tanto por lo que yo escribo, moléstese por lo que no escribe UD., puede ser una pata que falta.

gfdgdfg

24 de diciembre

“” y me encantaría dar una clase magistral sobre “Educación en, para y con la diversidad”, en Chile, hoy más que nunca, hace falta… “”

Escríbala entonces aquí, sin desviarse del punto, porque en esto decanta su columna, en dar clases de educación para la diversidad. Parta dando el ejemplo…

24 de diciembre

Estimado desconocido, yo no doy clases donde UD. quiera que ellas se desarrollen, ¿me quiere obligar? No sea iluso, UD. no me obligará jamás a nada, ¿no se da cuenta que conmigo no le da el cuero? Mire, yo las clases de perfeccionamiento y capacitación las doy para un conglomerado de docentes en servicio y frente a curso, previo a un programa establecido para las más diversas especialidades educativas, todo bajo el auspicio de alguna institución superior, acreditada, que esté interesada en desarrollar los contenidos que están dentro de mis dominios, ¡y desde los lenguajes artísticos claro que puedo hacerlo, llevo 25 años dando capacitación y perfeccionamiento docente! No le quepa la menor duda que estoy capacitado para ello, no le tengo que pedir permiso a UD. ni tampoco tengo que esperar su aprobación. Entonces, en ningún momento me he desviado del tema, mi tema ya ha sido expuesto, es ese que publiqué y si UD. se atreve a dar otra mirada, entonces escriba UD. lo que le parece más correcto, pero no me lo pida/exija a mí, ¿quién es UD.?

Amelia

24 de diciembre

Daniel, me parece que el señor de las letritas lee poco o lee lo que le interesa, porque demás está decir que siempre se ha criticado que somos una sociedad cartuchona, hipócrita, doble estándar, represora y otras tantas lindezas más, a la que hoy podemos agregar xenófobos y homófobos. Yo no sé si usted se acuerda cuando a Dra. Cordero trató de indio horroroso a Alexis Sánchez, ¿qué fue ese arrebato?, ¿se da cuenta? O las declaraciones homofóbicas de K. Morandé en 2013, sobre las parejas homosexuales. Hacia donde miremos hay problemas de racismo, xenofobia, discriminación, arribistas que se creen mejores, desclasados que escupen a los de su misma ralea, insolidarios… ¡Y el tontito de las letras se viene a hacer el ofendido ahora! ¿Qué quiere el perla?, ¿que digamos que somos los más buenitos, los más solidarios? ¡Mentira, doble discurso! explotamos al necesitado, acuérdese del Fra-Fra abusando de las necesidades de los inmigrantes. Entonces, sí necesitamos EDUCACIÓN PARA LA DIVERSIDAD y esto es competencia de las autoridades, educar, educar y educar. No nos queda otra que machacar con el problema: EDUCAR o si no tendremos siempre a estos nacionalistas baratos que justifican golpizas, matanzas, represión, expulsiones masivas, discriminación, contrataciones en negro, prejuicios y estereotipos. Lo saludo y siempre esta vieja está para aquí, leyendo y metiendo la cuchara.

jhsdkjfhsdkj

24 de diciembre

parece que no habrá clase de diversidad.

el diverso caballero que escribe esta columna diversa, tomo una postura diversa que trata de forma diversa a alguien que le escribe diversamente.

su fiel seguidora diversa, la vieja diversa que mete la cuchara diversa, según su diversa forma de auto definirse, en este mundo diverso de formas diversas en que uno podría definirse a si mismo, se ha expresado diversamente, dando a conocer la diversidad de su pensamiento.

La diversidad se demuestra en que algunos somos capaces de leer diversamente y escribir diversamente sin ofender al otro de forma diversa.

parece que la diversidad nos persigue. Veo personas tan diversas que actúan diversamente en relación a diversos casos, entonces, si somos tan diversos , qué clase de diversidad debiéramos recibir o qué clase de diversidad debiéramos brindar.

?

mi redacción diversa, como una reacción diversa, clama desde la diversidad que ya somos diversos, y que debemos tener diversidad aceptando la diversidad, sin pretender uniformarnos bajo un criterio de “educación para la diversidad”, que no se explique en qué consiste, con un ejemplo.

agradezco entonces la diversidad que nos ha diversificado con tanta diversidad, tanta que unos critican a otros de formas diversas creyendo que su diversa forma de expresarse es .. tan diversa en resumen, y dentro de ello, tan altilocuente o despectiva

tal vez educar para la diversidad se haría desde un patrón que niega la diversidad

24 de diciembre

Señor de las letras diversas, ¿por qué no ocupa su tiempo en algo más productivo?

yo como lo que como

24 de diciembre

que usted mencione que “demonizamos y despreciamos”
es algo que sugiere que santifiquemos y apreciemos,
que seamos santos y que nos amemos.

Educar para la diversidad, es un tongo. Una frase ridícula que no significa nada, que por si misma no recomienda nada.

Si quiere expresar que seamos tolerantes con los demás, creo que debiera partir por usted mismo. También por saber que la intolerancia es parte de nuestra maldad. Si usted quiere que las personas sean tolerantes con los demás, que los acepten, y que no los discriminen o no los demonicen, debiera partir con el ejemplo. Y no lo hace. No tiene las palabras para expresar qué clase de amor debe tenerse por los demás.

Al contrario, usted vomita la misma mierda que vomitan todos. La misma conclusión criticadora que no comprende que somos diversos y que nos hemos diversificado en dos grandes grupos. Los santos y los hijos de los demonios. Unos pretenden ser santos y aman la santidad y tratan con amor y otros desprecian, ofenden, hieren, defraudan, infringen, y cometen toda clase de obra ajena a la santidad.

Entonces, usted le está pidiendo peras al olmo, santidad a los hijos de los demonios, a los hijos de la perversión y no sabe cómo pedírsela. No sabe cómo enseñársela y no comprende que jamás lo entenderían, porque son el grupo que no lo entenderá. Personas alejadas de la razón y el buen consejo, que usualmente piden un mundo laico. Que nunca pedirían enseñar la Biblia. Que no prefieren la santidad…

25 de diciembre

Sra., no soy catequista, no lo pretendo ni quiero serlo: soy ateo y no me interesa, en absoluto, enseñar la biblia ni desarrollar el evangelio en ninguno de mis escritos, a menos que tengan directa relación con los acontecimientos históricos, políticos o sociales; por lo tanto, predicar palabra santa no es de mi competencia y no lo voy a hacer. Con referencia a su nota, los documentos sobre Educación para la diversidad no los inventé yo, es materia curricular en los institutos superiores y aparece, por ejemplo, en documentos de la UNESCO, que tienen un poquito más de autoridad que UD. y yo juntos para trabajar el tema y ponerlo como el centro de muchas discusiones inherentes a nuestra sociedad. Se equivoca profundamente cuando expresa que pido santidad o demonizo, no lo hago, yo solamente expongo realidades que nos afectan y debemos buscar, entre todos, soluciones perentorias, no mirar para el costado, sino comprometernos y trabajar mancomunadamente para crecer como sociedad. Hace bastante mal en juzgarme a priori, de hecho dejé varios links con revistas especializadas que hablan de estos temas, no los escribí yo, están desarrollados por historiadores, cientistas políticos, antropólogos, docentes, cientistas de la educación, sociólogos, etc., écheles un vistazo y no sea tan arrogante. Si se cree santa, que ya es soberbia creérselo, predique con el amor y no con tanto encono, ¿cree que tirando toda esa sarta de antipatía e inquina la van a canonizar? No veo amor sino odio

gdfgd

25 de diciembre

no hablo de amor, sino de justicia
si quiere hablar con santos, búsq los

los links q dejó procuran solucionar un problema antiguo. Y no lo resuelven.

Q usted los licencie, doctoree y magnifique, me tiene sin cuidado. La prosa es barata.

Se jacta de ser un profesor de profesores, pero, apenas es ateo.
La Biblia habla del Maestro de maestros.
Del Señor de los señores
Del Rey de los reyes

Usted predica una teoría “sin conjundio” y si se lo hago ver c/encono, es porque procuro enseñarle y corregirle para q ponga atención.

La Biblia provee doctrinología COMPLETA para el problema que usted señala.

Con ella sí es posible hacer una clase sobre el “aceptemos lo diverso q somos”, o “convivamos aunq no seamos la misma especie o la misma raza,”

¿Qué le falta a la Biblia para resolver el problema q usted dice q “anuncia” y trata de resolver?

No lo resuelve sin la Biblia. Por favor, sea tan amable y edúquese con ella, si no lo ha hecho, para q piense en

educar para la vida eterna

y no para cuchufleterías de humanos q llevan estrellitas de distinción escolar en sus frentes y con ellas creen q se pueden defender

Si c/ algo se debe defender, es c/ la armadura de Dios

ceñidos vuestros lomos con la verdad
vestidos con la coraza de justicia
calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz
tomando el escudo de la fe, el yelmo de la salvación
y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios
orando en todo tiempo con … en el Espíritu

25 de diciembre

Oiga, ¿y qué quiere, que me haga canuto para contentarlo? ¡Era lo que me faltaba! Mire, ya se lo dije, soy ateo y no me veo para nada en los caminos del señor, no me imagino por las calles de Santiago, biblia en mano, cantando “ven a mí, pecador, que te espera tu buen salvador”. O tal vez me quiera en una esquina predicando “acuérdate de tu creador, en los días de tu juventud, antes que vengan los malos años y los malos días…” No, no tengo nada que hacer ahí. ¿Sabe?, la biblia y todos sus versículos no me sirven y tampoco me interesa catequizar ni hablar del evangelio, hubiera estudiado teología. Si UD. siente que las escrituras lo interpretan, ¡bravo!, bien por UD., ¿pero también me quiere obligar a una postura religiosa?: ¡Soy marxista! Oiga, ya se lo dije antes, lo suyo es PATOLÓGICO, veo neurosis y religión. Yo hablo de la diversidad y Ud, pretende enfrascarme en una línea de pensamiento unidireccional, de fanatismo e hipocresía. Pero ,¿quién se cree que es? ¿Por qué no va a predicar a la catedral evangélica?, ¡que son bastante cerrados! Va por un camino sumamente equivocado, si creyó que por el lado de lo religioso podía remecerme, se equivocó y no insista, comprenderá que ya pasé los 60 años y no me convencen así como así, aunque utilice algún latinazgo suelto para impresionarme o se centre el la biblia como libro de cabecera: “Timeo hominem unius libri” (Santo Tomás de Aquino).

mapuche

24 de diciembre

Uuuuy, ¿y qué será el muro que quieren levantar el Con-Cón? somos tan chilenazos, que se construye un muro pa que no pasen los rotos, ¿pa qué quieren bañarse en el mar esos rotos de porquería? ¡que se laven las patas en el estero! Por eso me gusta la Patty Maldonado, que dice que tiene 5 refrigeradores en su casa, uno especial para guardar el queso, el yogurt y el chancho pa’l desayuno, no como los rotos, que tienen uno solo. Ahí está la diferencia, los rotos por allá y los rotos arribistas por acá…Ay, perdón quise decir la gente linda por acá, me equivoqué. Y también la Dra. Cordero tiene la razón, los indios somo re feos, espantosos, y ella en cambio es bonita, alta, delgada, rubia, ojos verdes, esbelta, facciones de muñeca, cutis de porcelana, piernas bien laaaargas, una verdadera barbie. No, no creo, en Chile no somos nada de discriminadores, amamos a los pueblos originarios, a los pobres, a los discapacitados, a los viejos y a los inmigrantes, tal cual dice la canción “y verás como quieren en Chile, al amigo cuando es forastero”.

24 de diciembre

Muchísimas gracias por postear, también a los otros que lo han hecho. Les dejo este link, es la revista Revista de Ciudadanía Migraciones y Cooperación N°5, que también está en Internet y es una buena fuente de aclaración. Allí va la dirección electrónica:

http://ibdigital.uib.es/greenstone/collect/cd2/import/fainmigrantesbaleares/faib0003.pdf

También les dejo la N°3

http://ibdigital.uib.es/greenstone/collect/cd2/import/fainmigrantesbaleares/faib0001.pdf

Y como no puedo con mi genio, les dejo también la N° 4

https://core.ac.uk/download/pdf/32987245.pdf

Ahora sí tenemos mucho para ir pensando en conjunto. Si quieren, les puedo sugerir algunos textos publicados aquí en el continente, pero les dejo estas porque son bastante aclaradoras. Un abrazo.

fdsfsd

25 de diciembre

Esa manía suya de irse por las ramas creyendo que lo quieren obligar a hacer algo es lo patológico, aquí.

Usted es muy re cabeza dura. Se lo voy a explicar con manzanitas.

Si quiere blabla educación .. diversidad,

Muestre qué tiene. No lo hace porque no tiene nada. Se corre de hacerlo. Es el tema y se arranca. Avienta el tema y se esconde él. Deja unos links y cree que tiene una salva guarda que lo interpreta, pero, que usted es incapaz de resumir y de aplicar. Eso, Sr. es de alumno porro. De persona chanta que se las quiere dar de una cosa y no se la puede.

Luego, le hago ver que a su falta de consecuencia para plantear soluciones para el tema migración, persona despreciada y educación para que nos aceptemos todos,

que se suma a todas sus lecturas, clases que ha dado y recibido, LE SUME, mijo, LE SUME la lectura de la Biblia,

para que plantee soluciones, para que haga la clase, para que use la palabra justicia con propiedad.

No para que canutée, sea lo que sea que entienda por eso.

Las palabras de la Biblia no le sirven, porque es obvio que no las conoce, o no las entiende, porque es porro, porque no se le ha dado entenderlas, sin embargo, es sólo un texto más para su mirada y si no lo ha leído, sería bueno

que si quiere aportar soluciones, la use, iñor, para que su cuento camine, y no haga artículos llenos de desprecio por otros que desprecian, utilizando expresiones que los desprecian,

pero NO SOLUCIONES… NO PROPUESTAS

Per miso.

25 de diciembre

Recién le contesté, pero la nota, no sé por qué extraña razón, no apareció. Si aparece publicada más tarde, léala, sino, le pido que no me siga posteando sandeces, ¡es tan básico lo suyo! En vez de perder el tiempo en discusiones peregrinas, ¿por qué no deja la biblia de lado y va se a estudiar, en serio, a alguna universidad? Le falta lectura, está encerrado en en palabras, para Ud. sagradas, que no lo conducen más allá de mostrar su fundamentalismo, ¡es tan pesado!, ¡duro como un adoquín!, termina fastidiando su discurso repetitivo.

Servallas

26 de diciembre

Después de leer el artículo, y leer además las réplicas y contra replicas, uno se queda con una sensación extraña, no sobre el fondo del tema, la diversidad humana y sus aristas, un tema sobre el cual es muy fácil expresarse en un lenguaje políticamente correcto, pero muy difícil de actuar en consecuencia, quizás en nuestro país pasen generaciones antes que eso ocurra, quizás nunca suceda, es la naturaleza humana la porfiada y por cierto también, nuestras miserias culturales; la sensación extraña que queda de estos intercambios es la persistencia de una idea salvaje, creernos dueños de la verdad, algunos alcanzan esa supuesta cumbre leyendo filosofía, otros llegan a esa cumbre comprándose una ideología en particular, otros lo hacen aceptando e internalizando en su vida ideas religiosas, y quizás algunos lo hagan aceptando cada uno de los postulados científicos en boga, y así, cuando se llega a esa condición, a ese nirvana, cualquier otro argumento, cualquier otra visión no es más que ruido de fondo, quizás después de todo esa sea la iluminación.

26 de diciembre

Hola, Servallas, como siempre, gracias por comentar ¿pero UD. no cree que sí estamos ante el tema específico de Educar para la diversidad, que es el momento preciso? Sobre todo ahora, cuando tenemos una población significativa de inmigrantes y muchos compatriotas les han puesto vallas laborales, educativas e incluso de acceso a bienes sociales; o sea, “no queremos al amigo cuando es forastero” (o sí pero lejos). Y eso es peligroso, sobre todo en un mundo tan cambiante como es el que nos está tocando vivir, con refugiados, desplazados o simplemente sujetos que necesitan un lugar más seguro donde iniciar una nueva vida. También sabemos que la política de puertas cerradas hoy no sirve, porque el mundo se ha vuelto multicultural y diverso, si antes veíamos a un asiático caminar por Santiago, era mirado como algo exótico, hoy es común ver rostros extranjeros, otras razas en una tienda, un bar, un supermercado. Y esto sucede en todo el mundo, es algo natural el desplazamiento humano, consecuencia de los últimos movimientos, tal vez, desde la mitad del siglo XX, cuando estos problemas se agudizaron a nivel mundial, no sólo guerras étnicas, sino también hambrunas debido a catástrofes naturales, etc. Es ahora el momento justo para trabajar con dicha problemática, son temas que deben abordarse curricularmente, nuestros aprendientes deben conocer la temática de la inmigración y sus alcances. ¿Y si mañana nos toca a nosotros? No sabemos. ¿Hacia dónde va el mundo como hoy lo conocemos?

Servallas

26 de diciembre

Estimado profesor, soy humanista, lejos de los fanatismos y de las verdades politicamente correctas, intento reflexionar escapándome de los discursos que las mayorías aceptan sin más, izquierdas, derechas, religiosas, ateas, etc. y si, estoy de acuerdo con Ud., porque cualquier discriminación es un autoatentado, en síntesis, nadie puede hacer nada por nacer hombre o mujer, de esa u otra raza, aquí o allá, en fin, sólo un buen día nacemos y así mismo, un día morimos, por lo tanto no ha lugar a la discriminación de ningún tipo, aunque debo reconocer que las preconcepciones culturales pesan internamente como un saco de ladrillos, pero para eso tenemos los lóbulos frontales.

26 de diciembre

Muchas gracias, Servallas, y estamos totalmente de acuerdo, ¡para eso tenemos los lóbulos frontales!, como bien lo expresa Ud. Al parecer, a muchos compatriotas les cuesta demasiado trabajo ponerse en el lugar de otro/s, pensar, reflexionar, cuestionar, solidarizar, adherir, razonar, acciones comunes, que parecen tan simples, sin embargo no usan esos lóbulos frontales, entonces, atacan, persiguen, coartan, prejuzgan, etc. ¡Y así estamos y así nos va! Le agradezco una vez más y mantengo la esperanza en los procesos educativos y en todo lo que a través de ese engranaje podemos lograr como sociedad. Un abrazo

27 de diciembre

Con permiso. Me interesa comentar dos cosas relevantes en la conversación: “sí estamos ante el tema específico de Educar para la diversidad,”, y “Y eso es peligroso, sobre todo en un mundo tan cambiante como es el que nos está tocando vivir” dice el Sr. Tillería respondiendo a Servallas, y creo que se usa el drama migratorio para poner lo diverso en el mundo cambiante: ¡menuda combinación!
Lo interesante es que, como nos construimos desde afuera y no desde sí mismos, nos implantaron la idea que debíamos actuar sobre la realidad que no es más que lo que tenemos hasta este momento: la historia no cuenta; ¿a quién le interesa que no tengamos causas? Crecimos en las consecuencias y de ellas se nutre el lenguaje natural, el común y corriente que no necesita más rigor que el que se usa educándose “naturalmente”
Es claro que es muy extraño entender que, cuando se habla de los niños y jóvenes escolares, el tiempo se transforma y deja de ser lineal (el lunes seguido del martes o las 9 después de las 8); la temporalidad de los escolares más allá del hoy es incomprensible al lenguaje común y de la falta de la misma abstracción (que como cuestión profesional Paulo Freire pidió hace mucho a los profesores), creamos la necesidad de la “Educación para la diversidad” ¿La de los in o emigrantes o lo diverso que son los “individuos” que crecen en las escuelas con nosotros? (leer “individuos” como no divididos)
¿Qué le sucede al diverso cuando se le impone una diversidad que no construye?

27 de diciembre

Lo saludo, Profesor Donaire, y aprovecho para responder acerca de lo que expreso cuando digo “Y eso es peligroso en un mundo tan cambiante…”, No estoy usando el drama, sino que veo cómo en cada lugar donde llegan inmigrantes, pues no es sólo en Chile, éstos se tienen que aceptar desprecio, persecución, acusaciones infundadas, malos tratos, vivir con el eterno mote del “foráneo”, muchas veces no se los asiste, no tienen coberturas sociales, etc., ¿no le parece peligroso? En este mundo cambiante, hoy nos sentimos seguros, ¿y si mañana le toca a cualquier compatriota pasar a ser un “foráneo”, lejos del país, por causas insospechadas?, ¿no le parece peligroso? porque el inmigrante va a la deriva, llega a un lugar que no sabe qué le espera y cómo puede salir adelante. ¿Ha visto a las dominicanas en calle San Antonio, “trabajando” en el comercio sexual? Bueno, a muchas de ellas las redes de traficantes de personas les han quitado la documentación,¿y si las matan? Porque es sabido que esas inmigrantes son obligadas a cambiar de paradero, hoy en el Norte, mañana en el Sur y pasado, no se sabe, ¿no advierte el peligro que acarrea ser inmigrante? Entonces, no es un drama, es una realidad que golpea a la inmigración. No estamos preparados para recibir al diferente y trabajar con la diferencia, convivir con esa diferencia cultural, con esa diferencia incluso de color de piel e idioma, se los mira con desprecio, son víctimas de escarnio. Debemos tocar el tema en las escuelas.

Jorge Queirolo Bravo

27 de diciembre

Para los autores que quieren publicar de manera rápida, y sin someterse a esperas largas y tediosas, pongo a disposición mi editorial. Se llama Ediciones Altovolta. El tiempo de producción de un libro, incluyendo la impresión y corrección de textos, es de dos a tres semanas como máximo. No censuro los contenidos ni tampoco pongo trabas para publicar. El mínimo de ejemplares que se puede mandar a imprimir es 300. Lo ideal es que primero me contacten por teléfono. Mi nombre es Jorge Queirolo Bravo y mi número de contacto es el 998429732. Correo electrónico: jqueirolo@yahoo.com

ra

27 de diciembre

Sr. jqueirolo:

Lo felicito por la rapidez con que puede su editorial publicar un libro. En tiempos de los picapiedra esto habría sido magia. Lo lamentable es que aquí no hay humo blanco para indicar qué palabras debiera contener un libro que resuelva el problema más antiguo de la humanidad como sociedad, que son las migraciones, la convivencia con extranjeros y el desprecio que tenemos como seres humanos por otros seres humanos, que despreciamos por nuestra propia maldad, en general.

Así es que no habrá publicación que enviarle en esta oportunidad. Todos agradecemos infinitamente su visita y tendremos en cuenta que en el futuro próximo hay una editorial pronta y presta para batir tinta y prensar hojas que contengas letras, palabras, datos y razones.

Como recién estamos denunciando la existencia del problema más antiguo de la humanidad en esta página y en esta columna, es posible que aún nos demoremos en preparar un texto que considerar una clase magistral que enviarle para la sanidad de las naciones y de las personas, que se enfrentan a diario con la migración y el convivir con las acciones de nuestra falta de consideración por el prójimo, sobre todo cuando está próximo.

Deseándole que tenga un mejor año del que haya tenido, con publicaciones más exitosas de las que haya publicado, le saludo cordialmente en el nombre y con el permiso de todos los que participaron en la conversación que aquí tuvo lugar…

María Soledad

27 de diciembre

¡Qué bruto, ra! ¿en qué siglo vive? Las casas editoriales hoy no demoran lo mismo que en la época de Gutemberg, tal vez su diminuto cerebro vaya al compás de tiempos pasados, pero hoy la industria editorial es vertiginosa, hay modernas máquinas para avanzar a otros tiempos, sabe.
Da risa cuando habla del desprecio humano y de su propia maldad, entonces, ¿por qué no hace algo útil para cambiar ese desprecio por armonía, trabajo hacia el sufriente y bondad hacia el necesitado? Y otra cosa, si usted no puede publicar, porque su cabecita de pollo está lejos de producir ideas brillantes, deje a los otros que lo hagan, no reprima a otros, ¿cómo sabe si Queirolo contrata compatriotas más pensantes para publicar buenas ideas? Las suyas no, por supuesto, pero no opine por los otros, opine por usted mismo, no sea dictador, sáquese el represor que lleva dentro y dele rienda suelta a la libertad de los hombres, al pensamiento que construye, acepte opiniones ajenas, no solamente lo suyo debe ser respetado, lo de los otros también; en todo caso, se puede discrepar, le puede no gustar, para eso estamos los mortales pensantes, pero no para imponer ni invalidar lo que no es de su cortito pensamiento. ¿Es usted feliz?parece que no, tiene mucha rabia contenida. Espero que haya muchas publicaciones, que los libros de Queirolo florezcan y que alguno caiga en sus manos, para que le abra la sesera (y le cierre la tontera). Besos.

No se vaya todavía Sr. jqueiriolo

27 de diciembre

Desde la gracia de María Soledad han surgido frases y palabras que pueden servir a nuestro fin, que es redactar un texto sobre migración y problemas sociales que usted pueda plubicar. Si está interesado, pienso que tal vez María Soledad pudiera ser la persona más contenta con su venida.

Ella propone hacer algo útil para cambiar el desprecio por armonía, trabajar por quien sufra y sentir bondad hacia el necesitado.

Esto sugiere en primer término vivir con armonía, o actuar en armonía, o pensar armoniosamente. La armonía la podemos entender como un equilibrio y tal vez se refiera al balance entre el bien y el mal, en el que habita nuestra consciencia, aconsejándonos preferir el bien, para tener paz o armonía y para que se refleje en nuestro actuar, de manera que se facilite el entendimiento entre las personas y puedan vivir en concordia.

En segundo lugar, identificar a quien sufra y realizar ciertas acciones u obras por él, o para favorecerlo. Esto supone ayuda que puede ser de orden psicológica, espiritual, o bien material en alguna forma hacia la persona que sufre. En tercer lugar, habría que identificar al necesitado y describir qué acciones bondadosas podríamos hacer por él o para él.

Pienso que si se ahonda en cada punto, las personas inteligentes y con buenas ideas podrían completar unas cien o doscientas páginas que ya puedan ser de su interés publicar y así el consejo de María S. podría convertirse en un canon de vida a seguir, que nos haga aún más felices…

28 de diciembre

Una de las razones de nuestra forma de ser es por la ubicación geográfica de nuestro país, estamos en el extremo del mundo y prácticamente somos una isla, mar por un lado, cordillera por el otro y el desierto. Hasta hace muy poco tiempo ver una persona de color era muy raro y los extranjeros no eran comunes, ni turistas andaban por las calles.
Esto moldeo nuestra cultura y podemos decir que somos cínicamente racistas, es decir, aparentamos que no, pero en el fondo si lo somos.
Eso si, somos racistas selectivos, miramos en menos a los de piel algo oscura o que tengan rasgos indígenas, pero vemos de igual a igual a los de pinta “gringa”, nos creemos los ingleses de américa.

Distintas visiones de la migración

Saludos

28 de diciembre

Muchas gracias, don Fernando, había leído su artículo en días anteriores y me alegra verlo ahora reforzando un pensamiento. Muy bueno su aporte y ayuda a complementar mi idea. Un abrazo y vuelvo a agradecerle.

01 de enero

Lamento que entendiera que Ud. estaba “usando el drama”, cuando fui yo el que me permití poner la expresión “lo diverso en el mundo cambiante” que me parece un tema fundamental y de alto interés el poder analizar profunda y profesionalmente este asunto donde “lo diverso” está referido al ser humano con el que crecemos diariamente en las aulas. Esto cambia el sentido y propone una manera distinta y nueva de mirar la escuela y la pedagogía que necesita para que nuestros hijos (y también los inmigrantes), puedan crecer desde sí mismos y aspirar a ser libres, felices y responsables (¿una utopía?)
A estas alturas del siglo, entiendo que “la educación” prácticamente fagocitó subrepticiamente la escolaridad. Se constituye allí una situación de tal importancia y envergadura que, si se logra dilucidar, la atención escolar -en rigor no educativa-, para los inmigrantes, deja de ser un problema: simplemente nuestras escuelas y sus profesores “sabrían perfectamente que deben exigir” para también realizar profesionalmente esa tarea. En tal escenario no es necesario una “Educación para la [ésta] diversidad”, ya que se hace asimilable la escolaridad de nuestros hijos con la de los inmigrantes; la diversidad pasa a ser una cuestión de fundamento de la escolaridad haciendo evidente “la diferencia” entre ella y la educación.
Así, las dificultades se trasforman antes de llegar a constituirse en las consecuencias que Ud. bien señala: ¿será eso posible?
(Ver La diferencia de J. F. Lyotard. 1983)

02 de enero

Buen día, Profesor, le comento: no lo tomé como algo personal, simplemente me incluí como uno más de los que “usa el drama”, porque advierto una problemática a resolverse en conjunto y con urgencia, no me quedo fuera, no puedo mostrar el tema a los demás y yo estar al margen, sin involucrarme, primeramente, yo mismo, no es ajeno ni sólo para algunos, es social, es de todos, son políticas de Estado; Los enseñantes, debemos recurrir/buscar/promover/exigir/usar todas las herramientas para desarrollar contenidos sobre la inmigración y sobre la diferencia (social, cultural, religiosa, ideológica, etc.), de allí que plantee Educación para la Diversidad, porque el tema en sí se va agrandando, no se queda sólo en un puñado de extranjeros y otro color de piel, pasamos abruptamente a las minorías étnicas nativas, bastante despreciadas, con docentes que poco conocen para trabajar cotidianamente con nuestros aprendientes esos temas. Hablo de Educación para la Diversidad por su amplitud, porque nos abre la mirada más allá de la diferencia sobre los extranjeros, de allí que tampoco me incline sobre La Diferencia de Lyotard, prefiero a Z. Bauman, quien expresa “El rechazo salpica todo lo que está vinculado con los extranjeros: su manera de hablar y de vestir, sus rituales religiosos, la forma en que organizan su vida familiar, y hasta el olor de las comidas que preparan” ( Pensando Sociológicamente, Ed. Nueva Visión, Bs As. Cap. III, 2007). ¿Se da cuenta por qué insisto? Un abrazo.

02 de enero

Lo que todos esperaríamos de la socio-política es que sea capaz de dar solución a los problemas que dice enfrentar (espero que estemos de acuerdo en qué es “dar solución a…”); lo que sí tengo claro es los problemas “educacionales” son demasiado históricos para seguir buscando por donde demasiados han buscado; ahora si hilamos algo más fino y usamos algo de los avances de la filosofía de las ciencias del hombre, nos daremos cuenta que con una “pedagogía auxiliada”, sin una episteme que la distinga de otros saberes, poco podremos hacer los profesores en las escuelas y mucho menos con el lenguaje que domina lo educacional-social en estos días.
Ambos tenemos una diferencia paradigmática de características inconmensurables. Si Ud. mira los problemas educacionales desde la disciplina sociológica (Baumann es un pilar de esa disciplina), o desde las otras que históricamente “auxilian” a la pedagogía para constituir la “profesión” de profesor, no podemos ver lo mismo que si yo intento mirar los problemas que tienen hoy nuestros hijos en las escuelas desde una posible pedagogía propia: hablo de una “pedagogía escolar” propiamente tal. Los problemas existentes en las escuelas no están (no son) visibles para quienes los miran desde la educación y desde las consecuencias; creo que de ese modo es como se han perdido las causas de los eternos problemas educacionales que siguen sin solución.
¿Existe la tal diferencia?; ¿se aceptarán diferencias entre educación y escolaridad?
Saludo cordial.

02 de enero

¿Sabe lo que veo Profesor?, que nos damos vueltas siempre en lo mismo, sabemos y reconocemos los problemas de la educación, los hemos analizado desde perspectivas muy diversas, desde la sicología, la filosofía, la sociología, etc., pero cada vez nos apartamos más desde lo estrictamente educativo. Y lo sabemos. Pero, ¿qué hacemos? No hemos sido capaces de salirnos de la mezquindad del paradigma emparejador de la dictadura, tal vez la causante de esta eterna confusión, y ¡no ha pasado nada significativo que nos ofrezca alternativas a problemas cruciales que nos aquejan!, entonces nos abrazamos a salvavidas de otras disciplinas, donde la educación se mezcla con escolaridad y no salimos de allí, nos enredamos cada vez más; de ahí que proponga romper con lo establecido, por eso sigo hablando de Educar en y para la Diversidad, sigo abriendo la idea desde la amplitud, desde lo complejo y no quiero, bajo ningún aspecto, simplificar este “complexus”: hace casi 44 años que la escolaridad va por un lado y la educación por otro, muy disociadas entre sí. Entonces, también el problema está en los Institutos de Formación y es transversal a todo el sistema educativo, pues los docentes se han formado bajo una sola mirada, donde se reproduce esta ideología simplista, disociada, “la educación debe favorecer la aptitud natural del pensamiento para plantear y resolver los problemas y, correlativamente, estimular el pleno empleo de la inteligencia general” (Morin, 1999, p. 24). No lo hacemos.

04 de enero

Estimado, gracias por este compartir.
Llegamos al punto en que siendo explícita “la diferencia”-” hemos analizado desde perspectivas muy diversas” dice Ud.- y la “soslaya” aceptando que estamos en lo mismo, pero no reconociendo que estamos viendo cosas distintas; si se viera “lo mismo”, sin importar desde dónde se mira, esto no ocurre.
No creo que sea un problema reconocer que estamos en veras distintas, pero sí considero grave y trascendente el negar la existencia de la escolaridad “fagocitada” en la educación. Todo esto me resulta muy estimulante porque podríamos eventualmente estar representando el GRAN PROBLEMA conocido como Calidad de la Educación y haciendo visible que “habita” propiamente en el sistema escolar: ¡ahí está la soberana paradoja del entre siglos! De hecho, las políticas públicas generadas desde los 90 en o con el “modelo educacional vigente”, contienen este fenomenal dilema contemporáneo; si ellas no funcionan, como se espera, es que existen causas que no pueden ser controladas a pesar del inmenso esfuerzo por “soslayar” el dilema epistemológico (hay otros varios), de fondo, transformándolo(s) en un asunto político-social; es evidente “la diferencia” lyotardiana. Se llegó hasta crear una agencia para la calidad, y…, ahí vamos.
De Thomas Kuhn a los filósofos posmodernos, la inconmensurabilidad -vista ahora como “la diferencia”- resulta capital para ver lo que uno mira “sin extraviarse” demasiado del verdadero nuevo sentido-rumbo de la escolaridad para ellos

04 de enero

Perdón y con esto termino:
Cuando Ud. escribe: “No hemos sido capaces de salirnos de la mezquindad del paradigma emparejador de la dictadura” y luego argumenta, “…entonces nos abrazamos a salvavidas de otras disciplinas, donde la educación se mezcla con escolaridad y no salimos de allí”, yo digo que la dictadura produjo el modelo educacional y digo que este es el mejor tiempo para empezar a cambiarlo pero desde sus fundamentos, donde están los nuevos sentidos que queremos dar a lo que sucede en las aulas escolares.
El “paradigma emparejador de la dictadura” es otro de los innumerables inventos falaces que resultan ser, si somos capaces de recuperar el sentido de orientar los esfuerzos de los profesores en las escuelas a los niños y jóvenes que crecen con nosotros en las aulas para…, lo mejor que podamos inventar para nuestros hijos, antes ya lo dije: eso es más que suficiente. Ellos no pueden ser emparejados si creemos y crecemos profesionalmente definiéndolos esencialmente como únicos e irrepetibles; esto es poderoso y tremendamente complejo ¿se podrá entender que esto es suficiente para acreditar la falsedad de ese paradigma que no es tal?
Cuando se trata de nuestros hijos y de su escolaridad, nada más que eso porque ya es suficiente “el único problema que tienen las teorías (y las políticas), las que sean, es que ellas pueden estar mal hechas, pero lo que sí es aún peor, más grave y peligroso, es no disponer de filtros necesarios para determinar su calidad.”
Saludo

04 de enero

Profesor, no es un invento mío que la educación chilena fue decreciendo a partir de los primeros bandos de la dictadura: octubre de 1973, fecha en que se retomaron las clases; o sea, desde allí se fueron resintiendo tanto la educación como escolaridad y se comenzaron a privilegiar instituciones privadas de dudosa calidad, hasta la aparición de sostenedores, vulgares comerciantes. donde cualquier ignorante o amoral podía poner, si se le antojaba, un colegio, gastarse los subsidios y mantener un personal docente bajo la línea de pobreza. Ni hablar de la calidad. Lo sabemos y no es acá el punto de discusión, pero esa fue la primera parte del gran deterioro. Los gobiernos democráticos, tal vez, mejoraron la escolaridad, no así la educación, que se ha mantenido bajo ese paradigma simplificador que tantas veces he denunciado y que poco o nada se hace para revertirlo, pudiendo mejorarse drásticamente; es más, podríamos haber sido un buen modelo educativo, pero poco ha importado, sólo se mantiene la escolaridad, hoy, incluso, es ya insuficiente, necesitamos más. Si tenemos, al día de hoy, malas políticas, es porque tampoco hemos sido capaces de hacer grandes propuestas, no tenemos en cargos ministeriales pedagogos sino, muy por el contrario, tecnócratas, ingenieros comerciales, economistas, etc., que sólo privilegian que los números les cierren. Los números deben cerrar con la gente adentro, de modo contrario ningún cambio nos va a favorecer y la escuela será más de lo mismo.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Queremos que los educadores disfruten de su profesión, que se sientan realizados y orgullosos de tener uno de los trabajos más relevantes, que benefician a quienes nosotros consideramos justamente las per ...
+VER MÁS
#Educación

Educación de párvulos, la profesión más importante del mundo

La ley de pesca es mucho más que pesca, es una deuda pendiente con Chile. Es la luz de alerta para entender que nuestra democracia es frágil y las políticas públicas pueden conllevar privilegios inexpli ...
+VER MÁS
#Política

Ley de pesca, mucho más que pesca

Se espera que en este mes de campaña el sector de los grandes empresarios y las consultoras y bancos de inversiones redoblen sus mensajes sobre el impacto positivo para la inversión si gana Piñera y vice ...
+VER MÁS
#Política

El balotaje y un nuevo ciclo político

Hagan lo que hagan los seguiré respetando, esto es política y todo puede cambiar en dos segundos, pero si queremos dejar de lado las políticas del terror, pensar que no hay ningún punto de acuerdo entre ...
+VER MÁS
#Política

Pacto RD-RN-Evopoli

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

El capitalismo es una buena herramienta, siempre y cuando y por una avaricia desmedida genere abuso, se destruya el medio ambiente y deshumanice las relaciones entre las personas.
+VER MÁS
#Sociedad

El Burro, la Zanahoria y la utopía del crecimiento económico eterno