#Educación

Textos escolares: leer el mundo real

13 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Los niños y niñas inician su aprendizaje a la lectura antes de llegar a la escuela. Pueden reconocer símbolos, sus nombres (algunos incluso pueden escribirlos), títulos de una revista, rótulos de productos comerciales o textos en un libro infantil. ¿Por qué pueden hacer esto? Porque están profundamente motivados por descubrir y reconocer el mundo que los rodea. Y mientras más estímulos encuentren en su entorno inmediato, más posibilidades tendrán de aprender a leer, incluso antes de entrar a su primera aula.

Pero en la escuela solemos desconocer estos aprendizajes previos. Aún más, los descalificamos y comunicamos a los estudiantes (y a sus padres y familiares) que no saben leer mientras no desarrollen habilidades más sofisticadas, relacionadas con la decodificación de las herramientas instrumentales y estandarizadas que hemos asociado al lenguaje.

Por esto, entre otras razones, las metodologías más recientes relacionadas con el aprendizaje del lenguaje y la escritura, proponen vincular directamente la realidad cotidiana de los estudiantes con los textos que se revisan y producen en la sala de clases. Se trata de los “textos auténticos”. En el aula, estos recursos son interrogados (Jolibert, 1993) por los estudiantes para poder comprender su intencionalidad, identificar su estructura o aprender nuevo vocabulario, entre otras posibles actividades didácticas.

Este es el motivo por el que algunos textos escolares incorporan avisos publicitarios reales y dirigidos específicamente a la población infantil. Se encuentran insertos en estrategias didácticas de interrogación de textos y con el propósito de que los estudiantes puedan reconocer sus significados. La publicidad es analizada como un recurso o estilo de comunicación unidireccional e intencionado. Los estudiantes deben criticar el mensaje, detectar su sentido, analizar su consistencia con las imágenes, colores y símbolos utilizados. Se trata, básicamente, de comprender activa y críticamente un texto.

La polémica surgida, a partir de un artículo de prensa denunciando la inserción de avisos publicitarios en textos escolares, no ha considerado estos componentes pedagógicos y rápidamente se ha desplazado hacia el campo de los principios ideológicos sobre la sociedad del consumo y la supuesta perversa penetración del mercado en nuestro sistema escolar.

Creo que esa línea de debate es errada y nos hace perder la oportunidad de discutir el fondo del problema. El problema no es si los avisos publicitarios son reales o ficticios. El real debate se relaciona con el aprendizaje de nuestros estudiantes.

¿Son las actuales didácticas (ofertadas en los textos de estudio) las más adecuadas, para obtener mejores resultados en los niveles de comprensión lectora de nuestros estudiantes?

¿Están preparados nuestros profesores, para utilizar las metodologías propuestas en los textos de estudio?

Un debate, de estos alcances, requiere mirar con mayor profundidad el impacto que los textos escolares están teniendo en nuestras nuevas generaciones. Si bien existen algunos estudios puntuales y muestrales sobre los libros de estudio, es necesario realizar mediciones de uso y evaluaciones de impacto que permitan detectar oportunidades y falencias de este vital recurso de apoyo al aprendizaje.

Finalmente, si los involucrados e interesados en educación no logramos tener una buena comprensión de nuestra realidad escolar, ¿por qué vamos a esperar que esto suceda en nuestras aulas? 

* Lea también Infomerciales educativos: ¿qué haría un profesor competente?, contrapunto en este debate.

** Hugo Martínez es Profesor y fue Director del Programa Enlaces del Mineduc y el portal Educarchile.
 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

06 de abril

Bienvenido al Chile del consumo, sr. Martínez. Yo, prefiero optar por un modelo educacional donde el aprendizaje apunte a un crecimiento ético de los niños/as. Claramente, sus argumentos van en otra dirección.

06 de abril

Hola Marcelo.
No tengo diferencia contigo respecto a la ética en el aprendizaje y me molesta que el consumismo bombardee a nuestros estudiantes periódicamente.
Pero en este caso, intento justificar desde la didáctica el uso de textos auténticos en el aprendizaje y en los textos escolares, los avisos comerciales son un tipo (hay muchos más que también suelen usarse en los textos escolares).
Mis argumentos van en esta última dirección.

Keko

17 de julio

Eu ganhei a amotrsa, senti o cheirinho (uma deledcia mesmo) mas dei pra uma amiga, pq ne3o uso LUX (eles testam em animais). Eu sinto e9 falta do DOVE, que eu amava! Esse sim deixa a pele aveludada, cheirosa e nem precisa de hidratante depois!

06 de abril

“El problema no es si los avisos publicitarios son reales o ficticios…”

Ese es precisamente el error, el problema es que los avisos publicitarios SON reales.

El tema no es estar en contra de la enseñanza de la publicidad, yo creo que está bien que los escolares entiendan esta forma de comunicación, porque es eso, es una forma de comunicación y no una verdad absoluta que deben aprender. Sin embargo, si le presentan a un niño un jingle que debe aprender como ejercicio para la clase eso quedará en su cabeza, lo cantara y se identificará con un producto real y esto no significa que haya entendido lo que es o como funciona la publicidad, significa que simplemente ha entrado en el sistema, en el mercado, que es una parte más de la cadena.
Me parece notable que la gente haya reaccionado, lamentablemente todo se queda en la pelea de siempre, la derecha, la izquierda, el gobierno actual o el anterior y lo que siempre se olvida es la educación, que es finalmente lo único que importa. El tema acá debería ser que las nuevas generaciones reciban una buena educación, una educación que sea imparcial, que permita evaluar y criticar, que les enseñe a los alumnos a escoger, a diferenciar y no repetir como loros para después buscar en el mercado lo que aprendieron en clase.

06 de abril

Hola Carolina.
Concuerdo plenamente con poner en el centro del problema los aprendizajes. Me hace mucho sentido la visión que compartes sobre los estudiantes repitiendo y memorizando un Jingle. Cuando eso ocurre, el problema no es del texto de estudio (que recomiendo algo totalmente diferente) sino que del profesor que probablemente no tiene las competencias para utilizar crítica y activamente el texto escolar. Me temo que el buen diseño didáctico no es suficiente, también se requiere buenos docentes que apliquen creativamente estas orientaciones. Hay mucho que hacer en este campo y sobre eso necesitamos avanzar.

06 de abril

Estimado Hugo,
Si bien estoy de acuerdo con discutir el componente pedagógico, estoy en desacuerdo con que la línea de discusión ideológica sea errada. Creo que tu texto cuestiona el carácter real de la penetración del mercado en nuestro sistema educativo, cuando la educación es explícitamente descrita en términos mecantiles.
Ahora, respecto a la discusión pedagógica, creo que es peligroso hacer la separación de “la escuela” y “el mundo real.” Es como si los doce años de escolaridad obligatoria fuesen una realidad paralela, algo que no es parte de la experiencia de vida de los estudiantes. Estoy de acuerdo contigo en que es necesario reconocer la experiencia cultural de los niños y niñas con fines de diseños pedagógicos, pero creo que si la escuela (por naturaleza) le otorga un grado de direccionalidad a ese conocimiento cultural. Es evidente que esa direccionalidad responde a un patrón ideológico que se expresa pedagógicamente. La evidencia tiene que ver con la naturalidad con que el discurso academicista de las escuelas es parte de la cultura de ciertos grupos sociales y no de otros. Es por ellos que hay escuelas del barrio alto o de clases medias en que la excelencia académica no es un problema, sino un supuesto normal. Por otro lado, a escuelas en comunidades con menos recursos económicos, se les exige excelencia académica, la misma que está dada por defecto en las clases que dominan la jerga curricular. Eso implica una ideología, una forma de teorizar como se distribuyen los recursos sociales, y por tanto impacta la pedagogía.
Pero por sobre todo, esta idea de “leer el mundo real” tiene mucho de imposición sobre lo que “real” significa. ¿Es acaso menos real el aviso publicitario de una carnicería del barrio que el de una multinacional de comunicaciones por celular? Ahí es donde reside el problema pedagógico, en que el mundo real ya viene definido por quienes diseñan los curriculums y los materiales para su expresión. Pero también, y esto es claramente un patrón social cada vez más fuerte, se asume que los profesores no saben, y por tanto hay que darles todo el material para desarrollar sus clases. Esa visión del “déficit” no es sólo un elemento con impacto pedagógico, es una ideología, pues asume la existencia de la falta de recursos (en este caso, recursos de juicio profesional) y las formas en cómo deben distribuirse.
Aprender desde el entorno va a ocurrir siempre. La escuela está preocupada de la dirección de ese aprendizaje, y por lo tanto, un libro de texto sí direcciona la experiencia escolar, pues la pedagogía es también un recurso ideológico. Así, la experiencia escolar se transforma en el mundo real de las personas siempre, y no un mundo paralelo o virtual. Saber como diseñar la instrucción en base a esa experiencia requiere un conocimiento especial, la preparación pedagógica.
Saludos.

06 de abril

Muy de acuerdo contigo, Iván!
Lo lamentable es que sigamos pegados en trabajar con manuales y “libros de texto” (qué contiene un libro, si no es texto???).
Si realmente creyéramos en la capacidad de nuestros docentes para diseñar y realizar una enseñanza del pensamiento crítico (y de todo lo demás), no haríamos manuales, y por lo tanto, tampoco tendríamos que perder tiempo en esta discusión sobre la publicidad en ellos.
Hay muchísimas fuentes de información y conocimiento en el día a día de nuestros estudiantes, y nosotros despreciamos esas fuentes, para reducir su mente a “lo que dice el libro”. Esa acción de por sí, ya atenta contra el pensamiento crítico. Por eso, creo que todo lo que les enseñemos por esa vía, será una batalla perdida desde el primer momento.
Saludos.

06 de abril

Hola Iván. ¡Que bueno tener un contrapunto contigo!
Tu análisis es mucho más de fondo que el que propuse, que se centró en la capa de pertinencia didáctica en el uso de la publicidad en los textos escolares. Tu cuestionas el rol reproductor o trasnformador de la escuela, que ciertamente supera al tema de los textos.
Yo creo que la escuela es una institución en crisis, que el “mundo real” es mucho más veloz, dinámico y diverso que el que es capaz de gestionar educativamente nuestra institución escolar. No se si la escuela es causa u origen de esta brecha, pero en lo que me toca ver puedo asegurarte que está en un crisis compleja.
Me preocupa cómo aportar a esta disyuntiva.
Un ejemplo. Es cierto que hay muchas fuentes de información disponible (como comenta Fátima) y que nuestros docentes no están formados ni preparados para trabajar con esa diversidad (y posible inconsistencia) de fuentes. He aquí el valor del texto escolar, como herramienta que diseña y ofrece didáctica que permita acompañar mejores y más significativas experiencias educativas.
En rigor, no es necesario que los avisos publicitarios estén en el texto escolar. Podrían traerse desde periódicos y revistas, o verlos en You Tube. El tema es intentar facilitar el uso de esta fuente, con una didáctica acertada para que la interrogación se produzca. Eso debieran hacer los textos, desde mi punto de vista.
Mientras resolvemos qué escuela queremos y para qué tipo de sociedad…tenemos que asegurarnos que los recursos de aprendizaje que acompañen este proceso sean de calidad y más cercanos a una visión trasnformadora.
Gracias por tu comentario.

06 de abril

Estimado Ivan
Como docente creo que
nuestros alumnos deben ser capaces de analizar y evaluar la publicidad como una forma de comunicación, Ser capaces de ver las ventajas y desventajas que tienen, evaluar sobre lo que es ético y lo que no es, y esto se debe hacer tomando la publicidad real y no ficticia. Pero, si no me equivoco, esta publicidad aparece en textos de prebásica hasta octavo, con actividades donde no se analiza, por ejemplo lo positivo o negativo de ella, si no que, por ejemplo, deben aprenderse el anuncio de la empresa Claro, Donde al parecer la intención es que desde pequeño los niños identifiquen ciertos nombres con algunos productos, por así serán los futuros compradores, en ese sentido creo que es inmoral el uso de la propaganda.
Además los niños de prebasica hasta cuarto básico todavía están formándose y no tienen la capacidad de discernir.
MI duda es ¿cuáles son los reales intereses que están en juego?
¿Porqué se hizo con colegios de la clase alta?
etc.

Anamarie

18 de julio

Vendo todos os comente1rios, reslvoi deixar uma dica, minha sobrancelha tava muito feia, foi quando encontrei uma profissional maravilhosa que consertou minhas sobrancelhas divinamente, hoje sf3 fae7o com ela, ela e9 muito simpe1tica um amor de pessoa, e ale9m de sobrancelha ela faz muitas outras coisa do nosso interesse, pois ela e9 esteticista facial/corporal, vale a pena, e9 uma grande profissional, vou deixar o contato dela aqui e se algue9m tiver interesse e9 sf3 procure1-la, Cle1udia MarquesRua: luedz Gf3is 677 sala 04, Santa CruzSe3o Paulo (capital)tels: 28726071,95206071,Ela cobra 20 reais, achei justo, tai a dica espero ter ajudado. Bjs

07 de abril

Estimado Hugo Martínez:

Le hago las siguientes preguntas, ¿cuál es el motor de la lectura?, ¿qué nos motiva a leer uno u otro texto?, ¿cómo enlazo la lectura con el aprendizaje? y ¿qué es un mensaje subliminal?. La comunicación en su término más adecuado incorpora dos aspectos que son básicos, un receptor y un emisor. Para entender la comunicación, primero se debe aprender que existen canales de comunicación amplios que deben ser usados para expresar un único fin, la idea. Sin embargo la publicidad genera un efecto contrario al aprendizaje, más bien la publicidad utiliza un canal de comunicación para promover o incentivar al receptor de una forma determinada por el emisor, y en esto no hay aprendizaje posible, más bien hay una suerte de influencia en el sub-consciente. Y es aquí en donde se origina el problema, conociendo el efecto que la publicidad tiene en nosotros, en el mercado consumista y finalmente en el medio ambiente; para enseñar formas de expresión publicitaria, sus fines y principios no se necesita imprimir un logo real o cantar un jingle para que sea entendido; basta que un equipo publicitario con una imaginación creativa y EDUCATIVA diseñe un logo o un jingle ficticios para el entendimiento del alumnado. Creo sinceramente que es más que suficiente con la publicidad a la que estamos expuestos en todos lados y por todos los medios posibles, para que más encima en un texto educativo (subestimando la capacidad del alumnado para entender un concepto) se utilice publicidad real.

08 de abril

A propósito de lo mismo…… http://www.mer.cl/modulos/catalogo/Paginas/2011/04/08/MERSTEB007BB0804.htm?idnoticia=C68823320110408 países desarrollados restringen o suprimen la publicidad infantil….

Sura

18 de julio

A mocinha vajainte aed TEM QUE IR na C.O. Bigelow em NY. c9 a farme1cia mais antiga dos Estados Unidos. O ambiente em si e9 liiindo, os produtos de marca prf3pria se3o mto bons e tem algumas outras marcas f3timas, tipo a francesa T. LeClerc. Mesmo que ne3o ve1 le1 pra comprar algo especedfico, vale a visita “turedstica”. Tenho saudades sf3 de pensar!!Beijos e boa viagem!

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Soy optimista de que los cambios serán buenos para el país. Aumentará aún más la representatividad, y nos permitirá dar una nueva oportunidad de continuar los esfuerzos por la libertad y la igualdad y ...
+VER MÁS
#Política

La interminable transición

La segunda vuelta consagra a dos candidatos que hacen lo posible para capturar el "centro político" mientras que la votación muestra la radicalización de un sector de la derecha, la casi desapa ...
+VER MÁS
#Política

Domingo... día de elecciones

El ritmo del Frente Amplio esta re bueno, alegre, intenso y re sexy, claramente penetró dentro de Chile y se va a quedar por harto rato.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Definiendo el ritmo

A estas alturas todos debiéramos tener claro que las encuestas hacen mucho más que medir la realidad. Gracias a la amplificación que permiten los medios de comunicación, han pasado a ser método de infl ...
+VER MÁS
#Política

Encuestas: ¿Instrumento de información o medio de manipulación?

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

¿Cuál debiese ser la preocupación esencial? Primero que todo, brindarle al INE, de una vez por todas, la autonomía que requiere. De esa forma, se evitan suspicacias sin bases o gustos políticos como el ...
+VER MÁS
#Economía

Censo 2017 ¿Un déjà vu? ¿Problema del INE, del gobierno o del Estado?