#Educación

“Su SIMCE es mi sueldo”

8 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El SIMCE se ha transformado en un mecanismo perverso a nivel de las diversas escuelas y de las políticas públicas que lo refuerzan y le otorgan cada día mayor centralidad.

Aunque parezca irónico o inventado, y parafraseando aquel clásico “su propina es mi sueldo” de los mozos, cuidadores de autos y otros oficios afines, este es el mensaje, escrito en una cartulina, que una profesora colocó en la sala de clases a sus estudiantes de Educación Básica -seguramente 4º u 8º – de una escuela de Santiago.

Pero hagamos un poco de memoria. El Sistema de Medición de la Calidad de la Educación (SIMCE) es un conjunto de pruebas estandarizadas que evalúan los sectores de Matemáticas y Lenguaje en Enseñanza Media (2º medio), además de lo anterior más Comprensión de la Sociedad y de la Naturaleza en Educación Básica (4º y 8º básico). Fue creado, según el Ministerio de Educación (MINEDUC), para “contribuir al mejoramiento de la calidad y equidad de la educación, informando sobre el desempeño de los estudiantes en diferentes subsectores del currículum nacional, y relacionándolos con el contexto escolar y social en el que ellos aprenden (…) Las pruebas SIMCE evalúan el logro de los Objetivos Fundamentales y Contenidos Mínimos Obligatorios (OF-CMO) del Marco Curricular vigente, a través de una medición que se aplica a nivel nacional, una vez al año, a los estudiantes que cursan un determinado nivel educacional. Se evalúa todos los años a 4° Básico y se alternan 8° Básico y 2° Medio”.

Todavía recuerdo cuando en el Seminario Internacional de Educación Prioritaria realizado el año pasado, luego de las discusiones y ponencias -incluida una de una experta del MINEDUC- y llegado el momento de hacer preguntas o aportes del público, un invitado español levantó tímidamente su mano y preguntó -no recuerdo las palabras exactas- algo así como: “¿Me pueden explicar qué es esto del SIMCE? Porque parece que es tan importante que toda la educación gira en torno a él…” Recuerdo también el aplauso que brotó espontáneamente entre el público, pues el desconcierto del español era auténtico y expresaba, de una u otra manera, la sensación y el desacuerdo que muchos profesores y profesoras sentíamos frente a esta prueba estandarizada que poco a poco se ha ido transformando casi en la “medida de todas las cosas” en educación.

Sin ni siquiera considerar los “ranking” de escuelas según su puntaje SIMCE hechos por los medios de comunicación, hoy día vemos que prácticamente todas las iniciativas de políticas públicas en educación utilizan los resultados del SIMCE, ya sea como diagnóstico de la calidad de la educación impartida por una escuela, ya sea condicionando a mejoras en sus resultados la entrega de fondos para proyectos de mejoramiento a las escuelas, o como uno de los criterios de más peso a la hora de decretar el “fracaso” de una escuela luego de 4 años -tiempo que duran los proyectos de mejoramiento educativo de acuerdo a la ley SEP (Subvención Escolar Preferencial).

Por ejemplo, la ley SEP cataloga a las escuelas que se integran al programa en tres categorías. ¿A partir de qué elementos se preguntarán? Respuesta obvia: a través de sus resultados en el SIMCE. Así es como las escuelas pueden ser consideradas:

– Autónomas, es decir, han demostrado sistemáticamente buenos resultados de sus alumnos en las pruebas SIMCE.

– Emergentes, aquellas que no han mostrado sistemáticamente buenos resultados.

– En recuperación, porque han obtenido reiteradamente malos resultados en dicha prueba.

Es cierto que la misma ley SEP considera otros ámbitos de intervención como la convivencia escolar, la gestión de los recursos y del currículum y liderazgo, pero a la hora de medir éxito o fracaso los resultados de sus estudiantes en el SIMCE son lo decisivo. Esto se aplica a las escuelas que manifiestan dificultades de diverso tipo, principalmente como vimos, bajos resultados en el SIMCE.

Pero, ¿qué pasa en el otro “extremo” de aquellas escuelas municipales o particulares subvencionadas de medio a alto rendimiento? ¿Qué significa el SIMCE allí? Obviamente, aparte de aparecer en los rankings periodísticos dentro de las mejores escuelas, sus profesores y profesoras viven bajo otra forma de presión. Aquí se trata de mantener o elevar los resultados SIMCE, no vaya a ser cosa de perder la etiqueta de “excelencia académica” otorgada por el MINEDUC y menos dejar de recibir el bono asociado al SNED (¡otra sigla!) -Sistema Nacional de Evaluación del Desempeño de los establecimientos subvencionados. La etiqueta de “excelencia académica” que las escuelas cuelgan en sus lienzos publicitarios, en los avisos y folletos promocionales con la esperanza de atraer más estudiantes y con ellos más subvenciones; y el bono SNED que aumenta en algunos pesos los sueldos de los profesores y profesoras cuyos estudiantes alcanzan resultados en el SIMCE considerados exitosos.

Quizá una de esas profesoras deseosa de ganar o mantener el SNED ideó, sin asomo de ironía probablemente, aquel mensaje para sus alumnos y alumnas. ¿Quién puede juzgarla, si unos puntos más en el SIMCE pueden significar para ella unos miles de pesos más a fin de mes para vivir? ¿Qué pasará con sus estudiantes que día a día estudian bajo ese cartel?

El tema, en mi humilde opinión, es cómo el SIMCE se ha transformado en un mecanismo perverso a nivel de las diversas escuelas y de las políticas públicas que lo refuerzan y le otorgan cada día mayor centralidad.

¡Y a todo ello le llaman “calidad” de la educación!

* Entrada escrita por Claudia Drago, profesora, colaboración para la Campaña Alto al SIMCE 

TAGS: #SIMCE

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Osvaldo Silva S. Profesor.

01 de octubre

Aunque, gracias a Dios, hasta el momento todos los años nos ha ido bien en los resultados SIMCE, encuentro esta medición como perversa, aterradora, que me enferma y altera mi salud, por lo expuesto en la carta. Es muy injusto este sistema de medición. Ojalá lo cambien o eliminen.

02 de octubre

Cada vez que miro mi carne de identidad me deprimo… hasta que pienso “Bueno, me salve del Simce, me salve de la jornada completa, y tuve profesores estupendos formados antes del desastre educativo del 80”. Y se me alegra el día 🙂

LM

20 de noviembre

¡Qué comentario tan antipático y burdo!. Refleja la indiferencia que padece el país.

06 de octubre

Más que las quejas y reparos propios de cuando un medio se va convirtiendo en fin. (es inexorable que se generan grandes problemas en todos los ámbitos de la vida cuando algo que está creado como un medio para ser usado en tanto y en cuanto nos ayude a un fin (en principio bueno) se transforma en fin en sí mismo y nos conduce a nada)
De nuevo, más que las quejas y reparos que son totalmente plausibles su discurso debiera ser propositivo y aprovechar estos blogs e instancias de información para comunicar propuestas, porque cuesta mucho saber que proponen para medir y evaluar, porque está claro que un derecho y bien (social no de mercado) tan importante como la educación no puede dejarse sin evaluación y mejora constante.

Griselda Bastias

17 de julio

Tal como tú dices un bien social, un derecho, lo que hoy no es nuestra educación, debe medirse y nadie se niega a ello, lo detestable y perverso es el ranking, la distribución de recursos, la estigmatización que promueve esta prueba. Evaluemos, pero en contexto, midamos, pero sin publicidad. Soy profesora y como tal sé, porque me consta, que algunas de esas escuelas exitosas preparan todo el año el SIMCE, suspenden asignaturas artísticas para lograr esos resultados. ¿es esto calidad de educación?

“El SIMCE prepara a los estudiantes para rendir una prueba puntual, no los prepara para un desarrollo integral” | GAMBA

20 de noviembre

[…] LES SUGIERO LEER ÉSTE ARTÍCULO […]

08 de junio

Juajuajua

Mirsa Figueroa

11 de junio

Ninguna escuela que ha tenido un puntaje bueno o muy bueno en el SIMCE dice que pasan el año entero “entrenando” a los niños para tener un buen simce. Se ocupan horas y horas de “otros ramos” con tal de “sudar” por un buen resultado…lamentable!!

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Un diálogo temprano, planes de relacionamiento comunitarios inclusivos y pertinentes, evidentemente deberán anticipar y/o prevenir efectos adversos en los territorios, y por ende evitar remediar “malas ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Diálogo y remediación

Cabe preguntarse si el nuevo “estándar ético” del que habla la senadora Goic solo es aplicable a episodios de violencia intrafamiliar, como el protagonizado hace 15 años por el diputado Ricardo Rinc ...
+VER MÁS
#Política

Insulza: ¿Arica, siempre Arica?

Así fue como vimos entrevistas y reportajes de niños, niñas y adolescentes cruzando el río Bravo o aventándose el desierto entre Sonora y Arizona. Mediatizando esta tragedia se acuerpaba la denuncia de ...
+VER MÁS
#Internacional

Niños, niñas y adolescentes migrantes: carne de cañón

Si todas las víctimas de incesto hablaran, el coro sería ensordecedor. Quienes se han atrevido a exponer públicamente su tragedia resultan ser una minoría insignificante en comparación con quienes la o ...
+VER MÁS
#Internacional

El incesto, un delito oculto

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Enarbolar la pureza como un objetivo a conseguir, debe ser tal vez la gran evidencia de la carencia de un real proyecto transformador.
+VER MÁS
#Política

La impura política de los puros

Las luchas anteriores por la filiación, el divorcio y la píldora fueron apenas el comienzo de nuevas luchas. El aborto en 3 causales, el matrimonio igualitario y la identidad de género son las banderas d ...
+VER MÁS
#Todos somos ciudadanos

La militancia joven y los cambios que vienen