#Educación

¿Son beneficiosas las tareas para la casa?

4 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Con adeptos y detractores, Chile se enfrenta a una fértil discusión  que expone razones donde se fusionan el derecho, usos educativos anquilosados y lo pedagógico. Por un lado, un grupo exige sacar las tareas escolares, aduciendo hartazgo, cansancio infantil e insuficiente tiempo de recreación; por otra parte, el otro universo las justifica y defiende su aplicación a ultranza, pero pocos se han preguntado cuál es la real función de las mismas, si sirven a todos por igual o por qué tienen que ser estandarizadas, sabiendo que niños y niñas no responden a idénticas necesidades de apropiación ni aprenden todos de similar forma. ¿Qué significan hoy las tareas para la casa y cuál es su utilidad? Siendo un tema relevante, ninguna autoridad educativa se ha pronunciado, tampoco se ha consultado a los involucrados directos: los alumnos.


¿Sirven realmente o son una (mala) costumbre?, ¿son las tareas beneficiosas para cualquier escolar?, ¿Todos los aprendientes deben resolver exactos problemas escritos?, ¿Aumentan los aprendizajes?

Las tareas domiciliarias históricamente estuvieron sospechadas, pero nadie se les oponía, al contrario, se cumplía con ellas rigurosamente y sin verificación educativa se las aceptaba en silencio, resolverlas a diario era “el deber” y el  método sagaz de juzgar lo ¿aprendido? No siempre. Pero allí estaban ellas, alardeando su poderío como corolario de la actividad diaria; sin embargo, cumplir obedientemente con las tareas hogareñas jamás significó para un escolar más conocimientos ni mayores aprendizajes.

Igualmente, convengamos que el modelo de sociedad era diferente y también la escuela, no existía la jornada escolar completa y los tiempos de permanencia en los establecimientos distaban de lo hoy establecido; no obstante, la tarea era trabajo ineludible y en ocasiones se las empleaba para castigar, someter, corregir y/o pedagogizar al educando. Al interior los hogares esta práctica no se discutía, el aprendiente escribía obligatoriamente, al menos, una página de los textos del manual escolar, pues también la tarea servía para disciplinar, por lo que era recurrente redactar párrafos referidos al comportamiento, seguido de caligrafía clara y ordenada, so pena de repetir el ejercicio cuantas veces fuera necesario, con algún agregado extra que le imprimiera, aún, mayor dificultad.

La sacralidad de las tareas etiquetaban: buen alumno, mediocre o porro. La categoría atribuida diferenciaba al aprendiente, los cuadernos de deberes competían en pulcritud  y una ejecución correcta, en tiempo y en forma, libraba de sanciones odiosas: volver a escribir y rehacer íntegramente los deberes.

De aquellas épocas, las unidades escolares poco se han modificado, sólo que ahora se cuestiona cuando nuestros aprendientes deben realizar deberes para la casa, pertinentes a las diversas áreas de estudio. Hoy, luego de asistir a una larga jornada educativa, las tareas siguen siendo la continuidad de la escuela, de allí su impugnación: ¿sirven realmente o son una (mala) costumbre?, ¿son las tareas beneficiosas para cualquier escolar?, ¿todos los aprendientes deben resolver exactos problemas escritos?, ¿aumentan los aprendizajes?, ¿pueden entenderse como la culminación de una jornada para aprender a aprender?, ¿no existen ejercicios más personalizados, de acuerdo a cada necesidad individual, que permitan aprender  y no estereotipar?

El discurso educativo insiste en que cada sujeto es único e irrepetible, pero con las tareas no se discrimina, se empareja, están hechas y pensadas para uniformar, exactos contenidos, idénticos trabajos, iguales ejercicios, estrictos pasos de resolución, donde sólo cambian los resultados de algunos pocos, pues hay educandos que resuelven acorde a reglas impuestas, aprendidas y pactadas, otros harán lo mínimo indispensable, pero también existe un elevado número de ellos que no realizará ningún deber casero, conforme a saberes, miedos, necesidades, motivación, dominios, confianza en sí mismo, problemas personales, tiempos individuales, emociones y ganas de aprender a aprender.

Es preciso convenir que no existe a nivel docente nada escrito ni documento pedagógico alguno que haga defensa de las tareas: se han perpetuado debido al uso y abuso, a hábitos de antaño, por eso, hace mucho que dejaron de ser significativas para la mayoría de los aprendientes.

Más que imponer tareas, la escuela debe ofrecer espacios de intercambio de saberes, de resolución de problemas y aprendizaje colaborativo entre pares, que a la vez facilite el aprendizaje autónomo y vivencial, la investigación, el análisis y la exploración, utilizando la larga jornada escolar existente.

Más que exigir tareas, precisamos que los aprendientes usen el tiempo libre para acercarse al arte y la ciencia, la técnica y las humanidades, las TIC’S y el deporte, la información y los descubrimientos. El conocimiento es el mejor aliado del aprendiente y la escuela debe incentivar la curiosidad para que investiguen lo aprendido (y aprehendido) fuera del ámbito educacional, en la articulación, intercambio y modificación de contenidos, con espacios para el debate y la comparación de lo estudiado en ámbitos no escolares y que sea analizado y expuesto por todos, interpelado, contrastado, profundizado y transferido, que ayude a apropiarse del saber, al aprender a aprender, al aprender a ser y al aprender a hacer.

No estoy ni a favor ni en contra de las tareas domiciliarias, pero si un docente las usa como método de construcción, aprendizaje, apropiación y transferencia, que sean un recurso más para aquellos escolares con dificultades -o con otros tiempos-, que precisan conocer, incorporar, aprender, unir, ratificar, reforzar contenidos en algunos temas del saber tratados en clase, no resueltos del todo no asimilados o difíciles. No debemos seguir estandarizando, uniformando aprendientes en un mundo diverso, complejo, cambiante y novedoso, donde la jornada escolar es demasiado extensa para culminarla en el hogar con una tarea impuesta. Está en nuestras manos imprimirle a la educación lo sustancial, lo necesario, lo novedoso, lo importante, lo imprescindible.

TAGS: #LaTareaEsSinTareas Jornada Escolar Completa tareas escolares

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Angel León

31 de julio

Las tareas escolares dejan a los niños con jornada escolar completa sin tiempo para jugar, hacer deportes, compartir con sus amigos y familiares, tensionandolos y aumentando la ya exacerbada obesidad infantil! 
Se supone que el aumento a jornada escolar completa evitaría las tareas para la casa y aumentaría las horas de actividades extraescolares y actividad física, lo que sí serviría para hacer coherente la política del gobierno contra la obesidad y sus enfermedades concomitantes

Daniel Tilleria Perez

31 de julio

Ángel, gracias por comentar. La obesidad infantil hay que tomarla como lo que en estos momentos, una enfermedad a nivel mundial y la escuela tiene bastante qué decir y qué hacer con respecto del tema. Me refiero a que existe una tendencia creciente a consumir, incluso al interior de las escuelas, comida chatarra, los niños llevan dulces para los recreos, ingieren grasas saturadas y azúcares en grandes cantidades, en las casas, para que se queden tranquilos, les dan bolsas de papas chips y otros snacks (cargados de sodios), para que al lado de la tele estén sin “molestar”, tranquilos y masticando, de allí el aumento de la diabetes infantil y enfermedades coronarias, niños que no se mueven y que no tienen actividades al aire libre. Entonces, hay para realizar un buen trabajo interdisciplianario entre los hogares, la escuela, instituciones barriales y municipios, promoviendo actividades deportivas y de extensión (usando la JEC, claro) y que, junto con educación física, nuestros aprendientes caminen, se muevan, interactúen, es decir, tenemos una posibilidad preciosa de actividades para planificar y desarrollar, ¿se hacen? No, no se hacen, están encerrados en la escuela, encerrados en la casa, encerrados con la tele, siempre encerrados y comiendo basura. La culpa es generalizada y hay que dar un vuelco urgente, pero planificado, no al azar, donde el cuerpo del niño tenga protagonismo, voz y movimiento, pero hay que hacerlo y urgente, en beneficio de la infancia y la educación.

03 de agosto

¿Sabe que se crea con lo que ud plantea? Tiranos egolatras descontrolados porque se creen “unicos e irrepetibles”. Y peor, tiranos inutiles. Un grupito de tiranitos chicos que eligen cuando hacer cosas, que cosas quieren aprender, cuales no quieren…. Luego llegan a adultos y no tienen idea de nada.

“no existe a nivel docente nada escrito ni documento pedagógico alguno que haga defensa de las tareas” No es cierto. ¿Conoce la Revista Psicodidáctica de la Universidad del País Vasco? Tienen un estudio del año 2013 muy interesante sobre el tema. Hay tesis universitarias sobre el asunto. Esta todo el desarrollo del tema de la universidad de Duke y las conclusiones del Canadian Council on Learning.

¿Que hace una tarea? Sirve de retroalimentación de contenidos y sí estimula la creatividad. Una cosa es lo que se ve en el aula, y otra si uno puede reproducir eso solito en casa, lo que esta intimamente relacionado al metodo cientifico. Un profesor enseña algo, y uno comprueba en la casa si eso es cierto o no. Ademas, estimula la autodisciplina y el sentido de responsabilidad. Y ayuda a la autocritica. La tarea uniforma: todos, sin importar el dinero o la ropa, aprenden lo mismo.

Que se recargue a un alumno de tareas, o que a un niño de 5 años le den tareas en vacaciones es absurdo. Ahi sí, toda la razon en que hay que debatir sobre el tema. Pero lo que estamos creando con ideas como la suya no es porro o buen estudiante: es a masa de ignorantes vs elite.

Daniel Tilleria Perez

04 de agosto

Marcela, gracias por su opinión, pero, ¿sabe lo que pasa?, las tareas que se le dan a los chicos, hoy, son totalmente mecánicas, representan sólo una costumbre y además son estandarizadas, como lo decía en mi nota; hace tiempo que no son representativas del aprendizaje escolar. También dejo en claro que para algunos chicos, sí son necesarias, pero, insisto, sólo para un grupo que precisa reforzar conocimientos y ser ayudado, como es el caso de los aprendientes con dificultades. Usted menciona la revista del país vasco, el tema abordado es diferente, no tiene nada que ver con la escuela de jornada extendida, creo que allí tiene una confusión, recuerde que me estoy refiriendo a la JEC, donde un escolar tiene un tiempo demasiado largo en la escuela, que está mal implementada, para luego dedicarse a resolver los deberes domiciliarios. Hay tiempos necesarios, que se deben respetar y reglamentar para el aprendizaje escolar, no es una carrera de caballos, a ver quién gana o quien llega primero, hay una confusión urgente, que debemos resolverla. Y otra cosa, no podemos comparar la realidad Española, que es bastante deficiente en lo educativo, excepto que sean escuelas altamente aranceladas, a la realidad de la escuela pública chilena. Las comparaciones nunca nos han dejado bien parados, menos en el terreno educativo, arrastramos un déficit y debemos resolverlo con nuestra realidad, dando mayor presupuesto del PBI para hacer los cambios respectivos. Basta de copias foráneas, ¿no cree?

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

"Lo que se espera en la propuesta política en estas presidenciales, es que tenga muy presente que la nobleza y dignidad de un país no se calcula sólo en el volumen de su PIB, ni en las cifras macroe ...
+VER MÁS
#Política

Chile Vamos: ¿a dónde?

La primera vuelta de las elecciones presidenciales desmintieron rotundamente a las encuestas que con un claro sesgo ideológico y serios límites metodológicas instalaron, durante meses, la victoria ineluc ...
+VER MÁS
#Política

El progresismo es mayoría política y electoral

El mensaje es, la población con salir a votar estuvo a punto de generar un gran cambio que hizo asustarse a muchos analistas en un primer momento, y que dejó como gran triunfante al Frente Amplio, que har ...
+VER MÁS
#Política

El Frente Amplio, una gran lección para todos

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Para nosotros los psicólogos, cuando la química (no racional) te impide dar tu 100% con un paciente estás obligado a derivarlo a otro, luego, si eres responsable, tienes que analizar porque no toleraste ...
+VER MÁS
#Política

Cero tolerancia al Rincón que mata en mala

Ahora bien, en estas elecciones no da lo mismo quien gobierne los próximos años, lo que está en juego es decidir el país que soñamos.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Porque no da lo mismo quien gobierne

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?