#Educación

SIMCE: Vigilar y castigar

5 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Hay muchos directivos que resistimos a enfocarnos en el SIMCE, estamos en otra cosa. Estamos por dar más y mejores herramientas técnicas a nuestros docentes para trabajar en diversidad, estamos por validar sus opiniones y por sobre todo no dejar a ningún niño sin la posibilidad de aprendizaje. En nuestra escuela nadie sobra, menos aquel que nos baja eventualmente los resultados en el SIMCE.

La problemática SIMCE se arrastra desde sus inicios. Sostengo esto, pues surge en un escenario donde se dibuja el curriculum y el sistema de evaluación nacional a puertas cerradas, entendiendo que toda política que involucra a la sociedad chilena se hace por decreto. A medida que avanzan los años y la aparente democracia se hace presente, ésta no llega a la escuela y menos a los docentes. La crisis de la educación pública también es producto de la ausencia de la discusión real sobre qué y cómo es lo necesario de aprender en las escuelas y liceos del país. La institucionalidad ha sido sistemática en definir a los docentes como funcionarios técnicos, en lugar de profesionales intelectuales, lo que lleva al supuesto de que sólo deban aceptar lo que se indica desde el olimpo técnico-pedagógico del Mineduc. Aún así, los docentes tenemos suficientes conocimientos y experiencia como para argumentar respecto de lo que ha llevado al sistema a la crisis en que se encuentra.

Ninguno de nuestros colegas se puede explicar cómo se sostiene un modelo de educación de calidad basado en conceptos como atención a la diferencia de aprendizaje de nuestros alumnos, mientras se los mide de acuerdo a estándares de aprendizaje que dejan fuera toda diferencia. Así, alumnos que deberían integrarse a las aulas desde su diferencia, se transforman en un riesgo de disminuir los puntajes que arrojan las pruebas estandarizadas. Esta es una incoherencia evidente del modelo.

Si aceptamos la premisa de que el SIMCE es un diagnóstico, limitado y parcial por lo demás, no es ético entonces aplicar sanciones a raíz de sus resultados. Imaginen hiciéramos el mismo ejercicio con nuestros niños, que luego de hacerle un diagnóstico en vez de ayudarlo, los castigáramos, sin reconocer además nuestras propias limitaciones como docentes. De esta manera no habría posibilidad alguna de avanzar. En vez de sancionar a las escuelas, los resultados se deberían usar entonces para ajustar las políticas centrales de educación de acuerdo a los resultados.

Si el ánimo del SIMCE, para algunos, es entregar datos para la toma de decisiones, ya sabemos que el curriculum tiene éxito sólo en aquellos estratos cuyos alumnos ya han desarrollado en sus hogares gran parte de las habilidades medidas. ¿Cuál es la intención entonces? No es necesario ir muy lejos en el análisis del modelo para saberlo. Este modelo sin duda persigue la idea inicial, “vigilar y castigar”, responsabilizando de cualquier fracaso a la educación pública y sus docentes principalmente. Nos han puesto un problema más, sumado a todos los que sostenemos a causa del modelito segregador instalado. Nuestra tarea como escuela pública es atender a todos los niños y niñas que lleguen, conocer sus diferencias, atenderlas y hacerlos avanzar de acuerdo a sus ritmos y necesidades, pero insisten en convertirnos en delirantes, que aparte de ese trabajo esencial, debemos dar cuenta de los resultados del SIMCE pues está en juego el cierre de nuestras escuelas.

Hay muchos directivos que resistimos a enfocarnos en el SIMCE, estamos en otra cosa. Estamos por dar más y mejores herramientas técnicas a nuestros docentes para trabajar en diversidad, estamos por validar sus opiniones y por sobre todo no dejar a ningún niño sin la posibilidad de aprendizaje. En nuestra escuela nadie sobra, menos aquel que nos baja eventualmente los resultados en el SIMCE. Nos resistimos a pensar que el objetivo de la escuela son los resultados y no los procesos. No creemos que el SIMCE define nuestra vida escolar, menos que el éxito va de la mano sólo de lo que define el curriculum con sus acentos. Para nosotros también son exitosos nuestros alumnos músicos, deportistas, cantantes, y dibujantes.

El SIMCE representa un intento de domesticación de la práctica docente a fin de no permitir a los profesores detenerse y mirar lo importante. Nos quieren obligar sólo a  seguir mirando lo urgente, que es la clasificación según los resultados. Esta prueba es la herramienta que menos aporta a la democratización de las escuelas, primera condición necesaria para que ellas aprendan de sus prácticas y contextos. Por el contrario insiste en centrar la mirada sobre la necesidad de ejecutar la normativa vigente sin atender lo diverso del quehacer pedagógico. Es hora de dejar atrás todo intento sistemático de desconocer las diferencias. Tenemos una sociedad que persigue la idea del éxito de acuerdo a cumplir con la norma. Los tecnócratas de la educación siguen ayudando a que sea más difícil aceptar la diferencia e insisten que el estándar es la mejor forma de medir. Los docentes, en cambio, creemos que no es posible avanzar a una sociedad con mayor apertura sin que la creatividad, la diversidad de respuestas, las habilidades diversas, y las capacidades distintas sean la razón de ser de una educación que integra a todos en su definición.  Esto nunca se mide con un solo instrumento.

Si la intención del Estado es saber cómo avanza de acuerdo a sus propias definiciones de lo que es necesario como estándares de logro, pues que lo haga, pero que ajuste su política de acuerdo a los resultados que obtiene. Para conocer el avance en educación no necesita más datos, por años la brecha es casi la misma. No es necesario una prueba censal ni menos etiquetar de acuerdo a los resultados. Pero si seguimos teniendo escuelas que no salen del panóptico por miedo a romper estándares será en gran medida por la insistencia del Estado en demostrar que los exitosos los define el curriculum de hoy. Curriculum que por lo demás no garantiza nada en un país en que sus estudiantes no tienen opciones de educación gratuita y menos condiciones laborales mejoradas. La educación en Chile sofoca a todos los que estamos en el sistema y no permite la movilidad necesaria para tener un mejor país.

* Entrada escrita por Silvana Sáez Valladares, Directora (s), Escuela Dr Ernesto Quirós Weber de Valparaíso 

———–

Imagen

TAGS: #SIMCE

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
SIMCE: Vigilar y castigar

08 de diciembre

[…] fuente altoalsimce, SIMCE: Vigilar y castigar […]

Ana María Valenzuela Rabi

10 de diciembre

Estimada Silvana, a mi juicio la problemática no es el SIMCE en símismo. Este no es más que una herramienta que puede ser re formulada por completo o parcialmente. La cuestión crítica es la lógica que moviliza a los portavoces del Ministerio de Educación, fiscalizadores, directores de departamento, supervisores. Etc.
Normalmente hablamos de la responsabilidad “del Ministerio” la “política” pero su corporeidad son sujetos comunes y corrientes como tu y yo.
La lógica que sostienen quienes están ahí, se propaga en todos sus componentes y se reproduce a través de los gobiernos. Una lógica que tu bien lo haz dicho ” sofoca el sistema” .

En mi visión esta es una lógica ética excluyente , una lógica epistémica de la certeza, una lógica fáctica del cumplimiento, una lógica relacional de sujeción. Donde vigilar y castigar es uno de los mecanismos que impulsan su funcionamiento y el SIMCE uno de los dispositivos de control.

Esta lógica es la que se debe cuestionar, pero devolviendo la voz a sus “actores previligiados”, para que se hagan responsables del eclipse del sistema educativo chileno.

Ana María Valenzuela Rabi

10 de diciembre

Por favor corregir este por éste; tu por tú; re formulada por reformulada; esta por ésta. Tengo correcciones automáticas que no logro manejar. Mil disculpas!!!

heinrich pressburg

13 de diciembre

Columna con buena intención y con lindo espíritu, pero atrapada en el discurso aburguesado del movimiento estudiantil santiaguino-ilustrado-académico. Invito al columnista a reflexionar sobre su propia posicionalidad y darse cuenta que critica a la tecnocracia desde su propia tecnocracia ilustrada de Ph.D. Atacar el simce está bien, necesario, y básico para avanzar en un modelo crítico de educación, pero es una pelea que supone que otras falencias ya han sido superadas. Académicos pequeños burgueses y graduados de la U. de Chile (si, la U de Chile “la mejor de la mejor” la maquina reproductora de la elita ultracapitalista y política de chile), salgan de su burbuja y visiten las escuelas campecinas, las escuelas, rurales, las escuelas fronterizas. Denle zapatos y desayunos decentes a nuestros niños. Después hablamos del Simce y de estandarización. En estas escuelas, no funamos el Simce, por que no necesitamos funarlo……………………los niños no llegan a dar el simce por las caminatas que tienen que hacer sobre el barro, por que no tienen lápiz, y a veces ni si quiera llegan los evaluadores del MINEDUC con sus prubas de mierda. Aquí no funamos el simce por que simplemente no tenemos ni siquiera la oportunidad de darlo. Sabes que, no podemos funar el simce por que ni siquiera tenemos la oportunidad de hacerlo!

Mi critica no es una critica “por criticar.” Comprendo al autor y simpatizo con sus buenas intensiones. Mi crítica es desde la rabia y la impotencia que me produce que el discurso de la educación, y su crítica, sigue siendo monopolizada por una elite. Tanto los fachos de la educación como los supuestos antifachos predican desde sus altares de expertos. Finalmente ambos se creen expertos por que leen libros, papers, van a conferencias, etc. Finalmente, los profesores rurales y de escuelas marginales, quienes no leen sobre sus teorías “shuper” ni sus paper ISI son quienes quedan reducidos a sus objetos de investigación y a sus datos. No queremos ser mas sus objetos de investigación, si quieren ayudarnos, salgan de sus oficinas y embárrense sus patas con el mismo barro con el que se embarran la patas los niños.

Dense cuenta que a pesar de que critican la estandarización, ustedes, los supuestos críticos, tienen una crítica más estandarizada que el SIMCE, la PSU, y hasta el examen de conducir. De hecho, el título “vigilar y castigar”, basado en Foucault, ya no puede ser más standard en teoría crítica, es como el equivalente a repetir de memoria en el simce que el combate naval de Iquique fue un 21 de Mayo ( y eso que ni he puesto un pié en un postgrado). Una crítica anti estantarización debe de ser radical y no basada en repeticiones “estandarizadas” de teoría social.

Saludos y gracias por enriquecer el debate.

Heinrich

heinrich pressbur

13 de diciembre

Disculpas a la autora por mi comentario. Era para otra columna. Se me traspapelaron las ventanas y terminé hablando puras “cabezas de pescado”. Problemas de tecnología.

Heinrich

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Debemos entender que el individualismo está subyugado a lo colectivo y si queremos algo, debemos ver cómo encajaría dentro del ideario de las propuestas de otras personas, a veces tan alejadas de lo que ...
+VER MÁS
#Política

Sobre qué prioridades y una reflexión sobre Venezuela

La derecha “cavernaria” y la derecha “liberal” se unifican en la estrategia de control, ambas apuntan a mantener un statu quo mediante la articulación de un discurso conservador que se muestra como ...
+VER MÁS
#Política

La falacia de la libertad

El ex presidente Mujica, tal cual lo refirió en sus ruedas de prensa en Chile, repartió lo que había entre aquellos que entendió más lo necesitaban y muchas veces lo dispuso excediendo sus atribuciones ...
+VER MÁS
#Política

Hay que complejizar más la figura de Pepe Mujica

Guiller hizo lo correcto al no comprometerse con un eventual abrazo de oso por el FA, no pueden ofrecer coherencia como bloque, por cuanto su identidad está en formación, no han matado a ningún padre
+VER MÁS
#Política

Frente Amplio: al centro de una izquierda vacía

Popular

Una acción clara para hacer realidad esto, es la creación de una Empresa Nacional del Litio, que quizás no va a ser competitiva al comienzo de su ciclo de vida, pero puede volverse competitiva con el tie ...
+VER MÁS
#Energía

Litio, la última oportunidad

Piñera tuvo la falta de ética de designar como director de Gendarmería de Chile a Iván Andrusco, quien fuera miembro de los aparatos represivos de la dictadura en un organismo conocido como la Dicomcar ...
+VER MÁS
#Política

La lista de la desvergüenza de Piñera: Derechos Humanos y Codelco

La eclosión de este nuevo candidato metamorfoseado producto final de su desesperación por llegar al poder, más que ser admirable o asombroso, lo ha transformado en el hazmerreír induciendo en él compo ...
+VER MÁS
#Política

Piñera metamorfoseado por Kafka

En la actualidad, con las nuevas técnicas de administración, publicidad y manejo de datos, que crecen exponencialmente, en cuatro años se puede hacer tanto daño, (o tanto bien, según sea el propósito) ...
+VER MÁS
#Política

Lo que el Frente Amplio no ve, y otros tampoco