#Educación

SIMCE: La cola mueve al perro

7 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

¿Por qué estandarizar el talento y las competencias de los niños y niñas? Y los otros mundos del conocimiento y la cultura, ¿cómo se desarrollan y cómo le son significativos a los niños y niñas, si ellos son sujetos pasivos?

En pocas palabras, ¿“la cola mueve al perro” o  las pruebas nacionales el SIMCE y la PSU mueven y subordinan al curriculum, la escuela , a la comunidad escolar y al país en su conjunto?

En la Ley General de Educación N° 20370 publicada el 17/09/2009, en relación a la Educación Básica dice lo siguiente:

“Artículo 19.- La Educación Básica es el nivel educacional que se orienta hacia la formación integral de los alumnos, en sus dimensiones física, afectiva, cognitiva, social, cultural, moral oral y espiritual, desarrollando sus capacidades de acuerdo a los conocimientos, habilidades y actitudes definidos en las bases curriculares que se determinen en conformidad a esta ley, y que les permiten continuar el proceso educativo formal.”

¿Y desde Visviri en la Región de Arica y Parinacota hasta la Villa Las Estrellas, de la Isla Rey Jorge, de la Región de Magallanes, en las escuelas preparan a los niños y niñas con antelación para dar la prueba SIMCE, que mide sólo conocimientos, en alternativas, buscando la memorización y el desarrollo individual, prueba que no mide calidad?

¿Y las otras dimensiones quien las valora? ¿Y las otras capacidades, las habilidades y las actitudes cómo y cuando se desarrollan? ¿ Quién y cómo se evalúan? ¿Por qué no se desarrolla un curriculum basado en competencias, en donde su foco está en el aprender? ¿Por qué no se considera los avances de la neurociencia para saber cómo aprenden los niños y jóvenes de hoy?

Sigamos con la ley:

“Artículo 29.- La educación básica tendrá como objetivos generales, sin que esto implique que cada objetivo sea necesariamente una asignatura, que los educandos desarrollen los conocimientos, habilidades y actitudes que les permitan:
1) En el ámbito personal y social:
a) Desarrollarse en los ámbitos moral, espiritual, intelectual, afectivo y físico de acuerdo a su edad.
b) Desarrollar una autoestima positiva y confianza en sí mismos.
c) Actuar de acuerdo con valores y normas de convivencia cívica, pacífica, conocer sus derechos y responsabilidades, y asumir compromisos consigo mismo y con los otros.
d) Reconocer y respetar la diversidad cultural, religiosa y étnica y las diferencias entre las personas, así como la igualdad de derechos entre hombres y mujeres, y desarrollar capacidades de empatía con los otros.
e) Trabajar individualmente y en equipo, con esfuerzo, perseverancia, responsabilidad
y tolerancia a la frustración.
f) Practicar actividad física adecuada a sus intereses y aptitudes.
g) Adquirir hábitos de higiene y cuidado del propio cuerpo y salud.”

¿Y desde Visviri en la Región de Arica y Parinacota hasta la Villa Las Estrellas de la Isla Rey Jorge, de la Región de Magallanes, preparan a sus niños y niñas con antelación para dar la prueba SIMCE, que mide sólo conocimientos y los ámbitos personales y sociales  quien las valora?

¿Y las otras habilidades y actitudes cómo se desarrollan y cómo se miden? ¿Habrá tiempo para desarrollar los ámbitos personales y sociales, cuando lo único que importa es aumentar puntaje en Lenguaje y Comunicación; Matemáticas; Ciencias Naturales y Historia , Geografía y Ciencias Sociales.?

El SIMCE no discrimina ni valora la realidad que acontece en las 15 regiones, en  las 54 provincias y en  las 345 comunas. Entonces, ¿cómo se reconoce y respeta la diversidad cultural, religiosa y étnica y las diferencias entre las personas, si se mide de igual e idéntica manera a los niños y niñas de este país?

Sigamos con el artículo 29 de la ley:

“ 2) En el ámbito del conocimiento y la cultura:
a) Desarrollar la curiosidad, la iniciativa personal y la creatividad.
b) Pensar en forma reflexiva, evaluando y utilizando información y conocimientos, de manera sistemática y metódica, para la formulación de proyectos y resolución de problemas.
c) Comunicarse con eficacia en lengua castellana, lo que implica comprender diversos tipos de textos orales y escritos adecuados para la edad y expresarse correctamente en forma escrita y oral.
d) Acceder a información y comunicarse usando las tecnologías de la información y  la comunicación en forma reflexiva y eficaz.
e) Comprender y expresar mensajes simples en uno o más idiomas extranjeros.
f) Comprender y utilizar conceptos y procedimientos matemáticos básicos, relativos a números y formas geométricas, en la resolución de problemas cotidianos, y apreciar el aporte de la matemática para entender y actuar en el mundo.
g) Conocer los hitos y procesos principales de la historia de Chile y su diversidad geográfica, humana y socio-cultural, así como su cultura e historia local, valorando la pertenencia a la nación chilena y la participación activa en la vida democrática.
h) Conocer y valorar el entorno natural y sus recursos como contexto de desarrollo humano, y tener hábitos de cuidado del medio ambiente.
i) Aplicar habilidades básicas y actitudes de investigación científica, para conocer y comprender algunos procesos y fenómenos fundamentales del mundo natural y de aplicaciones tecnológicas de uso corriente.
j) Conocer y apreciar expresiones artísticas de acuerdo a la edad y expresarse a través de la música y las artes visuales”

¿Y desde Visviri en la Región de Arica y Parinacota hasta la Villa Las Estrellas de la Isla Rey Jorge de la Región de Magallanes, preparan  a sus niños y niñas con antelación para dar la prueba SIMCE, que mide sólo conocimientos impartidos en los contenidos prescritos en las asignaturas de Lenguaje y Comunicación; Matemáticas; Ciencias Naturales y Historia, Geografía y Ciencias Sociales?

¿Y los ámbitos personales y sociales quién las valora? ¿A quién le importa si estos ámbitos no se miden, ni entregan y tampoco agregan puntajes? ¿Y las otras asignaturas por qué son menos importantes?

¿Por qué estandarizar el talento y las competencias de los niños y niñas? Y los otros mundos del conocimiento y la cultura, ¿cómo se desarrollan y cómo le son significativos a los niños y niñas, si ellos son sujetos pasivos?

Si en las escuelas generalmente se preocupan por los contenidos, encapsulados en asignaturas, ¿habrá tiempo para desarrollar proyectos que aborden las inquietudes, las interrogantes y gustos de los niños y niñas de este país?

¿Cuándo vamos a considerar el desarrollo neuronal y emocional  de nuestros niños y niñas? ¿Cuándo nos atreveremos a desarrollar un curriculum compatible con cada cerebro  de los niños y niñas? Si existe la neurociencia, ¿por qué seguir mirando el desarrollo del cerebro con los ojos del siglo pasado?

Si alguien tiene dudas o alguna pregunta al respecto, espere los resultados del SIMCE y observe  las reacciones. Las escuelas, y los profesores celebrarán cuando sus alumnos obtengan 5 o más puntos. Y si los alumnos obtienen menos puntaje que el esperado: tragedia.

Queda la sensación que, efectivamente, la cola realmente mueve al perro.

TAGS: #SIMCE

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Myriam

07 de septiembre

No puedo estar mas de acuerdo con el articulo.

Sebastián Soto Vera

07 de septiembre

Gran error comete el autor al suponer (erróneamente, reitero) que solo existe, en las escuelas, aquello de lo que SIMCE se ocupa. Que yo lea la carta de un restorán italiano y solo piense que en el mundo se preparen y consuman pastas es una ignorancia monumental.

Anita

12 de septiembre

Así es, mi estimado Sebastián, en las escuelas que tenemos, especialmente en ciertos niveles o cursos, se lee todo el año la “carta del restorán italiano” que lleva a pensar a estudiantes y maestros que en el mundo sólo “deben prepararse para consumir pastas”. Si tú estás en una escuela haciendo mucho más que lo anterior, te felicito y te lo agradezco en nombre de esos niños y niñas que tuvieron la suerte de encontrarse contigo.

Lily Barra

07 de septiembre

No puedo más que concordar con cada palabra. Gracias Jorge por tu perseverancia en esta lucha contra los sin sentidos en nuestros modelos educacionales!

Juan Klöckner

08 de septiembre

Muy acertado el artículo, y habría que agregar que para demostrar que sólo importa el resultado en las pruebas del SIMCE, hay para ello un ranking, un semáforo, un premio. Y como contraparte, algunos jefes DAEM, le preguntan a los directores de sus escuela, qué han hecho para enfrentar el SIMCE.

Anita

12 de septiembre

¡Es verdad, estimado Jorge, la “cola mueve al perro”! Y no sólo en educación, la vida misma de nuestra sociedad está atravesada por este movimiento que nos aleja de nuestro verdadero ser. ¿Podremos alguna vez invertir este movimiento? Yo creo que sí, para ello, además de tomar conciencia, hay que actuar en consecuencia y comenzar a construir ese mundo que todos anhelamos y la escuela en su Educación Básica, es lugar más indicado, pues a ella acuden todos los niños, los que la sociedad ha declarado que son sus preferidos, allí están esperando que alguien los ayude a crecer, los ayude a creer, los ayude a ser. Felicitaciones por tu artículo.

olivillo

24 de septiembre

La escuela de hoy ¿responde a los desafíos del siglo XX?

La escuela de hoy no responde a los intereses de los niños de hoy. La escuela de hoy es aburrida, homogeneizante, punitiva, y principalmente, responde a un mundo que se quedó en el siglo pasado. El curriculum instalado, en este país, busca resultados y la vida son emociones envueltas en procesos que debieran superar el asignaturismo.

La escuela de hoy está preocupada de que cada niño o niña y jóvenes obtengan “buenos resultados” en base a la memorización de contenidos, fundamentalmente, más que el sentido de lo aprendido. Hoy en las escuelas y en los liceos “la cola mueve al perro”. Es decir, las pruebas nacionales, Simce y PSU, mueven al curriculum. Como muestra de ésta situación, en las escuelas y los liceos, se les dedica dos o tres meses, en períodos previos a realizar “ensayos” para esas pruebas.

Dicho en otras palabras, desde la Escuela Internado G -35 de Visviri de la Región de Arica y Parinacota hasta la escuela F-50 de Villa las Estrellas de la Región de Magallanes y la Antártica de Chile, tienen el mismo curriculum diseñado, planificado, organizado, administrado, controlado y medido por el nivel central. Es más, compiten de la misma manera, en el Simce, como si las 15 Regiones, 54 provincias y 345 comunas fueran idénticas. Y si quisiéramos complementar el diagnóstico diríamos que el curriculum imperante es basado en objetivos, en donde las bases institucionales son los contenidos y sus paredes refractarias son el conductismo y la memoria de corto plazo.

El tema es que hoy estamos en el siglo XXI, en el cual los niños tienen múltiples formas y maneras de acceder a la información y al conocimiento. No solo la escuela forma o deforma. Los niños de hoy son hiperactivos, hipertextos y triple pantallas. Es decir, tienen variadas y simultáneas plataformas interactivas para aprender, en donde el motor de sus acciones de aprendizajes es la emoción.

En pocas palabras, existen diversos ambientes de aprendizajes, en los cuales los niños y jóvenes pueden desarrollar sus habilidades y competencias.

Si tenemos dudas o desconocemos el desarrollo neuronal de los niños de hoy, sus maneras simultáneas de aprender y los modos de cómo aprenden, es cosa de mirar a nuestros hijos, a los nietos o a los niños de menos de 10 años que pululan por las casas o por la calles, con alguna pantalla interactiva o algún video juego .

Hoy más que memorizarlo todo… los niños deberían saber observar; buscar; seleccionar; ordenar; relacionar; comparar; analizar; concluir; opinar; proponer; elaborar; y desarrollar todas aquellas habilidades y competencias que den sentido a la era en que estamos viviendo.

Concluyendo, la escuela de hoy debe emocionar, atraer, reencantar, entretener, acompañar y orientar a los niños de hoy, tratando de ser mínimamente invasivos, para que estos puedan desarrollar la maravillosa aventura de aprender por si mismos.

JORGE AQUILES OLIVO LILLO

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Sin duda estamos frente a un Santiago distinto, en donde la población vibra con el deporte, practicándolo desde el núcleo de organización más básico, sin aspiraciones grandilocuentes, que finalmente e ...
+VER MÁS
#Deporte

El torneo de los barrios

Desde hace un tiempo el debate en torno a las esferas de lo público y lo privado se ha ido instalando en la agenda mediática, especialmente en cuanto a la vulneración de la privacidad y derechos de image ...
+VER MÁS
#Sociedad

Derechos de imagen y protección de identidad ¿Qué hacer cuando tu privacidad es vulnerada?

Es tentador, entonces, pedirle a ese grupo de seres ciegos y sordos a la abrumadora realidad de la corrupción y la pobreza, que expliquen por qué cada día mueren niños y adultos por causa de la violenci ...
+VER MÁS
#Internacional

Les deben una explicación

Tenemos la capacidad para las revoluciones que sean necesarias. ¿Tenemos las ganas? ¿Tenemos la responsabilidad? ¿Tenemos el compromiso? ¿Hasta dónde llega nuestro amor por Guatemala realmente?
+VER MÁS
#Internacional

¿Está preparada Guatemala para una segunda revolución?

Popular

Lean el Informe Valech: en este país, personas fueron violadas por perros, les metieron ratas y arañas en sus genitales, les extirparon a las mujeres hijos de sus vientres metiéndoles los brazos a travé ...
+VER MÁS
#Justicia

Reserva de identidad de la Comisión Valech

Pero esto es la típica actitud del nuevo progresismo: individualizar las problemáticas y no ver más allá. Tal vez le resulta más fácil no detenerse en que la dictadura es más que un panelista que dic ...
+VER MÁS
#Política

El problema no es Melnick

Un gran aspecto que los cursos deben superar es que estos no solo se basen en la opinión de expertos. La opinión o los consensos forman la base de la pirámide de la calidad de la evidencia, en otras pala ...
+VER MÁS
#Salud

Reflexiones en torno a los cursos ofrecidos a los cirujanos dentistas

Fue tal el impacto de lo que se hizo en la comunidad que, en el 2013, se realizó un acto en el que se instaló una placa en memoria de Littré Quiroga y Víctor Jara; el homenaje contó con la presencia de ...
+VER MÁS
#Cultura

Población y memoria