#Educación

¿Qué tiene de malo una subvención especial para la clase media?

8 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Esta ley obliga a los sostenedores que educan a niños vulnerables a hacer una opción: o reciben los fondos extras mediante la SEP, quedando obligados a no cobrar a los niños y mejorar la calidad de la educación, o pueden someterse a la nueva ley y obtener un aumento en la subvención, sin rendir cuentas a nadie, sin estar obligados a mejorar la calidad de la educación y pudiendo cobrar incluso a los niños más vulnerables.

Esta es la crónica de una estafa del Gobierno.

Este Gobierno ha hecho de una especialidad el fraude de etiquetas, titulando sus Proyectos de Ley con pomposos nombres que nada tienen que ver con su origen o contenido (inolvidable el G.A.N.E. o  Gran Acuerdo Nacional por la Educación, que no era un acuerdo con nadie y en el que los estudiantes no ganaban nada, por lo que solo se salvaba el “gran”. Asimismo, en el mensaje de los proyectos suele reivindicar la postura contraria a la que el proyecto defiende. El proyecto de subvención especial en educación para la clase media sigue esta tónica y así, aunque subvencionar a la clase media es algo que no tiene nada de malo, no es lo que hace el proyecto.

¿Cómo se llegó a este proyecto?

Hace más de 100 años que en Chile existen subvenciones a colegios particulares. Esto se profundizó en la dictadura con los llamados voucher, que consisten en una cuota de dinero fijo que el Estado le da al sostenedor de un colegio por cada alumno que tenga (estos son los llamados colegios particulares subvencionados). Estos sostenedores podían tener cualquier giro (eso cambiará con una ley  que está aprobada pero no en vigencia) y, de hecho, que lucren es algo cien por ciento legal. Esto significa que nada impide que esa subvención vaya directamente, de forma completamente legal e incuestionable, a los bolsillos del sostenedor.

El sistema público funciona de la misma manera, pero el “sostenedor” es, en este caso, la respectiva municipalidad.

Con la vuelta a los gobiernos civiles, antes de que cambiase el sistema, se aumentó el monto que los colegios (particulares-subvencionados y municipales) podían cobrar a sus alumnos, el que hoy en día alcanza una cifra cercana a los $76.000.- Es lo que se llamó el financiamiento compartido o copago.

Lo curioso con la educación es que al aumento de precios a veces también aumenta la demanda: No sólo se dividen los alumnos según quién pueda pagar más, sino que muchos padres desean tener la tranquilidad de que pagando más, sus hijos tendrán compañeros similares, gente como uno. Por esta razón, muchas veces es la segregación no solo un daño colateral del copago, sino que también se constituye en aquello que se pretende conseguir aportando el copago. Así, mientras más cobren los establecimientos, mayor es la segregación del sistema de educación. Y esta segregación está financiada por el Estado mediante las subvenciones.

Después de muchos años con este sistema, el 2008, se cayó en cuenta de algo que parecía obvio pero que nunca había inspirado al legislador chileno: que educar a un niño vulnerable es más caro que educar a un niño no vulnerable. Con eso en mente se mandó el Proyecto de Ley de Subvención Escolar Preferente (SEP), que mejoraba los siguientes problemas: 1.Entendiendo que es más caro educar a un niño más vulnerable que a uno menos vulnerable, aumentó la subvención para los dos quintiles de menores ingresos, estos es, el 40% más pobre de la población. 2. Quienes quisieran optar por esta subvención, deberán demostrar cómo este dinero está siendo invertido, estableciendo un convenio SEP con un diagnóstico de la situación del establecimiento, y un plan de mejoramiento con indicadores de medición anuales, de modo que sin prohibir el lucro, le pone límite, mediante obligar al sostenedor a invertir en mejorar la calidad del plantel. 3. En una verdadera epifanía, al legislador se le ocurrió que cobrar a ese 40% más pobre no tenía sentido y estableció que estudiaran gratis.

Este proyecto, que se convirtió en ley en octubre de 2012, no era un cambio radical en los problemas más profundos del sistema, pero al menos se puede decir que lo inspiraban motivos bastante razonables.

Sin embargo, diez días después de promulgada esta Ley, el Gobierno envió el nuevo Proyecto de Ley de “Subvención Escolar para la Clase Media”. Inspirado por algo cierto -“Si bien los estudiantes del primer y segundo quintil son el 40%más pobre, los del tercer quintil están muy lejos de ser ricos”-. Esta ley otorga un aumento de la subvención similar al que entrega la SEP al tercer quintil –la clase media-, lo cual hasta aquí, parece razonable. ¿Cuál es el problema? El problema es que,  sorprendentemente, extiende los beneficios –aumento en la subvención- de esta ley también a los dos quintiles de menores ingresos, es decir, aquellos cubiertos por la SEP. Sin embargo, a diferencia de la SEP, este Proyecto de Ley no tiene los controles necesarios: permite cobrarle a los alumnos –incluso a los más vulnerables- y no exige justificar el aumento en la subvención con mejoras del establecimiento.

Así, de manera absolutamente risible, obliga a los sostenedores que educan a niños vulnerables a  hacer una opción: o reciben los fondos extras mediante la SEP, quedando obligados a no cobrar a los niños y mejorar la calidad de la educación, o pueden someterse a la nueva ley y obtener un aumento en la subvención, sin rendir cuentas a nadie, sin estar obligados a mejorar la calidad de la educación y pudiendo cobrar incluso a los niños más vulnerables. 

Por lo anterior optar por la SEP se constituye como un pésimo negocio, golpeando duramente la viabilidad de dicha ley. Durante diez días, tuvimos una ley que mejoraba en algo la educación, pero finalmente optamos por hacerle un regalo en dinero de todos los chilenos a los sostenedores, que, sin duda, no pertenecen a ninguno de los tres quintiles más vulnerables.

——-

Foto: Chile ayuda a Chile / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

11 de febrero

Muy buena e informativa columna.
Agregaría la salvedad conceptual del subsidio pre-dictadura y el subsidio neoliberal. Sin mistificar el sistema de subvención antes de la dictadura, la idea de subsidiar a la oferta tiene efectos diferentes respecto del subsidio a la oferta. Por un lado, el subsidio a la oferta genera controles sobre los recursos al mismo tiempo que buscan asegurar(le) a los sostenedores privados un marco de “libertad” de enseñanza.
El subsidio a la demanda, (o portable -voucher-), tiene por intención la introducción de mecanismos competitivos, siendo el control del Estado limitado a la entrega de información sobre los establecimientos y medidas excepcionales de intervención cuando no se cumplen mecanismos burocráticos.
La raíz del problema reside en la concepción de la educación como un servicio que el Estado tendría que transformar en mercado. El fundamento para impulsar proyectos de subsidios al grupo que sea no sería necesario si al menos en ciertas áreas se considerara que el acceso a los servicios subsidiados fuese un derecho. Un problema superficial (y simplemente operativo) es comprender los mecanismos de identificación de los grupos focales beneficiarios de los subsidios (¿a quién darle la ayuda y con qué criterios?). Creo que la discusión avanzaría en otra dirección si pudiésemos imaginar un Estado sin subsidios en áreas como la educación y la salud.

Saludos.

12 de febrero

corrección: diferencia es entre subsidio a la oferta y subsidio a la demanda…

12 de febrero

http://www.fundacionsol.cl/%C2%BFusted-sabia-que-pertenece-al-20-mas-rico-de-chile

EN este Link, puede analizar las cifras de los quintiles y juzgar usted quien es rico y quien es pobre.

12 de febrero

Buena y clara columna.

Flor

13 de febrero

La educación que el estado de Chile debe entregar es una educación de calidada libre de discriminción, todos los niños son iguales, sus padres son los que reiben ingresos distintos, por lo tanto cualquier subvención diferenciada solo pone en práctica la discriminación y la inequidad,.
.

patricia schaulsohn

14 de febrero

Parlamento corrigió el que no sostenedores no tengan que rendir cuenta de la mal llamada subvención para la clase media. Deben hacerlo igual que con la SEP pero pueden cobrar copago

18 de febrero

El problema con una “subvención especial para la clase media” es que, como dice usted en otra parte del artículo, es la segregación (que, supongo, podría defenderse diciendo que es algo así como segregación “positiva”) de políticas públicas (en lenguaje neoliberal, focalización de recursos) y, más gravemente, aunque relacionado, el problema infinito de la definición de clases y la clase media. ¿Es el 40% la clase baja? Pero, ¿tiene alguna diferencia mayor el 40% con el 1% que lo sigue (i.e., el “41%”)? y así sucesivamente. Y, si se ven gráficos de ingresos, probablemente nos vamos a dar cuenta de que no hay diferencias sustantivas dentro del 99% de la población, ordenada por ingresos. Pero si es así, ¿tiene algún sentido hacer una política pública “focalizada” en un 99% de la población, dejando fuera al otro 1% que es, coincidentemente, el que financia gran parte del programa en un sistema tributario justo y progresivo? Yo, por lo menos, creo que no. Eso es lo que tiene de malo una subvención especial para la clase media: la clase media es un constructo tecnocrático abstracto de cualquier contenido del mundo real. Es inaplicable.
Su crítica a la aplicación de la ley la encuentro bastante aguda, excepto por este la posición acrítica frente a la iniciativa original.

23 de febrero

De acuerdo con la salvedad que hace Iván. Patricia gracias por el dato y disculpa por la desactualización, efectivamente la entrada está basado en el estudio del proyecto presentado y no el seguimiento de su tramitación.

Con respecto lo que plantea Flor y Pablo, creo que la columna en ningún momento da a entender que la lógica de la Ley SEP sea la lógica que hay que profundizar ni que solucione los problemas de la educación en Chile. Con esto quiero ser claro estoy en contra de la idea tecnocrática de que un derecho Social Universal se peude entregar “focalizando el gasto” eso es recisamente reconocer la diferencia aceptar la subsidariedad, y aceptar que vemos a la educación pública con los ojos de la empresa privada, la vemos como un mercado. Sin embargo es distinto decir que la ley sep tiene “UNA LÓGICA RAZONABLE” aun que yo creo que es un error de enfoque político, digamos que no empeora las cosas. Lo plantee de esa forma para diferenciar la ilógica del robo en el proyecto de ley que nos trae de urgencia al debate actual. El cual si empeora las cosas.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Chile debe aceptar el desafió de ir por sus ventajas comparativas y tomar como propio el ser considerado como el país con más proyección en Energías Renovables (Solar, Eólica, GeoTérmica, Mareomotriz ...
+VER MÁS
#Desarrollo Regional

La leña, el cambio climático y la industria forestal

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?

Mirar los acontecimientos con perspectiva histórica y elucubrar una posible respuesta resulta del todo ejemplar para evitar los juicios y decisiones apuradas, de manera que en la vieja reyerta sobre si apr ...
+VER MÁS
#Política

Kohl o Merkel: la disyuntiva DC después de las elecciones

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Para nosotros los psicólogos, cuando la química (no racional) te impide dar tu 100% con un paciente estás obligado a derivarlo a otro, luego, si eres responsable, tienes que analizar porque no toleraste ...
+VER MÁS
#Política

Cero tolerancia al Rincón que mata en mala

Ahora bien, en estas elecciones no da lo mismo quien gobierne los próximos años, lo que está en juego es decidir el país que soñamos.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Porque no da lo mismo quien gobierne

No podemos dejar de recordar el caos que se viví­a no hace mucho tiempo en las calles de Santiago, permanentemente en pugna y con olor a bomba lacrimógena, no bien se hubo disipado el polvo el terremoto.
+VER MÁS
#Política

Cómo ganarle a Piñera