#Educación

Prueba INICIA : ¿las chuletas del mercado?

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Y finalmente salieron a la luz los resultados de la Prueba INICIA 2011. por si no lo sabe es una política implementada por el Mineduc para medir los conocimientos y habilidades de los egresados de Pedagogía en Educación Básica y Parvularia. Por ahora no es obligatoria y las universidades, tanto públicas como privadas se someten voluntariamente al testeo.

Si usted hace un simple googleo encontrará fácilmente los titulares que dan cuenta de la noticia: “Conozca de qué universidades son los mejores y peores egresados de Pedagogía”, “Prueba Inicia: Estas son las universidades con mejores y peores resultados”, “Prueba Inicia: 69% de egresados de pedagogía básica presenta conocimientos insuficientes”.

Lo que me impacta, más que los resultados poco alentadores, que eran de esperar –y eso que la muestra no abarca el universo total de instituciones que imparten la carrera de pedagogía- es la construcción de los titulares, el significado subyacentemente peyorativo, mercantilista y bastante erróneo que implican tales oraciones; es como si se tratara de un ranking cualquiera, como si habláramos pura y simplemente de cosas o mercancías, ¿se imagina? “Chuletas: Conozca aquí los mejores y peores locales dónde venden chuletas” o en la misma línea “Prueba de chuletas: 69% de chuletas en supermercados se vende en mal estado”.

Esto me hizo recordar a un economista que escribió hace unos días atrás que, “el precio del arancel de cada carrera en cada institución debería, para que los agentes tomaran decisiones racionales, reflejar el retorno promedio de dicha carrera y la información que permita generar expectativas razonables respecto a la tendencia ascendente o descendente de la calidad, prestigio y credibilidad de la institución…”. Dentro de los factores mencionados por su columna estaban por ejemplo, “las labores desplegadas en extensión e investigación de cada unidad académica”, etcétera.

Según le entendí debiera existir al menos un organismo encargado de difundir la calidad de las universidades, rankeadas según estos y otros parámetros para que los agentes -yo prefiero hablar de estudiantes y padres-, elijan democráticamente la mejor institución para continuar una educación técnica o universitaria.

Yo le explicaba a mi amigo que si este fuera el problema de fondo, bastaría con perfeccionar la información que está disponible en la web futurolaboral.cl y así todos podrían elegir, bien informados y a conciencia, la mejor opción que ofrece el mercado para estudiar.

Lo que me desmoraliza de este planteamiento y también de estos titulares es esa idea terrible de que la educación es un bien de consumo, transable como las chuletas o como cualquier otro producto en el mercado circulante, pero hasta para el mercado de las chuletas existe un organismo regulador ¿o no? Estamos de acuerdo en que nadie desea una intoxicación masiva de la población y que sean miles los que vayan a parar a La Posta por comer carne descompuesta.

A mi entender, al estigma que cargan las escuelas y liceos que por los malos resultados SIMCE están con semáforo en rojo -otra brillante idea del Mineduc-, ahora sumamos la discriminación que aporta la prueba INICIA. En síntesis, es como decir: Ahora que sabe que estas escuelas, liceos y universidades son de mala calidad por sus magros resultados, no estudie ahí y sanseacabó.

Cuando decidieron hacer públicos los resultados de estos test, en pos de una transparencia a mi juicio mal entendida, ¿alguien pensó en la estigmatización de los miles de egresados de esos colegios? ¿Se preguntaron qué sienten los profesionales que tienen un cartón de esas casas de estudio?, ¿Qué culpa tienen, si es lo que hay?

Mientras la prensa recrea estos titulares perversos y la estadística se enarbola como un fetiche supra valorado, hay miles de niños y jóvenes que seguirán, lamentablemente por mucho tiempo, estudiando en donde puedan, independientemente de estos rankings, porque simplemente no tienen los recursos para pagar una institución mejor. Mientras tanto, el Estado enviará un proyecto de Carrera Docente dónde sólo los mejores profesores podrán enseñar, sin que se regule a las universidades que imparten la pedagogía a destajo, cual vendedor de chuletas al por mayor y en un puesto callejero.

El Estado seguirá entregando platas a ciegas a entidades educacionales privadas que se rigen por las leyes del mercado, porque el Mineduc no tiene facultades para fiscalizar y sancionar. Mientras tanto, y al igual que con la JEC, el Estado desembolsará gigantescos recursos gracias al aumento de los impuestos, a fin de reimpulsar la deteriorada educación chilena, pero sin que hasta ahora se asegure que, al menos parte de esas platas, se invertirá en políticas públicas que intervengan el modelo, la estructura y sus integrantes.

No podemos seguir colaborando tan descaradamente con la estigmatización que ya existe de nuestros planteles, con la segmentación y discriminación de los estudiantes y sus padres. Vociferar a los cuatro vientos y apuntar con el dedo a quienes están bien o están mal no resuelve el problema en sí. El SIMCE y la Prueba INICIA, más que carteles propagandísticos de dónde comprar las buenas chuletas, debieran ser herramientas de diagnóstico para el Mineduc, instrumentos de estudio y reflexión para las autoridades que crean e implementan las políticas públicas en ámbito educacional.

Por ahora y armándose de paciencia, habrá que ver como se vienen los proyectos de la Agencia de Calidad y la Superintendencia de Educación, habrá que ver si de una vez por todas nos dejamos de repetir que estamos intoxicados y agónicos, ya sabemos que estamos enfermos, lo que hay que preguntarse es porqué y buscar el remedio antes de que el SAG nos declare oficialmente muertos.

———

Foto: Formalfallacy / Licencia CC

 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Soy optimista de que los cambios serán buenos para el país. Aumentará aún más la representatividad, y nos permitirá dar una nueva oportunidad de continuar los esfuerzos por la libertad y la igualdad y ...
+VER MÁS
#Política

La interminable transición

La segunda vuelta consagra a dos candidatos que hacen lo posible para capturar el "centro político" mientras que la votación muestra la radicalización de un sector de la derecha, la casi desapa ...
+VER MÁS
#Política

Domingo... día de elecciones

El ritmo del Frente Amplio esta re bueno, alegre, intenso y re sexy, claramente penetró dentro de Chile y se va a quedar por harto rato.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Definiendo el ritmo

A estas alturas todos debiéramos tener claro que las encuestas hacen mucho más que medir la realidad. Gracias a la amplificación que permiten los medios de comunicación, han pasado a ser método de infl ...
+VER MÁS
#Política

Encuestas: ¿Instrumento de información o medio de manipulación?

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

¿Cuál debiese ser la preocupación esencial? Primero que todo, brindarle al INE, de una vez por todas, la autonomía que requiere. De esa forma, se evitan suspicacias sin bases o gustos políticos como el ...
+VER MÁS
#Economía

Censo 2017 ¿Un déjà vu? ¿Problema del INE, del gobierno o del Estado?