Columna en Educación
31
Difunde: Whatsapp

Los DDHH en la educación de nuestros compatriotas

imagen

“Yo soy de una generación que por una parte vivió la dictadura, pero no soy de la generación de las víctimas directas que fueron perseguidas, torturadas y asesinadas”, expresó, sin que se le moviera un músculo Lorena Fries, restando con ello la gravedad política que nos tocó vivir en Chile durante 17 años de dictadura cívico-militar. Tuvo suerte la funcionaria, existen connacionales que hoy no pueden afirmar lo mismo, porque no están.


Educar a nuestros compatriotas me permite despertar las mentes de cada educando y mantenerlas en alerta, no quiero otra generación de sujetos descomprometidos, irresponsables, olvidados de su historia, acríticos y acomodaticios.

La declaración de Lorena Fries, subsecretaria de DDHH, no me son indiferentes, el sabor almibarado de sus afirmaciones por las injusticias sostenidas en el tiempo me siguen dando vueltas, pues somos todavía muchos los chilenos que conservamos la memoria y no quiero que también ahora me pidan que renuncie a ella o que mire la historia desde un prisma reduccionista. No puedo, no tengo lugar para el olvido; es más, enseño a mis aprendientes el valor de la memoria, el valor de la justicia y el valor de la verdad. Son temas humanos y en las escuelas deben discutirse.

El olvido no es sano para nuestros pueblos, aunque para algunos resulte conveniente el borrón y cuenta nueva. La lucha y búsqueda que mantienen por llevar a los culpables de los vejámenes y violación a los DDHH a tribunales la Agrupación de Familiares de Presos Políticos, la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos, la Agrupación de ex Prisioneros Políticos y otras organizaciones políticas y humanitarias, con estas declaraciones imprudentes vuelven a retroceder, vuelve a asomar la desconfianza en Memoria, Verdad y Justicia, pues no se trata de auxiliar a pobres abuelitos y viejitos enfermos, tampoco hablamos de santos inocentes: no podemos ni debemos olvidar la tortura, el exilio, la desaparición de personas, la complicidad, el pacto de silencio, el horror, los abusos, los crímenes de lesa humanidad.

En Chile, país desigual, nadie puede olvidar a quienes dispararon contra un pueblo desarmado, contra el pueblo indefenso; es bueno, necesario y responsable que recordemos, cada día y todos los días, cuando en plena democracia estos “abuelitos ¿enfermos?”, en nombre de dios y la patria se ufanaban de sus actos, se proclamaban salvadores del país y jamás fueron capaces de pedir perdón, aún hoy no indican dónde están los cuerpos de nuestros compatriotas desaparecidos. ¿Pensó Fries en el dolor de esas mujeres que jamás pudieron llevarles una flor a su tumba? ¿Pensó en las madres que les arrebataron la vida de sus hijos cuando aún éstos eran adolescentes? Existen actas de defunción que fueron arrancadas del Registro Civil, no existen, no están, a estos chilenos se los tragó la tierra, ¿qué explicación puede darnos Fries de ello? ¿Por qué nos pide que pensemos en ancianos enfermos? ¿A qué DDHH se refiere?

Soy orgullosamente docente, como docente debo educar en la verdad, con la verdad y desde la verdad, los delitos de lesa humanidad no prescriben y los asesinos deben ser juzgados y condenados, pagar con cárcel efectiva por sus actos deleznables, no puedo enseñar a perdonar cuando otros se jactan del exterminio de un semejante desde cárceles VIP, sólo por pensar diferente, sólo por expresar otro ideal de país. Nuestra democracia y nuestros gobernantes no tienen derecho ser tan inconscientes, arrogantes y descomprometidos, entonces, cuando advierto que la justicia no es justa, yo debo seguir enseñando valores. Y la vida es un valor que no se puede soslayar: Chile tiene muertos y desaparecidos. Los criminales deben responder.

Es ahora, hoy, el preciso momento histórico en que la disciplina curricular Educación Cívica pase a llamarse Formación Ética y Ciudadana y esté presente en todos los recorridos curriculares formativos de nuestra educación, pública y privada, desde la sala de 3 años a las carreras universitarias y en particular en las pedagogías, que allí, en ella, en la escolaridad obligatoria, exista un espacio permanente para la discusión, el análisis y el debate de nuestros problemas políticos y sociales, que no nos confundan con la figura del abuelito enfermo y desprotegido. No somos una masa de bobos, no nos disfracen la verdad. Sólo faltaría que mañana nos propongan una Teletón para ayudar a los asesinos, a los torturadores, a los violadores de los DDHH.

La declaración de Fries, “Es un tema a discutir, efectivamente, qué pasa con las personas de 85, 90 años que están en las cárceles”, llega en el preámbulo justo de una elección, es raro este mensaje de compasión melosa “En algún minuto hay que debatir sobre un indulto general en casos de DD.HH.” y luego intentar sobarnos el lomo, diciendo que “Lo peor que nos puede pasar a los defensores de DD.HH. es perder la humanidad”. Jamás los luchadores populares han perdido la humanidad, al contrario, la humanidad los ha llevado a golpear puertas, a exigir, a dar la cara, a no callarse, a seguir peleando por sus derechos y por los nuestros, pero también por todos los derechos de aquellos que cómodamente, sentaditos en sus despachos, olvidaron el lugar de dónde provenían, el lugar que ocupan desde que el voto popular los puso donde están o el cargo que les dio un dedo poderoso. Frágil la memoria de algunos connacionales.

Educar a nuestros compatriotas me permite despertar las mentes de cada educando y mantenerlas en alerta, no quiero otra generación de sujetos descomprometidos, irresponsables, olvidados de su historia, acríticos y acomodaticios. Seguiré educando y formando sujetos pensantes, reflexivos, para que ningún funcionario manipule la historia ni la interprete a su gusto, tampoco que nos la sirvan tipo papilla predigerida, como si fuéramos los “humanoides” del general Merino. Seguiré hablando de Memoria, Verdad y Justicia en las aulas, seguiré creando conciencia sobre los derechos que nos asisten como ciudadanos, sobre los DDHH y seguiré educando en y para la democracia.

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores. Somos una  comunidad de expresión ciudadana que estimula el diálogo sobre la base del respeto. Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

12 de Octubre

Es dificil sustraerse al comentario, realizado, por la sra. Fries, pero mas desconcertante es la reaccion, de quien escribe esta columna, LA VERDAD NOS HARA LIBRES, no solo existe una version de la historia, sino montones de historia, referirse a solo una parte de ella, y sostenerla como unica verdad, nos lleva irremediablemente, a no encontrarla, cada uno de los que vivieron en esa etapa de nuestra historia ,esconden el dolor y el sufrimiento de miles de ciudadanos, que sin ser participes aun sufren en silencio el aprovechamiento de algunos , en nombre de los derechos humanos, la educacion civica nace del conocimiento real de nuestra historia y no la sesgada que algunos pretenden inculcarla como una sola verdad

Daniel Tilleria Perez

12 de Octubre

Estimado don Fernando, agradezco su participación y no se desconcierte con mis palabras, nunca he creído tener la verdad absoluta, sí conozco una parte importante de nuestra verdad histórica, una parte, no toda, pero esa parte no quiero que me la distorsionen, tampoco que me la oculten y menos que me obliguen a olvidarla, porque la viví, porque la sufrí, porque también tengo seres queridos que lamentar y que aún los recuerdo. Tengo casi 62 años y lo pasé mal, sobreviví, me considero un resiliente, salí adelante, pero otros no pueden decir lo mismo, por eso cuento mi versión, lo que yo vi y viví, no repito lo oído al pasar, soy muy cauteloso y respetuoso, pero no me puedo callar ni tampoco voy a permitir que se me pida olvido, cuando aún hoy hay muchos que se jactan del dolor ajeno. El día que al pueblo de Chile le pidan perdón, de verdad, los asesinos, los torturadores, incluso los sapos, ese día recién comenzaré a transitar un proceso diferente en mi vida, tal vez ese día lleve a mis alumnos a visitar lugares de la memoria donde podamos hablar sobre el Chile que tenemos, el real, y no del Chile que me quieren hacer creer, el Chile de Bilz y Pap. Un saludo, don Fernando.

12 de Octubre

Creo que esto no está bien para una eminencia como es usted en otras áreas. Recuerdo un dia que mi hija afirmó: “..Papa mi profesora de historia dijo que durante la UP la gente de derecha acaparaba comida para que la gente pasara hambre y derrocar al gobierno destruyendo la economía…”. Nunca le hablé de política hasta entonces (tenia como 12). Tuve que explicarle literalmente con peras y manzanas que en cualquier parte donde haya escazes de alimentos la gente se sobreabastece y que en ese caso el desabastecimiento era por problemas en a la producción y distribución, o sea el problema era en la oferta y lo en la demanda. Por supuesto que no me entendió mucho en ese momento, pero quedé atento a la recurrencia en el tiempo de estas “enseñanzas” para reforzar algunos conceptos y fue inevitable que tuviese una muy pobre impresión de la profesora.

Daniel, efectivamente usted puede aprovechar de adoctrinar al tener toda la atención de los niños que enviamos a educar y sin duda logra hacerlo cuando los padres no tiene mucha educación o comparten su postura política, o cuando la vida le refuerce esos pensamientos por distintas circunstancias. Pero usted sólo no podrá crear una convicción política duradera en alguien, de hecho la gran mayoría de ellos al madurar y ver una realidad histórica con muchos matices no se interesarán para nada en viejas pasiones políticas ni tendrán una impresión adecuada del profesor que debió ayudarlos a aprender.

Saludos cordiales

Daniel Tillería Pérez

12 de Octubre

Estimado José Luis, muchas gracias por contactarse; pero debo aclararle que, en primer lugar, no soy una eminencia, soy un chileno estudioso y nada más, estoy lejos de ser una eminencia. En segundo lugar, tampoco adoctrino, adoctrinar es un concepto complicado si nos paramos en determinadas ideologías, sí soy un docente que habla mucho con sus alumnos, muchísimo y le explico por qué, tengo a mi cargo una materia preciosa, que forma docentes, por lo tanto debo hablar temas inherentes al problema humano, porque trabajamos con sujetos pensantes, con cerebros, entonces mi obligación es tratar todo aquello que sucede y desde donde nosotros podemos participar como enseñantes. Aclarado ese punto, también le comento que viví la UP, participé en programas culturales, canté en actos públicos, hacía teatro comprometido y recorrí el país difundiendo cultura; entonces sé lo que pasó, no repito de oídas. Sobre el desabastecimiento… ya se habló mucho, con peras y con manzanas, es un tema que yo no he tocado en mi exposición, hablo exactamente de DDHH, de crímenes de lesa humanidad, hablo de personas desaparecidas, hablo de Memoria, Verdad y Justicia, hablo de aquellos que fueron asesinados por “viejitos inocentes”, que se sienten perseguidos, cuando ellos se de proclamaban salvadores de la patria, jamás pidieron perdón, tampoco dicen dónde están los cuerpos de los detenidos-desaparecidos. ¿UD. cree que puedo perdonar a sujetos tan nefastos? Un abrazo y le agradezco su participación.

13 de Octubre

Usted sabe que muchos tenemos una lectura distinta sobre los mismos hechos Daniel, muchos pensamos que una verdad incompleta es una mentira completa y que educar no es imponer con absolutismo una de esas visiones, así como defender los derechos humanos no consiste en esgrimirlos en favor de un grupo y al mismo tiempo atropellarlos para otro.
Nose si lo que hace es adoctrinamiento o concientización, o lo que sea, pero está claro que no es educar ni defender los derechos humanos.

Quizá no sea usted una eminencia como yo lo pienso, pero algunos aprendimos de usted en ciertos temas educativos y eso lo hace ganar mucho respeto y admiración pero tambien hace mas contradictoria y lamentable esta otra faceta suya. Pienso que quizá es tambien lo que sienten su alumnos y sobre todo sus exalumnos.

Saludos cordiales

Daniel Tilleria Perez

16 de Octubre

Buen día, José Luis, hacía memoria y reconozco que tiene razón, mantuvimos una larga disputa epistolar hace ya bastantes años, en otro portal ya desaparecido, era ATINA CHILE, hace 10 años atrás para ser exactos, pero recién ahora me acordé de los hechos, los artículos, los posteos y recordé la foto de su perfil. Veo que tiene paciencia conmigo, no es poco. Lo bueno, ambos hemos mantenido nuestras posturas, nuestras ideas, buenas o malas, no importa, pero estamos siempre defendiendo el pensamiento. No me parece intrascendente para dos personas tan diferentes uno del otro, como somos UD. y yo, pues bien ambos sabemos de algunos, o varios, que más parecen un panqueque, un cheque, con muchos ceros, hace que se más de un dirigente se dé vuelta y olvide en qué lado político está, qué decía defender, ah, pero luego hablan de patria, de pobres, intentando engañar a incautos, en una verdadera cultura de la corrupción. Un abrazo, José Luis y felicito su permanencia en los debates.

16 de Octubre

Así es y después lamenté mucho no haber cerrado ese episodio áspero con mi reconocimiento a esa hidalguía y profunda convicción que admiro en usted, por eso siento alivio poder hacerlo ahora. Agradezco sus ultimas palabras y las hago mías porque representan absolutamente lo que pienso.

Un abrazo

12 de Octubre

Sr. Tilleria, me alegro que mediante este medio, podamos intercambiar opiniones, acerca de lo vivido en esa epoca, tengo 60 años y le puedo asegurar que no me gustaria revivir, un gobierno que propicio el enfrentamiento entre compatriotas, que goberno mediante resquicios legales, que usurpo la propiedad de miles de personas, que su unico delito eran creer en la verdadera democracia, la que nace de la voluntad de las mayorias, la revolucion que pregonaron ,era la de las armas, la sedicion , el caos, la destrucion de la institicionalidad, para imponer un regimen que la mayoria de los chilenos rechazaban, lamentablemente todos sufrimos las consecuencias de ese regimen, desconocer esa verdad historica y solo darla a conocer sesgada a partir del regimen militar o dictadura , solo beneficia a algunos que sacan provecho, desconociendo que la responsabilidad nace de las causas que la propiciaron.

Daniel Tilleria Perez

13 de Octubre

Estimado don Fernando, desconozco esa parte de la historia que UD. señala, no me recuerdo las “usurpaciones a miles de personas”, no sé dónde se produjeron, tampoco recuerdo que a algún chileno le hayan robado-quitado-expropiado la casa. Es una pena, pero tenemos una visión de dos países diferentes y sin embargo rondamos una edad similar. Me resulta, cuanto más, extraño. Tampoco recuerdo el enfrentamiento entre chilenos que expresa, sí recuerdo el empoderamiento del gobierno de la UP a un pueblo sufrido, acostumbrado a la explotación patronal, un pueblo que tuvo conquistas sociales y que a los mil días le fueron conculcadas. No sé si a la fecha habrá leído algún material de lo que finalmente desclasificó la CIA, hoy son accesibles, donde señala su animadversión hacia el gobierno de Allende y donde aparece el otorgamiento económico hacia las fuerzas que propiciaron el paro de camioneros y finalmente el golpe. O sea, hubo manipulación externa, hubo una campaña de desprestigio y con el golpe cívico militar tuvieron la excusa perfecta para matar, exiliar, desaparecer personas, torturar y todo lo que denuncio en mi texto: no pido más que Justicia, Verdad y Memoria. Y le insisto, nadie me lo contó, lo viví, lo sufrí, la peleé contra un proyecto político que propició el secuestro y se abrió al capital foráneo, conocí de cerca la cesantía de mis compatriotas, el hambre de los desposeídos y de las clases desprotegidas. Como docente, lo sigo hablando en mi cátedra. Un abrazo.

13 de Octubre

A propósito, dada la concurrida referencia respecto de la supuesta participación de la CIA que se demuestra en los desclasificados que se esgrimen como la última palabra, decidí estudiar el tema de primera mano y he estado leyendo los documentos desclasificados desde el mismo sitio del departamento de estado norteamericano. Hay cientos de documentos pero nose si lo recomiendo porque es muy fuerte el relato que se puede ir armando al juntar las piezas, les dejo un pequeño botón de muestra:

Saludos

Daniel Tilleria Perez

13 de Octubre

¡Qué lástima, señor Silva!, veo que el archivo fue subido de una pagina suya, relatado en un español neutro, pensado y publicado para generar confusión, malestar, duda, descreimiento, cosa que la derecha hace muy bien, lo ha hecho históricamente, tiene los medios económicos y los de comunicación para realizarlo, la prueba es el video en cuestión. No tengo más para decir, sólo lamentar la negación, el ocultamiento, la tergiversación maliciosa, sesgada, parcial, incluso la mentira, uno puede no estar de acuerdo y ser del bando opuesto, pero no mentir, el video lo dice todo. Lo único importante: no me lo pueden contar, a mí no. Y como yo habemos muchos que lo vivimos, lo sufrimos y aún llevamos las secuelas, me voy a morir con ellas, no se pueden borrar. Me han querido acusar incluso de terrorista, ¡no sé disparar ni con pistola de agua!, le confieso, mi única herramienta ha sido y es la palabra, el conocimiento e inculcarle al que no tiene, al que no puede, al que no llega, que su única arma es el saber, la apropiación del conocimiento, aprender, de otra forma estará perdido, será un sujeto útil para la reacción, convencible, manejable. La derecha es hábil, pero no creo que, a esta altura, yo baje los brazos y permita que me cambien la historia, que me la modifiquen a voluntad, que me la distorsionen por intereses mezquinos, al menos la que yo conozco, viví y puedo dar cuenta. Un respetuoso saludo, señor Silva.

13 de Octubre

Los videos los hago por hobby con las mismas herramientas que tienen todos en su computador Daniel, así mato el tiempo libre sin gastar niuno, ojalá fuera cierto lo de “mi poder económico”.
Yo podría decir sobre su artículo casi exactamente lo mismo que me dice usted. Tenemos la misma edad y viví en Chile todo el tiempo. Puede comprobar la veracidad del video leyendo los desclasificados, pero nuestra historia no empieza el 11 de Septiembre de 1973, estúdiela y comprobará que mientras mas estudie la história se le hará mas difícil juzgar a sus protagonistas.

Eso es lo que debería enseñar un profesor de su calidad.

Saludos cordiales

Daniel Tilleria Perez

13 de Octubre

Sr. Silva, lamento decirle que en ninguna parte de mi texto hable de “su” poder adquisitivo, no confunda, no lo hice, porque no lo conozco. En cambio, la historia de Chile sí la conozco bien y leí, primeramente, lo que leímos todos los chilenos en esa época, pues era obligatorio, no había más y era parte del currículum educativo, me refiero a los libros de Frías Valenzuela, o sea, esa única visión de la historia. Recién más adelante tendré acceso a otra bibliografía, revisionista si quiere, otros autores, como Luis Vitale, por ejemplo, o Gonzalo Martner, etc. Con respecto a lo que “debería” enseñar un profesor como yo, como expresa UD., también lamento informarle que no es UD. quien arma las grillas educativas, tampoco permito que se me invada mi libertad de cátedra, por lo que yo enseño lo que estudio, lo que aprendí, la bibliografía que tengo como parte indispensable de mi formación académica, me guste o no, sólo que tengo la posibilidad de elegir siempre que, también respecto a mi formación cultural, intelectual y política, me parezca que aporta al proceso de formación cultural de mis aprendientes. Le insisto, formo docentes, dicto Taller de Docencia I y III, pero mi mayor formación la tengo en Problemáticas Actuales de la Discapacidad Intelectual y en Música para la Formación del Actor (I- II), en todas ellas se asoma la problemática cultural y política, formo sujetos para la sociedad, por lo tanto no son seres apolíticos, son hombres y mujeres pensantes. Un abrazo.

13 de Octubre

Es cierto. No es lo que deberia enseñar, es lo que yo personalemente esperaria que enseñara. No se me ocurriria intentar pautear a quien sigo considerando una eminencia dentro del área educacitva Daniel. Tampoco dudo de su formación ni el aporte que hace a la cultura e intelecto, especialmente a sus alumnos tambien educadores. Pero en mi opinon personal es cuestionable su aporte en política a hombres y mujeres pensantes porque yo creo que ese aporte podria ser mucho mayor. Puse lo de los desclasificados de la CIA porque usted lo citó en un comentario anterior y pensé que aportaria, no fué por simple un antojo de hostigar.

Yo tambien tiendo a leer en los desclasificados de la CIA y en todo lo demas lo que confirma mi postura. Respeto su visión aunque no la comparta, sólo creo que su aporte sería mayor si enseña con la humildad de alguien sabio como usted que nadie es dueño de la verdad, pero su articulo no parece ir en esa dirección.

Saludos cordiales

Daniel Tilleria Perez

13 de Octubre

Don José Luis, ahora sí compartimos algo en común: nadie es dueño de la verdad. Bien lo ha dicho, ahí estamos plenamente de acuerdo y me alegro que sea UD. mismo quien lo exprese, yo tengo una postura y el resto tiene toda la libertad de tener la suya o compartir la mía y es bueno, me gusta la gente que opina, que discute, que pone sus ideas a la luz, que defiende lo que piensa. Le agradezco. Un abrazo.

13 de Octubre

Daniel leo con mucha atención sus artículos y comentarios, por internet y tambien álgo he leido en otros medios. Aunque en política pensamos radicalmente distinto, sinceramente le tengo un profundo respeto y admiración, esto último no lo pude expresar en otro largo intercambio de palabras (con algunos pasajes algo asperos) que tuvimos hace muchos años en otro sitio virtual (que al parecer ahora no existe). Siento alivio poder expresarlo ahora.

Un abrazo

14 de Octubre

Hace decadas que tengo claro el panorama, para mi el tema de los derechos humanos (eufemismo para no decir torturas, crimenes) es un tema precisamente humano mas que politico, la palabra politica es limitada. Si yo veo en la calle a alguien sufriendo un ataque cardiaco y la gente alrededor que pasa sin ayudarlo, de largo, no digo “que gente mas despolitizada”, digo “que gente mas inhumana”. La politica, como la economia, es acotada al describir el todo, y es intelectualizante y un ejercicio un poco pituco que disfraza la realidad y la edulcora, aunque en general se crea lo contrario. La politica solo nos hace discutir acerca de que pensamos, como si siempre tuviesemos tiempo de discutir. A mi un barco de refugiados sirios no me da para pensar si ellos son de izquierda, derecha, si son de centro o apoliticos, son simplemente personas. No tengo tiempo para pensar en qué creen o por quien votan, no les ha pasado? Entonces es mejor fijarse en lo humano, ahi esta la respuesta. La politica no nos da respuestas, nos desorienta. La politica tiene un limite practico, pasado ese punto se convierte en criminologia. Me ha costado mucho entender por qué este pais no puede procesar y asimilar lo vivido.

Daniel Tillería Pérez

14 de Octubre

Sr. Gio, ¿no será que nos han distorsionado el concepto política, precisamente para que lo pongamos en duda? Recuerdo claramente cuando el dictador decía “los señores políticos”, apartándose de la significatividad del concepto, como que a él no lo tocaba, quedaba fuera. Su señora esposa, hoy cuestionada por casos como el CEMA-Chile, decía “los chiquillos no deben hacer política, tienen que estudiar y si los padres no les ponen límites, alguien tendrá que ponerle límites a los chiquillos”, también dejando afuera su propio accionar político; o sea, nos han desvirtuado el concepto política hace más de 40 años. Luego, al llegar la democracia, toda una generación descreyó de la política, viendo el accionar corrupto de muchos dirigentes, que protestaban con izquierda, pero robaban (roban) con la derecha y lo hemos leído en prensa, ¡todos coludidos! boleta va, boleta viene. Se pretende culpar a la política. La política, sr. Gio, nos implica en todo accionar, entonces debemos volver a darle el valor que tiene y merece y no permitir que la prostituyan en función de intereses mezquinos. Lo de Siria, ¿no es un caso extremadamente político?, ¿o cómo se armó la guerra? ¿Quiénes apoyaron al Estado Islámico? El problema que el pato lo seguirán pagando nuestros inocentes, de allí que tanto me preocupe la formación humana, los estudios, el conocimiento. Si sabemos, si leemos, si estudiamos, difícil que nos engañen tan groseramente. Un pueblo inculto es pueblo manejable. Un abrazo, don Gio.

14 de Octubre

Ese es el punto.

Alguien sabe concretamente que tiene que ocurrir para que demos por “procesado y asimilado lo sucedido” gio?

Saludos

14 de Octubre

O_O, como dicen los españoles, “menuda cara de palo”.

14 de Octubre

Curioso cometario. ¿Es lo mejor que tiene para evadir la pregunta?

Daniel Tilleria Perez

15 de Octubre

Estimado Sr. Gio, respondí su nota el mismo 14 de octubre, pero no sé por qué extraña razón no ha aparecido aún. Voy a esperar un día más, de modo contrario volveré a dejarle mi idea expuesta, un pequeño análisis, porque veo que se busca dejar a la política en el centro de la duda. En mi nota le contaba cómo por aquellos años el dictador se refería a “los señores políticos” de manera despectiva, despegándose él mismo de lo político para mostrarse como el renovador, ante la política gastada estaba él con su idea nueva. Lo mismo su señora esposa, que respondía molesta y ofendida ante las primeras manifestaciones estudiantiles, donde expresaba que “si nadie le pone límites a los chiquillos, nosotros se los vamos a poner”. Y esta idea mezquina, reduccionista, ha permanecido, es fácil oír “la política no sirve”, yo respondo que la política sí sirve pero se han encargado de prostituir el concepto, veamos cómo hoy advertimos la colusión simplemente para robar, boleta va, boleta viene, sin importar el signo político, se juntan expresamente para los actos de corrupción, se puede ser de izquierda, pero se roba con la derecha, se es derecha pero a la hora de efectivizar la estafa se desdibujan las fronteras ideológicas. Vealo, Gio, creo que nos pretenden confundir, veo que el trabajo sucio es ese, está pensado finamente para despretigiar la política y que la gente englobe en “todos los políticos son ladrones, todos los políticos son corruptos, todos los políticos son”. Un abrazo, Gio.

16 de Octubre

Daniel, lo que Pinochet hacia era hablar en contra de la democracia. No de los politicos. El hablaba en contra de los diputados, los senadores, no en contra de sus ministros, por ej. (que son politicos). Por otra parte, quien puede creerle a Pinochet? Valoro a ese personaje demasiado poco como para darle poder. El poder es de la gente, ella se lo da. Y por otro lado, quien puede creer que la derecha es despolitizada? Cuando es lo mas politizado que hay? O no es politizar tratar o calificar de socialista o comunista todo lo que no pueden entender? Usted ha visto montones de veces, ante un problema social, de salud, existencial, todos los dardos son politicos. Que si somos comunistas, neoliberales, democratacristianos. Que si votamos, nos comprometemos, nos descomprometemos. A quien le importa? Si todos los problemas siguen igual, sin resolver. La derecha no es despolitizada. Es politizada. Ellos insisten en llevar cualquier discusion a un terreno contingente, porque es el terreno que mas les acomoda. Que cosa mas facil que calificar de socialista una postura, séalo o no. Vivimos bajo la dictadura de lo politico. Pinochet fue una dictadura, claro, una dictadura regentada por un politico. Y seguimos en cierta forma bajo la misma dictadura, porque no cambiamos nuestra forma de pensar. En que lo politico es lo mas grande y lo unico que existe. No algo al servicio de las personas, sino algo que debemos servir. Pero lo mas grande es la filosofia y la existencia misma.

16 de Octubre

Daniel, no creo que la politica sea mala, simplemente creo que se le sobrevalora y se cifran en ellas esperanzas que no puede cumplir. Porque es un terreno demasiado acotado. El universo es muy grande como para que solo importe la politica. Esa dictadura de lo politico nos la legaron las generaciones anteriores. Es una pasion que no se quiere soltar ni dejar ir. Hay algo mas grande que la politica, se llama existencia. El ser humano que sufre no es un animal politico, es simplemente una persona. No un heroe. Por cierto, aclaro que no soy catolico. Pero lo metafisico no es un tema religioso, sino algo espiritual que hay en la vida. Que va mas alla de la politica, el dinero, el intelecto. Por cierto, la dictadura me marco humanamente, y no politicamente. Porque quedo fuera de la pugna de la guerra fria que se dio hace 40 años atras. Es justo eso? Que aun no teniendo nada que ver con lo que pensaba uno u otro lado, me haya afectado humanamente? Porque la vida es mas que la politica. Un abrazo!

Daniel Tilleria Perez

16 de Octubre

Estimado Gío, está en nosotros usar todas las herramientas que la Constitución nos da para cambiar las cosas y no permitir que sean siempre los mismos quienes deciden por nosotros y digitan nuestras vidas. UD. dice en su nota “Pero lo más grande es la filosofía y la existencia misma”, exactamente, la Filosofía nos da amplitud y libertad de pensamiento, los grandes filósofos nos dejaron un legado donde el centro de nuestro pensamiento y la importancia del hombre estaba en la política, bien lo podemos leer en Platón, en Aristóteles, pero también en otros pensadores contemporáneos, como Th. Adorno, por ejemplo, o J. P. Sartre, M. Foucault, por citar algunos. Pero tenemos que leerlos, estudiarlos, desmenuzar las ideas y allí aparezco yo, nuevamente, inculcando el poder de la educación, la importancia del aprendizaje, reivindicando los DDHH, el valor de la vida y la confrontación de ideas. Me duele ver a nuestros pueblos idiotizados consumiendo entretención, alejados del pensamiento humano, del pensamiento crítico y reflexivo, porque los mass-media y los gobiernos, coludidos, les dan facilismo predigerido, educación mezquina, pobre, para que no piensen, para que no protesten, para que no exijan, para no haya cambios fundamentales, ¡gatopardismo puro! Un pueblo inculto es un pueblo manejable, hoy me almibaran con “los pobres abuelitos”, mañana le seguirá “borrón y cuenta nueva”. ¿Qué hacemos para que esto cambie? ¡Educación, no hay más, educación, pensamiento, lectura, política!

16 de Octubre

Lo que los griegos entendian por politica es muy distinto de lo que nosotros entendemos por politica. Para los griegos la Polis era el lugar donde vivian, la ciudad. Las ciudades griegas eran pequeñas, tenian solo algunas decenas de miles de habitantes. Para ellos “animal politico” es “animal de la ciudad”, animal que vive en ciudades. Lo que le interesa al ser humano (hombre y mujer, no solo hombre, los griegos no eran igualitarios) es lo que pasa a su alrededor, la vida, todo lo que pasa en su ciudad. Ese es el animal politico, el animal urbano. Le ha preocupado alguna vez a la izquierda politizada el urbanismo de nuestras ciudades? O es un tema demasiado pituco, demasiado gatopardista como para ser importante? Tengo mucha experiencia en discusiones politicas y se que tarde o temprano, por muy inequivocamente que yo este en contra de la dictadura y el neoliberalismo, siempre termino siendo calificado de gatopardo, aburguesado, descomprometido, y la misma izquierda furiosa termina, en sus propias palabras, valorando mas a un pinochetista que a alguien que no es ni chicha ni limoná.

Daniel Tilleria Perez

16 de Octubre

Don Gío, UD. tiene una opinión tomada y eso está bueno, lo expresa, critica y tiene bastante claro lo que quiere, eso se nota al leerlo. Lo defiende. Por eso le he respondido y le acerco lo que yo pienso y entiendo, pero desde mi lugar, pequeñito (es de un educador, formador de formadores), pero mi lugar, mi visión del mundo donde me desenvuelvo y participo. Me gusta leerlo y no lo encuentro aburguesado ni gatopardista, veo que tiene, ante todo, opinión propia y tiene de dónde sostenerla. Otra cosa, muchos compañeros de izquierda pertenecen a esas izquierdas exóticas, un tanto lights, (¿no ha visto a algunos dirigentes que no se sabe hacia dónde patean la pelota?), acomodaticias que, es cierto, terminan reivindicando “al general” y su proyecto económico neoliberal, vigente hasta nuestros días, sin saber qué es el neoliberalismo y que daños ocasiona a los más desposeídos. ¿Ve que es un problema de pensamiento, de lectura y educación? No hay caso, don Gío. Un abrazo.

16 de Octubre

Daniel, No podria defender o reivindicar el legado de la dictadura, aunque tenga cosas buenas o rescatables, porque las dictaduras siempre son negativas. Parten desde un error, sobre todo cuando duran 17 años. Tampoco es un gran logro que la dictadura tenga cosas rescatables, todas las dictaduras las tienen. La Cuba revolucionaria tambien tiene salud y educacion de alto nivel, logros deportivos y medicos. Cualquier persona que esté por la democracia tiene que odiar la dictadura. Si yo soy descomprometido o pertenezco a una izquierda light es irrelevante. Mucha gente protesta por las afp, y la misma izquierda le critica que protesta por egoismo, por estar ellos bien, y no por ideologia ni por conviccion politica. Y como tendria que protestar? Si las afp o la salud afectan tu vida diaria, te afectan como persona, tendrias que inscribirte en un partido politico e ir a votar para tener derecho a estar disconforme?? Por que, si eso te afecta igual? Eso es lo que no entiendo. Por que se complican con un nivel tal de exigencia, si el descontento esta ahi mismo. Mucha gente no va a ser de izquierda, ni comprometida politicamente, ni militante, pero su opinion VALE. Vale porque a ellos, a nosotros nos afecta, y nada mas que por eso. Un anciano muriendose con una pension de miseria no necesita inscribirse en el partido socialista para tener DERECHO a protestar. Se muere antes. Son temas urgentes. Los derechos humanos son temas urgentes. Saludos

Viviana baeza

14 de Octubre

Yo comparto plenamente con el sr. Tillería en el sentido que lo que estos monstruos hicieron es imperdonable y que no merecen indulto. Quizas la Subsecretaria no es la persona indicada para esa pega. La dictadura deshumanizó este país con sus actos, nos transformó en personas superficiales, sin empatía, consumistas y donde lonque vale es lo material y no los valores humanos. Somos insensibles, clasistas y racistas.

Daniel Tilleria Perez

14 de Octubre

Agradezco su comentario, Viviana. Mientras escribía esta nota, recuerdo que durante plena dictadura pinochetista se hallaron unas osamentas humanas, las mismas fueron derivadas durante el transcurso de esa misma mañana al Instituto Médico Legal. La noticia comenzó a circular por algunos medios, recuerdo Radio Cooperativa, quien informó que al lugar llegaron los familiares de detenidos-desaparecidos a preguntar sobre el hallazgo; sin embargo, mientras afuera los familiares pedían información, por una puerta trasera fueron rápidamente sacados esos restos y de allí lanzados a una fosa común, ¡se rieron en la cara ante el dolor de esos familiares! No me lo puedo sacar de la cabeza. Ahora comprenderá UD. por qué no puedo perdonar a estos “pobres abuelitos”. Un abrazo, Viviana.

Servallas

19 de Octubre

Es penoso ver como se intenta cerrar la historia, dar por  ” verdad” una particular verdad que sabemos pertenece a un sector ideológico en particular, de manera de colocar en difuso  la complejidad geopolítica de la guerra fría, no señor, aquí y en muchas partes el mundo se vivió una guerra encarnizada entre las grandes potencia, la una por convertir este pequeño país en una base de operaciones, una cabecera de playa,  y la otra, no permitiendo que se ” tomen” el vecindario, porque entonces seguirían cayendo los vecinos. Me imagino que eso no se les enseña a sus alumnos, ellos miraran una parte, la que Ud. le interesa que aprendan, es cierto,  hubo señor una dictadura sangrienta, pero también  hubieron grupos armados y sangrientos, mucha gente mala acudió al llamado de las ideológías, como Ud. sabe los norteamericanos desclasifican archivos y se supo una parte del sangriento juego, pero los otros no desclasifican nada, entonces no sabemos cuan metidos estaban. Este fue un escenario más, una partida más que al igual que en otras partes del mundo, esta también dejó su saldo de odio y muerte.