#Educación

Los colegios particulares como formadores de élite

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Para tener una idea,  el arancel anual del “The Grange School” es cercano a los cinco millones de pesos (o 500.000 mensuales), lo cual contrasta grotescamente con los 40.000 pesos que puede recibir por niño un colegio subvencionado por concepto de ley de subvención escolar preferencial, cuyo objetivo es ayudar a financiar los insumos para educar a alumnos prioritarios.

Como sabrán, los colegios de nuestro sistema educativo se pueden catalogar de acuerdo a su financiamiento entre aquellos donde interviene el estado (municipal y subvencionado) y otros donde son las familias quienes aportan todo el dinero (particulares- pagados). El debate, tanto en el programa de gobierno de la Nueva Mayoría, como en el movimiento estudiantil, solo se ha centrado –esencialmente- en el primer grupo. Y se ha escapado de la palestra pública (no así de ciertos análisis, como el de Boric, Grau y muchos más) la importancia de los colegios particulares-pagados. El interés de esta columna es mostrar las razones de porqué debemos analizarla de nuevo, entendiendo que uno de los elementos centrales a cambiar en nuestra educación es la falta de meritocracia y la segregación (con su contraparte cultural: clasismo), así como también generar una mayor formación de “tejido social”.

La educación particular-pagada en nuestro sistema representa cerca de 7% de alumnos, cifra que, a grandes rasgos, se ha mantenido constante a lo largo de las décadas. Son colegios que pueden llegar a cobrar de mensualidad mucho más del límite impuesto a los colegios subvencionados (80.000 pesos), no siendo extraño encontrar colegios mucho más caros. Esto, de partida, crea una diferencia fuerte entre los recursos disponibles para educar a un niño de colegio municipal-subvencionado respecto de uno particular, basada esencialmente en el poder de pago de la familia pues el Estado, actualmente, no tiene los recursos como para competir a tal nivel. Para tener una idea, el arancel anual del “The Grange School” es cercano a los cinco millones de pesos (o 500.000 mensuales), lo cual contrasta grotescamente con los 40.000 pesos que puede recibir por niño un colegio subvencionado por concepto de ley de subvención escolar preferencial, cuyo objetivo es ayudar a financiar los insumos para educar a alumnos prioritarios.

Podríamos decir, ingenuamente, que la meritocracia aún se mantiene, pero ello resulta insostenible con los datos reales, pues estos colegios son quienes forman a la élite político-económica chilena. Los datos de Seminarium Head Hunting (y publicados en la revista Capital en 2003), señalan que los líderes de diversas empresas y el mundo corporativo, viene de sólo 10 colegios (donde el 82% son particulares pagados, cifra que, según la misma revista, aumenta al 83% en el 2013). La empresa Seminarium Penhryn International, concluye que un 60% de los líderes del mundo político (2013) vienen desde colegios particulares pagados (siendo no muy diferente la realidad entre la Alianza y Concertación). Sumemos a ello lo presentado por Ximena Perez en El Mostrador”, donde señala que sólo 3 de 40 miembros pertenecientes a diferentes comisiones del gobierno en curso con hijos en edad escolar, prefirieron la educación con financiamiento del Estado para sus hijos. Si esto no es una clase social de élite que se auto reproduce, ya sea por recibir una mejor formación (algo debatible), o por entablar mejores redes sociales, yo no sé lo que es.

En definitiva, si realizamos profundos cambios a la educación financiada por el Estado, y dejamos igual a los particulares pagados, seguiremos con una élite político-económica sin inclusión, sin meritocracia, sin fortalecer el tejido social. Podemos tener ideas –como obligar la admisión, en tales colegios, de un porcentaje mayor de alumnos de otras realidades económicas, de manera gratuita y con apoyo especial, como sugiere, en parte, de Humberto Santos– pero lo importante es entender que no podemos seguir igual.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
jose-luis-silva

15 de mayo

La porfiada idea de fortalecer la educación pública para enfrentar el problema es una propuesta antigua, probada y hasta el momento fracasada que se ha seguido. En los últimos años se ha sextuplicado el presupuesto en educación con esa idea y no da resultado, incluso pareciera ser que los colegios del estado se catalogan aún mas malos y se distancian mas de los colegios particulares. Se insiste en esto porfiadamente por razones ideológicas sobre rol del estado.

Hay que tener el coraje de abrir la mente para aceptar que pueden haber mejores ideas:

Si los mejores colegios fuesen los del estado el camino correcto es procurar que todos estudien en esos colegios, por último que los colegios particulares sigan el modelo estatal. En ese escenario sí valen esas ideas e incrementar el apoyo financiaro y de todo tipo a los colegios del estado, pero no es el escenario real.

Si aplicamos esa lógica tan simple en el escenario real, donde los mejores colegios son los particulares, obviamente el presupuesto del estado debe dirigirse a los alumnos que no tienen recursos para que puedan estudiar en uno particular en lugar de destinar tantos miles de millones a sostener colegios malos por esta porfía ideológica. Esa es la propuesta correcta por lo menos hasta que no tengamos colegios estatales buenos como en otros paises.

Saludos

Joaquín Ocampo Ercilla

15 de mayo

Unas cuantas golondrinas no harán verano. Introducir “Machucas” en colegios donde se concentran los hijos de las familias más adineradas sería un atentado contra la integridad de esos niños: serían objeto de discriminación. Siempre ha existido una elite que concentra a los suyos en colegios, clubes, etc., donde refuerzan sus lazos sociales. Lo importante es reducirles el poder económico y su influencia en la imposición de valores y creencias al resto de la nación. El aumento de recursos a la Educación Pública junto a la dignificación y mejor formación del magisterio lograrán que, al menos desde el punto de vista académico, sea tan atractiva como la mejor de las privadas. ¡A quitarles poder a los ricos y dejarlos tranquilos!

22 de mayo

Estimados:

Primero, creo que no es muy convincente mantener la idea de que colegio subvencionado es mejor que municipal. Si se analizan los datos Simce, y se separa por contexto economico, no hay una gran diferencia. Esto es sumamente grave, pues sabemos, que las condiciones en las que “compiten” los subvencionados versus los municipales no son iguales.

En segundo lugar, estoy convencido en que la tesis de “Machuca” es solo un prejuicio que, en gran parte, lo tenemos los adultos. Si, obvio que habra ciertos roces, pero dependera mucho de la actitud de la organizacion educativa el resultado. La diferencia puede ser vista tambien como algo virtuoso. No seamos prejuiciosos.

Finalmente, comparto que la educacion publica debe ser fortalecida. Pero aun asi, a mi parecer, resulta muy paradojico mantener ideas de meritocracia, y permitir que ciertos individuos se eduquen en instituciones que rompen esta logica, por los argumentos antes señalados.

De todos modos, muchas gracias por sus comentarios.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

"Lo que se espera en la propuesta política en estas presidenciales, es que tenga muy presente que la nobleza y dignidad de un país no se calcula sólo en el volumen de su PIB, ni en las cifras macroe ...
+VER MÁS
#Política

Chile Vamos: ¿a dónde?

"Lo que se espera en la propuesta política en estas presidenciales, es que tenga muy presente que la nobleza y dignidad de un país no se calcula sólo en el volumen de su PIB, ni en las cifras macroeconómicas en azul, sino también y más que nada se mida en que la distribución del ingreso sea equitativa y alcance a todas/os."

La primera vuelta de las elecciones presidenciales desmintieron rotundamente a las encuestas que con un claro sesgo ideológico y serios límites metodológicas instalaron, durante meses, la victoria ineluc ...
+VER MÁS
#Política

El progresismo es mayoría política y electoral

El mensaje es, la población con salir a votar estuvo a punto de generar un gran cambio que hizo asustarse a muchos analistas en un primer momento, y que dejó como gran triunfante al Frente Amplio, que har ...
+VER MÁS
#Política

El Frente Amplio, una gran lección para todos

Una vez que la violencia ha comenzado no va a disminuir, sólo irá incremento, hasta que el miedo nos paralice y nos impida salir de la situación.
+VER MÁS
#Género

Violencia en pareja, que el amor no te mate

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Para nosotros los psicólogos, cuando la química (no racional) te impide dar tu 100% con un paciente estás obligado a derivarlo a otro, luego, si eres responsable, tienes que analizar porque no toleraste ...
+VER MÁS
#Política

Cero tolerancia al Rincón que mata en mala

Ahora bien, en estas elecciones no da lo mismo quien gobierne los próximos años, lo que está en juego es decidir el país que soñamos.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Porque no da lo mismo quien gobierne

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?