#Educación

Lo que quita y deja la selección escolar

4 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Los niños conocen, en su gran generalidad, solo realidades similares a las de su entorno, se crían junto a niños de sus mismo estrato socio económico, valórico y social, entendiendo esa como única realidad, como un universo, haciendo de esta una sociedad menos tolerante y solidaria por simplemente no conocer otras realidades que suceden fuera de las paredes de su escuela.

Dentro de los primeros alcances de la Reforma Educacional que poco a poco se van develando, está el tema de la selección, que ha motivado y seguirá motivando un extenso debate ya que es en este punto donde yace el alma del modelo educadional chileno y, aún más allá, el alma de la sociedad chilena altamente segregadora.

Cuando hablamos de la educación como un derecho garantizado, en primer lugar, debemos dejar fuera la selección de alumnos, por cuanto, los derechos son sin distinción de raza, credo, genero, condición sexual, etc. Por ello, si entramos en este debate, debemos en primer lugar fijar que si la educación es un derecho garantizado para todos, no pueden estos ser seleccionados arbitrariamente por el sistema educacional.

Sin embargo, esto conlleva ciertos razonamientos prácticos y sociales que pueden ir en contra de esa entrega garantizada de educación. Por ejemplo, las capacidades físicas y logísticas de los colegios para entregar educación a una cierta cantidad de alumnos, así, podrían, una vez aprobada e implementada la reforma, llegar todos los alumnos al Instituto Nacional por ejemplo, el cual, claramente no sería capaz de albergar dicha demanda, o bien, en términos geográficos, no todas las comunas podrían disponer de la capacidad para dar educación a los habitantes de su comuna (probablemente, Santiago como comuna, tiene más estudiantes en su comuna que habitantes en edad escolar).

Hacerse cargo de este tema, es altamente necesario, pues las escuelas deben ser consideradas como centros sociales en toda su amplitud y no sólo como un centro de formación. Debe generar espacios de esparcimiento, deporte, conocimiento y cultura para su entorno, asimismo, permitiría abordar problemas de traslados dentro y desde el sector donde se emplaza y generaría arraigo de la comunidad. Esta se enmarca, también, en una larga lucha, que ha intentado incluir a los padres como aliados del proceso educativo, pero difícilmente lo hará, si estos no sienten la escuela o colegio de su hijo como parte vital de la vida familiar y no como un servicio que se compra.

En otro sentido, más amplio, la selección no es garante de una mejor educación, es más, si consideramos como educación la formación de personas, la selección ha perpetuado un sistema perverso donde hemos escondido la diversidad como un factor clave en la formación. Así, los niños conocen, en su gran generalidad, solo realidades similares a las de su entorno, se crían junto a niños de sus mismo estrato socio económico, valórico y social, entendiendo esa como única realidad, como un universo, haciendo de esta una sociedad menos tolerante y solidaria por simplemente no conocer otras realidades que suceden fuera de las paredes de su escuela.

Por otra parte, la selección parte de la base de niños más o menos capaces, con el conocimiento que gran parte de las capacidades medidas están fuertemente alineadas con las condiciones de crianza de esos niños y no con sus reales capacidades, potencialidades o talentos. Así, un niño hijo de padres universitarios, maneja un mayor número de palabras que un niño de padres sin estudios universitarios y los colegios toman este factor como de “mayor capacidad”, siendo este sistema injusto pues no mide con la misma vara capacidades, sino preparación (tal cual lo hacen las pruebas estandarizadas hoy como el SIMCE).

Existen muchos más casos o ejemplos que explican porqué la selección es perjudicial para nuestros hijos e hijas, pero baste mencionar que acá, como se ha propuesto, debemos empujar los límites, refundar, repensar nuestro sistema y eso requiere un cambio de paradigma, mirar el sistema escolar con un valor social y no como un producto mejor o peor de acuerdo a la capacidad del bolsillo familiar.

Por esto, la vía correcta es pasar de una educación en función de logros de puntajes SIMCE o PSU a uno de formación de personas que puedan aportar a la sociedad desde el conocimiento, pero también desde lo humano y lo social. Y para eso debemos dejar de enseñar a competir y comenzar a inculcar la cooperación, la colaboración y la construcción de conocimiento.

————–

Foto: OREALC/Unesco Santiago / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

28 de mayo

LA ESCUELA NO FORMA PERSONAS, FORMA CIUDADANOS. Por eso el Estado debe jugar un papel mas preponderante, porque depende de qué educacion otorgue los ciudadanos que va a tener. El colegio no esta por formar personas. Ni debe hacerlo.

Los profesores estan para abrir horizontes y perspectivas, eso es todo lo que debe hacer un profesor. La labor de un colegio: ser un lugar donde se den herramientas para un posterior desarrollo de habilidades y capacidades. ¿Pero formar personas? Eso es de la casa. En la casa uno se forma como persona. La escuela es donde aplicas el ser la persona que aprendiste a ser en tu casa.

Un profesor debe tratar a sus alumnos como personas, o sea, conocerlos, ayudarlos a explorar sus potencialidades, etc. Pero no puede formarlos. No puede ni debe hacerlo, porque eso es labor de los padres.

Y ahi es donde tienes un problema: no es cierto que “un niño hijo de padres universitarios, maneja un mayor número de palabras que un niño de padres sin estudios universitarios”. Un niño aprenderá a manejar más palabras si habla y usa esas palabras dialogando con sus padres, y si lee. Los padres pueden ser personas analfabetas, pero pueden motivar a que su hijo estudie mucho mas que un padre universitario si le impulsan a leer, si lo escuchan, si le dan conciencia de que puede superar su pobreza o sus limitaciones con el estudio y con su esfuerzo personal. El nivel educacional de los padres no siempre es un determinante, porque (no se si te has dado cuenta) los hijos de padres universitarios son los que son mas rapidamente encerrados en jardines infantiles. Y esos lugares no son un formador de personas. De hecho, hay paises que estan pensando seriamente en que lo peor que puede hacersele a un niño es llevarlos a un jardin infantil.

“Así, los niños conocen, en su gran generalidad, solo realidades similares a las de su entorno, se crían junto a niños de sus mismo estrato socio económico, valórico y social, entendiendo esa como única realidad, como un universo, haciendo de esta una sociedad menos tolerante y solidaria por simplemente no conocer otras realidades que suceden fuera de las paredes de su escuela.”

Eso pasa en el Verbo divino o en el Nido de Aguilas. Pero en la inmensa mayoria de colegios y escuelas de Chile no. Porque ese tipo de colegios que describes son carisimos, fuera del bolsillo y de las posibilidades de la mayoria. El resto de niñitos nos hemos tenido que acomodar en el colegio que podiamos (el que estuviera mas cerca de nuestra casa, el que estuviera mas cerca del bolsillo de nuestros padres, etc). Y hemos tenido que pasar por ese infierno que es la escuela, que es de lo mas intolerante. No por usar uniforme, no por aprender sobre Bernardo O’Higgins, es porque cada niñito ya vive en su mundo: en su casa, cada niñito vive en un microcosmos en que a veces gira todo y a veces no. Y traslada ese microcosmos a la escuela. No importa si juntas a niñitos de la Pintana con niñitos de Providencia en una misma sala, los de Providencia no se van a juntar con los de la Pintana porque ya vienen de realidades distintas, de situaciones distintas, de mundos distintos. Tu te juntas con la gente de tu mundo, con las que tienes cosas en comun. En la escuela, ves esos “otros mundos” y como quieres tener identidad, refuerzas el tuyo, con exclusion del resto. En la escuela, tus compañeros de curso te enseñan a ser intolerante, porque si no excluyes a otros te conviertes en el excluido.

Lejos de lo que se pensaba, mientras mas heterogenea es una sociedad, hay mas diversidad en la exclusion. Mira las escuelas: mientras mas diferencias sociales y culturales hayan, tienes mas acoso escolar entre compañeros, mas problemas de conducta, mas dificultades para un profesor. Y eso pasa porque la tolerancia hacia los demas (o la intolerancia) tu la aprendes en tu casa. Si tus padres son intolerantes, tu lo seras, porque aplicaras en tu vida lo que vives en tu hogar. Si tus padres te motivan a conocer personas, si te escuchan cuando hablas de tus compañeros, si te sancionan cuando hablas mal de alguno y te aprueban cuando eres amigo de alguien que otros desprecian, seras una persona tolerante. Tu no aprendes valores y respeto a los demas en el colegio. Ni siquiera en los catolicos.

La seleccion muchas veces lo que ha hecho es no juntar a niños de “distintas realidades” sino juntar a niños de “similares capacidades e intereses” sin importar sus “realidades”. La PSU por ejemplo, lo que hace es dar la posibilidad a cualquier persona que obtenga cierto puntaje de ingresar a una universidad tradicional en una determinada carrera, sin importar la escuela donde fue, la comuna, la ciudad, la region, el dinero de sus padres… Esa persona, con ese puntaje, va a juntarse con personas que han tenido el mismo puntaje, y que tienen el mismo interes: estudiar esa carrera en esa universidad, sin importar si es de Puerto Montt, de Punta Arenas, de Arica. Ese interes comun es lo que hace que sea en la universidad, y no en el colegio, donde uno mas conoce otras realidades. Porque en la universidad tu no miras “de donde vienes” sino “cuanto sabes”. Es en la universidad, no en el colegio, donde aprendes lo relevante que es cooperar con otros, donde no solo puedes, debes construir conocimiento y te das cuenta que compartiendo ideas es mejor. Pero compartiras ideas si tienes una base en que sostenerlas y esa base te la da la escuela. Y la escuela te dara una buena base si no se tiene que ocupar de criarte. Eso es labor de tus padres, no de tus profesores.

Si tus padres se ocupan de ti, te quieren, te motivan y se preocupan, seras un buen estudiante (o sea, aquel que aprovecha el ir a la escuela para aprender esas bases) sin importar el nivel educacional que tus padres tengan (aunque ayuda el no tener que angustiarse por como llegar a final de mes). Si tienes buenos profesores, tendras mejor base de conocimientos para explotar esas habilidades que tienes. Si compites (aunque sea por algo tan idiota como las notas) lo que haces es buscar superarte a ti mismo, explotar al maximo tus habilidades en base a ver como otros lo hacen. Si ingresas a un colegio por una seleccion (y me refiero a un examen de admision, no a todo el rosario de exigencias en que se ha convertido la seleccion en muchos colegios) estaras con personas con las que tienes cosas en comun, y sera menos probable que te excluyan o que seas discriminado.

Pero todo, absolutamente todo, parte en la casa.

28 de mayo

Gracias por tu comentario/columna, bastante extensa pero en tu análisis hay una premisa que quizás no fui claro en expresar.

La educación en la formación de personas no disocia entre padres y escuela, o casa y escuela, sino que es un complemento (y uno vital por lo demás). Por eso, es tan importante que la escuela no sea este lugar donde se envía al alumno a estudiar, sino, donde participamos juntos como familia en la formación de un actor social (y no solo un almanaque de conocimientos), ojalá las familias fueran todas así de motivadas, el problema es que al generar un pago por un servicio alejas a los padres y/o apoderados aún más a participar. No podría estar más de acuerdo contigo en el rol de los padres, pero el sistema no lo incentiva y los profesores es poco el tiempo que les queda para estas actividades, si no se les paga ni siquiera por el tiempo para preparar clases la mayor parte de los casos.

Respecto a lo de otras realidades, me refiero efectivamente a elites pero también al resto de los estudiantes, donde el establecimiento al que acceden tiene que ver con el bolsillo de los padres y el lugar donde viven (que ya es altamente segregado) y esto pasa a todo nivel socio económico, donde el hijo de gerente estudia con otros hijos de gerente, el hijo de mando medio con el hijo de mando medio y así sucesivamente si lo vemos como una pirámide empresarial.

Saludos

29 de mayo

Disculpa, si, fue un poquito largo.

Pero es que creo que se esta buscando demasiado culpar al Estado o al sistema o a la sociedad de lo mediocre que esta la educacion, cuando la raiz esta en las casas, en los padres de esos niñitos, que esperan que la escuela haga todo, incluyendo criarlos, y los dejan a la buena de dios. Yo he conocido casos de padres que no se han parado en años en el colegio de sus hijos, que ni siquiera saben en que curso van. Asi que me molesta que la reforma educacional ni siquiera haga el mas minimo esfuerzo por poner un alto a la desidia familiar, y dale con tirarle la carga a los profesores, sin siquiera restablecerles la autoridad.

Me parece que estamos yendo por el lado mas perjudicial de la “discriminacion”, la positiva, sin siquiera ser justos en eso. Y en vez de favorecerse a personas que realmente se empeñan en aprender y en producir conocimientos, solo nos centramos en el lado economico, en si el niñito es ABC1 o ZX2. ¿Y los que no son ni de uno ni del otro? Pues a seguir sacandose la mugre.

29 de mayo

Marcela, creo que estamos más de acuerdo que en desacuerdo.

No sé si es buscar culpables, pero efectivamente existe esa desidia que es un factor determinante al momento de hablar de educación. Asimismo, esta puede tener multiples factores, pero creo claves son que los padres de ahora son producto también de una mala educación escolar y el modelo mercantilista ahondó en alejar a los padres, por eso, creo es la oportunidad con esta Reforma de ir en la direccion de corregir esto.

No sé hacia donde irá finalmente la Reforma, ya que poco y nada conocemos de ella aún, pero desaprovechar la oportunidad de tener este debate sería aún peor.

Y por último, soy un convencido que debemos ir en busca de una calidad educacional independiente del bolsillo, por eso, el origen socio economico del alumno no debería ser tema acá, todos deberían tener acceso a una educación de calidad similar y aportar desde los primeros años de escolaridad a combatir la desigualdad. Como los modelos de otros países, la selección de talentos y capacidades debería ser dentro del colegio guiando y apoyando a los alumnos hacia su mayor potencial.

Saludos

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Un diálogo temprano, planes de relacionamiento comunitarios inclusivos y pertinentes, evidentemente deberán anticipar y/o prevenir efectos adversos en los territorios, y por ende evitar remediar “malas ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Diálogo y remediación

Cabe preguntarse si el nuevo “estándar ético” del que habla la senadora Goic solo es aplicable a episodios de violencia intrafamiliar, como el protagonizado hace 15 años por el diputado Ricardo Rinc ...
+VER MÁS
#Política

Insulza: ¿Arica, siempre Arica?

Así fue como vimos entrevistas y reportajes de niños, niñas y adolescentes cruzando el río Bravo o aventándose el desierto entre Sonora y Arizona. Mediatizando esta tragedia se acuerpaba la denuncia de ...
+VER MÁS
#Internacional

Niños, niñas y adolescentes migrantes: carne de cañón

Si todas las víctimas de incesto hablaran, el coro sería ensordecedor. Quienes se han atrevido a exponer públicamente su tragedia resultan ser una minoría insignificante en comparación con quienes la o ...
+VER MÁS
#Internacional

El incesto, un delito oculto

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Enarbolar la pureza como un objetivo a conseguir, debe ser tal vez la gran evidencia de la carencia de un real proyecto transformador.
+VER MÁS
#Política

La impura política de los puros

Las luchas anteriores por la filiación, el divorcio y la píldora fueron apenas el comienzo de nuevas luchas. El aborto en 3 causales, el matrimonio igualitario y la identidad de género son las banderas d ...
+VER MÁS
#Todos somos ciudadanos

La militancia joven y los cambios que vienen