#Educación

Llegó la hora

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

No debemos olvidar que el curriculum de las escuelas primarias, secundarias y terciarias son atacados por un rotavirus que pone el acento en la adquisición individual de los conocimientos tratando que estos principalmente se entronicen en el disco duro, con el martilleo de la memoria que se alimenta con anfetaminas para dar respuestas a las distintas pruebas que el sistema nos tiene consagrado para “saber” que somos aptos para vivir este siglo.

Cualquiera de nosotros podría imaginarse que, en este siglo, al tener múltiples acceso fuentes de información, los seres llamados mesías o seres que sufren del síndrome de Jerusalén, deberían estar en extinción. Mas, no  es así, puesto que el conocimiento como se va modificando, actualizando y cambiando, de manera cada vez más rápido e imperceptible, no hay tiempo para subir a un observatorio para mirar el horizonte. Y  las instituciones, las más sólidas, las más creíbles, por una parte se hacen “humo” o se hacen agua y por otra parte, reproducen los viejos mitos envolviéndolos con verdades  aparentes.

Hasta ayer teníamos la creencia que el origen de las cosas eran sólo divinas. Hoy la partícula Higgs es una realidad inobjetable. Y medio mundo sigue mirando para el cielo o para el Este, buscando las razones de las sinrazones. Y el otro medio mundo se debate en una lucha fratricida, entre sunitas y chiitas. En educación hablamos de la calidad y sólo nos remitimos, en este país, a medir de manera homogénea y uniforme lo que acontece a los niños y jóvenes desde Visviri hasta la Antártida de la misma manera: SIMCE ¿Y cuánto sabemos de cómo el cerebro aprende? ¿Cuánto incide el contexto en lo que aprendemos? ¿Cuándo vamos a empezar a diseñar el curriculum conectándolo con el cerebro de cada niño y niña?

Mas, por eso y por todas la razones y emociones, se hace imprescindible construir comunidades para enfrentar las incertidumbres de la vida que afortunadamente nos ha tocado vivir. Hoy más que nunca se hace necesario que empecemos a dibujar un nuevo paisaje en el horizonte, desapegados de las amarras de un modelo impuesto por la fuerza, y dejando de lado, las miradas de pasajeros que hemos adquiridos en estos cuarenta años.

Pero esto nos obliga tener una actitud primaria y básica que debemos replicar y multiplicar: la empatía. Poner en común nuestra diversidad no es tarea de colocar a los seres a rendir pruebas nacionales para uniformarlos tratando absurdamente de homogenizar el conocimiento que “supuestamente debiéramos poseer”.

Para desplegar esta nueva actitud, no debemos olvidar que el curriculum de las escuelas primarias, secundarias y terciarias son atacados por un rotavirus que pone el acento en la adquisición individual de los conocimientos tratando que estos principalmente se entronicen en el disco duro, con el martilleo de la memoria que se alimenta con anfetaminas para dar respuestas a las distintas pruebas que el sistema nos tiene consagrado para “saber” que somos aptos para vivir este siglo.

Por lo tanto, llegó la hora, de entender que todos y cada uno de nosotros, somos importantes para construir un nuevo diseño de país. Llegó la hora de articular el comportamiento social en torno a la empatía. Llegó la hora de superar el asignaturismo y de liberar el curriculum de las pruebas nacionales: SIMCE  y la PSU. Llegó la hora de mirar el aprendizaje desde la neurociencia.

————-

Foto: r0Kk / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Llegó la hora

02 de octubre

[…] olivillo, Llegó la hora […]

Henry Rivas Weber

03 de octubre

Jorge, llegó la hora….

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

A pesar del nuevo escenario, la correlación de fuerzas entre la derecha y la centroizquierda quedó casi igual a la que existían bajo la lógica binominal.
+VER MÁS
#Política

El desafío del nuevo Congreso

Queremos que los educadores disfruten de su profesión, que se sientan realizados y orgullosos de tener uno de los trabajos más relevantes, que benefician a quienes nosotros consideramos justamente las per ...
+VER MÁS
#Educación

Educación de párvulos, la profesión más importante del mundo

La ley de pesca es mucho más que pesca, es una deuda pendiente con Chile. Es la luz de alerta para entender que nuestra democracia es frágil y las políticas públicas pueden conllevar privilegios inexpli ...
+VER MÁS
#Política

Ley de pesca, mucho más que pesca

Se espera que en este mes de campaña el sector de los grandes empresarios y las consultoras y bancos de inversiones redoblen sus mensajes sobre el impacto positivo para la inversión si gana Piñera y vice ...
+VER MÁS
#Política

El balotaje y un nuevo ciclo político

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

El capitalismo es una buena herramienta, siempre y cuando y por una avaricia desmedida genere abuso, se destruya el medio ambiente y deshumanice las relaciones entre las personas.
+VER MÁS
#Sociedad

El Burro, la Zanahoria y la utopía del crecimiento económico eterno