#Educación

Las dos escuelas de Talagante: cuando la excelencia es segregación

4 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Por José Miguel Sanhueza y Úrsula Schüler

Emily tiene doce años. Desde prekinder estudió en la Escuela Básica Cornelio González de Talagante, donde siempre ha tenido buenas notas. Por esto, cuando su familia supo que se instalaría en el sector un nuevo Liceo de Excelencia, vio una gran oportunidad. Motivada por su mamá, Emily postuló y, tras pasar el proceso de selección que involucró una prueba y entrevistas, finalmente quedó, entrando este año a séptimo básico en el flamante Liceo Bicentenario de Talagante. Pero la sorpresa para todos sería el conocer la ubicación de este nuevo establecimiento: en las mismas dependencias de su antigua escuela.

La Escuela Cornelio González se encuentra entre un gran parque, villas, poblaciones, iglesias, locales y un extenso “peladero”. Le debe su nombre a un periodista de gran renombre en la comuna y es conocida coloquialmente como el “colegio del poniente” debido a su ubicación en la zona oeste de Talagante, uno de los sectores más vulnerables de la localidad. Hoy, al entrar a la escuela, los estudiantes, padres, profesores, funcionarios y visitantes, se enfrentan a una estructura de madera forrada por una reja y una malla de kiwi verde, recurso que cruza todo el patio central del establecimiento para distinguir los dos espacios y proyectos educativos: la reja.

Pero esta separación, que divide las instalaciones en dos medias lunas, pareciera ir más allá de una simple barrera entre dos espacios físicos. Tras un mes de permanencia en el Liceo Bicentenario, en el que incluso se enfermó del colon por los nervios y el estrés, Emily finalmente volvió a su comunidad de origen hace pocas semanas. “Echaba mucho de menos a mis antiguos compañeros y no me dejaban hablar con ellos por la reja. Cuando me acercaba, los profesores me mandaban para el otro patio”, cuenta, a lo que además agrega que “entre los niños del Bicentenario está la imagen de que los del Poniente son ‘flaites’”. Su madre, Mabel, comenta que “yo en la primera reunión de apoderados sentí que tampoco iba a dar ahí, llegué y ya estaba designada la directiva, noté que iba a haber diferencias”.

Una idea de excelencia

Todo comenzó en la cuenta presidencial del 21 de Mayo de 2010. El Presidente Sebastián Piñera anunció con bombos y platillos la creación de cerca de cincuenta nuevos “liceos Bicentenario”, establecimientos “de excelencia” orientados a que “el efecto multiplicador que han tenido los mejores colegios públicos, como el Instituto Nacional o el Carmela Carvajal, llegue a todo el país, y no sólo a Santiago”, de acuerdo a las palabras del mandatario. El programa comenzó concursando 25 establecimientos para 2011, abriéndose una segunda licitación para 30 proyectos en miras a 2012.

Es en esta segunda etapa cuando la Municipalidad de Talagante decide postular al programa. El Alcalde, Raúl Leiva, cuenta a BelloPublico.cl el diagnóstico que llevó a este proceso: “en la comuna hay cerca de seis mil estudiantes en la educación municipal. De esos, alrededor de cinco mil son de básica: los que quieren cursar enseñanza media, migran a Santiago o lugares aledaños, o los particulares-subvencionados de Talagante les ofrecen becas. El Liceo Bicentenario surge justamente para evitar que toda la matrícula de educación media se la lleve el sector particular-subvencionado, porque casi no existe una oferta de educación media pública de calidad en Talagante”.

Uno de los requisitos impuestos por el Ministerio para que una comuna pueda optar a contar con un Liceo Bicentenario, es que al momento de la postulación exista una superficie claramente definida para albergar a la comunidad. Por esto la alcaldía y la Corporación Municipal de Educación deciden utilizar la mitad norte del espacio de la Escuela Cornelio González, en desmedro de otras alternativas, como convertir algún establecimiento existente en Liceo de Excelencia o construir uno nuevo.

“No contábamos con suficientes recursos para crear un colegio nuevo, y además nos hubiésemos demorado mucho más tiempo. Entonces optamos por usar las instalaciones de la Escuela Cornelio González, que estaban siendo sub-utilizadas, porque fue construido con una matrícula con una capacidad para cerca de mil alumnos y hoy sólo tiene una matrícula de 180 aproximadamente”, sostiene Leiva.

La Escuela Cornelio González se fundó en 2001, con una capacidad para mil 200 estudiantes. Si bien llegó a contar con cerca de 700 matriculados, desde 2006 inició un proceso sostenido de declive en su matrícula hasta llegar a la situación actual, en que cuenta sólo con 265 alumnos, según su director, Juan Rivera. De acuerdo con Rivera, en esa disminución tuvo mucho que ver “el ambiente de niños que vienen a la escuela; nuestros niños son muy vulnerables, hay todo un tema asociado a la pobreza, entonces los apoderados empezaron a ver que sus hijos se juntaban con niños que eran groseros, violentos, con poca preocupación de los padres, apoderados muy conflictivos, y entonces fueron sacando a sus niños”.

Rivera señala que la decisión de instalar el Liceo Bicentenario en la Escuela le fue “oportunamente informada, no consultada. Y uno la comprende considerando la baja matrícula que tenemos. Si tuviéramos 700 alumnos no pasa esto”. Así fue cómo se llegó a este escenario en que Cornelio González González debe compartir instalaciones con el nuevo Liceo Bicentenario de Talagante.

Hoy el nuevo proyecto abarca desde séptimo hasta primero medio, con una matrícula de 240 estudiantes y proyectándose a llegar a los 500 en los próximos años, cuando complete el ciclo hasta cuarto medio. Al lado está el antiguo proyecto, que educa a niños desde la prebásica a octavo. Un proyecto selecciona, buscando calidad, el otro acoge a todos los niños que busquen un cupo.

Solo una reja separa ambos establecimientos. El Alcalde Leiva señala que “es un elemento transitorio. Actualmente se encuentra atrasada la licitación del diseño arquitectónico por parte de la Secretaría Regional Ministerial -Seremi- de Educación, pero aun así el próximo año ya debiese estar ejecutado”. BelloPublico.cl solicitó una entrevista al ex coordinador Nacional del Programa Liceos Bicentenario del Ministerio de Educación y actual Seremi de Educación de la Región Metropolitana, el ingeniero comercial Alan Wilkins, pero hasta el cierre de esta edición no obtuvimos respuesta.

En la misma línea el director del Liceo Bicentenario, Claudio Morales, plantea que “la división del espacio es un tema complicado, pero es responsabilidad del proyecto que el diseño definitivo haga que la separación sea arquitectónicamente amable”. Sin embargo, para varios de los actores involucrados la división es más que arquitectónica.

El “pasado” y el “futuro”

V.C. es alumna del Liceo Bicentenario. Nos cuenta que cuando comenzaron las clases “no sabía que iba a ser así, con dos colegios compartiendo el mismo espacio”, experiencia que no valora positivamente: “en el otro colegio hay hartos cabros más ‘malos’, no todos, pero hartos. Y muchas veces, sobre todo los primeros días, los niños del otro colegio nos tiraban cosas, nos gritaban, nos decían que los invadimos”. Agrega además que “también se enojan porque nuestro colegio ganó algunos buenos espacios, como la plaza de atrás, donde hacían murales y que antes era de ellos”.

Los espacios constituyen un tema aparte. Los cuatro baños fueron repartidos en dos para cada colegio, con el resultado de que el baño de hombres del Cornelio González no cuenta con ducha, y lo propio ocurre con el de mujeres del Liceo Bicentenario. Además, las comunidades educativas deberán compartir permanentemente dos instalaciones, según nos cuenta el director del Liceo Bicentenario, Claudio Morales: “por un lado el casino, que es lo suficientemente grande y no tiene sentido hacer otro, y la multicancha, espacio en el que en el futuro se construirá un gimnasio”. Aunque en rigor es poco lo que coinciden en la cotidianidad actualmente: “los dos colegios almuerzan en horarios distintos, porque si lo hicieran juntos no cabrían, y para las clases de educación física ellos usan la cancha mientras que nosotros las hacemos en el patio”, señala.

A los directores de las dos instituciones las diferencias que se han descrito no les son indiferentes. Desde el Liceo Bicentenario, Morales comenta que “los estudiantes de ambos colegios dicen, a modo de chiste, que esto es como el reality Mundos Opuestos, donde nosotros somos el ‘futuro’ y ellos son el ‘pasado’”, a lo que agrega que, unos pasos más allá, “en la comunidad de la otra escuela hay un miedo comprensible: en el largo plazo es un miedo a que el colegio desaparezca, y en el corto plazo un miedo a ser estigmatizados”.

Desde la escuela básica, Rivera señala que “las diferencias se tenían que dar de alguna manera y eso se fue notando, entonces empezamos a establecer algún tipo de contacto con el director del liceo”, aunque plantea también que “si de mí dependiera, yo no tendría problema con que los niños nuestros participen con los otros para que no se note esa segregación, que no es buena. Lo mismo los profesores, tenemos que seguir compartiendo porque se tiene el concepto de que los profesores de allá son de excelencia y los nuestros no”.

¿Pudo ser distinto?

Una opinión particularmente crítica es la de Juana Santana, presidenta del centro de padres y apoderados de la Escuela Cornelio González. “Desde 2008 que le he propuesto al director y a la Corporación Municipal de Educación que ampliáramos el colegio a enseñanza media, que nuestros propios niños pasaran a la media así tal cual instalaron este liceo, pero siempre me dijeron que no”, informa a BelloPublico.cl. Además agrega que “hay niños que tienen 17, 18 años y siguen en básica, y si el colegio tuviera media yo sé que seguirían sus estudios aquí, pero si además tienen que cambiarse de colegio ,obviamente no lo hacen”.

El director del Observatorio Chileno de Políticas Educativas (OPECH) y miembro de la Comisión Institucional de Educación de la Universidad de Chile, Jesús Redondo, también se manifiesta desde una perspectiva académica planteando que “los niños se comportan tal como han sido seleccionados y educados. Lo que hacen aquí los niños es comportarse conforme a las expectativas de los adultos. Se está produciendo un fenómeno donde la segmentación se fabrica incluso en el mismo territorio”.

El experto incluso se anima a anticipar un posible escenario futuro: “cuando sean mayoría los del colegio de excelencia, está claro que al final van a quedarse con el establecimiento, y a los otros, como son poquitos, los irán trasladando”. A su juicio, y contrastando con cómo se ha llevado a cabo la experiencia descrita, “está demostrado que cuando conviven niños de distintas capacidades todos mejoran. Para la escuela con menores estándares de excelencia podría ser una forma de mostrar una proyección distinta de sí mismo al estar compartiendo con los de mejor desempeño, mientras que para los niños con capacidades más desarrolladas esa situación les permitiría ponerlas en práctica y ejercicio cotidiano con los otros”.

Redondo sitúa el caso de la Escuela Cornelio González y el Liceo Bicentenario como una manifestación concreta de la problemática que entraña la política de Liceos de Excelencia. Indica que estos “son una manera de instalar en la educación pública la selección de los colegios privados, bajo el supuesto de que tratan de dar más oportunidades a los niños con más capacidades, pero están promoviendo la segmentación”.

“Hay hartos que se han retirado del Bicentenario o piensan hacerlo. Y no creo que sea sólo echar de menos a los antiguos compañeros, se aburren de las diferencias y les cuesta relacionarse también”, fue la sentencia de la mamá de Emily, con la que cerró su testimonio. Una realidad que invita a la reflexión acerca de lo delgada que puede ser la línea que separa la excelencia de la segregación. Una línea tan precaria como una reja recubierta con malla de kiwi verde.

*Extraído de Revista Bello Público

———

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
María Cristina Tupper

14 de mayo

Osea los niños del colegio original quieren parecerse a los del colegio de excelencia. Se dan cuenta de que quienes estudian y se esfuerzan por obtener una mejor educación son el futuro, mientras que quienes no lo hacen son y serán el pasado. En definitiva los niños son incentivados a tener un buen comportamiento, ha invertir en sí mismos… Que grave!

Darío

15 de mayo

María Cristina: es “a”, no “ha”. Es “O sea”, no “osea”.
Dicho esto, la situación me parece IMPRESENTABLE. ¡Cómo vas a estar “incentivando a un buen comportamiento” con una segregación de un nivel tan burdo que sólo es imaginable en un colegio sudafricano de los tiempos del Apartheid! Me impresiona el nivel de ceguera.
A mí, personalmente, me daría vergüenza mandar a mis hijos a un colegio donde una malla de kiwi decide quién está en condiciones de recibir una educación de “excelencia” y quiénes seguirán condenados hasta el fin de los tiempos a mantenerse con la misma carencia de oportunidades reales para progresar en la vida.
Saludos.

Anonimo y qe pasa xd

16 de mayo

Dario jajajaa Dai pena Caga fea xdd pensar qe jovenes de 2do medio tienen mas educacion de esa cosa de dario xdd
Bueno colegio si se puede decir asi poniente Iban 100 i algo alummnos oseaa nada para ese establecimiento son unos pelagatos Flojos me importta un Huevo tu opinion dario

Mariella Nigdali Díaz Castro

24 de mayo

Fui apoderada de la Escuela Cornelio González desde sus inicios, mi hija mayor hoy tiene doce años y es parte del Liceo Bicentenario, Emily fue compañera de curso de mi hija desde pre-kinder y estuvieron juntas en el nuevo Liceo hasta que su mamá decidió regresarla a la escuela de donde venia.
Mi opinion muy personal es que creo que esta alumna queria seguir conservando el primer lugar en su curso que además compartia con mi hija, porque las dos eran las mejores… Obviamente hoy mi hija no tiene el primer lugar, sus notas han bajado considerablemente, pero eso se debe a la mala calidad de educacion que reciben las escuelas de escasos recursos.
Creo que el Liceo Bicentenario es una gran oportunidad para las familias que no tenemos los recursos económicos para pagar un colegio particular subencionado y no comparto la opinion de las apoderadas que dieron la entrevista en la que hablan de alguna diferencia social, eso no es así, en el Liceo hay niños de todos los colegios, particulares, particulares subencionados y la mayoria de escuelas municipales, creo que la gran diferencia la marca que en el Liceo sí hay compromiso por parte de los apoderados y todos queremos que nuestros hijos puedan acceder más fácilmente a la Universidad.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La Agenda 2030, si no involucra al poder económico, representado por las Grandes Empresas y Grandes Inversionistas, tiene poco que hacer convirtiéndola en una declaración de buenas intenciones, pero sin ...
+VER MÁS
#Chile 2030

Agenda 2030: falta un actor importante

Se requiere un Consejo Nacional de Inteligencia que esté por encima de las figuras enclenques y populistas de políticos que no se atreven a hacer cambios porque no son capaces de pronosticar los resultado ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Educación, vacaciones y lluvia

Las luchas anteriores por la filiación, el divorcio y la píldora fueron apenas el comienzo de nuevas luchas. El aborto en 3 causales, el matrimonio igualitario y la identidad de género son las banderas d ...
+VER MÁS
#Todos somos ciudadanos

La militancia joven y los cambios que vienen

El fenómeno de la migración ha ido en aumento en la última década y es consecuencia propia de la realidad de Sudamérica, de sus procesos políticos, su desarrollo económico y de la globalización. Ant ...
+VER MÁS
#Sociedad

Inmigración en Chile: la Norma vigente y su enfoque de seguridad nacional

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Debemos replantear la participación del Estado, replantear el modelo de Licitaciones y prestaciones de servicios públicos por parte de las empresas privadas. Que no se confundan los Liberales, no estoy ne ...
+VER MÁS
#Política

La funcion Pública no es concesionable ni licitable