#Educación

#LaTareaEsSinTareas: dos historias, un mismo problema

5 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

En el hogar de la Familia Céspedes, tanto el padre como la madre trabajan. Él en una empresa de servicios informáticos en la comuna de Providencia y ella como secretaria en una empresa de logística de productos. Viven en la comuna de Maipú, tienes dos hijos de 9 y 14 años, y representan aquella clase media que muchas veces las hemos oído hablar: pujante, esforzada y con ganas de salir adelante.


Se trata de cuestionar a un sistema educativo que, en medio de promesas de reforma (su cumplimiento es otra historia) y demandas internacionales de transformación está vulnerando directamente derechos esenciales de la infancia a través del envío de tareas escolares para la casa.

Sin embargo, en esta ocasión, contaremos dos historias comunes y que tal como miles de otras familias en Chile, desde la más pobre a la más rica, marca la situación actual respecto a nuestro sistema educativo chileno: el no cumplimiento del compromiso asumido con la Jornada Escolar Completa (JEC) o extendida de realizar los deberes escolares en la escuela y no enviar, por ende, tareas para la casa. Por ese incumplimiento, es frecuente que los niños pasen 8 o más horas en las escuela y encima, lleguen a continuar realizando deberes escolares en su hogar, pasando a llevar de esa forma varios derechos de los niños reconocidos por la ley chilena a través de la Convención Internacional que suscribió el año 1990.

El hijo de 9 años de la Familia Céspedes, que asiste a 4º Básico de un colegio particular subvencionado de la comuna, entra a clases a las 8 am y se retira a las 16:15 pm. Él, como muchos otros niños, llega a casa en furgón, a eso de las 17 hrs. Descansa un poco, quizás come algo, y se reencuentra con sus padres a las 7 u 8 de la noche. Luego de conversar un poco, la madre revisa si su hijo trajo tareas. Él dice que sí, como cada día, y pide apoyo en algunas de ellas. Bordeando las 9 de la noche, luego de tomar once, retoma el trabajo escolar (las tareas de dos asignaturas en las cuales requería ayuda), y pasadas las 10, lo termina. El hijo tiene sueño (los niños necesitan dormir unas 10 horas), los padres también, y todos quieren dormir lo antes posible, pensando en la jornada siguiente que comenzará a las 6 o 7 de la mañana.

A varios kilómetros de distancia, la Familia Cubillos, que vive en la comuna de Providencia, también está terminando el tiempo de acompañar y apoyar las tareas de sus hijos. Los tres niños de la familia van a un colegio particular pagado de la comuna, con jornada asimismo extendida. El más chico está en 1º Básico, el del medio en 4º Básico, y el mayor en 7º Básico. Todos están cansados, y sienten que es demasiado lo que deben hacer en el día.

Tanto para la Familia Céspedes como para la Familia Cubillos, existe un fuerte estres en sus vidas: jornadas laborales prolongadas (que dificultan o impiden la conciliación) que en Chile, no significan mayor productividad –así lo indican las cifras-  y apoyo de deberes escolares de sus niños que tienen jornadas escolares completas, que tampoco resultan y no necesariamente aprenden más y mejor.

Son estas realidades las que expone y queremos cambiar quienes apoyamos el movimiento “La Tarea Es Sin Tareas”. Éste surge como una proposición a tomar conciencia de la realidad social y educativa que existe en Chile, y lo que viven nuestros niños en su cotidiano escolar, que arriesga –o daña directamente- su salud y el pleno respeto de sus derechos.

En un país donde el exitismo y la competencia han traído estrés y agobio a la educación, a los niños, y a nuestras familias, se vuelve un gesto responsable evaluar qué estamos haciendo.

No se trata de cuestionar a los profesores y sus metodologías –menos cuando han sido permanentemente descuidados y/o reducidos a meros elementos técnicos en las aulas. El punto va mucho pero mucho más allá de una herramienta pedagógica: de lo que se trata es de cuestionar a un sistema educativo que, en medio de promesas de reforma (su cumplimiento es otra historia) y demandas internacionales de transformación (en el contexto de la agenda desarrollo post 2015, además), está vulnerando directamente derechos esenciales de la infancia, además de la riqueza afectiva de las familias, el cuidado de sus vínculos (y está la pregunta sobre una posible intromisión, inconstitucional, en la vida privada), y el impacto en el juego y la alegría infantil, la salud física y mental de la niñez. Y de todos.

¿Es esta vida la que queremos tener para nuestros niños y niñas?

TAGS: #LaTareaEsSinTareas Derechos del Niño Jornada Escolar Completa tareas escolares

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Silvia Rivillo

29 de mayo

Sabemos el stress que existe en nuestro pais en lo laboral ,madres que llegan a sus hogares a realizar tareas domesticas y se debe agregar a esto la realizacion de tareas ,es facil descontrolarse a esa hora si le agregamos a esto que el niño a esa hora esta cansado por lo que la concentracion ya no es la misma por ende la mama se exaspera y alza la voz,en otros casos grita y en otros lo mas probable es que llegue al coscacho.Sera este un buen aprendizaje para los niños?Esto produce un bloqueo absoluto para ese niño por lo tanto perdera el entusiaso y el interes por aprender.

Catalina

31 de mayo

Este tema yo también lo he ido comentando en diversas plataformas a lo expuesto agregaría algo:
La experiencia infantil marca a esa persona por siempre. En el tema escolar no se considera que esta experiencia deba ser feliz, que la persona recuerde emociones positivas de esa etapa.
Hay casos en que los niños pasan horas solos, y cuando llegan los padres se producen situaciones de discusión en funcionan de estas tareas/estudios/trabajos, quedando en la memoria del niño un recuerdo negativo asociado al estudio. Si el niño tiene desde pequeño un recuerdo de felicidad o alegría con el estudio o colegio, puede asociar el aprendizaje a una experiencia positiva que querrá repetir, disminuyendo probabilidad de deserción escolar.

09 de junio

Excelente campaña. Es una invitación a repensar lo que hacemos en el tiempo escolar. Nosotros tenemos un proyecto para repensar la escuela en Chile desde un punto de vista de justicia social. Para nostros esta es una demanda de justicia social en la educación.

Te comento que en una investigación doctoral en proceso que realiza uno de nuestros integrantes , aún no publicada, aparece este tema desde la perspectiva de una estudiante; ella lo vincula al agobio, a tareas de repetición mecanicistas, y declara que tanta tarea interrumpen la socialización familia/hijos, generando malestar, depresión, estrés, atentando contra el vínculo familiar.

Nosotros interpretamos que el problema de los deberes y la sobrecarga tiene sus raíces en una escuela que no escucha y que no da participación, vinculado a un modelo de dirrección autoritario, muy presionada por la PSU y el SIMCE. Y también lo vinculamos a metodologías pasivas, que generan un aprendizaje muy débil, que las escuelas intentan resolver irreflexivamente con más deberes. Tal vez oír a los estudiantes y a los apoderados; permitirles que participen en la toma de decisiones educativas y de gestión del centro; y el desarrollo de metodologías más activas sea parte de la solución. Un saludo y ánimo en la lucha por el cambio.

Comentamos estas y otras cosas en http://escuelasparalajusticiasocial.net Y también en nuestras Redes sociales y Facebook.

17 de junio

Hola. Con ánimo de contribuir al debate hemos escritor una columna de opinión desde una perspectiva un tanto diferente. ¿La tarea es sin tareas? Un mirada desde la justicia social http://www.escuelasparalajusticiasocial.net/escuelas-para-la-justicia-social-1/la-tarea-es-sin-tareas-un-mirada-desde-la-justicia-social/

Alejandra Devoto

26 de junio

Tengo cuatro hijos de 27 años el mayor y 12 el menor; NUNCA he apoyado las tareas; la vida no es tan larga como uno cree, y no puede ser que se vulneren los derechos de los niños, sometiendolos a una tortuosa enseñanza… Cuando los grandes iban al colegio y llegaban con tareas interminables (aunque me critiquen), sencillamente no le daba ninguna importancia, y les decía: niños, no se preocupen, será una anotación y yo los apoyo, jugaban en el barro, bicicleta, corrían, etc…si era con nota nos dedicábamos un poco pero sin aspirar al famoso siete, solo que no se viera muy perjudicado su promedio. yo quería y quiero que mis niños sean felices y JUEGUEN como les corresponde a su etapa, y que a mi juicio es parte importantísima de un sano desarrollo. Los dos mayores ya están recibidos. Nunca permití ni permitiré, someter a mis hijos a una competitividad agresiva y cruel. El menor de mis hijos está en el colegio San Esteban Diácono, no le mandan tareas a la casa, y potencian los talentos individuales de los niños.
He visto muchas veces que los padres también los presionan, llegan a sus casas ya agotados, con colon irritable a los seis años, dolor de cabeza tensiónal, etc… Casos más complejos de depresión y fobia escolar muy de cerca…
Por último creo que un porcentaje muy importante de profesores en este país no tienen vocación, por lo tanto no hay amor y entrega a los niños.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La jueza Mónica Jeldres advirtió que "no se debe relativizar la protección de la infancia", cuando el Estado asigna recursos, cobertura y legislación en la Protección de la niñez.
+VER MÁS
#Ciudadanía

El defensor que no será defensor

No es difícil soñar e imaginar durante el siglo XXI, ver crecer la ciudad eléctrica, eólico-fotovoltaica más grande de América, una ciudad para vivir sin un horrible puerto de carga al frente, con la ...
+VER MÁS
#Sociedad

Soñando Valparaíso, la ciudad eléctrica

El Chile de todos no merece un gobierno de derecha que signifique retroceder en los cambios de largo aliento, sino más bien uno que se atreva a generar políticas responsables que no dinamiten el camino t ...
+VER MÁS
#Política

El eterno retorno: Desafíos de la centro-izquierda chilena

Entendemos que el derecho a la libre determinación es un derecho imperativo, por lo que no sería entendible su negación, entendiendo que los pueblos indígenas en su conjunto han debatido y apuntado a in ...
+VER MÁS
#Política

Kizugünewtun: Derecho a la libre determinación

Popular

Lamentablemente, la Mecánica Cuántica en vez de llegar a la cultura popular por sus logros científicos y tecnológicos, lo hizo con versiones extravagantes, engañosas y en algunos casos hasta ridículas ...
+VER MÁS
#Ciencia

El erróneo uso del término Cuántico por las pseudociencias

Sí a su equipo le faltó coraje, valentía, decisión, arrojo, valor, ánimo, esfuerzo o ímpetu, no se complique, dígalo con algunas de esas palabras, no con los anodinos "faltó huevos" o &quo ...
+VER MÁS
#Sociedad

Eufemismos... ¡Cuánto mal hacen!

Sólo nos quedará ver que pasa en la segunda vuelta, con los mismos actores que conocemos desde la vuelta de la democracia, que aunque las reglas han cambiado y nuevos actores han entrado, siguen siendo lo ...
+VER MÁS
#Política

Segunda Vuelta: La antesala de una crónica anunciada

Uno de los pilares y principios en que se basa la mediación en salud, es efectivamente a imponer mesuradamente en la sociedad Chilena un cambio de razonamiento y de búsqueda a sus problemas, y así desjud ...
+VER MÁS
#Justicia

Un cáncer llamado negligencia médica