#Educación

Gratuidad y Ley de Inclusión: los nuevos CAE

5 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Doce años atrás se aprobaba en nuestro parlamento la ley que establecía el financiamiento de estudios de educación superior y creaba el Crédito con Garantía Estatal (CAE). Ningún actor político relevante en ese momento imaginó que diez años después lo que se había anunciado como la gran medida para abrir el acceso a la Universidad a sectores históricamente postergados en realidad no sería eso, sino más bien una fórmula perversa para que la banca hiciera negocios con alumnos vulnerables, con escasas posibilidades de éxito, pero con un aval inmejorable: el Estado.

¿Cómo no tuvimos la capacidad de anticiparlo? No la tuvimos porque veníamos de una práctica de políticas públicas, fuertemente arraigada, de criterios economicistas, cuya fuerza central es el utilitarismo, consistente en valorar una política por la utilidad agregada que presta y sin poner mayor atención en sus medios; lo relevante es el fin.

Doce años después, no tenemos pre candidato de izquierda que no abogue por su fin.

Hoy, lamentablemente, existen todos los elementos para prever que las dos políticas emblemáticas del gobierno en educación (Gratuidad Educación Superior y la Ley de Inclusión) tendrán el mismo efecto boomerang.

Educación General.

El ‘fin’ noble es que los padres no tendrán que pagar un copago en la educación de sus hijos y éstos no podrán ser discriminados. El ‘medio’ cuestionable es que dicha política terminó por consolidar el mayor daño histórico que el proyecto neoliberal le hiciera a la educación pública: 1) La dictadura desarmó la educación pública y la radicó a los municipios, 2) estos


Hoy, lamentablemente, existen todos los elementos para prever que las dos políticas emblemáticas del gobierno en educación (Gratuidad Educación Superior y la Ley de Inclusión) tendrán el mismo efecto boomerang.

últimos la administraron con sus escasos recursos y generaron resultados tan desiguales como cantidad de municipios hay, 3) el ambiente de pauperización de la ex educación pública y ahora municipal abrió el camino a los empresarios de la educación, quienes mediante las subvenciones del estado crearían la hoy preponderante y mayoritaria “educación particular subvencionada”, 4) el gobierno, en vez de revertir este proceso histórico, lo consolidó aumentando las subvenciones a cambio de no discriminar y no lucrar (al menos no legalmente), y 5) hoy, la educación pública sigue no existiendo (sigue municipalizada) y los recursos que podrían vigorizarla ya están asignados a la educación subvencionada.

Educación Superior.

El ‘fin’ es que la mayor cantidad de alumnos puede acceder, gradualmente, a la educación superior sin pagar matrícula y aranceles. El ‘medio’ cuestionable es que no se revierte el abandono a las Universidades del Estado que generó el proyecto neoliberal, y que permitió que proliferaran una serie de Universidades privadas que suplirían el rol de un Estado educador eunuco. Hoy, cualquier agente privado que ofrezca educación superior puede acceder a captar recursos de la gratuidad cumpliendo una serie de requisitos, pudiendo maximizar estos recursos aumentando su infraestructura. Es así como hoy la Universidad privada dirigida por el ex Ministro de Sebastián Piñera (Teodoro Ribera), la Universidad Autónoma, recibe más recursos por gratuidad que el 90% de las Universidades del Estado. Y cómo no, si ésta no exige puntajes mayores PSU y no tiene ningún impedimento para crecer (impedimentos que sí tienen las Universidades del Estado).

En doce años más (al menos sabemos cuánto aproximadamente nos demoramos en darnos cuenta de nuestros errores) nos preguntaremos cómo no reparamos en los ‘medios’ cuestionables que conducían a los fines nobles que intentábamos lograr. Sería bueno, entonces, ser conscientes que en política los ‘medios’ sí importan.

TAGS: CAE Ley de Inclusión

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Jose Luis Silva Larrain

22 de febrero

Estimado, respecto a la educación superior, el sistema que critica hizo que los estudiantes se cuenten por millones, o sea si termina con el sistema volveríamos a que estudien 4 pelagatos de una elite socio-intelectual, y los que mas reclamaban de eso era la gente que piensa como usted.

Respecto a la educación escolar, intentar cumplir con el slogan de fin del copago implica obligar a la educacion estatal a las miles de familias humildes dispuestas al sacrificio económico con tal de no matricularse en ella, ese atropello ha sido una aberración que tiene un desastre político en el gobierno y la izquierda en general que claramente perdió la preferencia mayoritaria.

Hace años hice un articulo que en cierta forma anticipó el desastre de esta postura tan absurda.

La absurda campaña por educación pública

Saludos

28 de febrero

Estimado: En nada de acuerdo con su aporte, tanto la respuesta como con su columna.
No puedes comparar dos Chile, uno de $1.320 millones de dólares de PIB y el actual de 277.000 millones de dólares. Es un ejercicio ridículo.
Con todo el financiamiento que se da hoy a los proveedores privados de educación (Ues privadas adscritas a la gratuidad) podría financiarse y por tanto fortalecerse la matrícula de las 18 Universidades Estatales, no teniendo por qué reducirse la matrícula. Sube en una (estatal), baja en otra (privada).
No tengo problemas en que existan proveedores privados de educación superior, pero que no tenga que cumplir su giro con recursos de todos los chilenos. (Como en su momento lo hizo la U del mar con el CAE).
En cuanto al segundo párrafo, no merece la pena responderlo en profundidad. Es de una pobreza tremenda. Hoy la gente prefiere la educación particular dependiente de transferencias estatales (subvencionada) dado que los recursos están concentrados ahí y porque la educación pública se municipalizó y se dejó a la suerte de cada municipio. Hay municipios que hacen una tremenda labor (lo más ricos de Chile) donde cada matrícula se pelea (providencia, santiago, las condes), y hay otros que no son capaces de pagar la luz pública o administrar el aseo comunal (valparaíso), menos pueden dotar a los establecimientos educ. de buenas herramientas.
Lo que dices que es el problema, no es más que la consecuencia de las políticas hechas x gente que piensa como tú.

Jose Luis Silva Larrain

28 de febrero

Estimado yo no confundo el PIB actual con ese anterior, de hecho subrayo la diferencia al defender el modelo que lo logró y que aún lo sostiene. Creo que dejar sin la gratuidad a un estudiante de universidad privada donde estan los mas vulnerables por darsela a un privilegiado de una universidad estatal no me parece muy altruista.
Y la gente cuando no puede pagar un colegio particular pagado, evita la educación publica estatal matriculando a su hijo en un sobvencionado si puede hacerlo. Siempre es asi, ningun padre piensa donde estan las transferencias estatales ni la concentración de recursos al matricular a su hijo, sólo buscan el mejor esfuerzo para darle la mejor educación que se pueda, aunque sea endeudandose por si no lo sabia. Si buscaran los recursos estatales todos matricularian en colegios publicos a sus hijos, hasta los delirantes defensores de la educación pública que solo matriculan sus hijos en colegios particulares pagados.

Saludos

28 de febrero

Estimado: Agradezco mucho sus palabras, son reveladoras de gran parte del alma concertacionista: ustedes no solo niegan haber continuado las medidas de minimización de lo público (de destrucción de la educación pública) que llevó a cabo la dictadura, sino que, no conforme, están de acuerdo y satisfechos con sus efectos.

Que hoy miles de jóvenes tengan que asistir a una red de operadores privados que, todos ellos desde hace 25 años bajo el incentivo del lucro que permiten las subvenciones del estado, proveen educación pública de tan diversa calidad como número de ellos hay, les parece tan natural como ideal.

Yo pienso, al contrario suyo, que el estado sí debe proveer educación pública. Una idea tan revolucionaria que los liberales y conservadores del siglo XIX la materializaron creando una red de educación general y universitaria de tanta calidad que aún sigue siendo faro de lo público (Universidad de Chile, Instituto Nacional, Liceo de Niñas, etc).
Yo creo que con los recursos que hoy se transfieren a los empresarios de la educación (recursos de todos los chilenos) perfectamente se puede desmunicipalizar y proveer una educación laica, estatal y republicana, que sea creadora de una élite con valores públicos, con capacidad de competir con la élite de la educación particular.
Sin duda que mi visión le debe generar repugnancia, tan así, que capaz me tilde de comunista: ¿comunista como la élite del S XIX que sí creía en la instrucción pública?

03 de marzo

La gratuidad en la Educación Superior erró el camino, al seguir la lógica del financiamiento a la demanda la gratuidad se entrampo y como dice Henry, terminó favoreciendo a las universidades privadas. La gratuidad debió partir por las Universidades del Estado, no como financiamiento a los alumnos sino que como financiamiento a las instituciones, de este modo no se podría haber acusado constitucionalmente al gobierno por discriminación ya que legítimamente el Estado puede otorgar financiamiento integral a sus instituciones, la gratuidad en este caso sería otorgada por las universidades, con los requisitos de obtención que garantizaran el acceso a los más vulnerables. ¿porque el proyecto no se ha planteado así? ¿a nadie se le ocurrió?. Creo que fueron intereses privados transversales de fuerzas políticas al interior de la nueva mayoría los que lo impidieron, porque universidades vinculadas a algunos sectores de la misma coalición dejaban de recibir financiamiento del Estado. Aún se está a tiempo de replantear el punto, ojalá existiera mayor generosidad.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La propuesta de un mecanismo de justicia transicional es la genuina alternativa a la propuesta de "Paz para la Araucanía" que recoge el Plan Araucanía del gobierno, la cual reitera las propuest ...
+VER MÁS
#Política

Justicia transicional sin mano dura en Araucanía: la solución política

"Es claro que un candidato a las primarias presidenciales pudiera en segunda instancia, solicitar una prioridad con razones y argumentos válidos sobre un territorio."
+VER MÁS
#Política

Frente Amplio: una crisis, una prueba

La poca o nula conciliación entre un Chile del pasado más bárbaro de su historia, coronado en su Constitución con un TC politizado y una propuesta de modernidad democrática, representado en las reforma ...
+VER MÁS
#Política

Constitucionalidad: un desencuentro lleno de futuro

Con este raciocinio, el atropello en Barcelona sería no solo responsabilidad del grupo terrorista islámico que se lo adjudicó, sino que también de “muchos lados”. Entre esos muchos lados podríamos ...
+VER MÁS
#Internacional

Trump y el atentado en Barcelona

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

La broma de Piñera daña, estigmatiza y, lo que es peor aún, podría afectar la vida de un niño, niña o adolescente que está en espera de una familia que lo acoja. ¿Quién podría sonreír al drama qu ...
+VER MÁS
#Política

Los chistes de Piñera

Porque no hay que olvidar que nuestro enemigo es el capitalismo y no sólo hay que cambiar la forma en que producimos y distribuimos los alimentos, sino que también todos los productos que consumimos a dia ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un año de vegetarianismo, un año de aprendizaje