#Educación

Financiamiento estudiantil: De la propuesta política a la consigna

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

www.theclinic.cl

Carentes de visión histórica son quienes dan a entender que la historia comenzó el año 2011, y que desde ahí hemos podido avanzar en la instalación de las demandas sociales de los diversos estamentos de la educación chilena. Por lo menos en el ámbito estudiantil, desde la década de los 90 se han desarrollado diversos procesos de movilización, los cuales tuvieron distintas etapas, y una maduración que repercutió en momentos como la rebelión de los pingüinos y el movimiento social por la educación del 2011.


Mi crítica no es en relación al cambio de propuesta, porque los diagnósticos, objetivos y estrategias deben adaptarse a contextos cambiantes, lo que sí me parece un error es haber hecho un borrón y cuenta nueva en relación a las demandas históricas del movimiento estudiantil, lo que demoró años de difícil y rica construcción.

En aquel último proceso confluyeron muchos factores, y por cierto el nivel de organización de los participantes y su creatividad fue fundamental, lo que no quita que hayan existido otros elementos. El nivel de unidad lograda y el agotamiento de la legitimidad del modelo neoliberal fueron determinantes en la acumulación de fuerzas y la construcción de hegemonía en torno a la validación de las necesidades y planteamientos del movimiento. Y si bien, cinco años después el legado permanece vigente, el contenido de las propuestas y del discurso de las dirigencias estudiantiles ha tenido una baja considerable en relación a la argumentación política y a los aspectos estructurales.

Con la aprobación del crédito con aval del Estado (CAE), sufrimos una derrota importante (digo sufrimos porque viví aquel proceso como estudiante universitario), ya que se profundizaba la lógica neoliberal en torno a la concepción de bien de consumo de la educación y su lógica de endeudamiento inherente a ella. Posteriormente, ya aprobada la ley, la CONFECH logró un acuerdo con el MINEDUC en ese tiempo encabezado por Sergio Bitar, en el cual se aseguraba la cobertura con becas para los estudiantes del CRUCH de los primeros tres quintiles. Ese acuerdo fue criticado en su momento, y de hecho no fue cumplido por el gobierno, pero posterior a un retroceso importante, el asegurar el financiamiento para un importante grupo de estudiantes era algo relevante tras la aprobación del CAE.

A pesar de ello, la propuesta del movimiento estudiantil tenía una argumentación política y técnica bastante profunda y fundamentada: el arancel diferenciado hacía una crítica a la lógica crediticia, estableciendo el fracaso del fondo solidario de crédito, el cual nunca pudo autofinanciarse con los retornos de los egresados. La propuesta de arancel diferenciado establecía un camino para la gratuidad universal, de la mano de la superación del modelo neoliberal, en el cual la gratuidad universal no era viable, ya que en él las desigualdades entre grupos socioeconómicos eran tan grandes, que el pequeño grupo más adinerado podía pagar su educación, mientras que los tres primeros quintiles obtenían gratuidad completa, del cuarto quintil para arriba la cantidad que pagaban era de acuerdo a su capacidad, estableciéndose una nueva forma de calcular lo que un estudiante podía pagar, y ese arancel diferenciado que pagaba era sin la generación de una deuda. Se les cobraría a los sectores más acomodados como una forma de redistribución del ingreso en el ámbito de la educación superior.

Lo interesante además de la crítica al neoliberalismo y sus efectos en lo educacional, es que la propuesta establecía a la educación superior como un bien social, y los egresados debían retribuir al Estado y la sociedad, profundizando la concepción pública de la educación y el interés nacional en dicho proceso.

Mi crítica no es en relación al cambio de propuesta, porque los diagnósticos, objetivos y estrategias deben adaptarse a contextos cambiantes, lo que sí me parece un error es haber hecho un borrón y cuenta nueva en relación a las demandas históricas del movimiento estudiantil, lo que demoró años de difícil y rica construcción. Ejemplo de ello es la preponderancia de los aspectos de financiamiento estudiantil, por sobre temáticas como el impulsar una reforma universitaria, que estableciera la democratización de las instituciones y una mayor regulación del Estado en el sistema educativo, con una clara articulación desde el nivel inicial hasta el superior, entre otros aspectos.

El cambio de propuesta en torno al financiamiento estudiantil no sólo marcó una preponderancia excesiva de aquel punto, sino que significó el paso de una propuesta político-técnica a una consigna: “educación gratuita con reforma tributaria”.  Lo curioso de esto, es que el movimiento fue tan incidente, que a pesar de la ausencia de una propuesta por parte del movimiento estudiantil (entiéndase como un documento sistemático con una fundamentación político-técnica), dicha demanda fue aceptada por el programa de gobierno de la Nueva Mayoría, e incluso con problemas en su implementación y gradualidad, ya se inició la gratuidad en el ámbito universitario.

Sabemos que la reforma tributaria recaudó pero no lo suficiente para este desafío enorme, por tanto no sabemos cuándo llegaremos a la gratuidad universal. Lo que sí es evidente, es que el movimiento estudiantil que en algún momento tuvo características abiertamente políticas (lo que a la derecha le daba urticaria), ahora ha tomado características más gremialistas, corporativas y reaccionarias. Ante el envío del proyecto de ley de reforma a la educación superior, la CONFECH ha sido crítica del contenido del texto y ha planteado que presentaran una contrapropuesta ¿No deberían tener un planteamiento desarrollado hace ya mucho tiempo atrás?

De hecho, los aspectos más débiles del proyecto radican en el financiamiento y la democratización, los cuales han sido dejados de lado por el movimiento estudiantil, sea por la inexistencia de propuestas o por la poca y nula instalación política y discursiva. No obstante, hay una serie de otros aspectos que representan un gran avance en el rol del Estado y la regulación del sistema, y de los cuales no hay opinión por parte de los estudiantes ¿Se puede negar el sesgo monotemático en el que ha caído la dirigencia del movimiento? ¿Es posible que asuman la autocrítica de haber podido incidir más en el proyecto al contar con propuestas más desarrolladas? La perspectiva política amplia debe ser recuperada, sobre todo la discusión de la superación del actual modelo y la reflexión sobre qué educación queremos para una nueva sociedad, porque si no es así la hoja de ruta llegará a su fin cuando se logre la gratuidad universal.

TAGS: #Reforma Educacional Movimiento Estudiantil

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

24 de julio

La revolución pinguina fue el 2006, partió con la genuina necesidad de mejor calidad en la educación. Después el movimiento se envenenó con la política y de ser un movimiento tan genuino pasó a ser títere de los retrógrados movimientos universitarios, a su vez títeres de los trasnochados idearios de la izquierda de los años 60 con estos cuentos sobre el lucro y el sistema económico. El movimiento logró llegar a la presidencia de la republica con un apoyo como del 70% a las reformas que proponía, pero ahora la educación es aún mucho mas desastroza que antes de empezar las reformas que ahora no llegan ni al 20% de apoyo ciudadano y bajando. Las reformas anexas como la tributaria han sido tóxicas para el sistema provocando un creciente desempleo, estancamiento en los sueldos y la inversión va en picada, tal como lo anticiparon los que tuvieron ulticaria. Entonces se entiende que la búsqueda de una salida debe partir por dejar dogmas políticos de lado.

Saludos

24 de julio

Yo creia eso, creia que esos estudiantes tenian una genuina necesidad de mejorar la educacion.

Ya no. Despues de oirlos, verlos, y despues de años de seguir lo que el movimiento dice, creo que lo unico que esperaban entonces es lo mismo que esperan ahora: que el Estado haga todo, mientras ellos juegan Pokemon Go.

En todos estos años, no he visto una sola vez un compromiso de los estudiantes por ser mejores personas, mas respetuosos, esforzarse mas. Al contrario, cada vez que se les pide algo asi se manifiestan y chillan y hacen tomas mientras aumenta la violencia en los colegios por parte de alumnos hacia profesores y hacia sus compañeros… ¿Por que creen que un profesor tendria interes en hacer clases a ese tipo de alumnos?

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Soy optimista de que los cambios serán buenos para el país. Aumentará aún más la representatividad, y nos permitirá dar una nueva oportunidad de continuar los esfuerzos por la libertad y la igualdad y ...
+VER MÁS
#Política

La interminable transición

La segunda vuelta consagra a dos candidatos que hacen lo posible para capturar el "centro político" mientras que la votación muestra la radicalización de un sector de la derecha, la casi desapa ...
+VER MÁS
#Política

Domingo... día de elecciones

El ritmo del Frente Amplio esta re bueno, alegre, intenso y re sexy, claramente penetró dentro de Chile y se va a quedar por harto rato.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Definiendo el ritmo

A estas alturas todos debiéramos tener claro que las encuestas hacen mucho más que medir la realidad. Gracias a la amplificación que permiten los medios de comunicación, han pasado a ser método de infl ...
+VER MÁS
#Política

Encuestas: ¿Instrumento de información o medio de manipulación?

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

¿Cuál debiese ser la preocupación esencial? Primero que todo, brindarle al INE, de una vez por todas, la autonomía que requiere. De esa forma, se evitan suspicacias sin bases o gustos políticos como el ...
+VER MÁS
#Economía

Censo 2017 ¿Un déjà vu? ¿Problema del INE, del gobierno o del Estado?