#Educación

¿Es la evaluación docente el escondite de una catástrofe?

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

v:* {behavior:url(#default#VML);}
o:* {behavior:url(#default#VML);}
w:* {behavior:url(#default#VML);}
.shape {behavior:url(#default#VML);}

Normal
0

21

false
false
false

ES-CL
X-NONE
X-NONE

MicrosoftInternetExplorer4

Recientemente se han dado los resultados de la prueba Inicia, tomada en 2009 a más de 3.200 egresados de los programas de pedagogía de Educación Básica y Parvularia de 39 universidades de todo el país.

Ese rotundo 53 % de profesores en formación que no lograron responder “correctamente” el examen, está lejos de representar la dimensión total del problema.

Efectivamente, si dirigimos la mirada a los aspectos evaluados por el test, nos encontraremos con una herramienta que aspira a medir conocimientos y competencias de orden fundamental “Conocimientos en el ámbito disciplinario donde el futuro docente se desempeñará; Conocimientos pedagógicos generales y de didáctica de la disciplina; Competencias pedagógicas fundamentales (asociadas a tareas elementales de la docencia como: planificación de la enseñanza, evaluación de estudiantes, análisis y reflexión pedagógica, manejo de un grupo curso, enseñanza de contenidos curriculares, etc.).”[1] Asimismo, apunta a tantear las habilidades escritas y en el manejo de TIC aplicadas a la educación.

Sin embargo, el programa Inicia cuenta con etapas y, en esta oportunidad, solo se han evaluado conocimientos disciplinarios (lo que ha dado noticia en el área de matemáticas por estos días), manejo del escrito, manejo de TIC y ciertos aspectos de carácter pedagógico.
 

Dicho de otro modo, hasta ahora no se ha testeado de un modo integral todos los aspectos que competen el quehacer de un profesor.

 

Si tomamos solo una de las numerosas teorías que abordan las facetas del trabajo docente, Paquay[2] nos habla de seis paradigmas, entendidos como maneras de ver y de pensar el oficio de profesor, donde el desafío es de ser a la vez:

 

– un Maestro instruido; que maneja saberes (disciplinarios y interdisciplinarios, didácticos y epistemológicos, pedagógicos, sicológicos y filosóficos),

 

– un Técnico; que ha adquirido sistemáticamente y analíticamente los saber-hacer técnicos, relativos a la diversidad de tareas y funciones profesionales,

 

–  un Practicante artesano; que ha adquirido en el terreno esquemas de acción contextualizados, al modo del saber-acción que gracias a la experiencia y al aprendizaje significativo han sido “trabajados” e incorporados,

 

– un Practicante reflexivo; que ha construido un “saber de la experiencia” sistemático y comunicable, más o menos teorizado,

 

– un Actor social; que se compromete en proyectos colectivos y es consciente de las encrucijadas antropológicas y sociales de las prácticas cotidianas,

 

–   una Persona; que está en relación sensible con las cuestiones de las identidades profesionales y, además, implicado en una dinámica de desarrollo de sí mismo.

 

Bajo este análisis multidimensional del trabajo docente, podemos ver que lo que hoy por hoy ha dado noticia solo representa el primer aspecto de un largo proceso de formación integral.

 

¿Qué habrá tras el ruido de estos recientes resultados? ¿Será tan solo el viento que predice la tormenta?

 

Sin ánimo de ser alarmista y teniendo en cuenta un esquema más completo del complejo proceso de educar profesores, tal vez sea un ejercicio sano incorporar dos elementos que no se deben ser dejados de lado.

 

Primeramente, no debemos olvidar que se trata de jóvenes en proceso de formación docente que han seguido un programa de estudio elaborado por especialistas en el área, en el seno de una institución de educación superior. Esto nos llama a preguntarnos por el modo de confección de los programas de formación docente, de sus prioridades y del grado de responsabilidad que les compete a las universidades, que es tanto o más importante que aquel del Mineduc.

 

Del mismo modo, esto debiese ser un llamado a continuar con la reflexión con respecto a las herramientas de evaluación propuesta por Inicia y, por sobre todo, con respecto al perfil de profesor que se quiere: ¿se considera desde ya en lo medido los aspectos fundamentales y constitutivos del docente chileno que necesitamos?

 

No vaya a ser que nos perdamos una vez más entre los números, los resultados, las estadísticas y los controles internacionales de medición de conocimientos, en desmedro de una educación integral y de calidad. Esperemos que este “fracaso” momentáneo sea una oportunidad para mirar un poco más allá y aspirar a mejorar e innovar, para no convertirnos, como ya es nuestra costumbre, en el alumno que copia en el fondo de la sala de clases.

 

 [1] Texto tomado del sitio web del programa inicia www.programainicia.cl

[2] Paquay, L. (1998) Six paradigmes relatifs au métier d’enseignant, in Paquay, L. (Ed.), Former des enseignants professionnels. Bruxelles, De Boeck, Bruxelles (1era ed. 1996), p. 154-163.

 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

10 de mayo

Solo quiero hacer algunas precisiones que me parecen importantes, para ocntextualizar el análisis.
La prueba Inicia, en rigor no se le aplica a docentes, sino a egresados de la universidades. Por lo tanto lo que se está evaluando acá, es lo que las universidades han hecho, o mejor dicho dejado de hacer con sus estudiantes.
No quiero con esto desconocer la gravedad de otros resultados como son los de las Evaluaciones del Desempeño Docente donde también hay problemas, y serios.
Pero creo que es importante, para ver por dónde pueden estar los cursos de acción, delimirar los territorios de los que estamos hablando.
En este tema de la prueba Inicia, las Universidades han esquivado toda responsabilidad, si los alumnos que reciben no tienen, o les faltan conocimientos, habilidades o competencias las instituciones que los reciben deben responsabilizarse por entregarles las herramientas necesarias para desepeñarse con éxito en su profesión, y si aún después de hacer eso los alumnos no lo han logrado, entonces lo que corresponde esno dejar que egresen, Pero si no se hacen cargo de su rol de formar, y bien formar, a los docentes que a su vez formarán a las futuras generaciones entonces ¿qué está haciendo la universidad? ¿dónde está su responsabilidad? o no la tiene, si no se le puede sancionar, o es que la única forma de estímulo es la sanción y no la responsabilidad social que le corresponde.
Creo que muchas veces ante los resultados de este tipo de evaluaciones se “desenfoca” la discusión, aquí no son los profesores, son las universidades o instituciones formadoras las que están mal. Algunas otras cosas también preocupan, ¿que hacen los estudiantes evaluados ahora que conocen sus resultados? ¿qué hacen las universidades por ellos? Echarles la culpa por venir con déficits es muy cómodo, es como si nosotros los profesores de básica noa disculpáramos con que los niños nuestros vienen con carencias así es que por eso los malos resultados (sé que hay algunos que usan esa excusa, pero creo que son los menos) en sus estudios.
Creo que en este tema, quienes deben responder no son los profesores, mejor dicho los egresados de pedagogía.
Otra cosa es el proceso de Evaluación del Desempeño Docentedonde también hay muchas cosas que decir, pero eso lo dejo para otra discusión

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Donde las prácticas a las que se apunta con fiereza (incluso con cierto espíritu de superioridad moral) como responsables de la deslegitimación de la institucionalidad, del ejercicio de lo público, no s ...
+VER MÁS
#Política

Tropiezos del Frente Amplio: ¿Crónica de un fracaso o de aprendizaje?

Medio siglo después exorcicé aquellos fantasmas de Life que me producían tanto espanto y escribí un novelón de 400 páginas sobre el infierno del Somme entre 1916 y 1918 que algún día estará en los ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un verano en el Somme

Proteger la identidad cada día se hace más urgente y necesaria. Aysén no puede ni debe cerrarse a ninguna actividad productiva o de servicio; pero debe exigir que las actividades se desarrollen con una b ...
+VER MÁS
#Desarrollo Regional

Los proyectos ZOIT en Aysén, deben incluir estudios de carga

El boxeador que privilegia el espectáculo, lo hace en desmedro de su propia salud, más en una época en que incluso el uso del bucal era escaso, con guantes que apenas cumplían las medidas de seguridad m ...
+VER MÁS
#Deporte

Manuel Castillo: el estilista contra el público

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Debemos replantear la participación del Estado, replantear el modelo de Licitaciones y prestaciones de servicios públicos por parte de las empresas privadas. Que no se confundan los Liberales, no estoy ne ...
+VER MÁS
#Política

La funcion Pública no es concesionable ni licitable