#Educación

El virus que propaga el SIMCE

7 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El SIMCE no es la única ni la mejor forma de evaluar. Existen múltiples y diversas orientaciones en evaluación, varias de ellas pueden ser utilizadas para apoyar a los profesores y no castigarlos. Ya es momento de preocuparnos en construir un sistema de evaluación que nos permita mejorar la educación pública, garantizar el derecho a la educación y evitar su continúa mercantilización.

Hace como diez años atrás en un seminario escuché que la calidad escolar es lo que el SIMCE mide. A muchos nos trataron de convencer de esta errada y peligrosa idea. Errada, pues sabemos que la calidad escolar es mucho más compleja que una medición. Peligrosa, pues el uso político de la misma potencia que esta política nacional subsista, a pesar del daño que genera. El SIMCE no mide calidad escolar, pero sí sostiene nuestras desigualdades educativas, castiga los establecimientos escolares que necesitan más apoyo y premia a quienes ya lo tienen.

Este es mi segundo año estudiando y enseñando en Estados Unidos. Soy profesor asistente de un curso sobre Globalización y Políticas Educativas y presidente de la comunidad de estudiantes de posgrado sobre Estudios Globales en Educación. En estas instancias he tenido la oportunidad de compartir con estudiantes y colegas de diferentes países del mundo y cuando uno les cuenta cómo opera el SIMCE, premiando y castigando establecimientos educativos, la gente se espanta.

Existen razones para asustarse. Varios ven como esta errada y peligrosa política se expande en diferentes partes del mundo, al igual que un virus, que enferma a profesores y alumnos. Una profesora que vive en los Emiratos Árabes Unidos me contaba como tenía que lograr altos estándares de aprendizajes mientras sus alumnos vomitaban en la sala. Otra de Estados Unidos, del estado de Texas, muy deprimida y sobrepasada, me decía que ya no le gustaba la profesión que solía amar, pues estaba dedicada formar alumnos para una prueba que no tiene sentido.

Conocidos son los casos de Inglaterra y Estados Unidos, donde las pruebas basadas en estándares utilizados para rendir cuentas (llamadas Accountability tests) simplemente no generan resultados favorables. Los países invierten tenebrosas sumas de dinero para diseñar e implementar estas políticas. Luego que fracasan se culpa a los profesores o escuelas por los resultados.

El SIMCE es parte de esta enfermedad internacional, por eso quienes estudiamos políticas educativas y hemos trabajado junto a profesores, hablamos contra ella. Recuerdo a un maestro-experto en evaluación quien hace más de veinte años atrás decía “la exigencia por pruebas para rendir cuentas es signo de una patología social en nuestro sistema político” (el viejo Cronbach… el mismo del alfa de Cronbach). El tenía razón, y ahora todos nos estamos enfermando.

Se tiende a olvidar como se engendró este virus. Uno de los primeros lugares donde estas pruebas vieron la luz fue en Estados Unidos, cuando el presidente Lyndon B. Johnson (1963-1969) perdió su guerra contra la pobreza (y contra Vietnam). Entonces un movimiento tomó fuerza, buscaba los responsables de este fracaso. Rápidamente se culpó a los servicios públicos, ellos debían demostrar cómo utilizaban los impuestos y rendir cuentas por sus resultados. Con Bill Clinton (1993–2001) estas pruebas tomaron fuerza, pero fue George W. Bush (2001–2009), con un grupito de gente, que se les ocurrió crear una de las políticas más controversiales en la educación de los Estados Unidos, “No Child Left Behind”, la que ha generado un alto porcentaje de abandono escolar, bajos resultados de aprendizaje y un exorbitante costo económico.

En Chile el cuento es distinto, pero se parece en sus tristes resultados. Pero, ¿cuál o cuáles son los remedios para esta enfermedad? ¿Estamos ante un problema crónico? Yo creo que no. Creo que el malestar persiste ya que esto no es un síntoma sino un síndrome. Es decir, el SIMCE no puede ser entendido sin comprender la lógica de mercado que daña al sistema educacional en Chile. En la medida que abordemos este problema, considerando sus diferentes expresiones, creo que podemos favorecer el desarrollo de una educación más sana.

Por ello creo que los dolores de cabeza, depresiones, ansiedades y fracasos que genera el SIMCE, no se deben a que esta prueba esté estructurada en base a estándares. Los estándares los podemos construir de diversas formas e implementar utilizando metodologías que involucran la participación de sus actores. A su vez, creo importante reconocer que la información generada por el SIMCE ha sido útil para describir y analizar el sistema educativo en Chile. Sin embargo, mientras hacemos uso de esta prueba, el bicho que contiene se ha propagado. La lógica del garrote o la zanahoria, la reducción del complejo proceso de enseñanza a un indicador enfermizo y su posterior uso para propulsar la idea del mercado educacional, que claramente aumenta la segregación escolar.

El SIMCE no es la única ni la mejor forma de evaluar. Existen múltiples y diversas orientaciones en evaluación, varias de ellas pueden ser utilizadas para apoyar a los profesores y no castigarlos. Ya es momento de preocuparnos en construir un sistema de evaluación que nos permita mejorar la educación pública, garantizar el derecho a la educación y evitar su continúa mercantilización. La campaña Alto al SIMCE va en esa dirección y estoy seguro que vamos a lograrlo.

* Colaboración de Mauricio Pino Yancovic. Ph.D Student Education Policy, Organization and Leadership -University of Illinois at Urbana Champaig. T.A. Globalization and Educational Policy, UIUC. President Community of Global Studies in Education.

—————

Foto: Wikimedia Commons

TAGS: #SIMCE

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Maricarmen pino

11 de octubre

Te agradezco compartir este diagnóstico tan claro de esa maldita prueba que a los niños desde chiquititos les meten en la cabeza ( familia y colegio) como el único horizonte a conquistar. Distinto sería el escenario de alumnos y profesores si estas pruebas se aplicaran, dentro de un contexto donde los programas educativos además contemplaran como prioritario ( con tiempo y espacio definidos) desarrollar competencias como el pensamiento crítico, la resolución colaborativa de conflictos, actividades deportivas que se practiquen en equipo, paseos culturales por la ciudad para fomentar el respeto por esta creando identidad y tantas habilidades más que los seres humanos podríamos potenciar para aprender a ser felices.

Mauricio Pino Yancovic

15 de octubre

Muchas Gracias Maricarmen por tus comentarios. Yo también creo que el pensamiento crítico, la resolución colaborativa de conflictos y actividades deportivas deberían promoverse más en el establecimientos educativos, y restarle importancia a las mediciones que disminuyen el curriculum, enferman a profesores y alumnos, y promueven una educación orientada al mercado, que segrega y es más perjudicial para quienes más lo necesitan.

14 de octubre

El artículo muestra, bajo buenos argumentos, las razones que motivan al autor para estar en contra del SIMCE. Comparto muchas de aquellas apreciaciones, pero la pregunta es ¿Debemos cambiar el instrumento de medición, porque simce no mide calidad? O se debe cambiar los efectos que tiene el resultado del simce sobre el sistema educativo o tal vez ¿Se debe cambiar el sistema curricular? Lo que sí está claro es que hace rato se arrastra un malestar en materia de educación y que las voces expertas siempre tienen algo que aportar, pero la paradoja es que estando en una escuela básica de verdad, la dimensión de todas estas cuestiones discutidas cambia drásticamente y ya no se trata del mercado de la educación, sino del cómo contener y formar personas que han sido “depositadas” en un centro educativo, donde el “gran sistema” hace las familias deleguen la formación durante casi 15 años de sus hijos para obtener ciudadanos modelo… en fin, creo que el autor del artículo bien expresa que aquí se requiere la participación de todos los actores involucrados para, al menos en un principio, generar verdadera discusión.

Mauricio Pino Yancovic

15 de octubre

Gracias por tus comentarios Victor. Muy interesantes tus preguntas. Creo que podemos mejorar el sistema de medición, pues no mide calidad, ese título es errado y peligroso. Creo que la prueba puede ser muestral y no censal. Los resultados no debiesen ser utilizados con fines de mercado, pues ello aumenta la segregación escolar. Para mi la cuestión es ¿Cuál y cómo debe ser el sistema de evaluación que queremos para Chile? Pregunta que ya no puede seguir siendo respondida sólo por expertos en evaluación, sino que requiere la participación más activa de estudiantes, directivos y profesores.

Magdalena Domínguez

18 de octubre

Qué paradójica es la vida, hace unos años te conocí en el programa Crece donde yo era examinadora y hoy ambos nos encontramos luchando por un cambio en el sistema educacional, muchas gracias por compartir estas apreciaciones que se hacen respecto al SIMCE, y que además son un buen aporte a mi tesis (propuesta de evaluación autentica), y como tu bien dices, ya hace mucho tiempo que es necesario que se aprecien las habilidades y actitudes de los estudiantes más que una prueba tradicional de conocimientos.

Mauricio Pino Yancovic

19 de octubre

Muchas gracias por tus comentarios Magdalena. Creo que en el CRECE la idea era promover el rol formativo de las evaluaciones. Concuerdo contigo que es necesario instalar un sistema de evaluación que no se reduzca a la nociva medición SIMCE. Me parece sumamente interesante el tema de tu tesis, me gustaría saber más sobre lo que estás haciendo.

Boletín | Únete a esta campaña

08 de noviembre

[…] radio BÍ­o-BÍ­o)    El Virus que propaga el SIMCE (columna en portal elquintopoder.cl) […]

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Chile debe aceptar el desafió de ir por sus ventajas comparativas y tomar como propio el ser considerado como el país con más proyección en Energías Renovables (Solar, Eólica, GeoTérmica, Mareomotriz ...
+VER MÁS
#Desarrollo Regional

La leña, el cambio climático y la industria forestal

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?

Mirar los acontecimientos con perspectiva histórica y elucubrar una posible respuesta resulta del todo ejemplar para evitar los juicios y decisiones apuradas, de manera que en la vieja reyerta sobre si apr ...
+VER MÁS
#Política

Kohl o Merkel: la disyuntiva DC después de las elecciones

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Para nosotros los psicólogos, cuando la química (no racional) te impide dar tu 100% con un paciente estás obligado a derivarlo a otro, luego, si eres responsable, tienes que analizar porque no toleraste ...
+VER MÁS
#Política

Cero tolerancia al Rincón que mata en mala

Ahora bien, en estas elecciones no da lo mismo quien gobierne los próximos años, lo que está en juego es decidir el país que soñamos.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Porque no da lo mismo quien gobierne

No podemos dejar de recordar el caos que se viví­a no hace mucho tiempo en las calles de Santiago, permanentemente en pugna y con olor a bomba lacrimógena, no bien se hubo disipado el polvo el terremoto.
+VER MÁS
#Política

Cómo ganarle a Piñera