#Educación

El peligro de la excelencia académica

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imaginemos una sociedad perfecta donde todos los estudiantes responden sin errores el Simce y la prueba PISA. Toda la comunidad internacional elogia los resultados de Chile. Los establecimientos de educación secundaria se han vuelto una réplica del laureado Instituto Nacional. En aquel momento de cúspide intelectual habremos encontrado la panacea para el problema de la educación, pero quizás también habremos perdido la oportunidad de formar a un ciudadano capaz de participar en la vida democrática de su país y en la toma de decisiones.

La idea de excelencia académica agrada a primera vista. ¿A quién no le parece deseable la posibilidad de obtener los mejores resultados posibles en cualquier área en que se desempeñe? En educación esta noción es particularmente atractiva cuando de su consecución se desprenden beneficios como becas o admisiones especiales a programas de alta demanda, o simplemente status: un lugar en el podio escolar o universitario y el reconocimiento de toda la comunidad.

Sin embargo, toda vez que la excelencia académica es utilizada como mecanismo de selección entre pares alberga necesariamente la idea de exclusión. La excelencia en este caso es el resultado del esfuerzo individual por competir contra el resto. En educación particularmente no aplica el adagio deportivo lo importante es competir porque lo que está en juego -se dice- es el futuro del estudiante, en alusión a la colocación del estudiante en el mercado laboral una vez concluidos sus estudios.

Hemos aprendido de la mano del mercado que la competencia es buena pues en el fondo saca lo mejor de los seres humanos al verse forzados a producir más y mejores obras. En salud, por ejemplo, obliga a las isapres a competir por la captación y retención de afiliados, mejorando sus planes y sus beneficios. En previsión, las AFP destacan sus bondades para conseguir ahorrantes fieles que confíen sus ahorros a quienes ofrezcan los beneficios más tangibles. La competencia es sana y necesaria, afirman los economistas defensores del modelo, pero ¿debe ser la excelencia académica, idea fundada en la competencia, el fundamento de nuestros esfuerzos en materia educativa?

Imaginemos una sociedad perfecta donde todos los estudiantes responden sin errores el Simce y la prueba PISA. Toda la comunidad internacional elogia los resultados de Chile. Los establecimientos de educación secundaria se han vuelto una réplica del laureado Instituto Nacional. En aquel momento de cúspide intelectual habremos encontrado la panacea para el problema de la educación, pero quizás también habremos perdido la oportunidad de formar a un ciudadano capaz de participar en la vida democrática de su país y en la toma de decisiones al poner el foco en una escala que no evalúa la capacidad de los estudiantes para reflexionar sobre su propio quehacer sino en entrenarlos para operar sobre circunstancias dadas infinitas e incuestionables (de ello da cuenta el esfuerzo continuo por dar protagonismo a las ciencias exactas en las metodologías de evaluación en desmedro de las humanidades: historia, arte, filosofía).

¿Es posible compatibilizar la habilidad crítica y reflexiva con la idea de excelencia académica? Por supuesto, pero mientras prevalezcan incentivos económicos basados en escalas de evaluación con un excesivo foco en las ciencias exactas -basadas en la idea de lo unívoco- las instituciones no tendrán ninguna razón para hacerlo más que la vocación de los docentes de humanidades, hoy antihéroes de una extraña novela con un final previsible- o el afán quijotesco de algún sostenedor. Sin embargo, mientras esto no sea una política de Estado estaremos condenados al pensamiento calculador en desmedro del pensar meditativo, cuya idea de excelencia nos puede conducir peligrosamente a la deshumanización, entendida como la indiferencia o frivolidad frente a las crisis de sentido de nuestra época (peatones burlándose del suicidio de un joven en plena vía pública), o bien como la reproducción de un sistema educativo que persigue éxitos académicos (notas) por sobre participación democrática, creación artística o simplemente, convivencia armónica.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La Agenda 2030, si no involucra al poder económico, representado por las Grandes Empresas y Grandes Inversionistas, tiene poco que hacer convirtiéndola en una declaración de buenas intenciones, pero sin ...
+VER MÁS
#Chile 2030

Agenda 2030: falta un actor importante

Se requiere un Consejo Nacional de Inteligencia que esté por encima de las figuras enclenques y populistas de políticos que no se atreven a hacer cambios porque no son capaces de pronosticar los resultado ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Educación, vacaciones y lluvia

Las luchas anteriores por la filiación, el divorcio y la píldora fueron apenas el comienzo de nuevas luchas. El aborto en 3 causales, el matrimonio igualitario y la identidad de género son las banderas d ...
+VER MÁS
#Todos somos ciudadanos

La militancia joven y los cambios que vienen

El fenómeno de la migración ha ido en aumento en la última década y es consecuencia propia de la realidad de Sudamérica, de sus procesos políticos, su desarrollo económico y de la globalización. Ant ...
+VER MÁS
#Sociedad

Inmigración en Chile: la Norma vigente y su enfoque de seguridad nacional

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Debemos replantear la participación del Estado, replantear el modelo de Licitaciones y prestaciones de servicios públicos por parte de las empresas privadas. Que no se confundan los Liberales, no estoy ne ...
+VER MÁS
#Política

La funcion Pública no es concesionable ni licitable