#Educación

El necesario debate ontológico sobre la educación

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Seguir pensando que la educación –la institución educativa- mejorará solamente con fortalecer el proceso de educación formal, es un camino errado. Debemos tomar en cuenta todo lo que significa ser educado y esto requiere que pensemos desde todas las dimensiones humanas existentes, porque si seguimos embaucados en un pensamiento que atomiza las áreas humanas, nunca lograremos eximirnos del subdesarrollo.

 

La educación es el andamiaje predilecto de la humanidad para la formación cultural. Esto sin duda nos da más espacio para poder llevarla a cabo, empero podemos adelantar tres ideas: 1) la enseñanza y el aprendizaje son elementos dialécticos que nos permiten generar procesos educativos, 2) la educación es nuestra gran herramienta que nos permite producir cultura y 3) la cultura es un producto que, siguiendo la definición más básica, encierra todas las manifestaciones del vivir del ser humano en un tiempo histórico condicionado y que podemos redefinir para los propósitos que deseemos.

Ya decía Marx que cualquier objeto puede ser enajenable y, por ende, teniendo la cultura esa misma condición, es decir al ser producto del trabajo humano, la producción de ella en una sociedad de propietarios privados de mercancías, depende de quien tenga mayor poder de compra; traduciendo estas líneas al ámbito de lo político, decimos que, siguiendo aquí absolutamente a Gramsci, la producción cultural dependerá de quien detente la hegemonía política, es decir, al igual que en el mercado, de quien posea el mayor poder de negociación.

La lacónica discusión ontológica que hemos dado versa sobre la discusión que corresponde a estos tiempos en la educación.

Una discusión que no obvia que el gran motor de producción hoy para la sociedad del conocimiento es el ampliación del sistema educativo y, por tanto, la profesionalización continua del proceso de enseñanza y aprendizaje.

Claro que esta política resulta ser efectiva en países desarrollados, sobre todo los nórdicos, donde se comprende que la cultura y la educación conforman una dialéctica que siempre va encaminada hacia un proyecto país que priva el desarrollo y, por ende, la industrialización.

La discusión sobre la calidad de la educación es un espejismo, lo que realmente necesitamos es un debate ontológico no sólo sobre la educación, en el paradigma tecnocrático, sino sobre el proyecto país que deseamos, es decir una discusión estructural. En este sentido, si realmente deseamos tener una discusión sobre el “qué es educar” y sobre el “para qué queremos educar”, debemos preguntarnos sobre el hábitat cultural en el que queremos vivir.

Para lograr un cambio de rumbo profundo en la educación, debe dejar de discutirse sobre la “calidad” porque es un debate parcializado e inducido para el mantenimiento de un paradigma que nos destina a la condición de subdesarrollo.

El debate ha de ser ontológico porque, si realmente queremos seguir el ejemplo de las naciones con mayor bienestar social, no sólo se debe leer desde nuestra mentalidad fragmentaria de la realidad, sino debemos ver la totalidad de la política educacional que ocurre, por ejemplo, en Finlandia, que es para las autoridades el ejemplo a seguir.

No es necesario aquí una profundización de esto, lo que deseamos es poner énfasis sobre la generación de un ministerio prontamente a aparecer, así deseado por el gobierno, en Chile. Nos referimos al Ministerio de Cultura.

Sabemos la necesidad de este país de crear un organismo institucional que pueda coordinar las políticas culturales, pero es aquí la diferencia radical que tenemos con Finlandia: en éste existe el “Ministry of Education and Culture”.

Comprenden la dialéctica existente entre cultura y educación y que, en lo principal, la cultura es un producto que sin la educación no se podría generar y viceversa; incluso es más, si tomamos otro ejemplo, en España constatamos la existencia del “Ministerio de Educación, Cultura y Deporte”.

La educación de un país depende del modelo que ostente aquel. Lo que vemos para el caso ministerial, además de lo anterior, es que la comprensión de cómo generar una educación con altos estándares, no sólo depende de la escuela, sino que es un esfuerzo desde todos los frentes.

Lo que nos preguntamos es ¿Cuál es la necesidad de generar un Ministerio de Cultura? O, frente al ejemplo de España, ¿Cuál fue la necesidad de crear un Ministerio del Deporte? Y, siendo más precisos, ¿Por qué no repensar el Ministerio de Educación que tenemos?

Seguir pensando que la educación mejorará solamente con fortalecer el proceso de educación formal, es un camino errado.

Debemos tomar en cuenta todo lo que significa ser educado, y esto requiere que pensemos desde todas las dimensiones humanas existentes, porque si seguimos embaucados en un pensamiento que atomiza las áreas humanas, nunca lograremos eximirnos del subdesarrollo.

—–

Foto: eme é ele á / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Claudio Vera Del Canto

29 de abril

Muy buena columna. Aunque yo discrepo con que haya una relación dialéctica entre enseñanza y aprendizaje. Puede haber aprendizaje sin enseñanza.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Quizás si la primigenia conjunción de mestizos solariegos españoles y pueblo mapuches, allá en el siglo XVII en el espacio físico y cultural del Biobío Maulino, represente una de las primeras expresio ...
+VER MÁS
#Política

La sociedad comunitaria de derechos comunes. Utopía para el presente

En la actualidad, con las nuevas técnicas de administración, publicidad y manejo de datos, que crecen exponencialmente, en cuatro años se puede hacer tanto daño, (o tanto bien, según sea el propósito) ...
+VER MÁS
#Política

Lo que el Frente Amplio no ve, y otros tampoco

La falta de votantes es un efecto más de la despolitización neoliberal que se impuso durante 17 años y que sin duda transformó a la sociedad chilena. Y ante esa situación hemos escondido la cabeza. Los ...
+VER MÁS
#Política

Aprendiendo de una vez por todas a ser ciudadanos

Pasamos muchas situaciones difíciles como toda urgencia pública. Pero no volví a sentir que alguien se moría frente a mí, sin poder hacer nada porque a otros les importan más las fotos y los titulares.
+VER MÁS
#Política

Diciembre 2013: Hospital inaugurado sin recursos. Gracias por nada

Popular

Los candidatos y sus equipos tienen la responsabilidad de enunciar Programas que permitan pasar a un escalón o piso superior de desarrollo nacional, como lo está haciendo China, Corea, Singapur
+VER MÁS
#Política

¿Votar por personas, consigna, imágenes o Programas de Gobierno?

Una acción clara para hacer realidad esto, es la creación de una Empresa Nacional del Litio, que quizás no va a ser competitiva al comienzo de su ciclo de vida, pero puede volverse competitiva con el tie ...
+VER MÁS
#Energía

Litio, la última oportunidad

Piñera tuvo la falta de ética de designar como director de Gendarmería de Chile a Iván Andrusco, quien fuera miembro de los aparatos represivos de la dictadura en un organismo conocido como la Dicomcar ...
+VER MÁS
#Política

La lista de la desvergüenza de Piñera: Derechos Humanos y Codelco

La eclosión de este nuevo candidato metamorfoseado producto final de su desesperación por llegar al poder, más que ser admirable o asombroso, lo ha transformado en el hazmerreír induciendo en él compo ...
+VER MÁS
#Política

Piñera metamorfoseado por Kafka