#Educación

El estatus de la profesión docente

14 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El prestigio de la Profesión Docente debiese cruzar todos y cada uno de los elementos que definirán la Nueva Carrera Docente.

En una encuesta de opinión en Finlandia el año 2008 [1], preguntaron a las personas entre 15 y 74 años ¿cuál era la profesión ideal de su pareja? Los resultados fueron muy interesantes. Los hombres respondieron que la profesión ideal de su pareja era profesora, después de eso venían las profesiones de enfermería, medicina y arquitectura. Las mujeres dijeron que la profesión ideal de su pareja era medicina, veterinaria en primer y segundo lugar respectivamente y, en tercer lugar, profesor.

Si se hiciera esta encuesta en Chile muy probablemente los resultados estarían muy lejos de los que exhibe un país como Finlandia. La docencia en Chile, en general, no es una actividad prestigiada como parece serlo en ese país nórdico ¿Tiene esto alguna relación con la calidad de la educación? ¿Es necesario que la docencia sea una actividad prestigiada?

Para tener buenos profesores se requiere de buenas universidades y buenos alumnos de pedagogía. Pero, no sólo eso, también se requiere de colegios gestionados con excelencia y muy buenas condiciones de trabajo para las personas que trabajan en el sector. En todo caso, como lo plantean Mourshed, M., Chinezi, C., & Barber, M., en el denominado Informe McKinsey de 2010: “La calidad de un sistema educativo no puede ser mejor que la de sus profesores”.

¿Es posible cambiar esta situación en Chile? Sabemos que la calidad de la docencia debe mejorar significativamente para conseguir una mejor calidad de la educación. Pues, hasta el momento, el tema docente es uno de los caminos más recurridos por los críticos de la reforma y también de los más echado de menos, por los no tan críticos y los que apoyan la reforma, en estos primeros meses del nuevo gobierno.

La posibilidad de mejorar la calidad de la educación depende radicalmente del mejoramiento de la calidad de los profesores. Esto quiere decir que puede haber buena infraestructura, mucho software y computadores, buena gestión financiera, adecuados incentivos pecuniarios a los docentes, menor número de alumnos por sala de clases, etc. Pero si los profesores no dominan bien su disciplina y no cuentan con adecuadas estrategias didácticas y de gestión de aula, nada de lo anterior podrá impactar sobre los aprendizajes de los alumnos. Dicho de otra forma, el componente calidad de los profesores, está dentro de lo que se denomina una condición necesaria.

Lo bello, y a su vez lo interesante, de la experiencia de Finlandia esto fue entendido por la sociedad ya hace 40 años, lo que permitió que el cambio educativo fuese emprendido como una política de Estado. Así, la mezcla virtuosa de la formación de profesores de calidad junto con el mejoramiento significativo de las condiciones de trabajo docente han provocado que el estatus y el prestigio del ser profesor produzca un genuino interés de parte de los estudiantes de secundaria por seguir la carrera de pedagogía. Esto se observa en que hay un gran interés por ingresar a la carrera de pedagogía (10 postulantes por cada vacante) y la mayoría provienen del 20% de mejor rendimiento en la secundaria.

¿Cuáles son las condiciones de trabajo necesarias de mejorar para conseguir el interés de los mejores estudiantes de enseñanza media para estudiar pedagogía?

Para comenzar es necesario reconocer en la política educativa que ser profesor es ser un Profesional, ¿Qué quiere decir esto? ¿Qué es ser Profesional?

Gyarmati, Ortuzar y Cereceda en el libro denominado “El Nuevo Profesor Secundario” (1971), planteaban que una profesión es una actividad reconocida socialmente para: prestar un servicio caracterizado como esencial; por parte de una persona con exclusividad para entregarlo; con autonomía ocupacional; al interior de una cultura profesional de servicio público; de alto prestigio y con un buen nivel de remuneraciones.  Así cuando se habla de Desarrollo Profesional Docente, se está hablando del desarrollo de estrategias para realzar el carácter profesional de esta labor docente, lo que significa abordar una discusión que involucre los siguientes ámbitos:

  • Empoderar a los profesores en su rol de prestadores exclusivos de un servicio altamente necesario para la sociedad chilena. No
    es cualquier servicio sino que una profesión que se adquiere en la Universidad, no es un título que se adquiere por correo.
  • Entregar de una significativa mayor autonomía de la labor del profesor tanto individual como grupal. No es un instrucción para saber obedecer, es una profesión para desarrollar la creatividad para atender a un grupo humano exigente en la sala de clases, para innovar descubriendo estrategias adecuadas a las necesidades de aprendizajes de los estudiantes.
  • Revitalizar una cultura del profesorado. Donde se trabaja en equipos de pares, se discute, se discierne, se aprende junto con los otros maestros, se propone a los directivos y jefes de UTP, se acuerda, se evalúa, se apoya a los demás, se entrena a los jóvenes y también se aprende de ellos
  • Reconstruir el prestigio del profesor. En base al mejoramiento de todo el sistema de trabajo en los colegios, con los padres y apoderados. Que sea obvio y reconocido que la profesión docente es una de las profesiones más complejas.
  • Priorizar un aumento sustantivo de las remuneraciones de los  de profesores. Para todos quienes lleguen a ser profesor. Para que las personas que ingresen a la docencia permanezcan ojalá toda su vida laboral haciendo clases y no abandonen la profesión en beneficios de otros sectores.

Usando una metáfora, se requiere que la sociedad vea y piense a los profesores como parte del “grupo de los elegidos”, los profesionales, a quienes se les encarga la formación de los hijos de la nación. Así, la tarea será crear escenarios en donde se pueda recuperar el prestigio de la labor docente y cambiar radicalmente las condiciones de trabajo de los profesores. Los cambios educativos que la reforma del actual Gobierno pretende alcanzar sólo se harán viables si se inicia un proceso de desarrollo profesional docente profundo y suficientemente convincente que altere los elementos en la dirección señalada previamente.

¡Esta es una visión a tener presente en las tareas que se vienen por delante para la reforma educativa! El prestigio de la Profesión Docente debiese cruzar todos y cada uno de los elementos que definirán la Nueva Carrera Docente.

[1]     Estudio citado por Pasi Sahlberg, en “The Finnish Lessons. What can the world learn from educational change in Finland?” Teacher Colleges Press, New York-London, 2011.

TAGS: #Reforma Educacional Docencia Finlandia

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
henrriettesolis

15 de julio

Absolutamente de acuerdo. Desde mi experiencia como docente debiese agregar que sea en cualquier sistema privado, subvencionado o municipal ( de los cuales he trabajado en todos) siempre me encuentro con el mismo problema que a la larga, se transforma en un obstáculo para realizar la labor docente: profesores con poco liderazgo y capacidad de cambio. Me he topado con profesores que leen el libro, ven la asignatura como solo memorizar y recordar fechas ( soy docente de historia) y no logran incorporar la tecnología y las redes sociales para su uso productivo en la sala de clases. En ese sentido, por más avances macro estructurales seguirán existiendo problemas micro estructurales que tiene que ver con la capacitación continua de los docentes y más que eso, su poco entusiasmo en cuanto al perfeccionamiento. He conocido incluso colegas jóvenes que no saben planificar, o preguntar en sitios de internet cómo hacer las clases entretenidas o solicitan guías. No lo sé. Eso me causa ruido. Siendo ” joven” se supone que debiese tener mejores herramientas para desenvolverse con los alumnos. Y si a los 26 años tienen esas falencias…solo se potencian cuando tengan 40.Ojo.
Mucho docente joven y algunos mayores no cuentan con herramientas básicas. Y por mejor sueldo que se les pague, no hará cambiar su práctica en la sala. Lamentablemente aquellos ” malos” del sistema privado se mimetizan puesto que los alumnos tienen un capital cultural familiar importante o acceden a preuniversitarios, etc. Pero en un colegio subvencionado o municipal es muchísimo más evidente.

15 de julio

La pregunta que cabe preguntarle al articulista, es por qué no eligió la carrera de profesor, si él la tiene en tan alto concepto.
En gral, hay cosas que señala y que creo en la práctica son inviables. Otras son obvias, están instaladas en los debates sociales. Otro elemento que dice, es importante, pero no ahonda en ese aspecto, que es crucial y clave.
Y todo pasa, en esencia en prestigiar la carrera docente y ese prestigio, en una economía abierta, pasa lisa y llanamente, por el salario. El salario es sinónimo de estatus, esl dinero puede dar la opción de vivir en barrios donde se afianza ese prestigio, con dinero un profesor puede mostrar socialmente el mismo estándar que in ingeniero, abogado, médico. Es la única manera que gente con vocación y capacidad, pueda elegir seguir la carrera docente. Los conocimientos, si bien son importantes, si no se los sabe transmitir, no hay caso. En la misma universidad hay PhD., que son un fiasco como profesores, aún sabiendo mucho y siendo expertos….eso no más por ahora..

16 de julio

Estimado Boris,
El salario NO es sinónimo de estatus. Y, además, tu dices que esta “Es la única manera que gente con vocacy
Hay oficios y profesiones que no gozan de estatus y generan mucho dinero. Al revés, hay profesiones y oficios que no generan mucho dinero y que gozan de gran prestigio.
Lo que intenta mostrar el artículo es que existe un déficit de calidad de la función docente como consecuencia de un estatus de los profesores disminuido en el tiempo.
¡¡¡La propuesta es que eso tiene que cambiar!!!
Te agradezco los comentarios, aunque no estemos de acuerdo.
OJ

15 de julio

El que un profesor deba ser entretenido, es algo que me cuestiono profundamente. No se le puede pedir a un profesor ser entretenido si es algo que no está en su personalidad. Tampoco podemos estigmatizar a un profesor porque es parco en hacer sus clases. Tampoco podemos exigir como requisito para optar a la carrera de profesor, que en su perfil sicológico debe ser un tipo extrovertido, expresivo, entretenido, lúdico. Las personas tienen la libertad de elegir la carrera que le gusta con independencia de cómo sea la personalida de cada persona. Sin duda hay una correlación entre la personalidad y la carrera que se elige, pero no se explora en dicha personalidad al momento de admitir a alguien en una postulación.
¿Por qué me cuestiono este aspecto?. Porque no podemos justificar los fracasos, los yerros y caer en la paranoia de que “no pude ser médico o abogado o ingeniero, porque tal profe o los profes eran aburridos. No, eso no corresponde. Esto es no autoresponsabilizarse de un fracaso o un intento frustado en la propia personalidad y no en otros.
Yo, tuve todo tipo de profesores, entretenidos, pesados, aburridos, paternales, perros, con más conocimientos, con menos conocimientos. Ellos no podían ser empedimento para mi real espíritu de superación, para mis propios sueños.
Los distintos perfiles de los profesores, desarrollan una cosa importante, son un reflejo de lo que es la vida misma con la que tenemos que lidiar. Enfrentarse a distinto tipo de profesores, de personalidades y métodos, desarrolla en el alumno capacidad de estratregias de adaptación, desarrollar capacidades individuales a comóm sortear barreras para lograr los propios objetivos personales y desarriolla cualidades importantes. perseverancia, estoicismo y capacidad de no claudicar. Y estas capacidades no se desarrollan cuando se trata de crear una especie de Educación Homeopática, donde todos los profes deben ser “etretenidos”, “lúdicos”, “usar todo tipos de malabares para transmitir conocimientos”.. Lo único que estarmos generando son alumnos o futuros profesionales sobreprotegidos, cómodos, que no tendrán capacidad de trabajar en ambientes donde no están todas las condiciones de borde óptima. Este nuevo alumno, sobreprotegido, jamás iría a trabajar al área pública, porque no tendría capacidad de adaptarse a un medio menos sofisiticado en su ambiente laboral que el mundo privado, jamás iría a trabajar a una pequeña empresa porque esta sería poco entretenida, etc.
Ahora, bien, la educación en el liceo, no es sólo instrucción, como el articulista desliza. Hoy vivimos en Chile frente a un medio ambiente semi analfabeto, de ingorantes ilustrados, donde hay poco interés, hasta de los mismo profesores universitarios, por ser personas amplias y cultas. Muchos PhD. son ingnorantes en literatura, en política, en filosofía, en la alta cultura. Se conforman con el prestigio de PhD y el alto conocimiento específico que dominan, pero no les interesa mayormente se cultos en un sentido amplio. Y la Eduación escolar, para mi, también parte cosas fundamentales: saber respetar a los adultos, saber limpiarse las uñas, saber sentarse a una mesa a comer, tener sentido del respeto social, saber andar limpios, desarrollar el compañerismo; es decir, mínimas normas de buenas costumbres y urbanidad. Y es este aspecto, el que está totalmente deshilachado, perdido en el Chile actual, y este deterioro, no pasa por mejores profesores, no pasa por un asunto de salario de profesores, no pasa por mejor infraestructura, si no que pasa que Chlle ha derivado en un país vulgar, ordinario, sexista, mal hablado (de los cuales los adultos, personajes públicos, locutores, animadores, actores, cantantes, humoristas llevan el estandarte de esa suerte de autenticidad mal entendida de hablar en garbatos, porque resulta “shoooro”). Es difícil en un medio ambiente donde ser lector culto, donde estudiar y ser responsable no está de moda, de nada sirve lo que hagas porque hay en el plasma social un relajamiento sobre capacidades como las que mencioné: estoicismo, sacrificio, responsabilidad, perseverancia, arrojo. Hoy, lo único que cuenta es el carrete y cualquier fracaso personal se busca como chivo expiatorio al gobierno de turno y a los políticos.

16 de julio

Boris, dices que tuviste “profesores, entretenidos, pesados, aburridos, paternales, perros, con más conocimientos, con menos conocimientos”. Pues que esto ocurra no es casualidad, ser profesor es uan tarea compleja y requiere de formación para que todo lo bueno de tu argumento ocurra y los puntos malos de tu argumento sean minimizados. Gran parte de todo ello se puede aprender, incluso a no ser “pesado” porque se puede aprender a ser “respetuoso”, y quien no pueda aprender no debiese hacer clases ni en colegios ni en la universidad, ¿me explico?
Fíjate que tu mismo muestras el tamaño del desafío cuando dices que “Ellos no podían ser empedimento para mi real espíritu de superación, para mis propios sueños”. En efecto, así de complejo es ser profesor!!! Y cuando alguien logra canalizar el espíritu de superación y los sueños de los estudiantes, logra ante ellos un TREMENDO ESTATUS, eso es el meollo de la columna planteada.
Contestando tu comentario acabo de aprender algo más sobre estas intuiciones, gracias.
Osvaldo

Ernesto Palma Flent

15 de julio

No estoy de acuerdo con Boris, en su primer comentario, dado que yo entiendo que prestigio no es igual a salario alto. A veces mientras mas alto es el salario menor es el prestigio. No daré ejemplos porque creo que es de mal gusto en este foro.
Lo que entiendo es que en la medida que la profesión es mas prestigiosa, como parece ser en Finlandia, habrá mucho más interés para estudiar pedagogías y llegar a ser profesor, y eso está muy bien en mi opinión. En ese sentido lo que yo le preguntaría al autor es si con los actuales incentivos no se logra mejorar ¿Cuánto más deben ser las remuneraciones, pecuniarias y no pecuniarias para que esa parte quede debidamente alineada con los objetivos de mejorar la docencia y los resultados de esta?

Lorena Abarzúa

15 de julio

La comparación de Finlandia con Chile no tiene ningún punto de encuentro. Es comparar dos realidades totalmente opuestas. Acá la educación no es relevante desde la Dictadura, una escuela es más bien una empresa, (donde economistas terminan dando cátedras de educación) y esta no puede ser medida como tal. En cuanto al prestigio, si ganáramos más, probablemente seríamos más reconocidos y valorados socialmente.

Olga G. Efrain

16 de julio

Claro que son comparables los Profesores de Finlandia con los de Chile y los de cualquier parte del mundo. Lo son en tanto la sociedad, como dice OJ tienen el mismo encargo, esto es, formar a los hijos. Lo que ocurre es que Finlandia se tomó en serio el tema y de dio prioridad a los profesores, de hecho para enseñar en Finlandia se requiere tener grado de magister… eso comenzó hace años, mientras que en Chile hubo un tiempo en que se podía sacar el título de profesor estudiando algunos fines de semana. En Finlandia se requiere un posgrado, acá la Contraloría acaba de prohibir, hace dos semanas, a los Institutos Profesionales que formen profesores, porque deben ser las universidades. Entonces es un tema de regulación y diseño institucional.
Me parece que el autor, le da en el clavo al enfoque. Un enfoque que permite imaginar que el prestigio, el estatus, el reconocimiento de los profesores, no tiene que ver con pagar una “deuda histórica” (que debería pagarse de todas formas, en todo caso), sino que se ubica en el centro de la actual discusión sobre el mejoramiento de la calidad de la educación.
Atte.
OE
Profesora Básica

Luisa Eliana Paz

16 de julio

Creo que todos tienen razón en alguna medida, pero díganme: ¿Que tan atractivo puede resultar para un estudiante ingresar a la carrera de pedagogía sabiendo que su salario no superará los $600.000 ( yo trabajo 36 hrs en aula y mi salario líquido es de $526.000 ) y que además deberá trabajar “horas extras” en su casa , horas las cuales no serán remuneradas?
Por eso en cierta medida le encuentro razón a Boris en lo del salario , pero no lo relaciono con el estatus eso si, no basta con los galardones ni los diplomas ni las medallas, esto también se tiene que traducir dinero.
Conozco un montón de profesores que han invertido tiempo y dinero con post grados, magister, etc y que ganan una miseria y que en algunos casos esos títulos no les son reconocidos por el establecimiento. ¿Que motivación puede haber ahí?
Por otro lado ¿Que pasa con nuestros horarios de planificación? en mi caso dispongo de una hora y media a la semana para planificar 36 hrs de clases. ¿Como va a ser posible preparar clases de calidad con ese tiempo? Créanme que las intenciones de hacer una buena clase siempre están y es por eso que la mayoría de los profesores que trabajamos en colegios municipales y particulares subencionados debemos de seguir trabajando en nuestras casas por largas horas diarias.
Estoy de acuerdo en que hay que mejorar la calidad de los profesores pero primero hay que partir por la calidad de vida de éstos, respeto por los horarios , buenas condiciones laborales y por supuesto un salario “digno”
Hasta el momento nadie ha pensado en eso, en los protagonistas.

17 de julio

Luisa,
Si te fijas en los puntos planteados como desafíos encontrarás precisamente lo que planteas, por ejemplo:
“Priorizar un aumento sustantivo de las remuneraciones de los de profesores. Para todos quienes lleguen a ser profesor. Para que las personas que ingresen a la docencia permanezcan ojalá toda su vida laboral haciendo clases y no abandonen la profesión en beneficios de otros sectores”.
Entonces sustantivo es sustantivo, no un poco, sino suficiente para hacer que un profesor se motive a dedicar su vida a su profesión. Mi punto es que, no solo es mas dinero lo que se requiere sino, un rediseño del trabajo docente, como lo propongo en los otros bullets del texto.
OJ

claudio

17 de julio

excelente columna, profundo análisis de la situación de nuestros profesores, con datos actualizados para analizar la crisis en que se encuentra la educación en nuestro país.

Esperare la siguiente…

18 de julio

Trabajé en universidad estatal con alumnas y alumnos de pedagogía. Ellas y ellos simplemente llegan a repetir la pésima educación que recibieron especialmente las y los que provienen del sector municipalizado: no comprenden lo que leen, tienen serias deficiencias en redacción y ortografía, no les gusta leer ni libros especializados,ni técnicos, tesis, etc.., en su inconsciente colectivo la profesión docente les segura estabilidad en el sistema municipalizado y se dan cuenta, al observar a otros profesores y profesoras, que con un mínimo esfuerzo se pueden quedar trabajando sin ser cuestionados ni evaluados con rigurosidad. Todo lo expresado fue obtenido en conversaciones con las mismas alumnas y alumnos de pedagogía. También hice clases en universidad privada en carrera de pedagogía y allí el panorama es más desolador y aterrador; como por ejemplo educadora de párvulo con capacidad intelectual limítrofe….haciéndose cargo de niñas y niños…!!!!.

18 de julio

Estoy consciente que eso ocurre. Por lo mismo se trata de crear un nuevo círculo virtuoso…
En un plazo largo, 10 a 15 años, mejorar significativamente todo lo que afecta el trabajo docente, para producir interés para que mejores egresados de la secundaria postulen a las carreras de pedagogías. Junto con eso, producir un cambio importante en las carreras de educación, de modo que mayores exigencias puedan ser enfrentadas y resueltas por mejores estudiantes.
¿te cuadra este enfoque?
El estatus es una especie de síntesis de lo que tiene que ocurrir si se hace esto con energia, con suficiente prioridad.

23 de julio

Con respecto a la labor docente y lo que usted expone en este artículo no puedo dejar de recordar, mientras leía, mi primer día de clases. “Una vez que todos los niños de entre cinco a seis años ingresamos a la sala y estuvimos sentados, la profesora nos saludo tres veces, hasta que todos respondimos al unísono. Luego de pedir que sacáramos el cuaderno, dijo que hiciéramos un “uno”. Algunos lo hacían, otros se miraban y copiaban esa pequeña raya La profesora se acercó por el pasillo y se detuvo al lado de mi pupitre, me miro con una actitud intimidante me dijo en un tono burlesco.-¡No sabes hacer el uno! A lo que apenas respondí, moviendo la cabeza algo asustada indicando que no sabía. Entonces, ella tomó el lápiz y marcó un uno de lado a lado del cuaderno. ocupando ambas hojas y dijo fuerte: ¡Así es el uno!. Por alguna razón, estuvo sólo la primera semana con nosotros pero se quedó para siempre en mi recuerdo”
Para bien o para mal, un profesor nos marca para toda la vida. Su importancia en la Sociedad chilena poco a poco comenzó a diluirse y degenerando en una especie de suerte de puntaje.
Siempre recuerdo esas conversaciones donde algunos decían: “El puntaje me alcanzó para pedagogía” con el ceño bien fruncido. Y alguno que respondía ¡Que lata! Al parecer, esa falta de exigencia al momento de ser evaluados baja la apreciación por la carrera y, por una lógica de consecuencia, la exigencia y valorización personal son menores. Después, en la universidad, son más respetadas otras carreras y entre los mismos alumnos se auto discriminan. Es una consecuencia de errores que no son corregidos y se desproporciona su importancia. Por eso, ciertamente el status de un médico no es el mismo que el de un profesor. Pero la palabra status me molesta, por el simple hecho que no veo necesidad de elevar a una persona por medio de su labor, posición social o económica por sobre otra y estratificar la sociedad por el status porque se mal interpreta y, en Chile somos campeones en clasismo, falta de humildad y la soberbia. Quizás en Finlandia sea bien entendido porque allá no existe la enorme brecha social y económica. Además no deben lidiar con la segregación. Por eso, siento que es poco apropiado que se le de un estatus al profesor porque además ya tenemos escuelas y universidades de Status que son inalcanzables para el común de los chilenos.
Por un lado es importante la carrera docente pero por otra, no es valorada ni bien remunerada ¡Cuanto costó en Chile conseguir que a los profesores les subieran los sueldos! Hasta se ha tenido que contar con el apoyo de los alumnos en las marchas y, esto a afectado las relaciones entre profesor alumno en varios aspectos.
La tarea parte por establecer valor pero a nivel de la sociedad. Así como los padres fuimos perdiendo terreno, en el campo de la disciplina con nuestros hijos y empezamos a alinearnos con ellos. Debemos saber pararnos y valorar la labor docente a partir del respeto, bien ganado por supuesto. ¿Cómo? Los padres sabemos distinguir un buen profesor y sabemos que son escasos. Sabemos cuando nuestros hijos están adquiriendo conocimiento y sienten admiración por el profe.
Y como dice en su artículo:”Usando una metáfora, se requiere que la sociedad vea y piense a los profesores como parte del “grupo de los elegidos”, los profesionales, a quienes se les encarga la formación de los hijos de la nación”, creo importante que los hombres y mujeres que opten por esta carrera cumplan con requisitos especiales e independientes, con una preparación a la altura de sus exigencias y a las de los niños y jóvenes de hoy. Quizás suena como algo inalcanzable de lograr pero tienen más herramientas y preparación que los padres y un objetivo más claro y definido en el rol de entregar conocimientos. Pero, por sobre todo, debe estar el Estado involucrado en la preparación de profesionales de excelencia para todos los niños en general. Creo que esa es la visión de Finlandia. Saben que un niño bien educado tiene más probabilidades de ser un ciudadano bien preparado a los cambios y los desafíos que se enfrente el país. Lástima que acá no se hace un mea culpa de la gran cantidad de ausentismo escolar, tanto de alumnos como de profesores, con la calidad de los docentes y los bajos indices en los resultados estudiantiles. Además, no es casualidad el alto indice de delincuencia juvenil. Está todo enlazado con la Educación.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Con la escasa información y poca congruencia que aún se tiene de los programas de los candidato(a) s a la presidencia y de cara a los resultados a obtener a marzo del 2022 así: ¿No sería lo mismo el ca ...
+VER MÁS
#Política

¡Atención electores de Chile!

Esto no se trata de quién gana y quién pierde, se trata de devolver la vida al boxeo, en general como historiador escribo columnas sobre la época dorada del boxeo entre 1930-1960 cuando el boxeo llevaba ...
+VER MÁS
#Deporte

La vuelta del publico al boxeo

Entonces les enseñamos a los niños que si quieren ganar un partido deben dar directo al hueso para dejar deshabilitado al contrincante. Ese directo al hueso se refleja en las famosas planchas, (cuando ent ...
+VER MÁS
#Internacional

En el fútbol, como en la vida misma

Los embarazos en niñas y adolescentes menores de 14 años no son producto de una violación aislada, sino por lo general se producen por abuso sexual reiterado. Su enorme incidencia ya no permite continuar ...
+VER MÁS
#Internacional

Ese cuerpo no te pertenece

Popular

Lamentablemente, la Mecánica Cuántica en vez de llegar a la cultura popular por sus logros científicos y tecnológicos, lo hizo con versiones extravagantes, engañosas y en algunos casos hasta ridículas ...
+VER MÁS
#Ciencia

El erróneo uso del término Cuántico por las pseudociencias

Sí a su equipo le faltó coraje, valentía, decisión, arrojo, valor, ánimo, esfuerzo o ímpetu, no se complique, dígalo con algunas de esas palabras, no con los anodinos "faltó huevos" o &quo ...
+VER MÁS
#Sociedad

Eufemismos... ¡Cuánto mal hacen!

El Chile de todos no merece un gobierno de derecha que signifique retroceder en los cambios de largo aliento, sino más bien uno que se atreva a generar políticas responsables que no dinamiten el camino t ...
+VER MÁS
#Política

El eterno retorno: Desafíos de la centro-izquierda chilena

Sólo nos quedará ver que pasa en la segunda vuelta, con los mismos actores que conocemos desde la vuelta de la democracia, que aunque las reglas han cambiado y nuevos actores han entrado, siguen siendo lo ...
+VER MÁS
#Política

Segunda Vuelta: La antesala de una crónica anunciada