#Educación

Educación, formación ciudadana y fraternidad

6 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Lejos de la simple transmisión de contenidos o el desarrollo de habilidades sin mayor contexto, la educación es un rito de tránsito social. Una especie de laboratorio de lo público o centro de formación cívica de lo que a futuro pondremos en práctica como miembros de la sociedad.

Hoy vivimos tiemposde  desconfianza de lo público, a lo que se suma el cambio permanente de los  espacios de acción ciudadana.

De ahí la importancia de la formación ciudadana. Sin embargo, las exigencias han cambiado. De aquella que antiguamente se abordaba de manera disciplinaria, como parte de los contenidos educativos de un programa, hoy se busca transversalizar sus temáticas a lo largo y ancho del currículum nacional. Pero esta última opción, que pretende rescatar de manera potente la formación ciudadana tiene el riesgo de disolverla en innumerables microcontenidos que afecten su presencia y sentido en el proceso de formación. Una vez más vemos que   la forma de enfrentar lo ciudadano debe ser, necesariamente,  más compleja.

Es correcta la perspectiva de que todo en la escuela debe apuntar a formar buenos ciudadanos, pero no basta con eso. Hoy vivimos tiempos de desconfianza de lo público, a lo que se suma el cambio permanente de los  espacios de acción ciudadana. Es necesario ajustarse a esta nueva realidad, la escuela no puede ser sólo un repositorio de esfuerzos personales, sino  protagonista del cambio social.  Formar en lo ciudadano excede el conocimiento de normas elementales y comportamientos básicos. Tiene que ver con una invitación a  mirarnos como sociedad, a encontrarnos como comunidad empoderada de sus derechos y responsable de sus obligaciones.

No es factible abordar la formación ciudadana si no valoramos socialmente la participación y la responsabilidad, si no nos comprometemos con terminar con la cultura del menor esfuerzo y la tradición de las decisiones no participativas. Se trata de  una responsabilidad que excede los muros de la escuela, que debe plantearse como cambio cultural. En este sentido, es complejo formar ciudadanos en un país que no explicita ni educa en derechos, especialmente a sus jóvenes. Hoy, con  responsabilidad penal desde  los 14 años, asumimos que a esa edad un adolescente puede delinquir y enfrentar al sistema de justicia, sin embargo, es inmaduro para participar de lo social. Este tipo de contradicciones distancian y generan  desconfianzas que en el largo plazo son muy difíciles de limar.

La verdadera formación ciudadana debe expresarse en la lucha contra la desigualdad y sobre todo contra  la exclusión. Al partir estas líneas, señalaba que la educación es un rito de pasaje, de convivencia social, por lo que mientras más integrado y menos segregado sea su sistema, más fraterna y cívica será  la sociedad que construiremos.

Si valoro lo que conozco y  en mis espacios de formación he compartido la riqueza de lo diverso, ello será parte de mi identidad y por lo tanto me asomaré al mundo en  busca de convivencia. No tolerancia pasiva, sino dándole a mi par el valor de un legítimo otro, frente al cual yo puedo disentir, pero jamás excluir, pues su mirada también me constituye.

La educación, la escuela, las autoridades, tienen mucho que ver con el modelo de formación ciudadana, pero también el esfuerzo cotidiano de cada uno. En la lucha por salir de las exclusiones y formar en el encuentro, todos podemos ser maestros. Mientras más seamos en este propósito, más estudiantes formaremos y más fraternos y mejores ciudadanos seremos. Que así sea.

Foto: participacionciudadana

TAGS: Ciudadanía

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

18 de septiembre

Un modelo de aprendizaje y de capacitación es bueno si la educación es entendida como un derecho humano central en el sentido que ésta nos entrega las herramientas indispensables para mejorar nuestra calidad de vida y eventualmente construir una sociedad más justa y equilibrada, esa que reivindica como valor supremo la igualdad de oportunidades, la libertad y la fraternidad entre los hombres y las mujeres de nuestra Patria. Me refiero a esos conceptos (a los de la “igualdad”, “fraternidad” y “libertad”) porque ellos son los que le dan sentido pleno a un proyecto de país auténticamente democrático, popular, socialmente inclusivo e independiente en términos políticos y económicos. Por eso los revolucionarios franceses y su burguesía no estuvieron a la altura de las circunstancias históricas. A los trabajadores, a la izquierda, nos corresponde defender esas banderas para desde allí edificar el Chile que necesitamos, ese país en el que la educación, la salud y la dignidad del trabajo son una prioridad y objetivo común.

22 de septiembre

Gracias por tus opiniones y por leer la columna, ojalá todos podamos ponernos manos a la obra para hacer no sólo de la educación sino de toda nuestra convivencia social, algo mejor y mas humano.- saludos cordiales.-

20 de septiembre

En Chile no existe desconfianza con lo público, sólo existe valoración objetiva; con la cual uno constata que:
Educación pública es mala.
Salud pública es mala.

Tras 20 años de gobiernos que utilizaron al pueblo para salir elegidos, ¿cambiará en algo lo público? Desgraciadamente se volvió a elegir a los mismos. El sentido común y la experiencia dice que la calidad no va a cambiar, lo preocupante es que van a exchar abajo la educación particular subvencionada, único recurso pra quienes no pueden pagar un colegio particular, como lo hacen los políticos de la Nueva Mayoría. No quieren tomar el camino largo de brindar educación pública de calidad y gratuita; de modo de los colegios particulares subvencionados con copago se terminen debido a que nadie necesite pagar por mas calidad. Saben que en 21 años de gobierno no han mejorado la calidad de los colegios públicos, y que en los 3 años que quedan no lo harán, entonces mejor van a nivelar hacia abajo.

22 de septiembre

Respeto tu punto de vista pero creo que tus argumentos son inexactos, los colegios municipales que tienen enormes dificultades, problemas y carencias, no son peores que la educación subvencionada, de hecho, cuando se trabaja con poblaciones vulnerables siempre los colegios municipales tienen mejores resultados, lo invito a que mire los datos y reflexione al respecto. Sobre lo demás que señala, sólo puede decirle que lo que digo en la columna va más allá de un gobierno u otro. saludos cordiales.

peon

21 de septiembre

Pucha, profe, oh!… ¿Cómo se puede usted “mandar” esta frase para el bronce a la menos uno?…

“La verdadera formación ciudadana debe expresarse en la lucha contra la desigualdad y sobre todo contra la exclusión.”

¿Se da cuenta de lo que está mal en esa frase?… En esa frase usted anda hacia la izquierda. Cuando termina el párrafo, terminó en el lado derecho y difícilmente se puede entender “cuáles son las leyes físicas” que rigen ese tipo de saltito de canguro… Usted termina hablando de fraternidad, pero comenzó hablando de lucha… Esto es como si usted quisiera que su comida fuera dulce, colocándole sal…

Preferiría que esa frase tuviera el siguiente carácter:

“Una formación ciudadana mejorada debe orientarse hacia la igualdad y la inclusión.” ¿Nota que hay cierta diferencia en cómo se expresa una misma idea final, con palabras similares, pero, al mismo tiempo distintas, y que a su vez no ha sido incluida la palabra “lucha”, con el ánimo de imaginar un desarrollo colaborativo de la partes que la palabra lucha supone en conflicto, para reemplazarla por la idea de trabajo en conjunto y esto de forma fraterna?…

No por ello, por cierto, estoy de acuerdo con la frase. La misma no pasa de ser una receta, pero, sin ingredientes ni forma de combinarlos, es decir, sin los elementos que detallan los entes involucrados, ya sea cualitativos o cuantitativos, y al mismo tiempo sin metodología.

No crea que es por hacer publicidad a una idea o procurar convencerlo acerca de ella, pero, es distinto si yo pretendo hacer lo mismo que usted, pero, sugiriendo una herramienta para hacerlo. Le daré un ejemplo. Dado que la formación ciudadana a la que usted hace referencia tiene que ver con aprender acerca de lo que se hace dentro de nuestro territorio, en el marco concerniente a ello, y cómo se hace, para preguntarnos cómo queremos que sea lo que se hace, con el fin de idear mejores mecanismos para hacerlo y, dado además que hoy no existe una forma participativa que recoja ideas para maquinar intelectualmente el diseño de lo que deseamos, debemos, por tanto, crear un espacio abierto y transparente en donde se genere el diálogo necesario para especificar los ingredientes de la receta y las diversas metodologías de cocinamiento que podrían ser pertinentes y, todo esto, no con el diseño que pudieran hacer unas pocas personas, sino que muchas… Para el caso, sugiero la creación de una Cámara Ciudadana Digital.

Seguramente usted se estará planteando la pregunta ¿y cómo hacemos una mejor civilidad con ella, si el objetivo es educarnos en esta materia para ser una sociedad más fraterna?…

Me gustaría darle la respuesta a esa pregunta, pero, como usted es profesor y yo le acabo de poner un 3,94 a su exposición, quedando en evidencia que usted no ha reflexionado con la suficiente dedicación el asunto, prefiero dejarle la pregunta como tarea para la casa… Seguramente el colmo de un profesor es que le den tarea para la casa, porque él es quien las da, pero, como siempre estamos aprendiendo, no creo que a usted le parezca insignificante una invitación a la reflexión…

jjfdkfjksd
———————————————
Me hace difícil ser tan macabro con usted… 🙂 y confieso que debemos tener respeto por los profesores o, en particular, por nuestros profesores, así es que, a pesar de ser un asunto de larga exposición, voy a procurar darme el trabajo y a ser lo más breve posible. Usted haga cuenta que las siguientes líneas están “al final de la revista e impresas en sentido inverso”…

… … jhsdjd —- jhjfhdjf fjdhfj, fjdhfjh —- fdkfjkdj…. ¿Me entendió?,
jaja…

Eso refleja que estaba pensando en cómo decírselo, pero, vamos…

Yo creo que la historia hiper moderna de la humanidad se escribirá antes y después de la existencia de las Cámaras Ciudadanas Digitales, porque, no me cabe duda que existirán algún día… Cuando exista la nuestra, la made in Chilito Lindo, nuestros jóvenes y personas no tan preparadas y todas en general podrán “e-learning” acerca de toda lo que respecte a su civilidad, además de hacer una infinidad de cosas con ellas y en ellas. Una de las tantas, y para aterrizar el asunto con un ejemplo, debiera ser aprender acerca de cómo es afectada nuestra vida, actualmente, en nuestras formas de aprender, reunir dinero desde nuestras etapas escolares (y no digo sólo edades laborales) y qué tipos de formas de financiamientos podemos encontrar en el mercado, cuando trabajemos, al mismo tiempo que pronostiquemos la calidad de vida que tendremos en nuestras etapas de edades más avanzadas, o lo que muchos llamamos o llaman la calidad de nuestra jubilación… Así, podremos establecer o plasmar una realidad objetiva de lo que tenemos, para que, en conjunto y de forma segmentada, podamos idear mejores mecanismos para lograr mejores cosas de las que ahora podemos lograr. Un antes y un después, entonces…

Así, estableceríamos que la forma de aprendizaje puede ser simplificada, que nuestras forma de reunir dineros o financiamientos podrían ser más abundantes y económicos y que nuestras pensiones pueden llegar a ser mejores, al mismo tiempo que nuestra vida un poco más ordenada y sana para tener una mejor salud y que de hecho podríamos hacer un mejor tipo de desarrollo nacional, en particular uno que privilegie la vida en regiones y no dentro del marco de transantiagos diversos aglomerados en la Región Metropolitana… Si nos preguntamos cómo hacemos esto, dentro de lo medular de lo recién dicho, una respuesta podría ser creando formas más inteligentes de usufructo de nuestros recursos soberanos; una AFP y un banco de dinero de los trabajadores; centros técnicos para el desarrollo y la integración en las comunas con menos desarrollo y que hoy más aportan a la migración poblacional hacia el Área Metropolitana; formas de cultivo más orgánicos y con menos pesticidas, creando máquinas que siembren en una “sola pasada” o que cosechen y dejen sembrado también en una sola pasada de la máquina que lo haga, añadiendo productividad a nuestras metodologías de cultivos y al mismo tiempo eliminando contaminantes residuales incluso por una menor actividad de transporte…

A todo lo anterior y cómo afecta nuestra vida, mejorándola, puedo expresarme en detalle, pero, no con poca extensión y como esto, presuntuosamente, pretendía ser un comentario breve, que ya debe tener al autor del mismo en la guillotina del buen ánimo del lector, lo que queda es hacer un resumen de esta idea. Si identificamos nuestra realidad tal como debiéramos apreciarla, y si tenemos dónde conversar acerca de esta realidad, podríamos mejorar nuestros sistemas, de forma proporcional al tiempo que dediquemos a identificar alternativas a lo que tenemos y al grado de evaluaciones que hagamos de cada una de ellas, para implementar mejoras que eleven nuestra calidad de vida, dentro de un marco en el que comprendamos que la fraternidad que necesitamos debe darse dándonos el tiempo de oírnos unos a otros, con el ánimo de trabajar en conjunto y no con la idea de mantener una lucha de clases que sólo nos aleja de los altos niveles de excelencia que podríamos conseguir de forma colaborativa,

cosa que se asemeja a carbones que son apartados del fuego, para dar calor en otro lugar, sabiendo de ellos que, aislados, se apagarán, dando como resultado un sistema social que, segregado, tiene logros de inferior calidad, asemejándonos a brazas que originan menos calor, o a una menor capacidad de la patria para brindarle beneficios a todos sus hijos, tal como una gallina que pierde plumas y calienta menos a sus pollitos…

22 de septiembre

Rescato su propuesta estimado, ahora bien, a diferencia suya yo creo que la desigualdad y la exclusión, así como la pobreza, la injusticia, y tantas otras cosas requieren de ciudadanías decididas que luchen para superarlas, de lo contrario, da la impresión, aunque no sea su caso, de necesitar ciertos niveles de inequidad, exclusión, pobreza, injusticia, etc… para argumentar a favor de las ideas propias. Saludos y gracias por leer la columna.-

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El objetivo Millennial será un enorme desafío para las viejas y nuevas ofertas electorales, considerando, además, que el único candidato por debajo de los 40 años es el costarricense Carlos Alvarado.
+VER MÁS
#Política

Elecciones en tiempos de desconfianza

"...la ampliación de la vía férrea mejoraría aún más, estimularía los comercios locales, podría incluso llevar con facilidad y eficientemente grandes cargas de mercaderías e insumos, además i ...
+VER MÁS
#Desarrollo Regional

Buscando la integración tras las vías del tren

La austeridad implica no implica renunciar a una buena vida, sino que no caer en la vorágine del consumo. La buena vida, como niños, jóvenes, adultos y adultos mayores, pasa necesariamente por no entrar ...
+VER MÁS
#Sociedad

La austeridad en retirada

Para mayor abundamiento, ingresar a Derecho, Ingeniería Comercial o Ingeniería Civil en la Universidad de Chile o en la Pontificia Universidad Católica (PUC) mejora notablemente las posibilidades de lleg ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

La élite endogámica chilena: un caso de privilegios

Popular

Contra el diagnostico de ciertos círculos izquierdistas o post-izquierdistas que suelen culpar a los ciudadanos por contextos del que son resultado, nosotros proponemos una mirada diferente. Hay que conoce ...
+VER MÁS
#Sociedad

En defensa de los "fachos pobres"

Para mayor abundamiento, ingresar a Derecho, Ingeniería Comercial o Ingeniería Civil en la Universidad de Chile o en la Pontificia Universidad Católica (PUC) mejora notablemente las posibilidades de lleg ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

La élite endogámica chilena: un caso de privilegios

Dos espacios de vital importancia para la sobrevivencia de un proyecto revolucionario como el que aspira RD sobre todo en esta etapa son su Frente Estudiantil y el Equipo de Formación del partido.
+VER MÁS
#Política

Los próximos años de Revolución Democrática

La consecuencia que ha apareado la firma y ratificación de tratados como el Pacto de San José de Costa Rica, si se le quisiera ver de tal forma, ha sido el compromiso a no reinstaurar una pena que va en c ...
+VER MÁS
#Justicia

Restablecimiento de la pena de muerte en Chile: Una perspectiva desde los DDHH