#Educación

De instituto y discriminadores nacionales

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Un colegio, estatal o privado con apoyo fiscal, tiene una responsabilidad social equivalente. Lo que Chile necesita no es menos lucro en la educación, sino que más responsabilidad social de las instituciones, estatales y privadas subvencionadas. Es que hay un sentido común que se nos quedó encarpetado hace mucho rato: es tan malo discriminar por plata como lo es hacerlo por género, o capacidad cognitiva.

La discriminación es una sopa que los chilenos servimos hirviendo. A veces, las más, ni siquiera somos conscientes de aquéllo.  ¡Ojo con eso!

Cuando hablamos de un modelo de educación pública igualitario e integrador, no faltan los que miran al cielo, con ojos compungidos, y mencionan, con aire académico, el nombre insignia del Instituto Nacional. Sin ir más lejos, el siempre denostado, aunque también siempre rampante Joaquín Lavín, como idea madre de la educación, propuso, alguna vez,  replicar el modelo “institutano” en otras regiones de nuestro país.

No es mi intención patear la puerta y pretender derribar más de un siglo de historia. No soy Benjamín González: ni tengo  su ambición y ya perdí, hace varios años, la clarividencia profética, monopolio de los quince años de edad. Mi propósito es más humilde: simplemente señalar como sociedad, e incluyo a Mario Waissbluth en esto, no hemos siquiera bosquejado la idea de una educación pública en un sentido profundo. Es que, si hablamos en rigor y comparamos los discursos y panfletos, de uno y otro lado, la idea de educación pública se reduce, así sin más, a la idea de “gratuito” y “estatal”. Repudio esa idea. A la hora de hablar de educación pública las cosas van más allá de la plata. Lo digo en sencillo: no veo diferencia alguna entre el Grange School y el Instituto Nacional, por una razón simple: ninguno de los dos proyectos realmente es un proyecto integrador. Dicho a la inversa: ambos son excluyentes.

Al primero le gusta la gente con  plata que, además, tenga cierto talento, llamémoslo natural, para el asunto. Al otro la gente con plata o sin plata le importa menos, pero lo que le molesta son los tontos. Entiéndase “tonto” en una categoría bastante amplia, en la que cabemos usted y yo juntos y con, todavía, mucho espacio para nuestros vecinos. Si usted no tiene plata para entrar al Grange y tampoco tiene un CI, digamos “aceptable”, entonces también olvídese de entrar al Nacional. ¡Francamente lamentable!

Me rehúso a aceptar tal realidad. Primero trataré de ser honesto y transparente. Primero, ni estudié en el Grange ni pude entrar al Nacional. Igual Dios no me ha faltado, y no me ha ido mal, aunque tanta plata no tenga. Creo en la libertad personal, creo en los colegios privados y soy escéptico de la capacidad estatal de controlar y liderar un proceso educativo complejo, en calidad de monopolio, abierto al mundo y de calidad. Igualmente debo decir que también creo en los vouchers de Friedman, a estas alturas absolutamente desprestigiados y olvidados, aunque entiendo en boga en el mundo escandinavo (¡para colmo de males, Marco!).

Mi problema no son los vouchers, ni el Estado ni los colegios privados. Mi punto acá es que, tanto el uno como el otro, han hecho de la discriminación la herramienta predilecta de trabajo. Me opongo a eso.

Un sistema público de educación, basado en instituciones estatales y privadas, sin fines de lucro o bien reguladas en ello, debería tener ante todo un plan de “responsabilidad e integración social” como buque insignia. ¿Qué es esto? Por ejemplo, si la escuela recibe financiamiento estatal, y sin importar su propiedad, debería educar un alumnado diverso en lo económico, social y en lo cognitivo. Por ejemplo, requiriendo a todos los colegios que mantengan una curva normal en lo que al CI se refiere. Con ello regularíamos la discriminación cognitiva.

En definitiva, un colegio, estatal o privado con apoyo fiscal, tiene una responsabilidad social equivalente. Lo que Chile necesita no es menos lucro en la educación, sino que  más responsabilidad social de las instituciones, estatales y privadas subvencionadas. Es que hay un sentido común que se nos quedó encarpetado hace mucho rato: es tan malo discriminar por plata como lo es hacerlo por género, o capacidad cognitiva. En el Chile actual, como diría Tomás Moulian, no hay lugar ni para rotos ni tontos. ¡Da para pensar!

 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
María Gabriela Vásquez Moncayo

22 de febrero

Estoy muy de acuerdo respecto al concepto de discriminación, y es que como tú dices, este refiere a un ámbito muchísimo más amplio que el de quién tiene más o plata o no.
Definitivamente un educación integradora es necesaria, puesto que lo que más nos quejamos en cuanto a Chile es que es un país que presenta un índice Gini sorprendente, pero que no sólo basa su desigualdad en plata.
Bien pues Rodrigo, es un tema que da para rato… muy interesante.
Nos vemos por ahí.

Un saludo

23 de febrero

Muy buen punto. Agregaría que la sociedad chilena es extremadamente estratificada y que esa extratificación se sustenta en una serie de discriminaciones más o menos visibles. Desde la raza, sexo, edad, color de piel, modo de hablar, formas de vestir, ingreso económico, lugar de residencia, tipo de apellido y un largo etcétera. Una que ha quedado en evidencia en el último tiempo es la de ser chileno “mestizo”, como la mayoría de los chilenos.. Realmente somos una sociedad enferma.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

<em>Aquellos que piensan que no tienen tiempo para el ejercicio, tarde o temprano tendrán tiempo para la enfermedad.-Edward Stanley.</em>
+VER MÁS
#Salud

Las fibras que tu organismo necesita

Mientras en la franja televisiva expresaban: “Si crees que la política se tiene que seguir haciendo en la cocina a espalda de todos. No entiendes nada”.  Hoy la frase desborda al FA y no  existe una ...
+VER MÁS
#Política

El desborde que amenaza al Frente Amplio

La propuesta de un mecanismo de justicia transicional es la genuina alternativa a la propuesta de "Paz para la Araucanía" que recoge el Plan Araucanía del gobierno, la cual reitera las propuest ...
+VER MÁS
#Política

Justicia transicional sin mano dura en Araucanía: la solución política

"Es claro que un candidato a las primarias presidenciales pudiera en segunda instancia, solicitar una prioridad con razones y argumentos válidos sobre un territorio."
+VER MÁS
#Política

Frente Amplio: una crisis, una prueba

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Porque no hay que olvidar que nuestro enemigo es el capitalismo y no sólo hay que cambiar la forma en que producimos y distribuimos los alimentos, sino que también todos los productos que consumimos a dia ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un año de vegetarianismo, un año de aprendizaje

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson