#Educación

¿Cuándo será el momento de l@s profesor@s?

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

El Presidente Pedro Aguirre Cerda fue electo en 1938 utilizando como eslogan la frase: “gobernar es educar”. Invirtió en la construcción de cientos de escuelas, haciendo énfasis en lo estratégico que era la educación para intentar sacar al país del atraso e industrializarlo para llevarlo al desarrollo.


Los profesores debemos estudiar en forma permanente, actualizarnos, reflexionar sobre nuestras prácticas de aula, leer, adquirir libros especializados. ¿En qué tiempo, con qué recursos?

Han pasado las décadas, es mediodía de un día de semana, cientos de profesores marchamos bajo el sol. Debiésemos estar en las aulas educando a los jóvenes y niños más vulnerables, pero no: estamos en las calles de varias ciudades del país. Demandas históricas, necesidades salariales, jubilaciones de miseria, jornadas extenuantes de clases, escaso tiempo para preparar la enseñanza, y ausencia de una carrera docente. Todos estos planeamientos no son nada nuevo, se vienen repitiendo hace más treinta años. En efecto, la dictadura provocó una merma salarial y, peor aún, el desmedro del rol social del educador.

Los gritos, las pancartas, muchas personas solidarizan con sus bocinas. Seguimos adelante mientras los sectores políticos discuten sobre los alcances de la reforma, discusión que ha tenido a múltiples actores, pero mantiene a los profesores alejados de este proceso fundamental.

Mientras muchos docentes marchan, otros tantos siguen en sus aulas. Son aquellos que se desempeñan en el sector privado y subvencionado, quienes de plegarse a una jornada de paralización, probablemente los despedirían. Esto divide y debilita al movimiento de profesores. Y un actor social en desventaja tiene menos posibilidades de obtener avances en sus exigencias.

La sociedad exige a los docentes que eduquemos con calidad, que no sólo generemos aprendizajes cognitivos, sino además fortalezcamos los principios valóricos de nuestros alumnos. Y cada problema social -drogadicción, alcoholismo, embarazo precoz,  acoso escolar, agresividad, discriminación, obesidad infantil, por nombrar los más relevantes- son endosables a nuestra responsabilidad, pues siempre las autoridades y especialistas terminan apuntando a que la obligación de prevenir estos problemas empiezan por los mismos de siempre: los profesores.

Lo anterior podría ser concebible siempre y cuando los docentes tuviésemos el tiempo y las herramientas adecuadas para poder abordar estas temáticas.

La marcha está por llegar a su término. El sol y el cansancio se sienten, las consignas se reiteran, pero ¿sabrán las personas el trabajo y las necesidades que tenemos los docentes? De partida, miles de docentes trabajamos en dos y tres establecimientos educacionales. Sí, seguimos siendo llamados “profesores taxis”. Miles de nosotros estamos a contrata -contratos a plazo fijo que terminan en febrero del año siguiente y si se reanudan, es por un año más- situación que puede persistir por años. Y si bien los profesores de colegios privados pasan a contrato indefinido al tercer año, sucede que muchos de estos establecimientos despiden a los docentes al término del segundo año.

Los profesores carecemos de tiempo para las tareas pedagógicas. Muchas críticas hay respecto a la calidad de la enseñanza, pero debiesen considerar que un profesor de treinta horas cronológicas termina realizando 28, 29 o 30 horas de clases pedagógicas, y parte del tiempo libre (7 horas), deben ser dedicadas a consejo de profesores, atención y reuniones de apoderados, entre otros deberes igualmente significativos. Entonces, a qué hora se planifica, en qué momento se preparan los materiales didácticos, en qué instante se corrigen los instrumentos de evaluación, por nombrar algunos quehaceres pedagógicos.

Los profesores debemos estudiar en forma permanente, actualizarnos, reflexionar sobre nuestras prácticas de aula, leer, adquirir libros especializados. ¿En qué tiempo, con qué recursos?

La marcha termina, un discurso final, los consabidos aplausos, y la convocatoria para el día siguiente. En el trayecto hacia el hogar, paso por el frontis del Liceo, que se encuentra extrañamente silencioso. Este día no hubo clases, los alumnos se quedaron en sus casas, y si bien para ellos puede ser una buena noticia, no imaginan lo malo de su situación. Al fin y al cabo, para variar, la sociedad es desigual. Mientras los hijos de las familias con recursos siguen en sus aulas atendidos por sus profesores que deben esconder sus legítimas reivindicaciones, los hijos de las familias más humildes y pobres se quedan sin clases, pues sus profesores deben salir a las calles para presionar al Gobierno de turno para obligarlo a atender sus planteamientos.

Pienso en todo esto al llegar a casa. Los canales no informan nada de las marchas docentes ni del paro. Las radios tampoco. Es más importante una declaración del futbolista de moda o el último look de la farandulera del momento.

Hay una carpeta en la mesa de centro, son las pruebas que me esperan. Durante unas horas debo olvidar los sinsabores del estado de abandono y de indiferencia en que estamos sometidos los profesores chilenos que, se supone, somos los actores que debemos llevar al aula la mentada reforma educacional.

TAGS: #Profesores #Reforma Educacional

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

10 de noviembre

La consigna es sacar de la calle a la derecha porque es ésta la que así tiene la iniciativa mientras los trabajadores y estudiantes quedamos expectantes, a la defensiva, desorganizados y sin saber qué hacer. Lo grave de esto es que no hay nada más antidemocrático que un pueblo que no lo dejan pensar, que no puede elegir y que no es capaz de movilizarse porque no entiende el alcance y la profundidad revolucionaria de sus demandas ni la manera autoritaria de actuar de la élite.

Saquemos a la derecha de la calle porque las avenidas y las escuelas, las universidades, los liceos, los lugares de trabajo y los espacios públicos en general nos pertenece a los asalariados. Desgraciadamente no seremos libres mientras nos dirija y manipule una derecha duopólica sumamente reaccionaria. Tomemos conciencia de nuestro rol como clase social mayoritaria para que de una buena vez seamos los auténticos protagonistas de otra historia, esa donde se abren las grandes alamedas para el pueblo, no para los dominantes.

26 de diciembre

Estimado Sergio; creo que aún no somos capaces de explicar qué es una educación de calidad porque simplemente no podemos aún explicar qué es lo que nos corresponde de toda esa totalidad sociológica, que también Ud. cree que podemos asumir ya que dice que “Lo anterior podría ser concebible siempre y cuando los docentes tuviésemos el tiempo y las herramientas adecuadas para poder abordar estas temáticas.”
Lo que necesitamos es poder explicar cuál es “el espacio de responsabilidad profesional” que tenemos en esto de la educación escolar, pero para llegar a eso tenemos que empezar a entender que no podemos seguir cayendo en la falacia de creer que podemos encargarnos de “la educación”. Sobre esto está construida la trampa en la que nos mantienen asalariados (ver Rae, 2), y nosotros creemos que podemos hacernos cargo de lo que todos hacemos como sociedad. La escuela no está para reemplazar a la sociedad y su razón de existir son los alumnos o es que ¿se le ha olvidado? Ellos son lo esencial que el SIMCE no logra ver.
Estoy muy de acuerdo con lo que Ud. explica, pero todo eso es consecuencia de la ingeniería política que se ha apropiado de imponer las condiciones de nuestra tarea. Si entendemos que lo esencial es lo importante, y construimos nuevas formas de explicar nuestro insustituible hacer en las escuelas, es que habremos superado las ataduras que nos mantiene en una inocente sumisión asalariada.
Atentamente.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Este domingo nos jugamos algo importante, no estamos hablando de una elección universitaria, de centro de estudiantes, o de un tongo cuasi salfatiano.
+VER MÁS
#Política

El idealismo ético, como lastre político

Pero sí tenemos la oportunidad de intentar otra ecualización. Una donde el otro no sea, de entrada, mi enemigo sino alguien compañero, merecedor de vivir en dignidad. Donde lo que me pertenece no sea a c ...
+VER MÁS
#Política

Ecualización valórica de nuestra sociedad -en modo presidencial-

Una acción clara para hacer realidad esto, es la creación de una Empresa Nacional del Litio, que quizás no va a ser competitiva al comienzo de su ciclo de vida, pero puede volverse competitiva con el tie ...
+VER MÁS
#Energía

Litio, la última oportunidad

La tesis de una temprana degeneración concertacionista es un fantasma que, innegablemente, siempre se puede encontrar presente frente a los ojos de aquellos que depositaron sus esperanzas en el FA.
+VER MÁS
#Política

¿La temprana degeneración concertacionista del Frente Amplio?

Popular

Hoy la esclavitud no está legitimada, pero se calcula que existen unos 38 millones de esclavos en el mundo, por ejemplo en India es una realidad que se oculta y allí hay unos 16 millones esclavos.
+VER MÁS
#Economía

Lo que oculta la globalización ¿Comprarías cosas hechas por esclavos?

Mi conclusión es que Sebastián Piñera en materia de educación defenderá los intereses de los nodos principales de su red: sostenedores privados y Ues privadas.
+VER MÁS
#Educación

Red de Piñera en educación: sostenedores privados, Elige Educar y Ues privadas

Lo que antes era una carrera ganada para el expresidente, hoy es la madre de todas batallas y el resultado ahora más que nunca es incierto.
+VER MÁS
#Política

La segunda vuelta, la madre de todas las batallas para la derecha

Imagínese no sólo no ser reconocido como trabajador por su empleador, sino que, además, se le obliga a usted a cumplir con obligaciones que le corresponden a él. Así, usted se enfrenta a la posibilidad ...
+VER MÁS
#Política

La última oportunidad de ser consecuentes