#Economía

Se equivocó el economista

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

El futuro siempre es incierto, aun tratándose de cifras económicas. Sabemos que anticipar comportamientos futuros en temas atinentes a la sociedad está sujeto a la incertidumbre y lo mismo ocurre, también, con la anticipación de los indicadores económicos. Sin embargo, esta es una tarea completamente distinta entre los que tienen y los que no tienen estudio y experiencia sobre los posibles e inciertos comportamientos futuros, y entre aquellos que emplean metodologías basadas principalmente en correlaciones con hechos pasados y los que interrelacionan posibles eventos o hechos futuros.


Por ejemplo, si se hubiera anticipado hace dos años una inflación esperada promedio de 5% para el período entre julio 2014 – agosto 2015, es probable que el rango de la estimación hubiera estado entre valores menores y mayores a: 3% y 7% respectivamente, según métodos tradicionales.

Cada área del conocimiento plantea sus propios métodos para lidiar con estas cuestiones que tienen que ver con la anticipación, no la proyección, en asuntos sociales y económicos. La experiencia nos muestra reiteradamente que hay personas que tienen mejores o peores conocimientos o experticia sobre cómo actuar con respecto a previsiones, y también que hay métodos mejores o peores para ayudar en este cometido. En el caso del IPC nacional de un 5% anual, al parecer, ocurre la situación más inadecuada: se tiene una inadecuada o muy mala comprensión sobre cómo se debe actuar con respecto a “los” futuros posibles, y el o los métodos que se emplean son inadecuados.

La alta inflación del 5% en el último año, está muy lejos del 3% anticipado desde el 2012-13 y 14. Está fuera de los rangos históricos y es un 67% superior al estimado, lo que constituye una diferencia extraordinaria que sólo puede dejar tranquilos a los afortunados que se ven beneficiados directamente por esa diferencia, en especial cuando los ahorristas reciben de parte de 3 de instituciones financieras por un mes, aproximadamente, un sexto, en comparación con los seis sextos que tienen que pagar los consumidores de créditos por montos similares.

Contrasta el 5% de IPC anual con una parte del mundo en que el aumento de los precios al consumidor han sido cercanos a cero y es una lamentable derrota para quienes tienen la responsabilidad constitucional de tenerla bajo control. Por ejemplo, si se hubiera anticipado hace dos años una inflación esperada promedio de 5% para el período entre julio 2014 – agosto 2015, es probable que el rango de la estimación hubiera estado entre valores menores y mayores a: 3% y 7% respectivamente, según métodos tradicionales. Cifras que probablemente nunca estuvieron en la mesa de los decisores y recomendadores.

Se puede suponer que entregar a la opinión pública un rango superior al histórico (3%) demostraría que se tiene más incertidumbre o se tiene más dudas sobre lo que será ese futuro. Pero, al parecer es menos costoso equivocarse en la anticipación, que sacar la cara por los errores de estimación, que anualmente significan transferencias inmensas de riquezas entre el estado, empresas y personas. Es posible que la pérdida de poder de compra de los chilenos represente una disminución significativa de la demanda.

Cuando se trata con temas de los futuros además también es normal que quienes se dedican a la consultoría de empresas recomienden diseñar planes alternativos o contingentes para enfrentar las diferencias que se van produciendo en el camino al futuro, de manera de aminorar el sonrojo de tener que dar explicaciones de los errores cometidos, en la mitad o al término del período.

Y si bien estos errores se producen en el campo de la economía, también se producen en el campo de la política, porque dar explicaciones sobre los errores que se han cometido en los últimos 17 meses, es una pérdida de tiempo y de recursos muy cuantiosos. Una alternativa habría sido aplicar los planes contingentes a tiempo, que hubieran conducido a lograr los objetivos propuestos y, por lo tanto, a evitar tener que dar tantas explicaciones y exponerse a una evitable crítica. Categóricamente en esto, racionalmente hablando, o se sabe o se es un ignorante; este último estado es muy peligrosos, en especial  cuando se tiene que tomar decisiones que afectan a tantas empresas y personas y sobre todo a los más desprotegidos del sistema, que involucran cuantiosos recursos nacionales del sector público y privado y las familias.

Dado que el futuro llegará de un modo: muy promisorio o desafortunado, ¿se imagina las explicaciones que se darán en un par de años cuando se tenga que evaluar la gratuidad y la calidad asociada a la enseñanza en sus diferentes niveles, y del plan de poner fin al lucro a una educación (tradicional, carente de innovación y caduca para enfrentar el siglo XXI)? ¿Podría anticiparse quienes serán los que darán las explicaciones si los resultados no son los esperados? Dicho lo anterior: ¿por qué entonces no trabajar en serio hoy con los métodos y profesionales adecuados para llegar a lo que se quiere obtener y evitar que los líderes tengan a posteriori que dar explicaciones retóricas por las equivocaciones -potenciales- como ha ocurrido con la estimación de la inflación?

En economía, en política y en la vida no basta con pedir disculpas. Hay que revisar las bases del conocimiento y la metodologías sobre los posibles futuros, y estudiar ¿qué hace que el economista y el político equivoquen el camino cual paloma de Serrat y que en vez de ir al crecimiento y al desarrollo nos hagan involucionar?

TAGS: #PolíticasPúblicas Consumidores Inflación

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

No hago encuestas por teléfono a personas que quieren cortar pronto la llamada, no relleno cuadernillos con estadísticas ni leo los diarios para copiar lo que otros dicen.
+VER MÁS
#Política

Segunda vuelta: no es lugar para débiles

En el papel se ve esperanzador pero seremos nosotros: el quinto poder (la ciudadanía) quienes debemos velar porque este realice su trabajo y lo realice bien.
+VER MÁS
#Justicia

El defensor del niño

Lo que vivimos en la actualidad es una oportunidad para los chilenos de mezclar culturas, para aprender, para prepararnos desde nuestra infancia a un mundo sin fronteras.
+VER MÁS
#Sociedad

Las alarmantes cifras de los niños migrantes

No podemos negar que se han logrado avances significativos, sobre todo con el depósito automático de estos beneficios a las cuentas RUT, no obstante, aún tenemos materia pendiente en esta área
+VER MÁS
#Trabajo

Hay 5.500 millones en bonos sin cobrar

Popular

Lo que antes era una carrera ganada para el expresidente, hoy es la madre de todas batallas y el resultado ahora más que nunca es incierto.
+VER MÁS
#Política

La segunda vuelta, la madre de todas las batallas para la derecha

Los candidatos y sus equipos tienen la responsabilidad de enunciar Programas que permitan pasar a un escalón o piso superior de desarrollo nacional, como lo está haciendo China, Corea, Singapur
+VER MÁS
#Política

¿Votar por personas, consigna, imágenes o Programas de Gobierno?

Piñera tuvo la falta de ética de designar como director de Gendarmería de Chile a Iván Andrusco, quien fuera miembro de los aparatos represivos de la dictadura en un organismo conocido como la Dicomcar ...
+VER MÁS
#Política

La lista de la desvergüenza de Piñera: Derechos Humanos y Codelco

Una acción clara para hacer realidad esto, es la creación de una Empresa Nacional del Litio, que quizás no va a ser competitiva al comienzo de su ciclo de vida, pero puede volverse competitiva con el tie ...
+VER MÁS
#Energía

Litio, la última oportunidad