#Economía

Mercado y Estado: El caso del terremoto del norte

9 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Ya decretado con celeridad el estado de catástrofe en las regiones afectadas, podemos apreciar ciertos atisbos, muy evidentes, de los mecanismos selectivos del Estado capitalista neoliberal chileno para proteger la economía de mercado, mediante un fortalecimiento sistemático de la institucionalidad que ha velado por él.

Claus Offe (1994), sociólogo alemán, plantea que identificar los rasgos del Estado capitalista es muy difícil ahí donde es altamente eficiente. Así, se hace virtualmente imposible demostrar de forma empírica la naturaleza clasista del Estado (1), es por ello que plantea que los momentos más apropiados para develar sus características son los momentos de crisis. El reciente terremoto tsunamigénico en el norte de Chile ofrece esta oportunidad.

Ya decretado con celeridad el estado de catástrofe en las regiones afectadas, podemos apreciar ciertos atisbos, muy evidentes, de los mecanismos selectivos del Estado capitalista neoliberal chileno para proteger la economía de mercado, mediante un fortalecimiento sistemático de la institucionalidad que ha velado por élEl eficiente despliegue de las FF.AA. en la zona de catástrofe es un mecanismo selectivo del Estado que comprueba su carácter de clase. Un mecanismo selectivo opera bajo ciertas condiciones ideales (en este caso un estado de excepción desatado por una catástrofe) en las que utiliza su estructura interna para favorecer (al mercado en su conjunto o a determinados grupos) intereses de capital y/o comercial.

Dentro del amplio espectro de mecanismos institucionales del Estado que operan y podrían operar, nos enfocaremos en dos:

1.- En primer lugar, para mantener la apariencia estoica de gobernabilidad de la crisis, muy bien el gobierno podría dejar en manos de las empresas (de retail, por ejemplo) que se verían en riesgo de ser saqueadas, el manejo de sus propios recursos para el resguardo de sus mercancías. Es decir, estas empresas debieran contratar de forma rápida y eficiente mayor contingente de seguridad a las empresas especialistas en el rubro y de esta forma enviar una señal clara de que la crisis está controlada y que el mercado funciona. O en su defecto, enviar personal de la policía o carabineros correspondiente para evitar los tan temidos desórdenes públicos.

Que se entienda claramente: bajo la excusa del resguardo del orden social y seguridad de las personas, el despliegue de las FF.AA. tal como se ha hecho, es expresión de la importancia que tiene para el Estado el resguardo de los intereses de la hegemonía económica imperante, a tal nivel que es el mismo Estado el que debe desembolsar recursos, tanto económicos como humanos para la protección de un determinado grupo de la sociedad; esto evidencia el carácter de clase del Estado capitalista neoliberal chileno.

2.- Una variante, es decir la actitud opuesta a estos mecanismos selectivos (sean positivos, negativos o enmascarantes), sería efectivamente operar con la solidez que requiriere y que ofrece la institucionalidad. Sin embargo, ya decretada la zona de catástrofe, ya decretado el estado de excepción, a ningún funcionario de Estado -de cualquier nivel- se le pasaría jamás por su cabeza (entre el espectro de posibilidades de acción) expropiar la mercadería o los artículos de primera necesidad para abastecer a la ciudadanía. En este sentido, es de esperar entonces que efectivamente se rehabiliten los supermercados, sus estanterías y que los militares en sus puertas cumplan con lo decretado por el gobierno.

Por otro flanco, no menos estratégico, sería evitar categóricamente lo que Naomi Klein (2007), periodista y economista canadiense, llama capitalismo de desastre, a saber: políticas neoliberales, implementadas mediante terapias y/o situaciones de shock social, que desarticulan la resistencia a estas políticas unilaterales (2). La sismicidad de Chile facilita este operar estratégico emanado desde la propia mente de su progenitor, Milton Friedman.

Un estado de excepción como el decreto de estado de catástrofe en las zonas afectadas podría evitar legítimamente este actuar unilateral (parcialmente) y nocivo para cualquier sociedad que se tenga por democrática. Implicaría, por ejemplo, congelar los precios de artículos de necesidad básica, congelar los precios de los pasajes desde y hacia zonas afectadas, facilitar la comunicación de las personas que se encuentran en las áreas afectadas mediante la liberalización del uso de las redes sociales en dispositivos móviles, a lo menos. Estos mecanismos deberían ser parte del accionar de la institucionalidad en casos de catástrofes.

Desde el punto de vista de la gobernanza, la ciudadanía debe estar atenta a estas señales, sobre todo al considerar que junto con la catástrofe viene la reconstrucción y la reapropiación (expropiación) de zonas inundables y la aparición oportuna de las empresas constructoras e inmobiliarias. Los mercaderes del desastre están a la expectativa de lo que pueda ocurrir y donde el peor escenario es el que ofrece la mejor oportunidad.

(1): Offe, C. Las contradicciones del Estado de Bienestar. Alianza Editorial, Madrid, 1994.
(2): Klein, N. La doctrina del shock: el auge del capitalismo del desastre. Paidós Ibérica, Barcelona, 2007.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Lizett Riquelme.

03 de abril

Muy cierto todo lo que se dice en esta columna.

andres

03 de abril

interesante… pero no estoy de acuerdo… la señal pasividad mostrada durante el 27F fue muy criticada… la misma gente pedía a gritos orden… esta vez se movilizó a las FFAA para ayudar y evitar que ocurrieran hechos de violencia y saqueos… pensar que esto es algo así como un complot del gobierno capitalista neoliberal es querer mirar por debajo del agua… puede que uno este en desacuerdo con la sobrereacción (como suspender las clases incluso en ciudades alejadas del litoral), pero dentro de todo las cosas resultaron…

teo castillo fuentes

04 de abril

Bastante claro, me gustó.

04 de abril

Impresionante ver una cara de la moneda.
Al autor se le olvida que, ok, el Estado debería dejar que saquearan los supermercados; en realidad debería dejar que los saquearan siempre….total es problema de ellos.
Luego, en realidad debería dejar que la gente se saquee entre ellos, total también es un problema privado….
Y, después de que se saquee un supermercado, suponemos que el Estado no debería pedir que se repongan las mercaderías ¿o si?…si viene un camión con mercadería desde Santiago, y lo atrapan a la entrada de la ciudad y lo saquean..¿el Estado no tiene nada que decir?
A lo esgrimido de mantener los precios fijados…¿quien entonces paga los sobrecostos de la seguridad, de los robos, etc?…ok, funciona una vez, pero seguidamente el supermercado irá con la cuenta al Estado. Si no paga, entonces el supermercado cierra. ¡Fantástico! diran los próceres del estatismo..y tienen que surgir comercios pequeños que tendrán precios MUCHO mas altos, pues cumplir las exigencias que se les pide a los supermercados es carísimo…y, ante otro saqueo, el comerciante sacará una pistola y le mete balazos a los que entran.
Esa es la otra cara de la moneda, lo que le falta por analizar al idológico señor que redacta.

05 de abril

¡Por supuesto! Los supermercados y la gente de alto hospicio son privados los dos, por tanto necesitan igual apoyo del Estado ¿cómo no nos damos cuenta? Los pobres empresarios son ciudadanos como cualquiera y necesitan evacuar e irse a los alberges porque no tienen más hogar que el que les botó el terremoto. Realmente he sido un egoísta estos días, creo que donaré una frazada para Paulmann que quizás esos días estaba justo por allá.
¡Pero si es una verdad innegable! ¿acaso somos tan necios e ignorantes como para no leer la verdad revelada en “La rebelión de Atlas”? Si no fuera por la riqueza concentrada en unos pocos y los bienes de producción elitizados el mundo se vendría abajo. ¡Si es obvio que son los ricos quienes crean la mayor parte de los empleos, sin ellos el mundo caería en las garras de escolares anarquistas! ¡Qué horror! Si ni siquiera ocupan corbatas.
Arturo realmente nos has iluminado con verdades meta-ideológicas, creo que es el momento que busques tu lugar en el Olimpo y no te rebajes a interactuar con gusanos como nosotros.

Manuel

04 de abril

Que barbaridad estoy leyendo, me cuesta creer que alguien realmente piense que es posible aumentar la cantidad de guardias durante una catástrofe como la que se está viviendo en el norte.

El trabajo del ejército e actuar en estas situaciones, para ese se les paga, dejarlos todo el tiempo al pie del cañón sin nunca actuar es ridículo. En el 2010 la gente pedía que las FFAA salieran a la calle para restablecer el orden público.

Creo que las comunicaciones han mejorado respecto de la triste experiencia del 2010, por supuesto que se puede seguir mejorando y espero que así sea, pero decir que todo esta malo esiinjusto, irrespetuoso y en vez de ayudar, empeora las cosas, la gente necesita saber que está haciendo mal para mejorar y también que están haciendo bien para no dejar de hacerlo.

No defiendo la economía neo liberal chilena, espero que cambie, pero creo que tu análisis está muy descarriado.

Una mala consecuencia del injusto modelo económico chileno ha estado sonando en las noticias toda esta semana, con la colusión de varias empresas para fijar los precios, espero que los poderes chilenos tomen cartas en el asunto y se castigue de modo ejemplar a los culpables, ya pasó antes con las farmacias, y la experiencia ha demostrado que el mal actuar es rentable para las empresas y muy suave con los culpables.

04 de abril

El saqueo viene con el desabastecimiento, ese desorden tan temido debe ser controlado por CARABINEROS y la PDI; les recuerdo que carabineros tiene una unidad especial que se llama Fuerzas Especiales que está capacitada para tales efectos (los militares afuera de los supermercados NO estan preparados para dispersar multitudes) carabineros dispone de novísimos carros lanzaagua, morteros para lanzar lacrimógenas y todo el contingente que se utiliza, por ejemplo, para dispersar una marcha.
Eso concediendo que carabineros “debe”, por sobre otras prioridades, resguardar los intereses de las cadenas de supermercados.
Lo que agregaría y me parece de suma importancia es que el despliegue militar revela que lo que se está resguardando son los intereses económicos de una clase, los de la clase empresarial de gran tamaño. Para Arturo, que tan desesperadamente se pregunta quien paga los sobrecostos de los pobres supermercados por robos, o por contratar más seguridad o muy simple, el mismo supermercado.
Sin embargo no he visto una sola noticia sobre el resguardo del capital simbólico y cultral de la ciudad de Iquique: no he visto ningún contingente militar ni de carabineros o de la PDI rescatando documentos históricos del Archivo Regional de Tarapacá, ni del Museo Regional de Iquique, ni de la Biblioteca Municipal: todas estas instituciones resguardan valiosísimos documentos del patrimonio histórico de la ciudad. Lo grave es que las tres instituciones están en ZONA DE INUNDACIÓN. Si algo hay que salvar, es la memoria de la ciudad, las autoridades deben enviar a los militares a rescatar esa documentación urgentemente. De desatarse lo peor (un terremoto tsunamigénico de a lo menos M8,8) y que por estos días es lo más probable, la ciudad de Iquique y Tarapacá se quedaría sin memoria histórica.
Aun diciendo esto, pienso que no es prioridad, la primera son las personas que viven en las zonas aledañas al cerro esmeralda que tienen sus casas en el suelo, tampoco he visto a los militares con pala en mano removiendo escombros.
Aun así todas las críticas recibidas, no contradicen el hecho de que en momentos de crisis como estos, se devela el carácter escencialmente capitalista neoliberal del Estado chileno.

04 de abril

¿No será más bien que el Estado está al servicio de las clases dominantes, sean éstas la económica, la política o la militar, para que puedan extraer beneficios o abusar de otra clase bajo el amparo de la legalidad construida para ese objetivo?

nino

15 de abril

buena columna , destacar al Estado Pasivo ante las crisis , dejandole todo el trabajo a la misma clase, el pueblo que sufre y se levanta con sus propias manos, mientras los milicos resguardan la cuidadosa alza de precios de las bombas y los supermercados, a los bomberos se les cobra peaje, y en la tele muestran a la gente rogando a Dios, todo un espectáculo, mientras el Estado descansa, sus agentes de los negocios de hacen ricos capitalizando la solidaridad y aprovechándose del dinero de la gente que ayuda….. como dice la columna “ya decretado el estado de excepción, a ningún funcionario de Estado, se le pasaría jamás por su cabeza expropiar la mercadería o los artículos de primera necesidad para abastecer a la ciudadanía”

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Este domingo nos jugamos algo importante, no estamos hablando de una elección universitaria, de centro de estudiantes, o de un tongo cuasi salfatiano.
+VER MÁS
#Política

El idealismo ético, como lastre político

Pero sí tenemos la oportunidad de intentar otra ecualización. Una donde el otro no sea, de entrada, mi enemigo sino alguien compañero, merecedor de vivir en dignidad. Donde lo que me pertenece no sea a c ...
+VER MÁS
#Política

Ecualización valórica de nuestra sociedad -en modo presidencial-

Una acción clara para hacer realidad esto, es la creación de una Empresa Nacional del Litio, que quizás no va a ser competitiva al comienzo de su ciclo de vida, pero puede volverse competitiva con el tie ...
+VER MÁS
#Energía

Litio, la última oportunidad

La tesis de una temprana degeneración concertacionista es un fantasma que, innegablemente, siempre se puede encontrar presente frente a los ojos de aquellos que depositaron sus esperanzas en el FA.
+VER MÁS
#Política

¿La temprana degeneración concertacionista del Frente Amplio?

Popular

Hoy la esclavitud no está legitimada, pero se calcula que existen unos 38 millones de esclavos en el mundo, por ejemplo en India es una realidad que se oculta y allí hay unos 16 millones esclavos.
+VER MÁS
#Economía

Lo que oculta la globalización ¿Comprarías cosas hechas por esclavos?

Mi conclusión es que Sebastián Piñera en materia de educación defenderá los intereses de los nodos principales de su red: sostenedores privados y Ues privadas.
+VER MÁS
#Educación

Red de Piñera en educación: sostenedores privados, Elige Educar y Ues privadas

Lo que antes era una carrera ganada para el expresidente, hoy es la madre de todas batallas y el resultado ahora más que nunca es incierto.
+VER MÁS
#Política

La segunda vuelta, la madre de todas las batallas para la derecha

Imagínese no sólo no ser reconocido como trabajador por su empleador, sino que, además, se le obliga a usted a cumplir con obligaciones que le corresponden a él. Así, usted se enfrenta a la posibilidad ...
+VER MÁS
#Política

La última oportunidad de ser consecuentes