#Economía

La especulación de las finanzas

17 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

En los países centrales la élite cada vez tiene menos argumentos para jactarse de su estrecho modelo socialdemócrata que alguna vez pretendió ser un sistema que estuviera por encima de la lucha de clases. Esa cuestión no es menor porque al desmantelar aquel reformismo imponen el neoliberalismo, régimen que es bastante más injusto: las medidas neoliberales involucran la disolución de las conquistas y derechos de los trabajadores. Además, implica que el sector financiero se hace responsable de lo político creyéndose objetivo y más allá de todo interés particular.


La forma en la que el neoliberalismo se moviliza para recomponer la tasa media de la ganancia- sustento material de los beneficios del capital- tiene un fuerte contenido político que busca la disciplina del pueblo para que aceptemos la caída del salario, entre otras cosas.

Ahí entra en el juego del control social sobre el pueblo los medios de comunicación masivos. Estos medios, que están fuertemente vinculados con la especulación, actúan sin considerar ningún límite para cumplir con la función que les corresponde en la defensa de un grupo socialmente minoritario pero poderoso, que de hecho puede producir crisis cuyas víctimas somos nosotros quienes, aislados y sin rumbo, no tenemos ningún poder real para batallar contra el patrón. Es grave porque pueden acabar con un país mientras los medios orientan e imponen su propia realidad.

Es importante saberlo porque el neoliberalismo es la respuesta a esa preocupación de los dominantes por la caída de la tasa media de la ganancia del capital producida por las medidas políticas y sociales del mal llamado “Estado de Bienestar”. Después del ’68, lo que parecía un armónico consenso entre el capital y los asalariados se convirtió en un avispero revolucionario en el que varias formas políticas y culturales pusieron en cuestión el reparto de la riqueza. La respuesta fue que en los ’70 y ’80 la patronal tomó directamente las riendas del gobierno. Ahora la élite ante la necesidad de liquidar la insurrección plantea el ajuste.

La forma en la que el neoliberalismo se moviliza para recomponer la tasa media de la ganancia- sustento material de los beneficios del capital- tiene un fuerte contenido político que busca la disciplina del pueblo para que aceptemos la caída del salario, entre otras cosas. Sin embargo, también involucra recetas contraproducentes para el desarrollo del capitalismo. Por eso lo irracional del régimen que ataca nuestra calidad de vida y recorta beneficios que conllevan una escasez crónica de la demanda que impide el crecimiento económico.

El neoliberalismo así entendido, o sea, como un régimen reaccionario, a pesar de ello dice buscar alguna vía de escape para acabar con su nihilismo social, político y económico pero en la práctica no le importa resolverlo. No lo hace porque la patronal se lleva muy bien con la razón de éste. No tiene problema alguno con esta realidad porque acumulan cada vez más riqueza, porque con el neoliberalismo los activos financieros, la bolsa, el crédito y los mercados inmobiliarios serán la carta material del régimen para conseguir que a pesar de la miseria no cuestionemos el sistema.

La fórmula es simple: por un lado, la caída del salario real conlleva marginación de amplios sectores sociales de los “beneficios” del consumo y, por otra parte, aquella variante funciona de modo tal que los recursos que el capital expropia de esa manera al trabajador, son devueltos en la forma del crédito que alimenta el consumo, que sostiene el empleo precario y que luego vuelve al circuito especulativo acrecentado en favor de la patronal. Es la forma en que se expresa la financiarización del capital.

TAGS: Neoliberalismo

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

27 de enero

Uf. Tanta tirria con el neoliberalismo. Primero: Estados Unidos ganó la guerra fría. Los soviéticos con su estatismo se rindieron porque no fueron capaces de alimentar a su gente y a la vez sostener el gasto militar. Los americanos sí, por lo tanto su modelo económico no necesita demostraciones ni defensas teoréticas. Es exitoso en los hechos. El estatismo en cambio ha fallado en todos lados. Segundo: el estatismo es por definición una tontería. Quintaesenciado resulta vergonzoso: “yo no soy capaz de dirigir mi destino, ruego para que el Estado me diga qué hacer con mi vida, me dé trabajo, me diga qué leer y qué no, qué ver y qué no, qué hacer y qué no, y me pague un sueldo” No se ha inventado una conducta más rastrera y sumisa que la del partidario del estatismo. Tercero: Las conquistas de los trabajadores no son una cuestión derivada de la lucha de clases, sino que de la naturaleza humana. Todos queremos más y no ponemos límite a nuestras ambiciones. “El empresario siempre quiere más”, te dice el demagogo estatista, pero no te dice que el obrero también siempre quiere más y que él mismo, agente del Estado, también siempre quiere más. Naturalmente que el agente de estado tiene una esfera de poder similar o incluso superior a la del empresario, y el obrero en cambio no tiene nada, nada salvo promesas, muchas promesas. Y estos fulanos del Estado se aprueba sueldos de diez millones hacia arriba. La tasa media de la ganancia. Eso de asociar la tasa media de la ganancia me suena tan feble. De partida porque incluso para los que se preocupan por el bienestar de los trabajadores, no es lo central. Yo digo que lo central pasa por otro lado: Porque si de veras se diesen las condiciones de perfecta competencia en la industria y de movilidad en el mercado de trabajo, la tasa de rentabilidad de las inversiones de capital debiese ser de algún modo equiparable al rendimiento de la mano de obra. Todavía no veo un solo paper de algún economista de línea estatista investigando, evaluando o diseñando un mecanismo de medida para la posibilidad de algo así. Nada, no le dedican tiempo al trabajo real, solo a ejercitar la lengua.

27 de enero

Lisandro: digas lo que digas la característica distintiva del neoliberalismo es que éste coloca la economía de la especulación, de la bolsa, de sus bonos, acciones y papelitos de colores por sobre la economía real; por encima de ese sistema económico de la producción, del que genera empleos, riqueza, etc. El neoliberalismo no produce capital, mucho menos riqueza, sino que se la apropia. Por último, digas lo que digas estamos ante un gran casino global del que tú también eres víctima, a menos que seas parte de esas tres o cuatro familia que controlan la economía mundial. No hay peor esclavo que el que se cree libre.

27 de enero

Una contradicción interesante es que en la medida que el crédito tampoco es infinito se sigue la desaceleracion económica (definido exclusivamente como baja del consumo, como acaba de demostrarse por los últimos resultados de la baja venta navideña) la cual únicamente cambiaría si se guiara el timón hacia una especie de economía social de mercado, la cual tampoco sería una solución definitiva a cuestiones más profundas como la desigualdad y la concentración del capital.
Chistoso es que se culpen entre los gobiernos de Bachelet y Piñera el hecho de la desaceleración cuando tal cosa es el resultado natural de la persistente caída en el poder adquisitivo de las personas producto de la inflación y la precariedad laboral.

27 de enero

Luis Gónzalez: ¡Qué puedo decirte! Excelente aporte. Para mi lo central, cuestión que insinúas, es entender que el desarrollo de un país se basa necesariamente en la producción de bienes y servicios, en la economía real, en esa que efectivamente crea mercancías con alto valor agregado. Lo demuestran los ejemplos de Alemania, de Japón, de Estados Unidos inclusive… Por las dudas no hablo de “Estado de Bienestar” porque creo que la solución viene desde la construcción de un régimen alternativo al capitalismo que iremos definiendo entre todos. De hecho, el asistencialismo es muy perjudicial para los dueños del capital porque las conquistas sociales y económicas de los trabajadores producen la caída de la tasa media de las ganancias del capital. Y todas las crisis del sistema es por esa caída. Saludos.

28 de enero

Faltó una addenda a mi primer comentario; lamentablemente el sistema, a pesar de ser autodestructivo incluso con sus propias reglas, tiene el ventaja del rescate estatal para seguir funcionando, ya que los presidentes que permiten tales rescates son seleccionados y luego elegidos bajo supervisión plutocrática.
Esto nos lleva a una situación política actual al peor estilo de la rusia zarista – en el fondo aunque con ropajes distintos. La solución, sin embargo, no puede ser llevada a cabo con la revolución dado el actual escenario globalizado donde el poder plutocrático es transnacional y oculto, y no como antes que era nacional y explícito.
Por otra parte tampoco la solución tiene que ver con modificaciones al mismo capitalismo, ya que tales soluciones solo retrasan un colpaso (el cual a su vez no tiene que ver con lo humano exclusivamente, sino que con lo ambiental), sino que con el dar a luz una nueva comprensión de la disciplina económica, la cual sentaría las bases de gestión a tal sistema social-político-económico alternativo al capitalismo.
Ahora bien, suponiendo que se lograse cierto consenso teórico con cierto mínimo de articulación político-social (un partido con cierta orgánica, por ejemplo) la cuestión de fondo y concreta es: ¿llegar al poder mediante votos?
En caso de ser así (cosa ya de por sí complicada) lo que sigue es ¿cuáles serían las primeras medidas a tomar? y (a continuación la pregunta que me quita el sueño) la otra interrogante es ¿cómo impedir que se produzca un “allendazo”, i.e. el complot del empresariado – el cual en Chile es tremendamente reducido en número y por tanto muy eficiente a la hora de colusiones y coup d Etat – junto con potencias internacionales para impedir el ejercicio de la soberanía nacional?
Quizás estoy yendo demasiado lejos en mi razonamiento, pero dejaré de todas maneras mis meditaciones incompletas aquí escritas.

28 de enero

Luis: la capacidad impresionante que tiene el capitalismo para sobrevivir y reciclarse se debe a que la patronal controla los medios de producción, la economía, los precios, la inflación, el sistema político, etc. Por otro lado, su gran debilidad es que es minoría y de que en definitiva somos los trabajadores los que generamos el trabajo y así colocamos en movimiento o eventualmente podemos paralizar al país. La (r)evolución por lo tanto es un genuino gobierno administrado por los asalariados, por todos nosotros, a través de nuestros propios representantes. ¿Cómo luchar contra la reacción? A través de la más amplia unidad. Saludos.

28 de enero

¿No se si lo ven?

Creo que en el fondo, todos los modelos son buenos, porque buscan algún tipo de bienestar para sus ciudadanos.

Siendo súper reduccionista, El comunismo busca la igualdad, el capitalismo el emprendimiento, el neoliberalismo ser parte del mercado y así, suma y sigue entonces ¿Qué pasa que ninguno funciona del todo bien?.

Porque el problema somos nosotros, como un sabio decía, “el poder corrompe” o como creo que dijo Mujica “dale poder a un hombre y veras como realmente es”, románticamente Pepe me gusta, políticamente no, porque olvida nuestra lamentable naturaleza.

En todos los modelos, siempre accederá al poder alguien egoísta, en todos los modelos siempre el bueno sera visto como amenaza, en todos los modelos siempre existirán quienes desean pedir mas que dar, y eso no se resuelve desde los orígenes de las civilizaciones, sino estudien las mas antiguas.

¿Entonces que debemos hacer?

Crear un modelo dinámico que se regule a si mismo, que de oportunidades, que intente restringir al hombre de si mismo, ese modelo es el democrático.

Discutan ustedes si es el norteamericano, el francés, el italiano o el alemán (O el sueco, bla bla bla), pero partan por aceptar que al ser un modelo humano, es vulnerable.

Ademas, si somos mas honestos aquí se practica el Chilean Way, por lo que la aduana de Valparaíso (no la del puerto) siempre alterará la importación.

Quizás por lo mismo es que siempre insisto en la educación cívica, el empoderamiento del votante y la necesidad de regulación del ejercicio de los honorables, porque si suprimiéramos el fuero… muchos ratones no se repostularían.

El que nada hace, nada teme (por eso sigue el fuero vigente)

Sumando y restando (y esperando hartos -1, dado que soy de Derecha y todo lo que digo es mentira) –> otra costumbre de la izquierda para frenar el diálogo, más allá del modelo, quisiera un estado que se pone los pantalones.

Que no estatice lo que funcione bien, pero que si regule sus abusos y cobre los impuestos que corresponden.

Que el estado se haga responsable de sus decisiones, y no que tire el poto para las moras o tenga intereses politiqueros en todo.

Hoy le decía a un amigo que a mi modo de ver, partimos mal la democracia.

Nunca debió haber sido Aylwin, el Conde (amigo de Allende) hubiese creado una regulación, y de ahí para adelante… todo mal, quizás solo Lagos, devolvió el estadismo a la Moneda, pero la verdad, el hombre tenia discurso, pero no calle.

Pero eso es harina de otro costal.

Interesante debate, me cargo mas para la opinión de Lisandro (obvio), pero honestamente creo que el problema, siempre somos nosotros… ojalá, podamos cambiar…. Ojala pasa algo que nos borre de pronto.

Saludos

29 de enero

También creo que toda organización social es imperfecta y cae en vicios porque no podemos esperar a que sea algo distinto a sus componentes: simples seres humanos.

Pero disculpe señor Fisk que manifieste discrepancia con usted: al hablar de modelos buenos o malos supongo que no nos referimos a sus supuestos nobles propósitos sino a sus resultados. Un modelo que en donde se haya aplicado hay que fortalecer las fronteras para que los ciudadanos no huyan no creo sea igual de bueno a un modelo que atrae al ciudadanos extranjeros para ir trabajar y vivir donde se aplica.

29 de enero

Patrick: Entiendo tu punto de vista pero no creo que todos los modelos sean buenos. Los revolucionarios franceses nos prometieron igualdad, libertad y fraternidad y el capitalismo, desde esa fecha hasta hoy, no cumplió. De hecho, la desigualdad que hoy existe en Chile es tan brutal que nadie la puede negar. En esas condiciones hablar de libertad, de fraternidad, de solidaridad, etc., es una tremenda falacia. ¿La alternativa? El gobierno gestionado por los trabajadores; un sistema político que iremos definiendo entre todos. De eso se trata la democracia: de reivindicar la soberanía y la voluntad popular. Por eso la derecha es tan autoritaria, porque representa a una clase social minoritaria que por lo mismo no puede aceptar el gobierno de la mayoría. Saludos.

29 de enero

José Luis
Ese totalitarismo cubano claramente no me parece bueno, pero, es por culpa humana, teóricamente, el comunismo plantea una sociedad bien relajada.

Alfredo
Me gusta la idea de una sociedad comentada en los trabajadores, incluso podríamos decir, una sociedad basada en los más vulnerables….. Me recuerda a Jesucristo, quien dijo que el líder debe ponerse bajo todos para levantarlos. El desenlace de esto…. Otros intereses humanos.

Saludos

Enseñar es el norte

29 de enero

Lo único que nos garantiza la búsqueda del bienestar común es el gobierno de la mayoría. Puede ser bueno o malo. Estoy convencido que es el mejor porque si nos equivocamos por lo menos es responsabilidad de todos. Eso hace falta, responsabilizarse. Me explico: la CUT se queja de que la “reforma” laboral es totalmente insuficiente, lo que es cierto, pero ¿qué esperaban de esta administración que no es ni nueva ni mayoría? ¿Acaso una revolución? Conclusión: la CUT debe responsabilizarse de sus actos y omisiones, de sus preferencias y apoyos políticos. Mientras tanto en relación a la “reforma” educativa la CONFECH, a través del bloque de conducción, hace lo mismo: presenta sus quejas de manera desesperada, luego de un año de desmovilizar a los estudiantes y entregar su confianza en una posible y abstracta “buena voluntad” del gobierno.

30 de enero

A Fisk:

Cito latamente una respuesta de Mouffe en una entrevista que se le hizo a modo de introducción:
“El objetivo de la democracia no es que todo el mundo se ponga de acuerdo, hay posiciones irreconciliables. Critico a las tradiciones teóricas que dicen que la política democrática busca consensos. Habermas indica que el consenso se busca a través de procesos deliberativos, argumentos racionales. Yo no coincido con él. La política tiene que ver con el conflicto y la democracia consiste en dar la posibilidad a los distintos puntos de vista para que se expresen, disientan. El disenso se puede dar mediante el antagonismo amigo-enemigo, cuando se trata al oponente como enemigo –en el extremo llevaría a una guerra civil– o a través de lo que llamo agonismo: un adversario reconoce la legitimidad del oponente y el conflicto se conduce a través de las instituciones. Es una lucha por la hegemonía.”
En mí el “buenondismo” político me parece absurdo. También el eclecticismo como postura intelectual a priori es un absurdo. Ejemplo del primero http://www.elquintopoder.cl/ciudadania/mas-dialogo-menos-debate/ y ejemplo del segundo es la frase “Creo que en el fondo, todos los modelos son buenos, porque buscan algún tipo de bienestar para sus ciudadanos”.
El conflicto bien encauzado se traduce en la lucha por la hegemonía de las instituciones y mal llevado es la guerra civil. Un espacio como el quinto poder, desde mi perspectiva, más allá de la búsqueda de consensos, debe ser visto como un espacio de perfeccionamiento de la propia postura a la vez como una forma de “conocer al enemigo”. No hay más profundidad en esto y verlo de otra manera es empezar a perder la conexión con la realidad perfectamente ya descrita por el gran Heráclito.
Por eso, a pesar que incluso hayan cosas sensatas en lo que dice ud., de “piel” prefiero entrar en conversaciones con el señor Silva Larraín a entablarlas con ud. No se saca nada del consenso y demostración de ello han sido los últimos 24 años de Concertación (incluyo a Piñera, porque al igual que Hermógenes Perez de Arce creo que manos cortas fue tan concerta como los demás). Me agrada Silva Larraín, pues su postura es sin dobleces, nítida y de una pieza.
Esto es un comentario evidentemente ad hominem, cuya única finalidad más profunda es rescatar el “otro lado” del “buenrollismo”… Que la guerra es padre de todas las cosas

A Silva Larraín

La organización social es imperfecta porque los seres humanos que la constituimos somos imperfectos. No creo que entelequias vacías como “Estado Benefactor” o “Libre Mercado” sirvan como conceptos guías en lo que respecta a lo que hay que hacer urgentemente en Chile. En particular no creo que la salida a los problemas sociales engendrados por neoliberalismo se solucionen con más neoliberalismo y creo que afirmar que no existe relación entre el neoliberalismo desbocado y los problemas sociales es, no solo sesgado, sino que un crimen.
No obstante, creo que la corrupción es el problema más real inmediato que enfrentamos hoy en día y el que debe atacarse como primer enemigo sea la administración que sea. En una ocasión anterior cité la wiki sorprendido que Chile tuviese su propia entrada de corrupción empresarial y estatal. Me parece que los propios chilenos están dormidos, ya que tienen aun una percepción de integridad del Estado y empresas aun demasiado alta. La realidad es totalmente la contraria y la única manera de despertar es la crisis sistémica.
No deja de parecerme sorprendente que se obvie fuertemente en noticiarios que el caso Penta tiene ramificaciones de corrupción en el SII, así como también se obvien – ninguna clase de mención – de las demandas laborales de trabajadores legítimas a través de huelgas, como por ejemplo la de Wallmart. En ese caso como ex trabajador de Líder sé de que la situación es muy precaria hoy.
Los noticiarios tapan el grado de gravedad al que hemos llegado con respecto a la corrupción y es gracias a eso – y me atrevo a conjeturar que SOLO A ESO – que el chileno medio que solo ve TV abierta está aun pensado que Chile no se está en estado crítico.
Dependiendo el modo de ver el vaso estará este medio vacío o medio lleno. Definitivamente yo lo veo media vacío y discrepo en considerar a su partido – la UDI – como la solución para llenarlo.

30 de enero

Luis: Lo que no quieren entender los neoliberales, es decir, los que nos insisten en el individualismo, en el libertinaje de los mercados, etc., es que la corrupción no es un problema solo de ética pública sino que es un asunto principalmente político y estructural. Lo es porque se relaciona directamente con la lógica de la acumulación privada, desbocada y desenfrenada del capital. Es decir, la corrupción es funcional a la acumulación de ganancias en el sentido que logra derribar todos los límites para que el empresariado se apropie de la riqueza que es generada socialmente, por los trabajadores. El caso Penta simplemente les demuestra a los más ingenuos la tremenda ligazón que existe entre el dinero y la política y entre los intereses de la patronal y su falta de escrúpulos para defender sus privilegios de clase.

30 de enero

a González

Parece que tu rechazo a quienes nos sentimos cómodos con la derecha bloquea tu comprensión, así que trataré de ser aun mas claro, independiente de tu respuesta.

La democracia es el gobierno de la mayoría y el único consenso que existe, mayoría manda. Por esta misma razón, antes de pensar en atacar al gobierno de Michellle Bachelet, nuestra presidenta (querámoslo o no), estamos objetando un sistema que nosotros elegimos.
Para mi es mas objetivo tratar de aportar, que ser un oposicionista obstruccionista, ahora bien, si hay quienes quieren rechazarlo todo, allá ellos, están en su derecho, solo pido que lo hagan con fundamentos y no con vulgaridad.

Tampoco creo en el buenisismo o eclecticismo, mi articulo citado establece que estos diálogos entre nosotros son sanos, con José Luis (me carga llamar por el apellido) no pensamos igual, de hecho él suele criticarme cuan duro soy con algunos políticos de la UDI, sin embargo, logramos acuerdos de vez en cuando. Es decir, mi columna busca propiciar la conversación, a final de cuentas, TENEMOS CERO INFLUENCIA EN EL GOBIERNO, ENTONCES ¿PARA QUE ENTRAR A PELEAR EN UN LUGAR DONDE NI SIQUIERA NOS VEMOS LAS CARAS?.

Respecto a cuando me citas respecto a que yo considero que “todos los modelos son esencialmente buenos”, bueno, si prestas atención a la génesis de cada uno, eso es cierto, te guste o no; lo que no quiere decir que su aplicabilidad sea igualmente eficiente, ni que tampoco todos son funcionales a la ideosincracia del lugar, al final lo único que trataba de establecer es que todos los modelos son vulnerables a QUIENES LOS ADMINISTRAN, por tanto, antes de preocuparnos del modelo, debemos mejorar los procesos de selección de recursos humanos, que en caso de Chile equivale a educación CÍVICA.

No voy a meter al baile a Alfredo, porque ya nos conocemos algo, y aunque me siga poniendo etiquetas, entiende que mi fin ultimo, en este espacio, es llenarme de fuentes de conocimiento que me amplíen mi bagaje cultural, ahora, si tu quieres emprender una cruzada digital, vale, allá tú.

Como también he dicho, en varias oportunidades, yo me salí de las trincheras, no tengo problemas en dialogar, puedo ser tildado de traidor en mi sector y de falso en el tuyo, pero hasta cierto punto, es mejor que seguir en esa estúpida diada de momios vs comunistas.

Y te voy a dar un ejemplo.

El gobierno quiere legislar sobre el aborto, si fuera tradicionalista de derecha levanto letreros pro vida, discuto sobre cuando parte la vida y todo lo demás, pero, si hago un alto y acepto el hecho de que la izquierda tiene el control, reflexiono y empiezo a solicitar que se haga masivo algo que yo ya hago en mi casa, conversar de sexualidad, hablar de conductas responsables, enseñarle a mi hijo que la promiscuidad genera daños a mediano y largo plazo.

Podría darte un sinnúmero de ejemplos, pero creo que ya expresé mi punto de vista.

¿Quieres pelear? ¿Quieres hacer un gallito para definir cual sistema político es el mejor? ¿Quieres seguir posteando tu ilustración centrada en lo que leíste? ¿Quieres seguir atacando lo que YA SUCEDIÓ EN CHILE? ALLÁ TÚ, porque yo seguiré en mi postura no confrontacional, total, seria harto bruto si creo que un par de letras puede ofenderme (y para que no creas que esto es una conducta pasiva agresiva, si la discusión fuera en persona, te dejo hablando solo si me empiezo a enojar)

31 de enero

Patrik: en el caso de nuestro país tu definición de “democracia” o del “gobierno de la mayoría” no se aplica. Sucede que por desgracia en Chile no tenemos democracia porque la transición hacia la misma nunca empezó. No llegó la primavera, tampoco la alegría y el arcoiris de la Concertación se diluyó bajo los dogmas y falaces libertades del neoliberalismo. Soy tajante al respecto porque referirse a la “democracia” neoliberal es una gran contradicción. De hecho, el libertinaje de los mercados para funcionar óptimamente, para ser eficiente en relación a la acumulación privada y desenfrenada del capital, necesariamente debe pasar por sobre los derechos de la mayoría.

La transición, la democracia en la medida de lo posible o de baja intensidad, democradura la llaman otros, simplemente es una dictadura que vía Constitución de 1980 sigue reivindicando la Doctrina de Seguridad Nacional. ¿Acaso no es la tarea de la Carta Magna negar con todos sus medios, leyes y recursos la soberanía popular? Seamos claros: se trata de que nunca más en nuestro país pueda darse un gobierno como el de la UP, uno que coloque en entredicho las bases del capitalismo. Lo que no entiende la patronal es que no hay ley que les pueda garantizar el dominio a perpetuidad. De hecho, tanto la lucha de clases como las crónicas que componen nuestra historia continúan su rumbo… Saludos.

01 de febrero

En lo que me respecta, puedo decir que eltítulo le q

01 de febrero

En lo que me respecta, puedo decir que el título le quedó grande al tema: no se ha rozado siquiera las cuestiones de la especulación ni de las finanzas.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Todos debemos estar convencidos de que la Contraloría tiene que disponer de más poderío para que su importante tarea, que busca la probidad en todos los ámbitos del quehacer nacional, sea una realidad e ...
+VER MÁS
#Política

El gobierno no desea que la Contraloría ejerza bien su trabajo

Yo en lo personal siempre he pensado que el más poderoso es quien puede hacer lo que quiera, quien simplemente sus actos no le conlleven consecuencias alguna, puesto le da lo mismo lo que piensen de él.
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Quién es el más débil?

Por favor, ayudemos a salvar vidas, compartamos esta información y hagamos consciencia de que el cáncer de mama detectado a tiempo se puede curar.
+VER MÁS
#Salud

Cáncer de mama: detectarlo a tiempo

Desde sus detractores neoliberales acusan la reforma al Código de Aguas de ser profundamente ideológica. Y por cierto que lo es. Lo es señalar que el agua debe contar con una priorización que permita en ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Reforma al Código de Aguas en el congelador: ¿Una nueva claudicación?

Popular

Lamentablemente, la Mecánica Cuántica en vez de llegar a la cultura popular por sus logros científicos y tecnológicos, lo hizo con versiones extravagantes, engañosas y en algunos casos hasta ridículas ...
+VER MÁS
#Ciencia

El erróneo uso del término Cuántico por las pseudociencias

Sí a su equipo le faltó coraje, valentía, decisión, arrojo, valor, ánimo, esfuerzo o ímpetu, no se complique, dígalo con algunas de esas palabras, no con los anodinos "faltó huevos" o &quo ...
+VER MÁS
#Sociedad

Eufemismos... ¡Cuánto mal hacen!

Sólo nos quedará ver que pasa en la segunda vuelta, con los mismos actores que conocemos desde la vuelta de la democracia, que aunque las reglas han cambiado y nuevos actores han entrado, siguen siendo lo ...
+VER MÁS
#Política

Segunda Vuelta: La antesala de una crónica anunciada

El Chile de todos no merece un gobierno de derecha que signifique retroceder en los cambios de largo aliento, sino más bien uno que se atreva a generar políticas responsables que no dinamiten el camino t ...
+VER MÁS
#Política

El eterno retorno: Desafíos de la centro-izquierda chilena