#Economía

El emprendedor schumpeteriano

4 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Sólo son emprendedores los inventores de una “nueva combinación” de las condiciones del proceso productivo

La definición del emprendedor expuesta por Joseph Schumpeter en su Teoría del desarrollo económico publicado en 1911, poco o casi nada tiene que ver con el número de personas que se autodenominan o son denominadas emprendedores. Este término se puso de moda en Chile ya hace más de una década y su impropio uso sigue aumentando con el ingreso de nuevas personas a las actividades por cuenta propia en concordancia con la caída del empleo asalariado. Es necesario recordar que el concepto de emprendedor en un sentido estricto sólo debería reservarse al innovador capaz de llevar a cabo “una nueva combinación” de los elementos que condicionan el proceso productivo pudiendo alcanzar los siguientes ámbitos: 1) la producción de nuevos bienes, esto es bienes con los cuales los consumidores no están familiarizados o un bien que presenta una nueva cualidad, 2) la introducción de nuevos métodos de producción, 3) la apertura de nuevos mercados, 4) la conquista de una nueva fuente de oferta de materias primas o bienes semifacturados, 5) el establecimiento de una nueva organización industrial. Una nueva combinación cobra forma en nuevas industrias que generalmente no surgen de las antiguas, pero que inician su proceso de producción al lado de ellas. Esta nueva combinación daría lugar entonces a un nuevo tipo de desarrollo económico que representa una perturbación del equilibrio que altera y desplaza para siempre el estado de equilibrio existente previamente [1] 


Debido a que el emprendedor no es una profesión y en general tampoco una condición duradera, ellos no forman una clase social en un sentido sociológico estricto.

Ser emprendedor no es lo mismo que ser capitalista

El emprendedor que es capaz de llevar a cabo una nueva combinación no requiere una permanente vinculación con la empresa y en consecuencia no debe asimilarse a propietarios y gerentes que solamente se dedican a operar un negocio establecido.

Debido a que el emprendedor no es una profesión y en general tampoco una condición duradera, ellos no forman una clase social en un sentido sociológico estricto, como por ejemplo los terratenientes, los industriales o los trabajadores aunque podría conducir a una cierta posición de clase.

El emprendedor debe considerarse como un auténtico líder en la medida en que es capaz de resolver los nuevos problemas que debe enfrenta. Al actuar fuera de las vías acostumbradas, carece de la información necesaria para lograr un mejor conocimiento de la situación que procura transformar. Todo esto supone un alto grado de racionalidad que la acción rutinaria no exige. Lo que el emprendedor puede en definitiva crear es el resultado de su imaginación, intuición, y previsión. Otras dificultades que el emprendedor debe enfrentar es la reacción del medio social que desea transformar, entre las que sobresalen los impedimentos legales y políticos y la oposición de los grupos que son amenazados por la innovación. Encontrar la cooperación para el cambio también supone ganarse a los consumidores que estarían abiertos a aceptar los bienes y servicios que la innovación procura ofrecer.

En términos hedonísticos la conducta del emprendedor sería irracional.

Además Schumpeter señala claramente que la personalidad del capitalista no corresponde con su idea de liderazgo. En muchos sentidos el típico emprendedor a diferencia de otros actores económicos representa un desafío a las convenciones tradicionales. Su tarea “consiste precisamente en la destrucción del pasado y la creación de nuevas formas de acción”. Esto no solamente caracteriza su actuar económico, sino que también su conducta y motivaciones de orden moral, social y cultural. El típico emprendedor sólo se retira de la arena cuando sus esfuerzos se agotaron y son insuficientes para cumplir con la tarea que él se propuso llevar a cabo. Esto no se verifica en el caso del hombre económico que pondera los resultados de acuerdo a la utilidad o falta de utilidad de sus esfuerzos llegando a abandonar su acción cuando aprecia que los costos superan los beneficios. En cambio, “una actividad del tipo del emprendedor es obviamente un obstáculo al goce hedonístico de los bienes que son adquiridos usualmente mediante el dinero. El consumo supone ocio. En términos hedonísticos la conducta del emprendedor sería irracional”.

¿Cuántos de los denominados o autodenominados emprendedores satisfacen estos requerimientos?

[1] Schumpeter, J., The Theory of Economic Development, New Brunswick – London: Transaction Publishers, 6ª edición, 2012.

TAGS: #Innovación Emprendimiento Mercado Trabajo

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Matías Torres

12 de septiembre

Lúcido como siempre.

13 de septiembre

Muchas gracias Matías

1286213712

19 de septiembre

No sé cuántos somos en realidad, pero estas definiciones me reflejan completamente. Acabo de comprobar mi sospecha que soy un Emprendedor de verdad. Con el tiempo veré si es motivo de orgullo, pero por el momento es motivo de satisfacción.

20 de septiembre

Qué bueno saber que hay otros como tú que comparten esta idea hoy tan indebidamente empleada y casi siempre asociada a la búsqueda inmediata de lucro. En Schumpeter el lucro sería una consecuencia, pero no necesariamente el objetivo más importante perseguido por el innovador capaz de llevar a cabo una nueva combinación de las condiciones del proceso productivo.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Chile debe aceptar el desafió de ir por sus ventajas comparativas y tomar como propio el ser considerado como el país con más proyección en Energías Renovables (Solar, Eólica, GeoTérmica, Mareomotriz ...
+VER MÁS
#Desarrollo Regional

La leña, el cambio climático y la industria forestal

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Porqué no votar?

Mirar los acontecimientos con perspectiva histórica y elucubrar una posible respuesta resulta del todo ejemplar para evitar los juicios y decisiones apuradas, de manera que en la vieja reyerta sobre si apr ...
+VER MÁS
#Política

Kohl o Merkel: la disyuntiva DC después de las elecciones

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Para nosotros los psicólogos, cuando la química (no racional) te impide dar tu 100% con un paciente estás obligado a derivarlo a otro, luego, si eres responsable, tienes que analizar porque no toleraste ...
+VER MÁS
#Política

Cero tolerancia al Rincón que mata en mala

El trabajador, aparte de no leer ni siquiera Condorito en su somnolencia transantiaguina, constata como día a día su patrón ingresa desde paltas del supermercado a autos 0kms.
+VER MÁS
#Política

Saber hacerla

Ahora bien, en estas elecciones no da lo mismo quien gobierne los próximos años, lo que está en juego es decidir el país que soñamos.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Porque no da lo mismo quien gobierne