#Economía

El emprendedor schumpeteriano

4 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Sólo son emprendedores los inventores de una “nueva combinación” de las condiciones del proceso productivo

La definición del emprendedor expuesta por Joseph Schumpeter en su Teoría del desarrollo económico publicado en 1911, poco o casi nada tiene que ver con el número de personas que se autodenominan o son denominadas emprendedores. Este término se puso de moda en Chile ya hace más de una década y su impropio uso sigue aumentando con el ingreso de nuevas personas a las actividades por cuenta propia en concordancia con la caída del empleo asalariado. Es necesario recordar que el concepto de emprendedor en un sentido estricto sólo debería reservarse al innovador capaz de llevar a cabo “una nueva combinación” de los elementos que condicionan el proceso productivo pudiendo alcanzar los siguientes ámbitos: 1) la producción de nuevos bienes, esto es bienes con los cuales los consumidores no están familiarizados o un bien que presenta una nueva cualidad, 2) la introducción de nuevos métodos de producción, 3) la apertura de nuevos mercados, 4) la conquista de una nueva fuente de oferta de materias primas o bienes semifacturados, 5) el establecimiento de una nueva organización industrial. Una nueva combinación cobra forma en nuevas industrias que generalmente no surgen de las antiguas, pero que inician su proceso de producción al lado de ellas. Esta nueva combinación daría lugar entonces a un nuevo tipo de desarrollo económico que representa una perturbación del equilibrio que altera y desplaza para siempre el estado de equilibrio existente previamente [1] 


Debido a que el emprendedor no es una profesión y en general tampoco una condición duradera, ellos no forman una clase social en un sentido sociológico estricto.

Ser emprendedor no es lo mismo que ser capitalista

El emprendedor que es capaz de llevar a cabo una nueva combinación no requiere una permanente vinculación con la empresa y en consecuencia no debe asimilarse a propietarios y gerentes que solamente se dedican a operar un negocio establecido.

Debido a que el emprendedor no es una profesión y en general tampoco una condición duradera, ellos no forman una clase social en un sentido sociológico estricto, como por ejemplo los terratenientes, los industriales o los trabajadores aunque podría conducir a una cierta posición de clase.

El emprendedor debe considerarse como un auténtico líder en la medida en que es capaz de resolver los nuevos problemas que debe enfrenta. Al actuar fuera de las vías acostumbradas, carece de la información necesaria para lograr un mejor conocimiento de la situación que procura transformar. Todo esto supone un alto grado de racionalidad que la acción rutinaria no exige. Lo que el emprendedor puede en definitiva crear es el resultado de su imaginación, intuición, y previsión. Otras dificultades que el emprendedor debe enfrentar es la reacción del medio social que desea transformar, entre las que sobresalen los impedimentos legales y políticos y la oposición de los grupos que son amenazados por la innovación. Encontrar la cooperación para el cambio también supone ganarse a los consumidores que estarían abiertos a aceptar los bienes y servicios que la innovación procura ofrecer.

En términos hedonísticos la conducta del emprendedor sería irracional.

Además Schumpeter señala claramente que la personalidad del capitalista no corresponde con su idea de liderazgo. En muchos sentidos el típico emprendedor a diferencia de otros actores económicos representa un desafío a las convenciones tradicionales. Su tarea “consiste precisamente en la destrucción del pasado y la creación de nuevas formas de acción”. Esto no solamente caracteriza su actuar económico, sino que también su conducta y motivaciones de orden moral, social y cultural. El típico emprendedor sólo se retira de la arena cuando sus esfuerzos se agotaron y son insuficientes para cumplir con la tarea que él se propuso llevar a cabo. Esto no se verifica en el caso del hombre económico que pondera los resultados de acuerdo a la utilidad o falta de utilidad de sus esfuerzos llegando a abandonar su acción cuando aprecia que los costos superan los beneficios. En cambio, “una actividad del tipo del emprendedor es obviamente un obstáculo al goce hedonístico de los bienes que son adquiridos usualmente mediante el dinero. El consumo supone ocio. En términos hedonísticos la conducta del emprendedor sería irracional”.

¿Cuántos de los denominados o autodenominados emprendedores satisfacen estos requerimientos?

[1] Schumpeter, J., The Theory of Economic Development, New Brunswick – London: Transaction Publishers, 6ª edición, 2012.

TAGS: #Innovación Emprendimiento Mercado Trabajo

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Matías Torres

12 de septiembre

Lúcido como siempre.

13 de septiembre

Muchas gracias Matías

1286213712

19 de septiembre

No sé cuántos somos en realidad, pero estas definiciones me reflejan completamente. Acabo de comprobar mi sospecha que soy un Emprendedor de verdad. Con el tiempo veré si es motivo de orgullo, pero por el momento es motivo de satisfacción.

20 de septiembre

Qué bueno saber que hay otros como tú que comparten esta idea hoy tan indebidamente empleada y casi siempre asociada a la búsqueda inmediata de lucro. En Schumpeter el lucro sería una consecuencia, pero no necesariamente el objetivo más importante perseguido por el innovador capaz de llevar a cabo una nueva combinación de las condiciones del proceso productivo.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

¿Y por qué creo que es necesario todo esto?, porque deseo que en mi país se respete mi libertad, y la de todos, de buscar mi propia felicidad en un ambiente optimo, donde se respeten las opiniones y no s ...
+VER MÁS
##UnPaísQueOpina

Mis ideas para un Chile mejor

Me parece insolito pensar que la razón de esta visita, largamente esperada, era rearmar el espíritu de los congregados, mediante buscar aumentar la credibilidad en la Iglesia. Pues claramente estuvo lejo ...
+VER MÁS
#Religión

Papa Francisco en Chile. Una venida que de nada sirve

¿Qué peso y legitimidad tiene tomar definiciones de una ley que no se ha podido implementar porque carece de reglamento?
+VER MÁS
#Política

¿Trabajo, derecho para todos? Los reglamentos de la Ley 21.015

¿Cuántos obreros que ganan el mínimo se habrán reunido para ponerse pulseritas y ver tocar a Moral Distraída
+VER MÁS
#Política

Izquierdapalooza

Popular

Es posible que alguien que no tenga un conocimiento adecuado de la PSU realice rankings de las escuelas basados en sus puntajes y realice inferencias respecto de su calidad
+VER MÁS
#Educación

La responsabilidad de #DataChile

Para una economía relativamente pequeña como la chilena, el tamaño de estos grupos es extraordinariamente mayúsculo.
+VER MÁS
#Economía

Chile y su Concentración Económica

Cuando escuchas o vez los noticiarios, o cuando pretendes dimensionar lo que pasa luego de la lectura noticiosa de un diario, las imágenes que dibujas en tu cabeza no hacen justicia con la real dimensión ...
+VER MÁS
#Sociedad

Chaitén, botas húmedas

Se podría pensar que el nuevo gobierno de Piñera apuntará a una restauración mercantilista y conservadora. Así como sería lógico que toda la Nueva Mayoría coincidiera con el Frente Amplio en una age ...
+VER MÁS
#Política

Chile ¿Qué está en riesgo?