#Economía

¿Dónde está mi PIB per cápita?

17 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Estos datos nos acompañarán por largos 10 años. El FMI los recogerá en sus bases estadísticas y mostrará el salto de ingresos de Chile. Les aseguro que en los discursos presidenciales la palabra progreso volverá radiante. Cualquier gobierno haría lo mismo, tampoco sean más papistas que el papa.

Ahora que somos menos chilenos, las cifras económicas dirán que somos más ricos. Entremos por un rato a ese sueño. Los chilenos somos más ricos de lo que creíamos. En serio. Nuestro camino al desarrollo acaba de dar un tremendo salto. Inesperado. De pronto, en esta casa llamada Chile nos dimos cuenta de que no habíamos 17 millones y medio de habitantes, sino menos. ¡Un millón menos!, como nos informó el INE el 31 de agosto de 2012. Claro, somos menos, pero la casa guarda la misma riqueza, o sea que ese dinero se reparte entre menos de lo que pensábamos. Un párrafo en una crónica de La Tercera reparó en ese efecto.

Benditas estadísticas, que nos dan para soñar. Soñemos un poco.

En busca del PIB per cápita

El Producto Interno Bruto (PIB) equivale a todo lo que produce una economía durante un año y suele medirse en dólares puros y duros. Según el Fondo Monetario Internacional (FMI), el PIB de Chile en 2012 llegará a US$ 272 mil millones. Es el 37° más grande del mundo. Al dividir esa cifra por los 17 millones 609 mil chilenos que se supone que éramos según las proyecciones demográficas oficiales, nos daba un PIB per cápita de US$ 15.453 (el 47° puesto en el mundo). Al tipo de cambio de hoy, eso representa 7.412.804 pesos por cada chileno al año. Unos 617 mil pesos al mes. Nada de mal. ¿Cómo quedaríamos ahora que sabemos que somos, según el INE, 16.572.475 habitantes en Chile?

El PIB per cápita queda en US$ 16.419. Pese al tremendo aumento de dinero, apenas subimos dos puestos en el ranking del FMI. Dejamos atrás a Uruguay, que estaba como puntero de América Latina, y también a Guinea Ecuatorial, el líder africano. Apenas quedamos por debajo de Estonia. En pesos chilenos, la riqueza por habitante queda en $7,8 millones al año, $656 mil al mes.

Pero los economistas no toman muy en cuenta ese PIB ni ese PIB per cápita así a secas. Más bien les gusta otro, que se llama Paridad de Poder de Compra (o Paridad de Poder Adquisitivo), inventado hace casi un siglo. Toma el mismo PIB, pero lo ajusta al nivel cambiario de un país estándar sobre un conjunto de bienes y servicios. Es como decir: si una Coca Cola no vale lo mismo en Chile que en Haití, entonces veamos cuánto realmente un dólar “rinde” en cada economía. Este PIB PPP (por sus iniciales en inglés) es más fidedigno. El PIB PPP de Chile en 2012 sería de US$ 316 mil millones (42° del mundo), y per cápita con la “antigua” población, US$ 17.974 (puesto 53, justo por debajo de Argentina). Con el nuevo dato, el PIB PPP por habitante llegaría a US$ 19 mil, con lo que subiríamos al 50° lugar, apenas por debajo de Lituania.

¿Significa que tocamos ese umbral mágico del desarrollo? No. Cuando Andrés Velasco era ministro de Hacienda, decía que cuando alcanzáramos a Portugal, podríamos considerarnos como tales. ¡Estamos a poco menos de cinco mil dólares de los portugueses!

Volvamos a la realidad

OK, despertemos del sueño.

Primero, ni siquiera estamos muy seguros de si somos los chilenos que el INE nos informa que somos. Por respuesta del propio Francisco Labbé, director del INE, sabemos que hubo más interés en censar viviendas que personas. También hay numerosas denuncias de gente no censada. Es decir, seríamos más de lo que el INE nos dice, y entonces nuestra euforia de nuevo rico se nos desinfla.

Segundo, supongamos que los números de habitantes están correctos. Y supongamos que los cálculos nuevos de PIB y PIB ajustado por habitante nos muestran que los chilenos, en promedio, tenemos más dinero. ¿Qué sigue? Lo que sigue es la burla. Una burla entre nosotros mismos. El PIB por habitante es un instrumento mucho más idóneo en sociedades donde la desigualdad de los ingresos es baja. Es decir, si a un suizo le decimos que su PIB por habitante (PPP) es de US$ 44 mil, no tiene por qué reírse. Lo mismo en Singapur, en Noruega o en Austria, que están bien arriba en el ranking de ingresos. Pero no nosotros. Como gran logro, hace poco nos enteramos de que, según la Casen 2011, el 10% más rico gana 22,6 veces más que el 10% más pobre. Esa proporción es la más baja en 25 años. ¡Nuestro país se demoró 25 años en llegar al nivel de desigualdad que había en 1986! Ese dato, claro, esconde algo que hasta ahora no sabemos: ¿Cuál es la relación del 5% más rico versus el resto? ¿Y del 1% más rico?

Tercero, estos datos nos acompañarán por largos 10 años. El FMI los recogerá en sus bases estadísticas y mostrará el salto de ingresos de Chile. Les aseguro que en los discursos presidenciales la palabra progreso volverá radiante. Cualquier gobierno haría lo mismo, tampoco sean más papistas que el papa.

Los chilenos, en definitiva, casi sin darnos cuenta, seremos más ricos. Menos, pero más ricos. No importa lo que usted crea, que para eso estarán los números.

———-

Foto: Rodrigo Ferrari / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

31 de agosto

Nada qué decir! Como siempre: NOTABLE! Un orgullo haber compartido labores contigo! Un abrazo.

01 de septiembre

Como puedes ver las vitrinas están llenas
de cosas que comprar.
En sus autos la gente va
feliz a trabajar.
No hay problemas… ni
necesidad… Este lugar es ideal… (Para vivir,
lo mejor)
Todos tenemos mucho dinero para gastar.
Compramos en el Parque Arauco y en el Almac.
Nada es muy caro si se trata de nuestra… Felicidad…
Todos tenemos un trabajo digno y bien pagado.
Nadie está en desventaja ni es maltratado.
Nuestros jefes nos sonríen y nosotros también a ellos…
Aquí no roba nadie ni hay por qué robar.
Nuestros sueldos son buenos y hasta podemos ahorrar.
Ven tú también a jugar que somos un país … de verdad

Jope, Los Prisioneros lo pusieron totalmente claro, seguimos viviendo en ese pais del “Hoy estamos bien, mañana mejor”

leonidas

01 de septiembre

maldita sociedad en que vivimos!!

02 de septiembre

Sou?…

Amigo, está crítica de tipo berrinche, o asombro innecesario, parece de principiantes… El tema es qué haces con esta realidad…

¿Deseas que la realidad sea distinta?… Supongo que es casi obvio que dirías que sí y posiblemente lo harías con una mueca burlesca, pero, el tema de fondo, más allá de la realidad, es si este hecho puede llegar a ser cambiado y de qué forma…

Es decir, la repeticón de los análisis que no conducen a nada, sino que a ahogar a los lectores en su fustración, o a la idolatría por mala valoración, sin concederles la oportunidad de entrar a una puerta con luz de esperanza, aunque conlleve sacrificio, me parece que es .. en resumidas cuentas, pobre, innecesaria y mal formadora de las capacidades que debe tener el espíritu de cada chileno que sueña un país mejor para todos los hijos de la patria…

Disculpa que sea crítico y tal vez inadecuado, pero, a mí me parece que por donde vayamos, debemos sembrar una clase de buenas nuevas que cultiven el anhelo inquebrantable en el corazón de quien nos lea, por visualizar caminos de soluciones y no problemáticas que constriñan nuestras aspiraciones…

abdemo

03 de septiembre

Para tomar buenas decisiones hay que estar bien informado, asi de simple.
Basta de seguir ocultandole a la gente la parte fea de la historia por miedo a la desesperanza, cada persona es responsable de lo que haga o deje de hacer.
Y es tiempo que las personas asumamos nuestra responsabilidad del estado en que tenemos al pais, ¿gobiernos chantas? pero ¿y quien los puso en el poder?

03 de septiembre

No veo ánimo de ocultarle nada a la gente, abdemo, ya que con seguridad hay muchas cosas que la ciudadanía ignora. Por ejemplo, a mí me gustaría saber con lujo de detalles la forma en que la ex Concertación regaló el cobre, ya que este es un hecho que sólo se conoce y menciona, pero, no se asignan responsabilidades, ni se relata la historia de cómo sucedió…

Por otro lado, no creo que las personas seamos quienes tenemos al país en determinadas condiciones, porque al definir políticas de desarrollo nacional, no sólo interviene la Presidencia, sino que también el Parlamento y no me atrevería a decir que las personas escogemos a nuestros candidatos, ya que, aparte de las influencias del binominal, más bien el propio sistema los pare al inducir a las personas a votar, creyéndose el cuento de que votando por tal o cuál personaje, cambiarán aspectos fundamentales que la población desea que cambien, pero, finalmente no cambian en nada, porque más que gobiernos chantas, o como se les quiera llamar, lo que tenemos sobre nosotros es una mafia política y económica coludida que ejerce una dictadura en manos de los partidos políticos, porque, si no fuera así, cada persona podría participar en la definición de los planes, programas y acciones del Estado, tal como lo establece como su derecho la Ley 20.500, o de Participación Ciudadana, pero, finalmente no ocurre así, ya que las personas no podemos decir nada en ningún lugar institucional que considere nuestras opiniones.

A pesar de todo esto, si crees que ” las personas debemos asumir nuestra responsabilidad del estado en que tenemos al pais”, creo que debemos comenzar a solicitar la existencia de una Cámara Ciudadana Digital, por ejemplo, para disponer de una herramienta constitucional con la que hacer realidad la democracia y en la que la suma de nuestras opiniones, acuerdos y consensos puedan influir en el rumbo del país a manera y preferencia de las aspiraciones de la gente… ¿No te parece?…

04 de septiembre

Gracias por las opiniones. Lo que escribí sólo tenía como objetivo informar. Nada más. Si usted lo ve como un berrinche, pues lo felicito.

En lo demás, concuerdo con abdemo.

Sobre la Cámara Ciudadana Digital que menciona R.A., parece una iniciativa, a primera vista, atrayente. Que cada uno dé su opinión, que cada ciudadano aporte sus ideas, que entre todos se dirija al país en total armonía. Claro, pero nada se podría acordar sin mediar una votación, supongo. Y al final, como humanos que somos, buscaremos grupos afines que nos permitan influir en esa votación (porque queremos que nuestra opinión prevalezca, ¿no?). Sabe cómo sigue la historia.

En mi opinión, los ciudadanos somos depositarios de derechos, pero no somos limpios de pecado. No somos seres espirituales inocentes que todo lo hacen con bondad y misericordia (huelo a Rousseau). Se nos olvidan muy a menudo nuestros deberes. Y uno de ellos es votar, y antes de votar, informarse sobre nuestros candidatos. Si usted se ha informado, ¿por qué otros no? ¿Qué tiene usted de especial que los otros ciudadanos no?

Usted puede transmitir sus ideas por internet y otros medios, pero si resulta que no consigue atraer interés o votos, quizás el problema no sea que las personas estén contaminadas con otros mensajes, sino que su mensaje simplemente no las convoca. Siempre es más fácil culpar a ese poder ubicuo que nos atenaza y asfixia, ese engendro que nos observa y nos coopta.

Yo prefiero que el “sistema”, esa entelequia intelectual que es como una punching bag para tantos, se corrija por dentro. Estamos en democracia, donde todos podemos hablar sin que nos encierren o nos amenacen con multas millonarias (ej., Ecuador). Soluciones por fuera suelen erigirse con banderas de democracia y terminan carcomidas por totalitarismos mesiánicos.

04 de septiembre

Las suspicacias planteadas en torno a la idea de la Cámara Ciudadana son legítimas, sin embargo, preferiría eso a no poder ejercer mi derecho a participar en las “políticas, planes, programas y acciones del Estado”, tal como lo establece la Ley 20.500… ¿Por qué crees que se le reconoció a las personas ese derecho, Eduardo?… En comparación, el sistema político ha tenido más de dos décadas para corregirse luego de la dictadura militar, pero, ¿la ciudadanía se siente conforme hoy con la Constitución que tiene, o se siente representada por los parlamentarios, o bien, nada demanda al Gobierno?… Si la ciudadanía no se siente conforme y se le ha reconocido el derecho a participar, entonces, es necesaria una herramienta de participacón, según mi criterio, y hasta este momento no existe ninguna, por lo tanto una Cámara Ciudadana podría ser una buena alternativa y en este punto las suspicacias expresadas pierden su valor, porque ese nuevo componente del sistema sí se podría corregir en su camino de aprendizaje… Si la herramienta no fuera la Cámara Ciudadana, la cuestión es, ¿cuál podría ser entonces?… Mientras no exista esa herramienta, yo reclarmaré por la existencia de alguna, tanto a nivel nacional como a nivel comunal, porque las ideas que tiene la gente o sus proposiciones deben ser conocidas por los demás, por si acaso haya consenso en alguna de ellas y/o resulte que se puede convertir en una prioridad no identificada…

Por mi parte, no considero que sea mi deber votar, o más bien rayar un voto frente al nombre de algún candidato que ha parido alguna coalisión política y, siendo ese el caso, lo que menos haría es considerarlo “mi candidato”, porque yo no he propuesto a ninguno y porque nadie me representa…

Mi mensaje sufre del mismo mal que tantos otros de la ciudadanía y es que a pesar de haberle gustado a diversa clase de personas, no existe la institucionalidad para que este mensaje sea conocido y debatido por toda la ciudadanía… De hecho, la Cámara Ciudadana es una idea que si bien se presenta como una vía de participación, no necesariamente requiere de una masa innumerable de chilenos para que se pueda desarrollar en el país y rendir los frutos que debiera para todas las personas y todos los territorios de la nación, porque uno de sus requerimientos lo he planteado como el que deban participar las universidades del Consejo de Rectores, para que ayuden a las propuestas ciudadanas de la forma que les sea posible para fortalecer el desarrollo local… Es decir, si tú no participaces, Eduardo, no me cabe la menor duda que la Cámara Ciduadana de todas formas podría operar y estar al servicio de todos los intereses de la patria, colaborando con el Congreso Nacional, la Presidencia y los Ministerios en todas aquellas materias en que sólo por el análisis o el tiempo, la institucionalidad a veces se ve sobre pasada… Además, mi planteamiento exige un número determinado de parlamentarios y senadores que representen en el Congreso las propuestas de la ciudadanía que alcancen los más altos índices de consensos, como mínimo, representatividad que podría evolucionar con el tiempo, de forma que a través de la Cámara Ciduadana surgieran nuevos nombres como candidatos al Congreso Nacional…

Además de todo ello, las iniciativas ciudadanas y territoriales que se podrían debatir, argumentar y desarrollar por la vía de la operación de la Cámara Ciudadana son sencillamente innumerables, por lo tanto, que un ciudadano no quiera participar en ella, no veo la forma en que le pueda quitar tanto el derecho como el interés a otros ciudadanos que sí podrían desear participar… La diferencia entre unos y otros puede radicar en que unos parecen hacer una parodia de una situación de forma burlesca e inútil, pero, otros están interesados en cambiar el rumbo del país de forma responsable, porque consideran su deber esta acción, más que rayar un voto frente al nombre de alguien que tal vez ni siquiera conocen y lo más probable es que lo único que proponga sea que no propone nada, si no que es candidato, sólo porque una coalisión lo parió…

Por lo demás, Eduardo, te recuerdo que la definición de la RAE para el vocablo democracia es:

(Del gr. δημοκρατία).

1. f. Doctrina política favorable a la intervención del pueblo en el gobierno.

2. f. Predominio del pueblo en el gobierno político de un Estado.

Por lo tanto, si tú consideras que estamos en democracia, o que el viejito pascuero te traerá regalos en navidad, es tu problema, pero, no el mio, porque entiendo que no tenemos democracia, sino que vivimos una dictadura de los partidos ejercida por toda la mafia política y económica, motivo por el que muchos ciudadanos preocupados de su país y de la forma de vida de todos los hijos de la patria, procuramos introducir en el sistema cambios que nos provean mecanismos democráticos de participación y decisión, ya que si creyéramos que lo único que debemos decidir es por cuál personaje impreso en un voto hemos de rayar, creo que a eso no se le debe llamar responsabilidad o deber, sino que negligencia y una tremenda irresponsabilidad, porque votando validamos el sistema tal como está, pero, si no votásemos, entonces tendríamos una oportunidad de crear un diálogo para cambiarlo…

A pesar de todo esto, es tu derecho pensar que el sistema, tal como está, puede corregirse… Lo respeto, pero, es obvio que no lo comparto… Además de ello, toda bandera que se levante con argumentos de democracia “NO terminan carcomidas por totalitarismos mesiánicos”, porque, hasta este momento, en nuestro país, toda bandera que haya pretendido flamear en nombre de la democracia, ha sido acallada y no ha tenido oportunidad ni siquiera de nacer ante la luz del criterio de todos, por lo tanto, escribir irresponsablemente respecto de lo que no es ni ha sido, juzgándolo sólo con prejuicios, sólo constituye un mecanismo más que le niega a la ciudadanía una nueva oportunidad de colaborar en el forjamiento colectivo de una patria más dulce para todos…

Pero, no espero que me comprendas, porque a los buenos entendedores, les suelen bastar pocas palabras…

kjgfkjgfklj

05 de septiembre

Estimado R.A.:

Te comprendo y además agradezco que expliques tu propuesta. Me gustan muchos de tus puntos, sobre todo aquel referido a que la participación es voluntaria y quien quiera sumarse, que lo haga, y quien quiera restarse, lo mismo vale.

De hecho, que tú no quieras ejercer tu derecho al voto responde a la misma lógica. Tú das tus argumentos en forma respetuosa y sí, fíjate que los comprendo.

A mí los que no me gustan son quienes buscan quebrar el sistema por fuera y ejercer su voluntad a punta de pistolas (o bombas nocturnas). Curiosamente, veo que tu propuesta busca ser un complemento al sistema para también cambiarlo desde dentro, pues incluyes instituciones existentes.

Cambiar el sistema desde adentro no implica conformismo, ceguera ni creer en el viejito pascuero. Los chilenos lo sabemos mejor que nadie: había una vez un tirano que creó un tablero con reglas del juego a su pinta creyendo que ganaría un plebiscito, y con sus propias reglas fue derrotado. Podríamos discutir que su modelo económico prevaleció, etcétera, pero el tirano fue sacado del poder y no hay mayor derrota que ésa.

Sobre la definición de democracia, no me quedaría con un par de acepciones de la RAE. Sugiero una discusión con Bourdieu (1972), Dahl (1982), Habermas (1962), Huntington (1991); Schmitter y Karl (1991) y Schumpeter (1943), entre tantos más. A Platón lo dejaría fuera, excepto si queremos hablar de la historia del concepto de democracia.

En fin, gracias por tus comentarios. Ojalá otros lectores coincidan con tus puntos de vista y tu iniciativa prospere, pues de todos modos siempre es mejor tener una sociedad con ideas frescas y pro-participación que sean respetuosas del derecho.

PD: Creo que una condición indispensable de un debate es saber con quiénes hablamos. Yo no oculto mi identidad, menos si hago una propuesta o expongo una idea. ¿Por qué tú no dices tu nombre? Yo, al menos, lo mínimo que esperaría de alguien que promueve la participación ciudadana es que sea el primero en identificarse. Saludos.

02 de septiembre

1º, No hay que adelantarse. El PIB se calcula con el margen de omisión que incluye todo censo a niverl internacional. Y, 2º, no creo que los chilenos confíen ciegamente en los números para tomar conciencia del progreso personal o social.

04 de septiembre

Un buen detalle es entender que el PIB en todos los otros países también tiene una disparidad, como en el caso de Chile. El PIB no muestra los impuestos que se aplican, por lo que el Gini inicial es el que establece realmente como se reparte ese PIB; y, luego, con los impuestos, como se debería reducir el Gini (al parecer en el caso de Chile eso no pasa…). Pero el PIB es comparable con los otros países de igual forma, y en todos lados la gente bajo el promedio se siente burlada por ese número.

Mauricio

07 de septiembre

Una aclración, el INE entregó el 31 de Agosto el recuento preliminar de la población “Censada” no es la proyección de población total, con esta cifra no se calcula el PIB Percapita ni nada parecido.
En el Censo del año 2002, la cifra preliminar de 15,05 millones y la proyección de población para ese año fue de 15,75 millones.
Sería bueno que te informaras con mas detalle antes de hacer una critica tan acida.

07 de septiembre

Mauricio, gracias por la aclaración.
Me encanta eso del “infórmate mejor antes de opinar” que es una frase cliché de los foros chilenos.
Y aunque insisto en que agradezco la aclaración, ruego que apuntes al contenido final del artículo, que es en sí toda una joda para hablar de algo que trasciende el puro dato de los millones de habitantes: ¿Qué desarrollo se cuenta cuando se cuenta el desarrollo? (parafraseando a Gonzalo Rojas).
Saludos.

Sebastian Barrientos

01 de octubre

excelente comentario! sl2

Mario Carmona Calderón

04 de enero

Estimado, como puede escribir tanta estupidez, si usted compara al habitante mas rico de cualquier país, con el habitante mas pobre de ese mismo país se dará cuenta, que la desigualdad es igual para todos los países, en todos el habitante mas pobre gana (0), y el mas rico al menos (1), por ello la desigualdad es infinita, así que si quiere hacer fantasías estadísticas, hágalo mejor. Lo que debe preguntarse y los datos pueden responder es, A mejorado el aumento del PIB la vida de la mayoría de los habitantes del país.
Tome datos serios, como el aumento de la esperanza de vida, el acceso a servicios públicos, agua alcantarillado electricidad, el promedio del nivel educacional.
Si quiere aportar, haga las cosas bien, si quiere hacer proselitismo dedicado a ignorantes, entonces lo felicito, tiene madera de demagogo.

05 de enero

Estimado Mario:

Le agradezco su comentario cargado de respeto y documentación. Más de lo primero que de lo segundo, por supuesto.
Si la desigualdad es igual (mire qué lindo oxímoron) para todos los países, pues fíjese que ocurre lo mismo con los datos “serios” que usted propone. Me imagino, además, que usted conoce la diferencia entre promedios, cuartiles y quintiles, y entre datos agregados y desagregados. Y doy por sentado que usted sabe del índice de Gini, que permite comparar niveles de desigualdad de ingresos (entre países, regiones, zonas geográficas, etc.); no me vaya a decir que también es una fantasía, en cuyo caso le juro que me lanzo por un balcón.
Por cierto, me parece que usted termina apuntando a lo mismo que yo, aunque tal vez no se da cuenta. Los indicadores que usted menciona sí son oportunos y un complemento adecuado para el argumento que intenté desplegar.
Jamás he planteado que no hay progreso, pero sí –y espero que usted pueda, en su infinita sabiduría, notarlo– que la velocidad de ese progreso es disímil. Y que un puro indicador, como es el PIB per cápita, no nos permite concluir que somos un país desarrollado. Ahora tome sus datos serios, que sí me parece que lo son, e ilumíneme respecto de por qué ahora deberíamos considerarnos un país desarrollado. Sólo le pido que se olvide, por un momento, de los promedios. Así los ignorantes dejarán de ser embaucados por demagogos o, peor, por ciegos bienintencionados.
Feliz 2013.

Calamar2

02 de mayo

Tengo la solución para alcanzar el desarrollo, hay que deshacerce de todos los delincuentes, encapuchados, traficantes y cuanto antisocial haya (sin olvidar a los cuidadores de autos) con eso bajamos la población a unos MM12 con lo que el ingreso per cápita nos alcanzaría para calificar como “país desarrollado”

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Un diálogo temprano, planes de relacionamiento comunitarios inclusivos y pertinentes, evidentemente deberán anticipar y/o prevenir efectos adversos en los territorios, y por ende evitar remediar “malas ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Diálogo y remediación

Cabe preguntarse si el nuevo “estándar ético” del que habla la senadora Goic solo es aplicable a episodios de violencia intrafamiliar, como el protagonizado hace 15 años por el diputado Ricardo Rinc ...
+VER MÁS
#Política

Insulza: ¿Arica, siempre Arica?

Así fue como vimos entrevistas y reportajes de niños, niñas y adolescentes cruzando el río Bravo o aventándose el desierto entre Sonora y Arizona. Mediatizando esta tragedia se acuerpaba la denuncia de ...
+VER MÁS
#Internacional

Niños, niñas y adolescentes migrantes: carne de cañón

Si todas las víctimas de incesto hablaran, el coro sería ensordecedor. Quienes se han atrevido a exponer públicamente su tragedia resultan ser una minoría insignificante en comparación con quienes la o ...
+VER MÁS
#Internacional

El incesto, un delito oculto

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Enarbolar la pureza como un objetivo a conseguir, debe ser tal vez la gran evidencia de la carencia de un real proyecto transformador.
+VER MÁS
#Política

La impura política de los puros

Las luchas anteriores por la filiación, el divorcio y la píldora fueron apenas el comienzo de nuevas luchas. El aborto en 3 causales, el matrimonio igualitario y la identidad de género son las banderas d ...
+VER MÁS
#Todos somos ciudadanos

La militancia joven y los cambios que vienen