#Economía

Cultura e Instituciones

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Está claro que no existe una fórmula exacta para alcanzar el desarrollo, sin embargo si existen algunos factores -o si se les quiere llamar “algunos caminos”- que por ningún motivo deben ser tomados para avanzar en esa dirección. Más concretamente, ¿por qué triunfan las naciones? Porque evitan ingerir lo que Chile ha estado tragándose en reiteradas ocasiones desde el 2014: reformas institucionales en contra de la corriente cultural.


Por eso el desafío para el próximo Presidente será enorme: reencauzar la conversación entre cultura e instituciones y, al mismo tiempo, apaciguar las desbocadas expectativas resultantes de un proceso transformador errado

No es común que se le preste mucha atención al concepto de “cultura” en el sector económico del país. De hecho, Robert Solow -ganador del Premio Nobel de Economía en 1987- dijo una vez que todo intento por utilizar la cultura como una forma para explicar las diferencias entre el crecimiento de distintos países termina siendo una sociología inútil, e incluso barata. Una visión extrema, probablemente impulsada por la motivación de la profesión  con el rol de las instituciones como motores del desarrollo. Es que desde ahí, pensamos, se alinean los incentivos, se impulsa la innovación, se premia al esfuerzo y se genera confianza.

Pero, ¿cuál es el rol o posicionamiento de la cultura en la formación de instituciones que aporten al desarrollo de Chile? En el libro “A Culture of Growth” de Joel Mokyr, el autor se hace cargo de responder este tipo de preguntas entregando un punto de vista innovador en cuanto a los factores clave tras el éxito de las naciones. Basado en un impresionante análisis histórico del proceso de desarrollo económico europeo, Mokyr acentúa un punto tan obvio como fundamental: la razón del éxito de las naciones del viejo continente se debe a la alineación y el aprovechamiento de su cultura común. En poco tiempo, desde la época de la Ilustración, la cultura evolucionó en base a la búsqueda del progreso social y de avances prácticos. Las instituciones, por su parte, tuvieron que ir ajustando su sistema constantemente a medida que avanzaban los nuevos tiempos. El resultado de esto fue que a través de los años, la cultura sustentó y legitimó a las instituciones. Más tarde, el mismo proceso facilitó el intercambio cultural necesario para alcanzar la meta del desarrollo.

¿Por qué esto influye a Chile? Porque el 2014 la misma conversación entre cultura e instituciones se escuchaba en el país. Sin embargo, fue reemplazada rápidamente por el griterío de un proceso de transformación no alineado con nuestra realidad. El costo ha sido alto: el país, además de atrasar su aterrizaje en el desarrollo, hizo que esta meta se hiciera aún más lejana y difícil de alcanzar. Por eso el desafío para el próximo Presidente será enorme: reencauzar la conversación entre cultura e instituciones y, al mismo tiempo, apaciguar las desbocadas expectativas resultantes de un proceso transformador errado. En este sentido, las próximas elecciones presidenciales y parlamentarias no serán elecciones cualquiera. Sus resultados determinarán si Chile finalmente entrará a la liga de las naciones triunfantes.

 

TAGS: #Cultura Elecciones presidenciales Reformas

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

09 de noviembre

Buen artículo. Yo creo que no tenemos cultura para entrar en las naciones triunfantes, si la mayoría desecha un modelo que probó ser formidable para caminar hacia el desarrollo por aplicar ideas probadamente fracasadas….

Esta claro que la anticipada desilución por estas reformas que muchos anticipamos que tendrían el resultado que están teniendo puede favorecer para recuperar algo del camino que nos llevaba al desarrollo, pero mas temprano que tarde volverán a atenderse los odiosos cantos de sirena que nos alejen nuevamente del desarrollo. Esta claro que este Chile no es un país destinado a desarrollarse porque no tiene cultura para eso y las instituciones nunca podran estar consolidadas en un país con cultura tan cambiente.

Saludos

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Porqué no votar?

Mirar los acontecimientos con perspectiva histórica y elucubrar una posible respuesta resulta del todo ejemplar para evitar los juicios y decisiones apuradas, de manera que en la vieja reyerta sobre si apr ...
+VER MÁS
#Política

Kohl o Merkel: la disyuntiva DC después de las elecciones

Mientras una persona más conocimiento de sí mismo y del mundo que lo rodea obtenga, menos espacio para el dogmatismo religioso va a tener disponible.
+VER MÁS
#Religión

El fenómeno de las religiones en el mundo actual

¿Cuál debiese ser la preocupación esencial? Primero que todo, brindarle al INE, de una vez por todas, la autonomía que requiere. De esa forma, se evitan suspicacias sin bases o gustos políticos como el ...
+VER MÁS
#Economía

Censo 2017 ¿Un déjà vu? ¿Problema del INE, del gobierno o del Estado?

Popular

Para nosotros los psicólogos, cuando la química (no racional) te impide dar tu 100% con un paciente estás obligado a derivarlo a otro, luego, si eres responsable, tienes que analizar porque no toleraste ...
+VER MÁS
#Política

Cero tolerancia al Rincón que mata en mala

El trabajador, aparte de no leer ni siquiera Condorito en su somnolencia transantiaguina, constata como día a día su patrón ingresa desde paltas del supermercado a autos 0kms.
+VER MÁS
#Política

Saber hacerla

Ahora bien, en estas elecciones no da lo mismo quien gobierne los próximos años, lo que está en juego es decidir el país que soñamos.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Porque no da lo mismo quien gobierne

No podemos dejar de recordar el caos que se viví­a no hace mucho tiempo en las calles de Santiago, permanentemente en pugna y con olor a bomba lacrimógena, no bien se hubo disipado el polvo el terremoto.
+VER MÁS
#Política

Cómo ganarle a Piñera