#Economía

Cerco y apropiación: ¿Es el modelo o los modeladores?

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Pertenezco a la generación que vio derrumbarse los sueños del paraíso socialista mucho antes de la caída del Muro. Aquéllos que valoramos la democracia cuando la perdimos. Cuando comprendimos que las leyes, el habeas corpus y los derechos humanos nos protegen en contra de la barbarie de quienes detentan el poder, incluyendo a sátrapas y genocidas que reinaban (y algunos aún reinan) a nombre del proletariado. Es una generación que encontró respuesta al tema de la explotación y la plusvalía, las clases sociales y la lucha de clases en las posibilidades casi ilimitadas que ofrecía la sociedad del conocimiento. Encontramos nuevos rumbos al leer y discutir los planteamientos de la “Transformación Productiva con Equidad” de la CEPAL, publicada en 1990, y de “Educación y Conocimiento, Eje de la Transformación Productiva con Equidad” de la CEPAL y la UNESCO, publicada en 1992. Esa generación, representada de alguna manera por Ricardo Lagos, estuvo e influyó fuertemente en los gobiernos de la Concertación. Sin embargo, observando las cosas a la distancia y con la perspectiva que da la derrota electoral del 2009, es posible percatarse que tal generación, aunque gobernó, no influyó decisivamente. Ello, porque no hubo ninguna “transformación productiva con equidad” y por el contrario, contribuyó a consolidar un modelo concentrador, discriminador y excluyente tanto o más injusto que el que el presidente Allende pretendía superar el año 70.

Veamos. En teoría, se trata de pasar de explotar las ventajas comparativas de un país, los recursos naturales susceptibles de explotar y exportar con ventajas por su abundancia y accesibilidad, para luego pasar a explotar las ventajas competitivas, esto es, lograr lo que en el texto de CEPAL/UNESCO se denominaba una “competitividad auténtica”, basada en la generación y expansión de las capacidades endógenas de apropiación y uso efectivo de la ciencia y tecnología para exportar bienes y servicios con creciente valor agregado. Como sabemos, Chile sigue basando su economía en la explotación de recursos mineros, al igual que en los siglos XIX y XX. Hubo alguna diversificación hacia la agroindustria cuando se evitó la reconstitución del latifundio tradicional, y hacia las pesquerías; pero en ningún sector se ha llegado a consolidar la exportación de tecnologías, conocimientos, desarrollo, innovaciones, o por último, marcas. Casi como un lunar, la “biominería” parece ser la excepción que confirma la regla.

Dado que economistas y empresarios critican tanto a los educadores, es tiempo que nosotros les devolvamos la mano y, hablando como economistas, declaremos que esos profesionales no lograron alinear los incentivos de tal modo que fuese mucho más rentable innovar que apropiarse del crédito con el aval del estado, construir centrales de energía solar que termoeléctricas, generar nuevos negocios internacionales exportando talento chileno antes que estafarlos a la manera de La Polar, construir grandes complejos de investigación y desarrollo antes que malls en Chiloé o en Sanhattan. O que tratar de liquidar la prohibición de lucrar con la educación para así legitimar la apropiación y los cercos que han instalado sobre las universidades, en la búsqueda de otra fuente de ganancia fácil.

Sabemos que, según los padres de la economía de mercado, todo puede ser transformado en lucrativo negocio y ante esa lógica, ni los estacionamientos de sus malls, ni los chanchos de Agrosuper pueden escapar. Pero antes que llorar en sus foros que este país ya no los está queriendo como antes, y de seguir echándole la culpa al empedrado, sería bueno vieran que las externalidades de ese tipo de negocios están siendo crecientemente más negativas y que la percepción de la población al respecto es el indicador más elocuente de ello. Es tiempo de dar lugar a la frustrada transformación productiva con equidad y sostenibilidad. Caso contrario, serán millones los jóvenes y los no tan jóvenes que mirarán (miraremos) con nostalgia utopías que sólo llevan a la pérdida de libertades y la corrosión de la democracia. Por lo pronto ya son cientos de miles.

———–

Foto: abacq.org / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Escribe tu nombre

20 de diciembre

Tal como se ha dicho en innumerables oportunidades, la concertación tuvo su momento, sin embargo, las transformaciones que muchos esperamos, jamás llegaron. Sólo aspirinas para calmar los dolores sociales. Apuntó a la calidad, pero nunca le acertó al centro. Claro, gran culpa la tienen quienes sostienen el modelo económico y lucran de él de manera egoista, sin darse el tiempo de pensar que este Chile querido tambièn lo componen las clases media y la baja y las generaciones que vendrán. Ojalá pueda ver en el futuro el tipo de sociedad que antes soñamos y que hoy “miles de millones” en el mundo la quieren antes que el gigante liberal que con todo arrasa.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Hoy todos y todas podemos votar, hombres y mujeres, personas en situación de discapacidad, ricos y pobres, jóvenes y adultos, analfabetos, solteros, casados, etc. Hoy cuando no existen impedimentos legale ...
+VER MÁS
#Política

El voto y la historia

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Chile debe aceptar el desafió de ir por sus ventajas comparativas y tomar como propio el ser considerado como el país con más proyección en Energías Renovables (Solar, Eólica, GeoTérmica, Mareomotriz ...
+VER MÁS
#Desarrollo Regional

La leña, el cambio climático y la industria forestal

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Para nosotros los psicólogos, cuando la química (no racional) te impide dar tu 100% con un paciente estás obligado a derivarlo a otro, luego, si eres responsable, tienes que analizar porque no toleraste ...
+VER MÁS
#Política

Cero tolerancia al Rincón que mata en mala

Ahora bien, en estas elecciones no da lo mismo quien gobierne los próximos años, lo que está en juego es decidir el país que soñamos.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Porque no da lo mismo quien gobierne

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?