#Desarrollo Regional

Vespucio Oriente y Vespucio Sur: una autopista para cada clase

29 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Hace unos días el Ministerio de Obras Públicas anunció que el trazado de la autopista Vespucio Oriente será subterráneo y que entre las obras se incluirá la implementación de áreas verdes, ciclovías y un corredor para el transporte público. La alternativa escogida es costosa, pero lograda producto de la pendencia certera y constante por parte de los vecinos, que organizados no se detuvieron hasta el punto de lograr que sus requerimientos se ingresaran en el diseño del proyecto.


La desigualdad no acaba y al parecer las autoridades no quieren que acabe, la desigualdad no es vestigio de tiempos pasados es fruto de las decisiones de hoy. A más de 10 años de su entrada en funcionamiento, muchas de las obras de mitigación de la autopista Vespucio Sur no se han concretado.

A pocos kilómetros en la misma vía la situación difiere considerablemente, el escenario es amargo.  La autopista Vespucio Sur se extiende con sus calzadas atiborrando de cemento el paisaje y bordando a tonos grises las comunas de Macul, Peñalolén, La Florida, La Granja, San Ramón, La Cisterna, Lo Espejo, Cerrillos y Maipú. Viviendas a escasos metros de la vía son acribilladas por el ruido martirizante de los automóviles, la dinámica barrial está liquidada por el efecto barrera que confinó su práctica a estrechos márgenes, incluso Marcial Echeñique, acérrimo impulsor de las autopistas urbanas de Santiago se pronunció al respecto: “en 1960 esto se consideraba una modernidad, hoy por hoy no está bien porque divide una zona de la ciudad de la otra y genera entonces una herida, la única manera de poder pasar es a través de las pasarelas que son incómodas y poco frecuentes”.

Si bien el trabajo mancomunado ciudadano sirvió para detener la concreción del antiguo trazado de Vespucio Oriente, dicha lógica no sirve para todos. Es diferente la resistencia que puede ejecutar una clase media profesional, con necesidades básicas cubiertas y capaz de asesorarse, a la lucha que puede dar una clase baja que vuelve a su casa después de extensas jornadas de trabajo y agotadores viajes en transporte público; una clase que no tiene dinero para conseguir asesoría fácilmente; una clase que debe organizarse primero para vivir el mes con paupérrimos sueldos; una clase que cuando hace sus descargos es menospreciada recibiendo trato de infante por parte de las autoridades: una clase sin contactos para esparcir su malestar de manera inmediata por los medios de comunicación. Andrea Sarobe, representante de la agrupación social y comunitaria de residentes de Carlos Dávila (San Ramón) dijo en una ocasión de manera inocente pero diestra, “En Las Condes esto no pasa porque a lo mejor se saben defender, a nosotros nos pusieron la pata encima”.

La desigualdad no acaba y al parecer las autoridades no quieren que acabe; la desigualdad no es vestigio de tiempos pasados es fruto de las decisiones de hoy. A más de 10 años de su entrada en funcionamiento, muchas de las obras de mitigación de la autopista Vespucio Sur no se han concretado, y a pesar de ello, ya se presentó un monto a invertir en la autopista Vespucio Oriente.

La clase baja no puede enfrentar megaproyectos si no existe planificación que resguarde principios de equidad ambiental, social y territorial. No es justo que se tome la decisión de poner una autopista de mala calidad en zonas donde el parque automotriz no ha crecido de manera significativa; no es justo que comunas de menores ingresos deban asumir costos ambientales de otros. Las autopistas siguen acuchillando la ciudad dejando profundas cicatrices en los sectores más pobres, como símbolo de progreso son la mejor propaganda de la desigualdad.

“Este es el Chile que queda más allá de la hojarasca insustancial” dijo Ricardo Lagos cuando inauguró la autopista Vespucio Sur en noviembre de 2005, y es así, el Chile que queda es el Chile desigual que sigue violentando a la ya bastante vejada clase baja.

TAGS: #Urbanismo Autopistas Desigualdad Social

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

23 de mayo

Buen artículo que toca un tema recurrente en nuestro Santiago.

La desigualdad no se mide solo con los ingresos, se mide en que tenemos un Santiago desigual, se refleja en las áreas verdes, el metro (la Linea 2 es de los pobres). En el sector alto de nuestra ciudad estamos creando una suerte de Principado de Mónaco.

Segregamos por todo y parte en el colegio, colegios para pobres, colegios para clase media y colegios para ricos. Desde niños nos acostumbran a reunirnos solo con “iguales”, el colegio no muestra la diversidad social ni cultural, más bien la oculta y trata de mostrar que en Chile solo hay “chilenos”.

Saludos

vegan

23 de mayo

go vegan

Esteban

01 de junio

Te invito a hacer talleres en Stgo sur y sur poniente para gente que gana 220.000 pesos al mes, y que no tiene tiempo para cocinar después de 12 hrs afuera de su casa entre trabajo+transporte. Créeme que la mayoría de la gente no come salchichas por gusto o por poca conciencia.

KATHERIN

24 de mayo

VERGÜENZA DEBIERA DARLES A ESTOS LADRONES QUE LE ROBAN A LA GENTE SUS IMPUESTOS PARA MEJORAR SUS CONDICIONES DE VIDA

24 de mayo

Para la clase baja va quedando cada vez menos recurso porque cuando un gobierno es populista desgasta todos los recursos intentando satisfacer a la enorme clase media porque ahí hay mas votos en lugar de concentrar los recursos en quienes mas los necesitan.

Saludos

Sephora

25 de mayo

(Y)

26 de mayo

Muy lúcido el artículo. Te felicito

26 de mayo

La indiferencia frente a estas desigualdades por parte de las autoridades no es casual.
Es producto del aniquilamiento del tejido social realizado por la dictadura y la domesticación de este por parte de la concertación, transformaron a los dirigentes en clientes antes que en ciudadanos
Afortunadamente los jóvenes están dando una dura batalla por recuperar la calidad de ciudadanos como sujetos de derechos
Lentamente la lucha de los estudiantes está permeando a los que vivimos en Vespucio Sur para recuperar la conciencia de que somos una clase, conciencia que la derecha nunca ha perdido
A seguir en la brecha para dejar de ser clientes y convertirnos en sujetos de derecho y la convicción para ejercerlos
Por una nueva Constitución
Asamblea Constituyente

Ruben Cepeda

27 de mayo

Una vez mas se confirma la tesis sobre la importancia fundamental que deben tener las organizaciones sociales como agentes planificadores del territorio a objeto de disminuir las desigualdades socioespaciales

Ignacio Palma

27 de mayo

Primero que nada existen muchísimas mentiras en este articulo. El parque automotriz en poblaciones como las que cruza Vespucio Sur tienen un crecimiento enorme frente a otras comunas (el rico siempre a tenido auto quizás lo cambia por otro mas caro, el pobre cada vez tiene como primer objetivo tener su primer autito). Las “clases sociales” que atraviesa Américo Vespucio sea sur oriente norte o poniente son todas clases sociales trabajadoras, independiente del nivel profesional no existe clase alta en ningún sector que toque américo vespucio. Lo que si es cierto (me crié toda mi vida en La Granja y vivi un tiempo en la Reina) es que realmente la gente con algo de educación entiende mejor lo que puede exigir y es gente con mayor nivel de superación, lamentablemente en las poblaciones esta plagado de gente inerte que no se espanta ni preocupa por nada y si le ofreces mejoras al mínimo esfuerzo las rechazan, a esto se le suma políticos ineptos que aceptan cualquier cosa con tal de recortar lucas para ellos.

28 de mayo

Estimado,

– Primero, respecto al parque automotriz, por favor revise la página del INE y busque en los anuarios las comunas que mencioné en el artículo, si tiene tiempo busque también las estadísticas de población y calcule la tasa de motorización (alrededor de 10 personas por vehículo en las comunas más vulnerables y 4 personas por vehículo en Stgo). Compare los crecimientos del parque automotriz y de las tasas entre las comunas, también compare los parques automotrices totales y reflexione acerca de quién usa las autopistas.
Las únicas comunas que aumentaron significativamente su parque son Cerrillos y Maipú dada la urbanización que sufrieron en los últimos años.
– Segundo, en ningún momento dentro del artículo se habla de clase alta, de hecho, si usted lee la línea 3 del tercer párrafo dice “clase media profesional”.
– Tercero, en la comuna que usted menciona, La Granja, existe un consejo ecológico territorial que nació debido a los conflictos con las autopistas, también otras poblaciones como Millaray y San Gregorio se organizaron, en base a este antecedente considero que el “espanto” y la “preocupación” existen.
– Me parece interesante y al mismo tiempo ofensivo el concepto de “nivel de superación” y como lo relaciona con tanto desenfado con la educación, me gustaría saber cómo llego a dicha conclusión, pues en mi primera lectura me parece un análisis precipitado carente de reflexión acerca de mecanismos subyacentes dentro de la problemática.

Saludos.

Yeni

14 de junio

Te faltó una “h” por ahí.
La “guevada” no es esa. ,
La infraestructura pública, para su instalación, debe observar los pro y los contras sin diferenciar entre los que tienen más o menos billete, más o menos educación, más o menos voz, etc..
Los Gobiernos de turno fueron elegidos para eso, para hacer las cosas iguales para todos.

solopol

28 de mayo

Pero que ignorancia mas impresionante de algunos comentarios… Jaja, la columna esta muy buena, lo que pasa es para decirlo en simple es que Santiago NO existe, existen distintas comunas, pero como unidad administrativa no existe, no hay “ciudad de santiago”, hay “region metropolitana”, lo cual incluye sectores rurales, pero no hay plan global para la ciudad como tal. Por eso los planes carecen de unidad, son fragmentarios, planificacion siempre hay, lo que no hay es unidad de conjunto, y tampoco la planificacion ha sido buena. Lo que Santiago necesita es una alcaldia mayor, propiamente de la ciudad como un todo, no comuna por comuna. A cuanta gente le falta abrir un librito de arquitectura, de urbanismo, se creen que porque saben un poquito, tal vez de economia, saben todo… que desastre!

Gonzalo

29 de mayo

Macul, Peñalolén, La Florida, La Granja, San Ramón, La Cisterna, Lo Espejo, Cerrillos y Maipú son una de las comunas más feas y mal cuidadas. Basura por todos lados, las casas y departamentos muy mal cuidados… Que Américo vespucio pase por ahí no cambió nada
..siempre fueron comunas descuidadas y de mal aspecto…

Luis Alberto

30 de mayo

¿Será porque son comunas con menores recursos? ¡Tontorrón! Las autopistas a parte de hacer más feo el paisaje, dividen a la gente que vive alrededor. Lamentablemente los alcaldes de esas comunas han dejado mucho que desear también y no se han puesto las pilas al exigir que se realicen las obras de mitigación.

Roberto

29 de mayo

Este artículo define lo a está mal en Chile. Y, no me refiero al punto de vista del autor, sino del afán chileno de nivelar hacia abajo. Como lo es también premiar lo mediocre en vez de la excelencia.

Cada vez, Chile va construyendo mejores obras. Y, con el paso del tiempo, son cada vez más modernas y eficientes. Cuando se construyó Vespucio Sur, fue en su época una solución increblemente beneficiosa para las comunas que atraviesa.

Es como los mall o los Jumbo… Hoy, da lo mismo la comuna o barrio donde se construye… ya tienen un estándar. Y benefician a todos los residentes locales.

Recuerdo haber visitado a Buenos Aires unos 30 años atrás…. maravillado con sus autopistas elevadas, de concreto y feas… Pero en Chile no existían y nos habríamos cortado un brazo para tener algo parecido. En el tiempo, los hemos superado con creces…

Es fácil politizar y crear odiocidades con artículos como este. Pero la verdad es que la gran mayoría de las infraestructuras públicas se han destinado a comunas menos privilegiadas o de frentón pobres… Basta mirar las líneas del Metro para también darse cuenta de esto… No he visto líneas del Metro que lleguen a Vitacura, Lo Barnechea os San Carlos de Apoquindo.

Y, al final, las obras públicas en todas las comunas favorecen a todos, especialmente a quienes viven más lejos de sus lugares de trabajo.

solopol

29 de mayo

Lo que es muy chileno es ningunear a las personas que saben, politizando temas que son propiamente tecnicos, aunque no imposibles de entender. Que existan pobres y existan ricos NO es equivalente a que existan comunas PARA pobres y comunas PARA RICOS. En una ciudad más integrada los pobres y los ricos comparten los mismos espacios. Es un recurso facil recurrir a la politica para descalificar, propiamente para politizar.

Andres

29 de mayo

Interesante columna, pero me llama la atención que solamente se limitó a decir que Vespucio Oriente será “costosa” y Vespucio Sur fue “barata”, sin mencionar que ese costo es finalmente pagado por los usuarios y no por el estado o un privado benefactor. Hoy por hoy tener auto no es exclusivo de los ricos, sino que de un amplio sector de la población y ejemplo de ello son los habitantes de las comunas por las que pasa Vespucio Sur. El costo por kilómetro de Costanera Norte (tramo subterráneo como Vespucio Oriente) puede llegar a ser el triple del costo por km de Vespucio Sur. Entonces, ¿sería conveniente una autopista con ese estándar si el usarla significe que la gente de La Granja, La Cisterna, San Ramón, entre otras, pague un costo tan alto (el triple) que desincentive el uso de la autopista, se congestionen aún más las calles locales y así quede una autopista más expedita para sí quienes pueden pagar? Porque convengamos que al ser concesión el estado no subsidiará el uso de quienes transiten por allí y menos de quienes tengan vehículo.

solopol

29 de mayo

Las autopistas serian mucho más baratas si la ciudad fuese más pequeña.

Andrés

01 de junio

Santiago no se va a achicar, esa no sería solución ni respuesta al problema

solopol

01 de junio

No, no se va a achicar, por eso las cosas hay que hacerlas BIEN. Por eso existe el urbanismo, para pensar las cosas a largo plazo, y para aprender de los errores y no cometerlos de nuevo.

30 de mayo

Que articulo mas sin sentido, recuerde que la gente reclamó y postergó por años la construcción de la autopista Vespucio oriente por lo mismo, al ver los efectos de la vespucio sur y otras. Entonces realmente no se entiende el sentido de la columna, quieres que se demuela vespucio sur para que se construya con los estandares de vespucio oriente? No hubo ninguna resistencia en su oportunidad para vespucio sur, pues en definitiva cualquier cosa era mejor que la basura que había, o que no había…. Ademas muy muy probablement el tag de vespucio oriente superará con creces el de vespucio sur que es de los mas baratos, entonces no mezclar peras con manzanas.
Saludos.

30 de mayo

Estimado
– El sentido de la columna es claro, y apunta a la falta de planificación territorial en Santiago, que provoca que la única forma de enfrentar un megaproyecto sea a través de la organización, la cual al mismo tiempo se sostiene en elementos de los cuales carece la clase baja. En ningún momento se desmerece la lucha de los vecinos de Vespucio oriente.
– Como ya señalé en una respuesta anterior, lamento que no la haya leído, las comunas más vulnerables SÍ se organizaron, y hasta el día de hoy lo hacen, dirigentes deambulan de vez en cuando como almas en pena en el ministerio de obras públicas exigiendo medidas acordadas. Por los factores que se señalan en la columna, nuevamente lamento que no los haya leído. No es igual la fuerza de las organizaciones del sector oriente a la fuerza de las organizaciones del sector sur.
– En cuanto a los costos… No son sólo monetarios independiente de que en un sector el tag salga más caro y en otro más barato, existen costos ambientales que no son tan fáciles de determinar; como el daño al paisaje (Y lamento decirle que vespucio antes de la autopista no era una basura como usted lo cree); los costos sociales (fragmentación, sensación de inseguridad, accidentes automovilísticos) y costos netamente ambientales como el aumento de la contaminación acústica, térmica y atmosférica.

Para analizar el tema de las autopistas hay que salir de la miopía habitual con la que se abordan estos temas.

Saludos.

Manuel Silva

30 de mayo

Diagnóstico claro, el lamento ya escuchado pero.. que se propone?… porque los autores no van más allá y proponen.. porque no pensar en un plan de obras de compensación territorial que lleve Vespucio Sur a un estandar similar? Soterrar año a año una parte, ver lo que se hizo en otros lados y soterrar, generas empleo, interesas a las constructoras y entregas espacios públicos en superficie, quizas no en 5 años, a lo mejor en 15.. quizas no es lo que el autor tenga en mente, no es su misión aventurar soluciones.

Camila

30 de mayo

El autor propone claramente una planificación territorial que resguarde principios de equidad

ASDF

01 de junio

La segmentación económica y social la generan las personas. El “cuico” y el “pobre” no existen por que haya una autopista o metro pasando por fuera de sus casas, pasa porque el estado no asegura igualdad de oportunidades para nosotros los ciudadanos. Es más, vayan a preguntarle al tipo que vive en cualquier comuna con metro cuanto demora en transportarse usando metro en relación a la micro o transantiago.

Es momento de que como sociedad nos enfoquemos en mejorar como país y sacar a las mierdas de políticos por los que siempre votamos, y vuelvo a repetir, una carretera o metro no genera mayor o menor desigualdad.

solopol

01 de junio

ASDF, tienes razon, el estado debe generar un piso minimo que garantice igualdad de oportunidades para todos. Pero las autopistas si generan desigualdad, en un sentido longitudinal no porque unen puntos distantes, pero en un sentido transversal si, tu puedes dividir dos familias, dos amigos, dos comercios que se ubiquen en las orillas opuestas, y el metro no genera esa desigualdad. El tema es de diseño y no solo de cantidades, no es solo cuanto cuesta, cuanto se invierte, cuanta se gana, asuntos de diseño pueden complicar y agravar la segregacion. Por ejemplo en Santiago faltan diagonales, y esa trama “cuadriculada” puede agravar la segregacion porque la diagonal es el camino mas corto entre dos puntos. Por eso no es un tema solo de cantidad de recursos sino de diseño, por eso es un tema urbanistico. Saludos

solopol

01 de junio

Y el que la ciudad sea tan extensa tambien es otro problema grave de diseño, porque eso implica una mayor distancia a cubrir, mayores superficies, y por tanto mayor gasto en carreteras, autopistas, metro y obras publicas en general, que es lo que la autora propone, una accion planificada, conjunta.

aalan dominguez

17 de noviembre

chile esta mal pesimo bueno habra que emigrar a otros paises a buscar una mejor vida por que sino no te gusta la gordis la udi y todos los politicos de este pais tienen una respuesta: agacha el moño o largate de chile

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La propuesta de un mecanismo de justicia transicional es la genuina alternativa a la propuesta de "Paz para la Araucanía" que recoge el Plan Araucanía del gobierno, la cual reitera las propuest ...
+VER MÁS
#Política

Justicia transicional sin mano dura en Araucanía: la solución política

"Es claro que un candidato a las primarias presidenciales pudiera en segunda instancia, solicitar una prioridad con razones y argumentos válidos sobre un territorio."
+VER MÁS
#Política

Frente Amplio: una crisis, una prueba

La poca o nula conciliación entre un Chile del pasado más bárbaro de su historia, coronado en su Constitución con un TC politizado y una propuesta de modernidad democrática, representado en las reforma ...
+VER MÁS
#Política

Constitucionalidad: un desencuentro lleno de futuro

Con este raciocinio, el atropello en Barcelona sería no solo responsabilidad del grupo terrorista islámico que se lo adjudicó, sino que también de “muchos lados”. Entre esos muchos lados podríamos ...
+VER MÁS
#Internacional

Trump y el atentado en Barcelona

Popular

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

La broma de Piñera daña, estigmatiza y, lo que es peor aún, podría afectar la vida de un niño, niña o adolescente que está en espera de una familia que lo acoja. ¿Quién podría sonreír al drama qu ...
+VER MÁS
#Política

Los chistes de Piñera

Porque no hay que olvidar que nuestro enemigo es el capitalismo y no sólo hay que cambiar la forma en que producimos y distribuimos los alimentos, sino que también todos los productos que consumimos a dia ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un año de vegetarianismo, un año de aprendizaje