#Desarrollo Regional

No sólo #ChiloéEstáPrivao

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

La crisis social y ambiental en la Región de los Lagos difícilmente ha dejado indiferente a alguien de la zona. Independiente de la eventual existencia de responsables puntuales en la catástrofe, su impacto en la economía de muchos hogares es tal, que a nadie debiera sorprender la rabia que han generado las limitadas respuestas planteadas hasta el día de hoy desde Santiago.


No es sorpresa que muchos en el continente no sean indiferentes al grito de “Chiloé está privao”, porque ellos también estan “privaos”.

En este escenario, si algo positivo se ha podido observar, ha sido la insólita unión no sólo de los manifestantes de Chiloé -históricamente unidos en su insularidad-, sino también de los habitantes de las comunas de Maullín, Calbuco y Puerto Montt, generalmente menos conectados con las demandas del archipiélago, y que por estos días se manifiestan al unísono en demanda por respuestas a una crisis que, en esta ocasión, no hace distinción de comunas, provincias, islas o continente. Esto podría ser visto sólo como un hecho anecdótico, fruto de una actividad marítima compartida a ambos lados del Canal de Chacao. No obstante, esto omite que tanto el bordemar de las provincias de Llanquihue y Chiloé no están unidos sólo por su trabajo, sino también por su historia.

Durante toda la época colonial y hasta 1861 ambas provincias fueron un mismo territorio, y lo volvieron a ser brevemente a finales de la década de 1920. Tanto Calbuco, como Carelmapu y Maullín fueron dependencias de Chiloé, y Puerto Montt -pese a ser de fundación más reciente- es antecedido por el astillero chilote de Melipulli, de similar dependencia. Este vínculo no era sólo de índole administrativo, sino también cultural y familiar. La vida de bordemar, basada en la agricultura y los recursos marinos, siempre fue la norma en todos estos territorios, y las creencias en figuras míticas se repartían por igual a ambos lados del canal de Chacao. De esa forma, el caleuche también navegaba en los canales de Calbuco, los brujos también se reunían en los puntos más inaccesibles de los farellones de Carelmapu, y en Maullín existía la certeza de que el camahueto residía en el río del mismo nombre. Tampoco es sorpresa que muchas familias se hayan dividido con el tiempo entre las islas y el continente, llevando consigo no sólo un apellido, sino también una identidad propia que pese al avance de la modernidad, aún está lejos de extinguirse.

Por esa historia compartida de siglos, no es sorpresa que muchos en el continente no sean indiferentes al grito de “Chiloé está privao”, porque ellos también estan “privaos”. Más allá de que el apelativo de “chilote” este hoy en día limitado a los habitantes del archipiélago, la existencia de un problema y un lenguaje común, han vuelto a unir temporalmente a dos territorios que la organización política centralista dividió hace décadas en nombre de la eficiencia y el progreso. Dos valores que, curiosamente, han sido vueltos a poner en duda ante la crisis social y ambiental que ha venido de la mano con ellos.

TAGS: Chiloé Empresarios Propiedad Privada responsabilidad social empresarial

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Si el debate electoral pasado se había centrado en el cuestionamiento al modelo económico y político, en éste no apareció como principal temática durante la campaña. Sin embargo, con la votación con ...
+VER MÁS
#Política

Elecciones 2017: de vuelta a la política

Las izquierdas, en general, debieran poner todo el peso de su voluntad para escapar de la permanente exaltación de los elementos contradictorios y abocarse, a la vez, a la formulación de la síntesis que ...
+VER MÁS
#Política

Atomización de la política (o como naufragar eternamente)

Movilizarse hoy en este paro de advertencia, será preferentemente una acción que llevará agua a los molinos de la campaña de engaños y argumentos oportunistas de una derecha neoliberal que lucha por to ...
+VER MÁS
#Política

El paro del sector público y el sentido común

El capitalismo es una buena herramienta, siempre y cuando y por una avaricia desmedida genere abuso, se destruya el medio ambiente y deshumanice las relaciones entre las personas.
+VER MÁS
#Sociedad

El Burro, la Zanahoria y la utopía del crecimiento económico eterno

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

El capitalismo es una buena herramienta, siempre y cuando y por una avaricia desmedida genere abuso, se destruya el medio ambiente y deshumanice las relaciones entre las personas.
+VER MÁS
#Sociedad

El Burro, la Zanahoria y la utopía del crecimiento económico eterno