#Desarrollo Regional

Chiloé y la tragedia de los comunes

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

La premisa de mercados perfectamente competitivos es una simplificación tan extrema que poco o nada sirve para explicarnos la crisis que hoy explota en el sur de Chile.  La abundante evidencia real muestra que los mercados presentan fallas, aquellas presentadas originalmente por el economista Henry Sidgwick  y que se agrupan en: externalidades, información asimétrica, retornos a escala crecientes, rivalidades en el consumo y costos de transacción.


Los últimos acontecimientos de daño ambiental exigen una solución de fondo a la problemática del dilema de lo colectivo y lo público, que concilie los intereses de cada actor con los intereses colectivos, de manera que el conjunto de las decisiones individuales genere tanto una solución “individual” como “socialmente” deseable para los negocios y las personas.

Se hace urgente para nuestro país identificar, reconocer y analizar qué fallas de mercado relevantes existen en los diversos sectores económicos de nuestro país, para definir qué tipo de intervenciones se necesitará llevar adelante (mediante el diseño e implementación de políticas públicas) a objeto de reducir el impacto que aquellas fallas, tienen sobre el bienestar de las personas en convivencia con el desarrollo de la actividad económica.

Cuando concurren personas, pequeños emprendimientos, medianas y grandes empresas sobre bienes colectivos (como los cursos de agua, recursos marinos, bahías, etc.) experimentan situaciones que los llevan a obtener cada cual un beneficio sub-óptimo, respecto del máximo beneficio posible. Si cada uno de ellos “compite” en el uso de bienes colectivos, entonces con su uso común surge el dilema social de lo colectivo.

Donde exista un espacio colectivo y un conjunto de actores que buscan obtener beneficio de su uso y aprovechamiento, se manifiesta el dilema social entre los beneficios privados individuales del aprovechamiento por cada actor y los beneficios sociales de su conservación y adecuado manejo y explotación. Este dilema, conocido como la tragedia de los comunes, expone argumentos microeconómicos para predecir que “el interés individual prevalecería sobre el colectivo y que los actores, buscando su bienestar particular, terminarían en una situación socialmente e individualmente inferior”.

Los últimos acontecimientos de daño ambiental irreparable a los humedales próximos a la faena minera Maricunga, el derrame de concentrado de cobre en Río Blanco, y más recientemente la (supuesta) marea roja y las miles de toneladas de salmones muertos arrojados al mar entorno a Chiloé, sólo por citar algunos, exigen una solución de fondo a la problemática del dilema de lo colectivo y lo público, que concilie los intereses de cada actor con los intereses colectivos, de manera que el conjunto de las decisiones individuales genere tanto una solución “individual” como “socialmente” deseable para los negocios y las personas. El Estado tiene la obligación de conducir un proceso que involucre a las empresas, la actividad artesanal y la sociedad civil, entre otros, para definir, diseñar e implementar políticas que den respuesta a este problema.

El desafío, qué duda cabe, es enorme. Ante eso ¿cómo lograr un verdadero acuerdo que obligue a todos a colaborar en la misma línea?, ¿Es posible construir voluntariamente ese acuerdo? Habrá que tener presente que para un actor la alternativa de no colaborar implica menores costos individuales (eso, aunque posiblemente recibirá beneficios de la cooperación de los demás: un comportamiento del tipo “free rider” o en buen chileno “a la cochiguagua”). Puede ocurrir que un actor resuelva individualmente no cooperar y por eso el resultado colectivo será sub-óptimo. Este fenómeno adicional, conocido como el dilema de los prisioneros, grafica situaciones en que el comportamiento individual, incluso si se reconocen las ventajas de cooperar y lograr un mejor resultado colectivo, lleva a que algunos decidan no cooperar, optar sólo por los beneficios individuales y renunciar a beneficios sociales.

El ejercicio de la política como el arte de lo posible y el imperio de la ley -que tiene un carácter coercitivo en que su incumplimiento conlleva una sanción- constituyen un punto de partida. Por cierto no es el único.

Mientras esto no ocurra, la última evidencia en Chiloé del uso indiscriminado de los bienes colectivos nos golpea la puerta con un nuevo argumento demoledor que debe empujarnos a invertir esfuerzo en el diseño de soluciones, pues las transferencias monetarias directas (como los bonos) y la represión policial son algo parecido a suministrar una aspirina para combatir un cáncer: con buena suerte aliviará momentáneamente un síntoma.

TAGS: Bien Común Chiloé Crisis ambiental

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Donde las prácticas a las que se apunta con fiereza (incluso con cierto espíritu de superioridad moral) como responsables de la deslegitimación de la institucionalidad, del ejercicio de lo público, no s ...
+VER MÁS
#Política

Tropiezos del Frente Amplio: ¿Crónica de un fracaso o de aprendizaje?

Medio siglo después exorcicé aquellos fantasmas de Life que me producían tanto espanto y escribí un novelón de 400 páginas sobre el infierno del Somme entre 1916 y 1918 que algún día estará en los ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un verano en el Somme

Proteger la identidad cada día se hace más urgente y necesaria. Aysén no puede ni debe cerrarse a ninguna actividad productiva o de servicio; pero debe exigir que las actividades se desarrollen con una b ...
+VER MÁS
#Desarrollo Regional

Los proyectos ZOIT en Aysén, deben incluir estudios de carga

El boxeador que privilegia el espectáculo, lo hace en desmedro de su propia salud, más en una época en que incluso el uso del bucal era escaso, con guantes que apenas cumplían las medidas de seguridad m ...
+VER MÁS
#Deporte

Manuel Castillo: el estilista contra el público

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Debemos replantear la participación del Estado, replantear el modelo de Licitaciones y prestaciones de servicios públicos por parte de las empresas privadas. Que no se confundan los Liberales, no estoy ne ...
+VER MÁS
#Política

La funcion Pública no es concesionable ni licitable