#Deporte

Sampaoli, el Internet y la gloria

5 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

La exigencia, como todo, tiene límites, bien demarcados, se notan, están a la vista. Depende del oficio que se ejerza, la circunstancia, el contexto, etc. Para los entrenadores de fútbol, existen límites legales, como también los hay tácticos o estratégicos, que buscan el método mejor aprendido para ganar o para no perder. Están los que prefieren jugar al espacio y los que prefieren jugar a la pelota, los bilardistas y los menottistas, y algunos más arriesgados, que paran a sus equipos en el abismo profundo del ataque permanente, cegados a la armonía que siempre supone un buen volante central y la línea de tres centrales marcados. La variabilidad táctica es también un arte donde solo los genios o los muy buenos resaltan.


Sampaoli, dice admirar a Bielsa. ¿Pero entenderá Jorge Luis algo de lo que el Sabio transmite? Es una duda razonable, cuando lo del rosarino implica la integralidad de la pedagogía.

Los propios jugadores tienen límites, sobre todo en su funcionalidad dentro de la cancha. Tienen límites físicos, ya que superhéroes no son. La musculatura que ostentan es mejor que la del común de los mortales, pero no es a prueba de balas, ni mucho menos indestructible y es -por sobre todo- “la” herramienta de trabajo que poseen. Exigirla más allá de los límites suele tener consecuencias irremediables. Pero hay quienes -o quien, en este caso- exige el 120% a sus jugadores y es así como va dejando la huella de lesiones por cada equipo que pasa. Si ese 120% se exige bajo la amenaza solapada de no aparecer en el equipo que saltará a la cancha o peor aún la amenaza silenciosa de no aparecer en la nómina de una selección cuando el problema se torna grave.

Y es de gravedad absoluta anteponer el ego de la gloria antes que la integridad física de los dirigidos. Además de adolecer de una falta pasmosa de criterio, nuestro Jorge Luis Sampaoli, parece aprobar el pontificado capitalista de maximizar –a razón de la explotación- la capacidad de los recursos. La necesidad del triunfo a cualquier precio parece provocar la actitud de mando medio desconfiado en él. El paso por Universidad de Chile dejó varias lesiones que demoraron meses en sanar y en la selección casi deja cojo de por vida a Arturo Vidal, por apurarlo (Matías Fernández decidió operarse y hoy sufre las consecuencias sampaolianas. Felipe Gutierrez estará en recuperación por meses, por hacer lo contrario al calerano).

Sampaoli, dice admirar a Bielsa. ¿Pero entenderá Jorge Luis algo de lo que el Sabio transmite? Es una duda razonable, cuando lo del rosarino implica la integralidad de la pedagogía. Hay una moral de lo correcto que parece obviar el casildense, pues en la apuesta por el espectáculo y la dedicación al público parece tomar un camino muy distinto al propuesto por don Marcelo. Uno exige la entrega en función del equipo, del espectáculo y el fútbol como fin superior. El otro exige en función de la productividad y el triunfo como cosa única. Mientras el ex DT de la U pontifica sobre el amateurismo como discurso populista y vacío, el rosarino evoca este mismo principio desde la perspectiva táctica. Bielsa trabajó desde la nada una selección, dio cuerpo y vida a un equipo desde la competencia local, probó y desechó hasta dar una identidad que aún no olvidamos y, si en esa identidad no había amateurismo, no sabría cómo denominarla (ejemplos de este tipo de trabajo son rastreables en Newell’s, y Atlas). Al contrario de este trabajo, Sampaoli dedica horas a internet en busca de ese jugador con algún parentesco con Chile, que pueda ser cooptado para las fuerzas futbolísticas nacionales. No crea identidad, la usurpa. No hace equipo, suma individualidades. Produce en función del triunfo como cosa única, depreda sin miramientos en pos de ese fin.

El éxito parece ser el calvario de Sampaoli. Preso de la necesidad de triunfo personal, del ganarle a la vida, del arribismo propio del que de la nada edifica un camino, yerra en la construcción de la ruta impuesta, porque actúa sobre la banalidad de quien quiere ser “más” y no “mejor”. En ese arrojo se lleva a todo quien no crea en la disciplina milica y suicida de romperse hasta el último de los huesos. No hay mayor pretensión que la pretensión misma. No existe otra fascinación mayor que el saberse en la gloria. Habrá que remontarse a los sueños Sampaolianos para agudizar la vista y observar el fin de tanto 120 %  exigido a cada jugador, habrá que arrendar jugadores para glorificar la estatua que pretende desde la humildad fingida, habrá también que valorizar la distancia entre acto y palabra y habrá que seguir mirando al Olympique del loco con la amargura de la novia perdida por la inexperiencia y la arrogancia.

Así el que viene será el año de la falacia táctica y el desplome de la ignorancia errante, estamos todos advertidos.

TAGS: Fútbol

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

07 de enero

Que manera de estar en desacuerdo, trataré de debatir con altura de miras.
El gran logro de Bielsa, para mi, es dejar claro quien es el técnico y quien el jugador. Su capacidad para ordenar el fundo y consolidar un sistema de juego, eso es notable; pero se hecho, ahí parte el problema, en el sistema.
Bielsa es un fanático del Sistema, cero flexibilidad. En vez de extraer el potencial de un jugador en la posición que juega y entrena todo el año en su club, el lo hace jugar donde el siente que va a funcionar, muy similar a lo que hizo Van Gaal en el Barça con Ronaldinho.
Ciertamente Bielsa siempre parte con el pie derecho, porque el sistema crea la sensación de una revolución futbolística, pero cuando los técnicos contrincantes aprenden el sistema, se acaban los resultados.
Ejemplos frescos el Athletic, primera temporada finalista UEFA, segunda temporada, Nada.
Algunos podrán decir que le desarmaron los equipos, pero bueno, eso pasa en cualquier equipo chico que de repente empieza a jugar muy bien.
Otro ejemplo la selección argentina, ¡Como jugaron esas clasificatorias! Pero luego, descifrado, nada más.
La selección Chilena, lo mismo.
Resaltar lo hecho en Newels, me recuerda a los colocolinos, hablando de la Libertadores (historia antigua).

Respecto a Sampaoli, recuerda bien lo que pasaba en la U, armaba equipo, ganaba, vendían sus jugadores, reestructuraba, ganaba y vendían a sus jugadores… La historia siguió hasta que se fue.
Como muchos pienso que Sampa pudo haber ganado la libertadores, pero no se le dio tiempo. En fin.
Respecto a si funde o no a los jugadores, recuerdo a Miguel Ángel Russo, otro técnico que presionaba lo físico y obtenía resultados.

En fin, acepto que los jugadores Chilenos suelen ser presionados demasiado, pero no veo a ninguno alegar, Vidal pudo haber salido de la selección y la Juve no le habría dicho nada, hasta lo hubieran felicitado, pero la pasión que pone Sampaoli, contagia y por eso dan el 120%.
Marca mis palabras, Bielsa no va a ganar nada importante nunca más, porque su estilo es parejo, un estandarizador.
Respecto a la búsqueda de Chilenos en la red, capaz que este tratado de importar talentos olvidados, jugadores con condiciones que no han sido explotadas, jugadores con más estatura y condición física (Mirko Albornoz, por ejemplo)

Una vez leí que los uruguayos comen un 70% más de carne y leche que los chilenos, capaz que las lesiones lleguen por mala alimentación y no por el entrenamiento.

En fin, te invito a compararlos en escenarios semejantes. Porque cuando Sampaoli se vaya a un equipo europeo, los logros van a le llegar solos.

Bielsa dio estructura, Sampaoli ambición, la pregunta es ¿que gana copas?

Espero tu respuesta.

09 de enero

Estimado, si bien el concepto de la columna apelaba a los criterios de producción en el fútbol, trataré de responder lo que plantea ya que me parece valedero desde la práctica futbolística.

Lo primero que usted hace ver es la sobre estructuración de los equipos de Bielsa. Cosa que yo no creo, y no lo creo que por una razón fundamental, solo basándonos en el trabajo de Bielsa en la selección y tomando referencialmente el trabajo de Rinus Mitchell, la única estructura fija que se ve, es la mecanización en aspecto de repliegue y defensa. Esta mecanización en la elaboración del retroceso (que es quizás uno de los aspectos que debe estar mecanizado (memorizado, aprendido, etc) dentro del juego) es un sello y tiene que ver con la propuesta Bielsista de jugar en campo contrario, desarrollar tanto la recuperación y la presión y la elaboración del ataque en esa zona. Pero esta propuesta -que no es discursiva, sino práctica- no puede ser empleada a menos que el equipo funcione en la recuperación rápida y que la estructura del equipo no se transforme en un abismo. La planificación del retroceso involucró una estandarización de movimientos (recordará como la prensa hizo fiesta con la excentricidad de dividir la cancha en segmentos) y desde este concepto se desprende una anecdota; recuerda usted a Carlitos Villanueva? recuerda lo que jugaba cuando llegó Bielsa?, era una maravilla y el puesto lo peleaba directamente con Matias Fernandez, el calerano agarró la titular por una razón fundamental. El retroceso hasta el borde del circulo central del campo propio Matías lo realizaba en 10 segundos y ese movimiento era fundamental para la planificación del retroceso pues un jugador en esa posición evitaba o al menos, provocaba un retraso en el balón cruzado en la salida contraria. Es imposible que el fútbol sea mecánico por que se juega con los pies, lo que lleva congenitamente al error, puesto que las piernas y los pies evolutivamente cumplen una labor de marcha.Ahora bien, yo no veo una aplicación del formato en los equipos posteriores de Bielsa, similitudes obviamente, pero un manual no.
Hay un punto en el que discrepo profundamente con sus palabras, la ambición no la dio ni Bielsa, ni Sampaoli. La ambición la empujan los referentes, que vienen jugando juntos por casi 10 años. Usted cree que tipos como Vidal, Alexis o Medel, necesitan que les digan que tienen que ganar?, pues yo creo que no.
He ahí la diferencia que se intentó demostrar. La labor de mejorar la condición del futbolista no solo en el aspecto de la práctica de fútbol, sino de mejorar aspectos integrales en la formación del jugador. No es solo la optimización de los recursos, sino que mejorarlos, en eso Bielsa es único y quien se precie de admirarlo debe pretender lo mismo, sino es cosa de mirar videos de la holanda de los ’70 para reconocerse.
Ahora es imposible asimilarlos en escenarios semejantes, es absolutamente imposible. Porque eso requeriría universos paralelos y similares. Un jugador que pasó por Bielsa y luego por Sampaoli en épocas, edades e instancias de carreras distintas no pueden ser comparables y de esta forma se anula la comparación de los procesos como instancias similares.
Debo ser majadero en indicar que no reparé en los triunfos del uno o del otro porque no era el fondo de la columna -que es de opinión, nada más- sino recalcar como escribo siempre, que en el fútbol si hay estética y arte y como tal hay aspectos, conceptos y definiciones que son trasladables desde otras ciencias (historia, política, estudios sociales, etc.)para el análisis no solo de la estructura de juego en cancha , sino que también y por sobre todo de la estructura del fútbol en su totalidad (modelo de negocios, gestión, políticas de desarrollo, arquitectura de los estadios, la hinchada y sus accesos, el largo etc)
No se si respondo sus inquietudes, pero de todas formas gracias por darse el tiempo de leer y comentar

10 de enero

Me contestaste con creces, es más, no tengo problemas para señalar que tus conocimientos de fútbol son mejores que los míos.
Pero igual puedo discrepar.
Siempre he tenido la sensación de que la selección era considerada un trampolín y que los rendimientos en club eran mejores, es más la pasión actual sólo la vi en la selección de Francia 98.
Por eso sigo convencido de que Bielsa les dio estructura y cierto grado de profesionalismo que antes no existía. Le dio un valor agregado a jugar por Chile, una convicción de que existía una fórmula para conseguir cosas.
Sanpaoli mejoró esto, por eso sigo viéndolo como un motivador de otro planeta, capaz de transmitir lo necesario para creer todo posible, capaz de ir por todo, sin miedo o reservas; conocidas son las historias de #lodamosvuelta que el protagonizó.
Lo de Carlos Villanueva se me había olvidado y tienes razón, es sólo que yo lo veo como un engranaje para el sistema planteado.
Mi impresión es que Sanpaoli hizo lo mismo con Marcelo Díaz.

Ahora, si mencionas a Holanda, dejarías de lado la mano de Cruyff? Qué fue capaz de mejorar el fútbol total por uno fluido y colectivo?

Sin hablar de los logros, porque claramente sería una consecuencia y no una causa.
Creo que las comparaciones si se pueden hacer y, cuando hay dos grandes en la cancha, siempre hay debate.
Sino recuerda la diada Pelé vs Maradona
Un abrazo y sigue escribiendo de deportes, me gustó harto salir de la política por un rato.

Eduardo Herrera

07 de enero

Completamente de acuerdo con Rodrigo. Sampaoli perdió todo mi respeto cuando se andaba ofreciendo para irse a dirigir a Europa teniendo contrato con la selección de Chile. Un tipo así, no merece dirigir a mi país.

07 de enero

En eso puedo estar muy de acuerdo… pero esta grata discusión de fútbol (se me olvidó agradecerte) debiese implicar un análisis mas agudo.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La industria 4.0 se apoya esencialmente en el análisis de grandes volúmenes de datos, la computación en la nube, la ciberseguridad, la robótica y la integración de los procesos. Se aspira a que toda em ...
+VER MÁS
#Tecnología

Hacia una empresa inteligente

Con la escasa información y poca congruencia que aún se tiene de los programas de los candidato(a) s a la presidencia y de cara a los resultados a obtener a marzo del 2022 así: ¿No sería lo mismo el ca ...
+VER MÁS
#Política

¡Atención electores de Chile!

Esto no se trata de quién gana y quién pierde, se trata de devolver la vida al boxeo, en general como historiador escribo columnas sobre la época dorada del boxeo entre 1930-1960 cuando el boxeo llevaba ...
+VER MÁS
#Deporte

La vuelta del público al boxeo

Entonces les enseñamos a los niños que si quieren ganar un partido deben dar directo al hueso para dejar deshabilitado al contrincante. Ese directo al hueso se refleja en las famosas planchas, (cuando ent ...
+VER MÁS
#Internacional

En el fútbol, como en la vida misma

Popular

Sólo nos quedará ver que pasa en la segunda vuelta, con los mismos actores que conocemos desde la vuelta de la democracia, que aunque las reglas han cambiado y nuevos actores han entrado, siguen siendo lo ...
+VER MÁS
#Política

Segunda Vuelta: La antesala de una crónica anunciada

El Chile de todos no merece un gobierno de derecha que signifique retroceder en los cambios de largo aliento, sino más bien uno que se atreva a generar políticas responsables que no dinamiten el camino t ...
+VER MÁS
#Política

El eterno retorno: Desafíos de la centro-izquierda chilena

Para algunos, en lugar de la resignación, la única alternativa podría ser la violencia, lo que supondría un retroceso en el desarrollo de la humanidad y un nuevo golpe contra la paz mundial.
+VER MÁS
#Internacional

España, capital Bagdad

Esperaríamos que este y futuros gobiernos anuncien con la misma fuerza que anuncian una operación policial claramente discriminatoria, un programa social destinado a enfrentar definitivamente la condició ...
+VER MÁS
#Política

Huracán y las vacaciones de Aleuy