#Deporte

La delincuencia y el fútbol

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

En el último tiempo, la delincuencia se ha transformado en un tema de discusión casi diaria en nuestro país. La opinión pública le exige al Estado hacerse cargo de la falta de seguridad que afecta a nuestra sociedad. Este es punto de partida que, si bien tiene matices, genera un consenso general. Pero las discrepancias comienzan cuando se discuten las causas del problema y las medidas a aplicar.


Si se logra generar una conciencia real en nuestras autoridades públicas y deportivas de que la inclusión es una solución en el largo plazo, no hay dudas de que las familias volverán al estadio y de que la delincuencia disminuirá.

La violencia es síntoma de un problema mucho más profundo, es una reacción a la falta de inclusión, una expresión de marginalidad; y el fútbol, al ser una actividad transversal en nuestro país, no escapa de los problemas de violencia. Pareciera incluso ser un generador de la misma. Tenemos una sociedad tan segregada, que para algunos la violencia solo es perceptible en el estadio, lugar donde se mezcla la gente.

En el último tiempo, se han escuchado constantes críticas a la falta de seguridad ciudadana; exigencias de endurecimiento de penas, cacerolazos, hasta prohibición perpetua de asistencia a los estadios. Es decir, se le exige al Estado solucionar un problema de violencia aplicando aún más violencia. En el fútbol se ha intentado solucionar el problema con políticas como el plan “Estadio Seguro”, plan que funciona en base a medidas que promueven la represión, que significa más exclusión y más marginalización; por ende, no significa dar una solución real al problema en el largo plazo.

La respuesta, entonces, es la inclusión. En algunos países de Sudamérica, el fútbol es mucho más que una competencia, hay un verdadero “club deportivo y social” detrás, que tiene no solo una misión deportiva, sino que también una responsabilidad social muy importante; congregan personas, arman tertulias periódicas de discusión, o hacen actividades de apoyo a la comunidad; esto le da un sentido de pertenencia muy fuerte a las personas. Por lo mismo, en muchos partidos de equipos considerados “chicos”, llevan tantas personas al estadio, porque mucha de esa gente no solo ama al fútbol, sino que también siente una profunda identidad que lo ata a su equipo. Muchas de esas personas sienten, de alguna manera, que “le deben algo al club”.

En Chile, con la privatización de los clubes de fútbol, se perdió el sentido social que más de un club quiso darle a su institución, pasando a ser empresas -cuyo fin es otro- como lo son en muchos países de Europa. Siguiendo en esta línea, muchas personas proponen como solución lo hecho en Inglaterra con los hooligans, desarticularlos y subir el precio de las entradas entre otras iniciativas. Pero nuevamente nos olvidamos del problema central: la falta de inclusión, dado que en Inglaterra la infraestructura de apoyo y contención social es mucho más fuerte que con la que contamos en Chile.

Para avanzar en la solución a nuestros problemas de delincuencia, es importante que el Estado tome muchas medidas en diferentes ámbitos y escalas. En lo que atañe al fútbol, debe existir una voluntad real del Estado en exigirles a los clubes mayor responsabilidad social. Esto es, que el club de fútbol debe vincularse con su comunidad, los hinchas, abonados o simples seguidores, y trabajar estrechamente con las personas que viven en riesgo social. Por ejemplo, que los equipos hagan clínicas de futbol en poblaciones, que se limpien las barras de los delincuentes, o que se hagan talleres para la familia, generando una verdadera red de contención en torno al fútbol, todo lo que antiguamente se buscaba hacer cuando eran “clubes sociales”.

El fútbol no puede, ni debe, resolver por sus medios un problema del país como lo es la delincuencia; pero dada su relevancia, debe ser un actor importante en un plan transversal de solución, que es responsabilidad del Estado. Si se logra generar una conciencia real en nuestras autoridades públicas y deportivas de que la inclusión es una solución en el largo plazo, no hay dudas de que las familias volverán al estadio y de que la delincuencia disminuirá.

TAGS: Inclusión Social violencia en los estadios

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Donde las prácticas a las que se apunta con fiereza (incluso con cierto espíritu de superioridad moral) como responsables de la deslegitimación de la institucionalidad, del ejercicio de lo público, no s ...
+VER MÁS
#Política

Tropiezos del Frente Amplio: ¿Crónica de un fracaso o de aprendizaje?

Medio siglo después exorcicé aquellos fantasmas de Life que me producían tanto espanto y escribí un novelón de 400 páginas sobre el infierno del Somme entre 1916 y 1918 que algún día estará en los ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un verano en el Somme

Proteger la identidad cada día se hace más urgente y necesaria. Aysén no puede ni debe cerrarse a ninguna actividad productiva o de servicio; pero debe exigir que las actividades se desarrollen con una b ...
+VER MÁS
#Desarrollo Regional

Los proyectos ZOIT en Aysén, deben incluir estudios de carga

El boxeador que privilegia el espectáculo, lo hace en desmedro de su propia salud, más en una época en que incluso el uso del bucal era escaso, con guantes que apenas cumplían las medidas de seguridad m ...
+VER MÁS
#Deporte

Manuel Castillo: el estilista contra el público

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Debemos replantear la participación del Estado, replantear el modelo de Licitaciones y prestaciones de servicios públicos por parte de las empresas privadas. Que no se confundan los Liberales, no estoy ne ...
+VER MÁS
#Política

La funcion Pública no es concesionable ni licitable