#Cultura

Lo que quedó de la dictadura

4 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Ya mucho tiempo ha pasado desde el plebiscito del 5 de octubre de 1988. Aquel día el pueblo chileno asumía la responsabilidad de madurar como nación y optar por un sistema de representación por medio de una vía constitucional y democrática.


Son preguntas diversas, pero con una única respuesta, la que consiste en que aquel dictador potencial sabía que la única forma de demostrar la crisis de nuestra nación y la supuesta necesidad de intervención militar, era por medio de una imagen que destrozara cualquier ilusión y sentimiento de pertenencia a la democracia.

Quizás los años hayan pasado rápidamente y con ellos una sucesión de gobiernos legítimos; sin embargo, aún es posible encontrar efectos residuarios tanto en el aspecto normativo como social en la actualidad. Dichos efectos generan un estancamiento en el progreso de nuestra mentalidad nacional, puesto que seguimos teniendo arraigados a nuestra propia naturaleza determinados pensamientos y reglas propias de aquella época decadente. Quizás para muchos la intervención militar quedó enterrada con la elección del presidente Patricio Aylwin; no obstante, si analizamos detenida y minuciosamente determinados aspectos, nos daremos cuenta de que la figura y legado de aquel tirano aún sigue vigente.

En primer lugar, encontramos aquellos aspectos sociales que han marcado una generación que fue víctima de la represión, violencia, tortura física y psicológica, individualismo propio del sistema económico y, en general, delitos de lesa humanidad y sensación de miedo con los que se debía aprender a vivir. Hoy en día, nos encontramos en un país en el cual la televisión tiene la posibilidad de mostrar hasta las escenas más crudas de violencia y agresión, lo que es completamente aceptado por los televidentes, por el simple hecho de que hemos perdido la capacidad de asombro hacia la violencia, producto de la precariedad del sistema que rigió nuestro país tantos años.

Yo me pregunto, ¿cuándo pasó a considerarse algo normal las brutales agresiones de carabineros en contra de estudiantes? ¿Cuándo pasó a ser normal que aquellos que hace unas décadas estaban decidiendo a quién exiliar del país o a quién asesinar estén en cargos de importancia nacional? Es más, para clarificar la tesis nos podemos preguntar: ¿era necesario que el día del golpe de estado se bombardeara la moneda, o simplemente se podía sacar al presidente Allende por la fuerza? Son preguntas diversas, pero con una única respuesta, la que consiste en que aquel dictador potencial sabía que la única forma de demostrar la crisis de nuestra nación y la supuesta necesidad de intervención militar, era por medio de una imagen que destrozara cualquier ilusión y sentimiento de pertenencia a la democracia.

Desde aquel presidente destituido por la fuerza, desde una moneda destruida, desde la existencia de lugares que su único propósito era el asesinar y torturar, desde las imágenes de millones de chilenos mutilados en los estadios, desde la incertidumbre sobre el paradero de aquellos familiares desaparecidos, es que en la actualidad hemos perdido la capacidad de asombrarnos por la violencia, la muerte y la designación de asesinos o cómplices de ellos en el poder.

En segundo lugar, encontramos otro aspecto de suma relevancia, consiste en la utilización del himno nacional, emblemas patrios, figuras autoritarias y de orden, la utilización obligatoria del pelo corto en el colegio, el tener que marchar todos los 21 de mayo en la época escolar, el fomento y desarrollo de un nacionalismo enfermizo y decadente. ¿Nunca se han preguntado por qué odiamos tanto a nuestros hermanos peruanos y bolivianos? ¿Por qué tenemos esa tendencia a creernos superiores dentro de los países de Latinoamérica y a ser incapaces de negociar? La respuesta es simple y consiste en que, la manera más sencilla y populista de mantener a un país unido, es por medio de un enemigo común. El amor a la bandera no es malo cuando ayuda a una nación a desarrollarse y crecer, pero se convierte en un problema cuando cae en la arrogancia y en la necesidad imperiosa de mantener un orden social. Una de las finalidades de la historia consiste en que nos ayuda a no cometer los mismos errores del pasado, pero bueno, quizá somos tan humanos que vamos en camino a cometer los mismos errores de los países europeos en la segunda guerra mundial, que se destruyeron unos a otros por su afán imperialista.

En tercer lugar, respecto a los efectos normativos de aquella época en la actualidad, podemos mencionar brevemente nuestra Constitución Política, la cual fue formada por una pequeña comisión integrada por Enrique Ortúzar, Jaime Guzmán, Raúl Bertelsen, Gustavo Lorca, Juan de Dios Carmona, Alicia Romo y Luz Bulnes. Quienes redactaron la carta fundamental en cuatro paredes, lo cual evidentemente hace cuestionar su legitimidad por el hecho que fue creada en un período de anormalidad institucional y sin utilizar un proceso democrático; sin mencionar la burda reforma que se realizó el año 2005 por el presidente Ricardo Lagos para legitimarla.

Quizá muchos piensan ¿qué importancia tiene la constitución en la actualidad para querer cambiarla? La respuesta es sencilla, nuestro modelo y sistema económico está condicionado por determinados artículos, tales como el art. 19 n°21, 22, 23, 24, 25 y el 1 inciso 4 que limitan el actuar del estado dejándolo como un mero observador de los defectos del libre mercado. Otros aspectos esenciales son el hiperpresidencialismo, un capítulo completo destinado a las fuerzas armadas, principios en las bases institucionales tales como la limitada subsidiaridad del estado y el tan criticado quórum para poder reformar la carta, entre otras.

Otro aspecto relevante, consiste en los innumerables decretos ley que fueron dictados durante el período de anormalidad constitucional y que aún siguen plenamente vigentes. Quizás en la facultad de derecho nos han enseñado a que estas normas deben seguir rigiendo por seguridad jurídica, pero es inevitable cuestionar lo básico de esta tesis, puesto que si se quisiera realmente, ya se podrían haber cambiado todas estas disposiciones por leyes totalmente democráticas. Para terminar, quisiera decir que el progresismo tiene por objetivo el desarrollo del futuro y no del pasado, no obstante, debemos recordar que hay que criticar los errores del pasado y enmendarlos, ya que sin historia no hay futuro.

 

TAGS: #Democracia Ciudadanía Dictadura Militar

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Romeo Lima

15 de agosto

Y yo diría más pues mucho de los brutales excesos de la dictadura fueron acciones previamente estudiadas y aprehendidas en escuelas como la de las Américas donde se hacia adoctrinamiento de la “elite” militar. También hubo adoctrinamiento intelectual en Escuelas como la de Chicago.
Si lo que se cosechó ya se había plantado hace tiempo, no fue producto del azar.
La aparición de los gobiernos militares en Latinoamérica fue casi simultánea y sus “élites” militares también tenían una “alma mater” en común.

15 de agosto

Nada nuevo bajo el sol…
Hay gente que fue educada referenciandose a Pinochet; todo lo malo que le ocurra es culpa de este, si no ha progresado es culpa de la Pinochet, si le duele la guata es culpa de Pinochet…
¿Como defenderían sus posturas e interpretarían sus frustraciones sacando a Pinochet del medio?

16 de agosto

Agradezco la valentia y claridad de tu articulo. Creo que la brutalidad de las FFAA, Carabineros y todo el aparato opresivo que se instituyo tuvo dos objetivos: 1.- hacer desaparecer fisicamente a quienes estaban en contra del golpe militar, y ademas reducir al maximo cualquiera expresion o idea en contra de cualquier medida a travez de le exposicion de las torturas, desparariciones y muertes. Hoy Chile aun no se recupera del trauma causado por ese terror de ser detenido, torturado y alejado de la familia. Vivia,os mirando de reojo para ver si nos seguien, no hablamamos con nadie que fuera mas que el hola y chao. Veiamos detras de cada persona, incluso algunas concoidas un soplon que daria nuestros nombres. En las micros se iba callado, en los teatros a la salida se salia poco menos que corriendo para o hacer grupo. Medio Chile era soplon y trabajaba para la DINA. Ese sentimiento dura hasta el dia de hoy. Tememos decir las cosas como son, delatar los abusos, recibir lo que el gobierno nos imponga. Hay valvulas de escape a ees opresion interior que quiere salir y ya se ve en los estadios, en cada oportunidad de que se pueda atacar a un carabinero sin que lo pillen. Se ve en los escolares que destruyen irreparablemente sus propios colegios. Es el escape a esta opresion de consiebcia que tenemos muchos en el pecho. Chile se ha convertido en un pueblo oprimido y contenido, temeroso y abusivo ademas. Somos los nuevos mapuches que llevan mas de tres siglos viviendo como vivimos los chilenos de hoy.

servallas

26 de agosto

La guerra fría estimado, la guerra fría, aquí fue la derecha en otros lados la izquierda, con los mismos procedimientos, con la misma crueldad y maldad los soldados de ambos bandos en el mundo entero se dieron como bestias. Cuando a Ud. le dan poder e impunidad es muy probable que si sus convicciones éticas y morales no son muy fuertes, se convierta en un animal, es nuestra naturaleza, la historia lo demuestra una y otra vez.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

"Lo que se espera en la propuesta política en estas presidenciales, es que tenga muy presente que la nobleza y dignidad de un país no se calcula sólo en el volumen de su PIB, ni en las cifras macroe ...
+VER MÁS
#Política

Chile Vamos: ¿a dónde?

La primera vuelta de las elecciones presidenciales desmintieron rotundamente a las encuestas que con un claro sesgo ideológico y serios límites metodológicas instalaron, durante meses, la victoria ineluc ...
+VER MÁS
#Política

El progresismo es mayoría política y electoral

El mensaje es, la población con salir a votar estuvo a punto de generar un gran cambio que hizo asustarse a muchos analistas en un primer momento, y que dejó como gran triunfante al Frente Amplio, que har ...
+VER MÁS
#Política

El Frente Amplio, una gran lección para todos

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Para nosotros los psicólogos, cuando la química (no racional) te impide dar tu 100% con un paciente estás obligado a derivarlo a otro, luego, si eres responsable, tienes que analizar porque no toleraste ...
+VER MÁS
#Política

Cero tolerancia al Rincón que mata en mala

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?

¿Cuál debiese ser la preocupación esencial? Primero que todo, brindarle al INE, de una vez por todas, la autonomía que requiere. De esa forma, se evitan suspicacias sin bases o gustos políticos como el ...
+VER MÁS
#Economía

Censo 2017 ¿Un déjà vu? ¿Problema del INE, del gobierno o del Estado?