#Cultura

El Premio Nacional de Música y el superclásico

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Hemos sido contagiados por Occidente con el virus de la independización de la música como disciplina y como género individual de la sociedad y de la cultura como entorno social. Es en la cultura chilena (que no es ni la chilenidad en melodía ni la vanguardia nacionalizada) donde se deben encontrar argumentos claves para entregar responsablemente este premio.

Podríamos considerar el Premio Nacional de Música como una de las pocas instancias formales y oficiales de conexión entre el Estado, como representante del chileno, de nuestra sociedad o nuestra cultura, y los artistas. Basta hacer un poco de memoria y ver que este premio entregado cada dos años durante las últimas versiones no ha estado exento de polémicas, lo que al menos demuestra el interés del chileno de a pie en la entrega del premio.

Pero, realmente, ¿Quién entrega este premio? ¿Quién es el dueño moral de decidir? ¿Qué se premia? Sabemos ya de la constitución del jurado, pero al ser este un premio otorgado por el Estado, estos jurados ¿Representan la voz de quién? Las respuestas no quedan claras al revisar la ley que determina la entrega de este premio: será entregado “a la persona que se haya distinguido por sus logros en la respectiva área del arte, en alguna de las especialidades que determine el reglamento”. No encontrar respuestas claras se transforma en cada edición del premio en una batalla de argumentos que van y vienen entre los defensores de los distintos candidatos, o incluso de los distintos géneros musicales en cuestión, siendo una discusión que se repite año tras año: ¿El premio es entregado por y para la elite o debe ser entregado a alguien que represente la música chilena?

En esta batalla visceral reside la parte más aliñada dela entrega del Premio Nacional de Música, lo que lo transforma en un superclásico Colo Colo – Universidad Chile que se disputa cada 2 años, donde todos defienden a sus candidatos con argumentos cíclicos y atacan a los seguidores del candidato contrario con preguntas tautológicas.

Actualmente, por ejemplo, existen los defensores de Vicente Bianchi, postulado 16 veces al premio (y aún sin alcanzarlo), que proclaman la chilenidad de la música del compositor y su trabajo por el rescate de nuestra cultura; por otro lado los defensores de la creación de vanguardia, que muchas veces cegados por la palabra “vanguardia” caen en argumentos vacíos y ontológicamente irracionales para suponer que algo puede ser mejor, sin tener siquiera una vara de medición definida.

Es esto último lo grave del premio, no hay líneas definitorias de cuál puede ser el candidato más apto, tampoco hay siquiera líneas definitorias en cuanto al género que debe ser premiado, transformándose en el pitazo de inicio de estos superclásicos bienales.

Algunos aseguran que se debe premiar la innovación, otros lo más representativo del chileno y otros aseguran que toda la música es una sola, y que lo que se debe premiar es el talento, pero en cuanto a este último, además de ser inmedible, y al definirlo como lo que puede ir más allá de un grupo de atributos específicos dependiente de capacidades sensoriales, debemos acotar y extender esta definición hacia lo más importante en nuestro caso: que el talento además extiende su idea a una concepción holista de la cultura misma, cultura o sociedad a la cual pertenece la música.

El arte, y la música siendo un gran pilar de éste, no es algo ajeno a la sociedad. Hemos sido contagiados por Occidente con el virus de la independización de la música como disciplina y como género individual de la sociedad y de la cultura como entorno social. Es en la cultura chilena (que no es ni la chilenidad en melodía ni la vanguardia nacionalizada) donde se deben encontrar argumentos claves para entregar responsablemente este premio.

Y es así, creo yo, que se podría lograr que el Estado sea realmente un intermediario en nuestra valoración de la trayectoria de nuestros artistas. El Estado debe asumir el ser voz y cuerpo para entregar además de privilegios responsabilidades: la música o el arte como constructor de sociedad, como constructor de identidad chilena. Pero ¿Qué sería entonces la identidad chilena en música?

En la edición de este año del premio, por parte de los candidatos y del vencedor, sólo se han leído manotazos de argumentos en la prensa respecto a su importancia más profunda, algunos bastante irracionales y otros que, incluso a veces sin quererlo, cuestionan de manera interesante el corazón del premio.

Creo que, en este caso, lo que queremos oír es una discusión que amerite el premio que se está dando, en donde se cuestione realmente nuestro concepto de identidad: ¿Por qué realmente no ha sido considerado Bianchi? ¿Por qué el compositor apoyado por instituciones como la U. de Chile no lo ha recibido? Una conversación argumentada le haría bien al país, es seguro, pero aunque así fuese, no podemos seguir sin delimitar las reglas del superclásico.

Por último, ¿Qué aporta a esta conversación el ganador? Sería gratificante y enriquecedor oír su opinión, por ejemplo, sobre la identidad cultural chilena, siendo él residente de Israel hace décadas, y siendo además ésta una temática que claramente interesa a nuestro medio.

Si queremos afirmar que el premio es entregado por nosotros y el Estado es nuestra voz, es urgente definir al menos algunos límites, algunas reglas básicas, ya que si no, terminaremos los hinchas de cada equipo peleándonos agresivamente cada dos años, con el riesgo de pasar por alto los remansos entre cada premio donde convivimos sin ningún problema.

¿Por qué no definir entonces las reglas del superclásico?

TAGS: Músicos Premio Nacional de Música

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Quien escribe esta columna insistió en su denuncia, en cuanto a que el artículo 5º de esta ley que fue “cocinada” a última hora en el Senado, tenía como único objetivo establecer un escabroso blan ...
+VER MÁS
#Ciudad

La institucionalidad con astucia elimina dictámenes de la Contraloría

El club de las personas más ricas del mundo agrupa a 40 millones de adultos. De ellos, 6.000 individuos, una millonésima parte de la población mundial, posee la mayor parte de la riqueza del planeta. En ...
+VER MÁS
#Economía

La cara oculta del capitalismo transnacional

Quienes creemos en que otro mundo es posible, no debemos bajar los brazos ni esfuerzo alguno en proclamar a los cuatro vientos que la solución no pasa por el armamentismo, sino que por el desarme total. Me ...
+VER MÁS
#Sociedad

La receta de Trump para frenar las matanzas

Creo en la obligación moral de los liberales de reconocer que no siempre tendremos la razón, que personas que piensan distinto a nosotros también podrán tener soluciones apropiadas a los problemas polí ...
+VER MÁS
#Política

Manifiesto liberal 'de derechas'

Popular

Cada día de cárcel se ha transformado en una presión ascendente en contra del gobierno ya que la población logra visualizar, con la impunidad de “Capaya”, que la lucha contra la corrupción solo es ...
+VER MÁS
#Internacional

Ecuador: movilización en respaldo de Jorge Glas

La propuesta aprobada por CNED sobre las bases curriculares para tercer y cuarto año medio, responden a una mirada organizativa de las asignaturas en función de una determinada manera de mirar el currícu ...
+VER MÁS
#Educación

Bases curriculares para III y IV Medio: ¿Una oportunidad de cambio?

Hace años atrás todo lo que se podía aprender cabía en una enciclopedia, se podía memorizar y permanecía inamovible por muchos años. Hoy, eso ya no sirve.
+VER MÁS
#Educación

Un decreto que habla mucho más que de repitencia

Todos los medios hablan de ALEX SMITH LEAY, la operación de inteligencia de CARABINEROS más famosa del último tiempo se posiciona solamente en ese nombre, un civil que trabajó para carabineros, que no d ...
+VER MÁS
#Justicia

Alex Smith -El profesor- Huracán